VER SIN MI­RAR, OÍR SIN ES­CU­CHAR

La Nacion - La Nación revista - - CRÓNICA L A - SER­GIO SINAY

Las ore­jas no tie­nen pár­pa­dos, de ma­ne­ra que, de no me­diar im­pe­di­men­tos or­gá­ni­cos, es­tán ex­pues­tas a to­dos los so­ni­dos. Oír, sin em­bar­go, no es es­cu­char. “Es­cu­char es pres­tar ple­na aten­ción a los otros y dar­les la bien­ve­ni­da en nues­tro pro­pio ser”, ra­zo­na­ba el sa­cer­do­te ho­lan­dés Hen­ri Nou­wen ( 1932- 1996), pen­sa­dor pro­fun­do y do­li­do por el es­ta­do del mun­do, es­cri­tor ins­pi­ra­do, y com­pro­me­ti­do lu­cha­dor por el re­co­no­ci­mien­to y el res­pe­to a los dis­ca­pa­ci­ta­dos. Es­cri­tos esen­cia­les, La com­pa­sión en la vi­da co­ti­dia­na y Se­mi­llas de es­pe­ran­za son tres de sus mu­chos li­bros, en los que se pue­de ac­ce­der a sus in­quie­tu­des.

Es­tos no pa­re­cen ser los me­jo­res tiem­pos pa­ra esa es­cu­cha hos­pi­ta­la­ria que pro­po­nía Nou­wen. An­tes que abier­tos a la pa­la­bra del otro, y a su pre­sen­cia, los oí­dos con­tem­po­rá­neos se ven ta­po­na­dos por au­ri­cu­la­res que clau­su­ran el con­tac­to con cual­quier pa­la­bra o so­ni­do am­bien­te. E igual que los ojos cap­tu­ra­dos por pan­ta­llas, tam­bién ellos de­jan de ser puen­tes ha­cia el mun­do y ha­cia los pró­ji­mos, pa­ra trans­for­mar­se en ba­rre­ras que ha­cen de ca­da per­so­na una is­la. En su en­sa­yo Alie­na­ción y ace­le­ra­ción, el sociólogo ale­mán Hel­mut Ro­sa se­ña­la que “no fal­ta mú­si­ca en nin­gún su­per­mer­ca­do, ni en nin­gún as­cen­sor, ni en nin­gún ae­ro­puer­to; ade­más, un nú­me­ro cre­cien­te de per­so­nas en los es­pa­cios pú­bli­cos pa­re­cen es­ti­mu­lar ex­pe­rien­cias de au­to­rre­so­nan­cia a tra­vés de au­ri­cu­la­res y gadgets per­so­na­les, mien­tras pier­den to­da re­so­nan­cia con su en­torno”.

Pa­ra Ro­sa, la re­so­nan­cia es el diá­lo­go de la per­so­na con el mun­do, el fe­nó­meno por el cual los unos y los otros nos re­co­no­ce­mos, es­ta­ble­ce­mos puen­tes de co­mu­ni­ca­ción, no so­lo ver­bal, sino tam­bién a tra­vés de la mi­ra­da e in­clu­so gra­cias a sig­ni­fi­ca­ti­vos si­len­cios com­par­ti­dos. Hay un si­len­cio que asus­ta y otro que pa­ci­fi­ca, de­cía Nou­wen, “pe­ro pa­ra mu­chos el si­len­cio es hoy ame­na­zan­te, no sa­ben qué ha­cer con él. Pa­re­ce que no po­de­mos so­por­tar el so­ni­do del si­len­cio”. Ese so­ni­do sue­le ser el de vo­ces pro­pias e in­te­rio­res lar­ga­men­te desoí­das y, con ellas, de ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y es­pi­ri­tua­les aban­do­na­das. Pa­re­cie­ra que se va per­dien­do no so­lo la ca­pa­ci­dad de es­cu­char al otro, sino tam­bién la de es­cu­char­se a uno mis­mo. Es de­cir, de pres­tar aten­ción ple­na y hos­pi­ta­la­ria, se­gún el pen­sa­dor ho­lan­dés.

La vi­da buena, que pa­ra Aris­tó­te­les y los pen­sa­do­res de la Gre­cia an­ti­gua es una exis­ten­cia que des­cu­bre y honra su pro­pio sen­ti­do, bien po­dría re­sul­tar hoy, se­ña­la Hel­mut Ro­sa, aque­lla que es ri­ca en ex­pe­rien­cias de re­so­nan­cia. Así co­mo la alie­na­ción nos con­vier­te en ex­tra­ños an­te no­so­tros mis­mos, en ex­tran­je­ros de nues­tro pro­pio ser, la re­so­nan­cia es su opues­to. Nos en­ri­que­ce en ex­pe­rien­cias en las que en­con­tra­mos una si­mi­lar fre­cuen­cia de vi­bra­ción con el otro. Esos ejes de re­so­nan­cia, co­mo los lla­ma es­te pen­sa­dor, se dan en la re­la­ción en­tre el su­je­to y el mun­do so­cial, la na­tu­ra­le­za, el tra­ba­jo, la co­mu­ni­dad, et­cé­te­ra.

Pe­ro no se pue­de re­so­nar sin es­cu­char y sin mi­rar. No re­so­na­mos ni en los men­sa­jes de las pan­ta­llas de los ce­lu­la­res ni en los so­ni­dos que, des­de los au­ri­cu­la­res, nos ha­cen aje­nos al mun­do. Hoy, di­ce Ro­sa, la per­so­na cla­ma y el mun­do no res­pon­de. Es­tá sor­do. El cla­mor, en­ton­ces, nau­fra­ga en un mar de so­le­dad exis­ten­cial. El yo es­tá sa­tu­ra­do, aho­ga­do en una vas­ta red de con­tac­tos va­cía de to­da co­mu­ni­ca­ción emo­cio­nal. Aca­so sea tiem­po de de­vol­ver a los oí­dos su fun­ción prin­ci­pal, que no es oír, sino es­cu­char. Y a los ojos la pro­pia, que no es ver, sino mi­rar, es de­cir re­gis­trar, re­co­no­cer, re­ci­bir. “Quie­ro mi­rar­te cuan­do ca­mi­nas con­mi­go y es­cu­char­te cuan­do me ha­blas”, es­cri­be Nou­wen. Pro­fun­das y vi­ta­les ex­pe­rien­cias ol­vi­da­das que urge re­cu­pe­rar.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.