HAS­TA PRON­TO, DIS­CO COM­PAC­TO

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A -

La mu­dan­za es un mo­men­to ideal pa­ra po­ner en or­den to­dos los ele­men­tos que acu­mu­la­mos a lo lar­go de uno o más con­tra­tos de al­qui­ler. Quie­nes so­mos in­qui­li­nos sa­be­mos que hay que rea­li­zar una lim­pie­za de aque­llos objetos que ya cum­plie­ron su ci­clo y no tie­nen lu­gar en el fu­tu­ro ho­gar.

Del la­do emo­ti­vo, en­tre los que ra­ra vez sue­len pa­sar el con­trol y lle­gar a des­tino es­tán los objetos que mar­ca­ron un mo­men­to pun­tual. Como las en­tra­das de re­ci­ta­les de ar­tis­tas que lue­go re­gre­sa­ron a la Ar­gen­ti­na, los ma­pas im­pre­sos de al­gún via­je me­mo­ra­ble pe­ro des­pla­za­do por la última gran tra­ve­sía, una fo­to ins­tan­tá­nea de una fies­ta con com­pa­ñe­ros del tra­ba­jo de ha­ce dos años. t e c no­lo­gía Se­rá un ba­lan­ce, una suer­te de due­lo que uno rea­li­za pa­ra des­pren­der­se del re­cuer­do ma­te­ria­li­za­do en un ob­je­to. En cam­bio, es más fá­cil con lo que nun­ca ter­mi­nó de con­ven­cer­nos y, por al­gún ex­tra­ño mo­ti­vo, se acu­mu­ló en el ar­ma­rio. Con tiem­po, In­ter­net es una bue­na vi­drie­ra pa­ra rea­li­zar esa ven­ta de ga­ra­ge vir­tual.

La bi­blio­te­ca es un rin­cón de la ca­sa que se mu­da sin du­dar. Ca­si siem­pre sue­le ser lo más en­go­rro­so y pe­sa­do, in­clu­so más com­pli­ca­do que tras­la­dar un si­llón, una ca­ma o la he­la­de­ra con el la­va­rro­pas. Los ejem­pla­res im­pre­sos se man­tu­vie­ron fir­mes en las úl­ti­mas dé­ca­das, in­clu­so tras la irrup­ción del li­bro elec­tró­ni­co. La mú­si­ca no tu­vo la mis­ma suer­te. Ca­da tan­to, al­gún amigo en ple­na mu­dan­za anun­cia por las re­des so­cia- les que se des­pren­de, gra­tis y con re­ti­ro a car­go del in­tere­sa­do, de una co­lec­ción de dis­cos com­pac­tos. Son ge­mas pa­sa­das de mo­da, re­le­ga­das en la his­to­ria por las des­car­gas di­gi­ta­les de itu­nes, pri­me­ro, y por los ser­vi­cios de strea­ming de Spo­tify, des­pués.

En es­te tras­la­do a un nue­vo ho­gar no pue­de fal­tar el re­pro­duc­tor de vi­ni­los, un dis­po­si­ti­vo re­tro que re­gre­só en los úl­ti­mos años al igual que los dis­cos, usa­dos o re­edi­ta­dos, que se con­si­guen por In­ter­net. Tal vez, en un fu­tu­ro no muy le­jano, los CD ten­gan una se­gun­da vida pa­ra cau­ti­var a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ávi­das por re­des­cu­brir la for­ma de con­su­mo de con­te­ni­dos de dé­ca­das pa­sa­das, con sus ca­jas de acrí­li­co, el ar­te de ta­pa de esos li­bri­tos y la fi­de­li­dad de los dis­cos bri­llo­sos e in­ma­cu­la­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.