ÉRA­SE ALGUNA VEZ LA IN­TI­MI­DAD

La Nacion - La Nación revista - - NOTA DE TAPA L A - SER­GIO SINAY

ade ha muer­to a las 3,55 de la ma­dru­ga­da. La fa­mi­lia y los ami­gos desea­mos fi­nal­men­te un po­co de pri­va­ci­dad”. Es­te la­có­ni­co men­sa­je in­for­ma­ba, el 22 de mar­zo de 2009, de la muer­te de Ja­ne Goody, en Es­sex, In­gla­te­rra. Goody es qui­zás el más patético ícono del oca­so de la in­ti­mi­dad en el siglo vein­tiuno. Ha­bía par­ti­ci­pa­do de Gran Her­mano, de don­de fue ex­pul­sa­da por sus per­ma­nen­tes in­con­duc­tas ( eso sí es el col­mo), y cuan­do, a los 27 años, se le diag­nos­ti­có un cán­cer de úte­ro ter­mi­nal, de­ci­dió ven­der su in­ti­mi­dad, como si Gran Her­mano no fue­ra un mer­ca­do de in­ti­mi­da­des, a to­dos los me­dios que se ofre­cie­ran a pa­gar­le. Con­si­guió ta­les spon­sors, y tan­to los mí­ni­mos de­ta­lles de su vida como los de su muer­te fue­ron se­gui­dos por mi­llo­nes de esas per­so­nas que, con sus pro­pias vi­das va­cías, se de­di­can a hus­mear en me­dios y re­des so­cia­les las exis­ten­cias aje­nas, al tiem­po que ex­po­nen las pro­pias. El pe­di­do de los fa­mi­lia­res de Ja­de Goody no de­ja­ba de ser con­tra­dic­to­rio. O tar­dío.

La in­ti­mi­dad, el con­cep­to de in­di­vi­duo, el va­lor de la pri­va­ci­dad, son lo­gros de la evo­lu­ción hu­ma­na. No exis­tían has­ta que aflo­ra­ron ha­cia el siglo die­ci­ocho con la Ilus­tra­ción, poderoso mo­vi­mien­to que abar­có la fi­lo­so­fía, la cien­cia, la po­lí­ti­ca y la cul­tu­ra y pri­vi­le­gió a la ra­zón en don­de pri­ma­ban el os­cu­ran­tis­mo y la su­pers­ti­ción. No­cio­nes como li­ber­tad, de­re­chos, re­pú­bli­ca o igualdad vie­nen de allí. Y tam­bién el tra­za­do de una cla­ra lí­nea en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do.

So­lo don­de hay pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad la so­cia­bi­li­dad co­bra va­lor, se­ña­la el so­ció­lo­go Ri­chard Sen­nett en su en­ri­que­ce­dor tra­ta­do El de­cli­ve del hom­bre pú­bli­co. Cuan­to más pro­te­gi­da es­tá la in­ti­mi­dad ma­yor ri­que­za tie­ne la so­cia­bi­li­dad, por­que es­ta na­ce de la ne­ce­si­dad del en­cuen­tro. El pén­du­lo que va del re­ti­ro al con­tac­to mar­ca el rit­mo de la vida. Cuan­do al res- pi­rar as­pi­ra­mos, hay re­ti­ro. Cuan­do ex­ha­la­mos, hay con­tac­to. La no­che es re­ti­ro, el día es con­tac­to. Las ma­reas se re­ti­ran y lue­go vuel­ven a con­tac­tar con la pla­ya. Sís­to­le y diás­to­le re­pre­sen­tan, en el co­ra­zón, am­bos mo­men­tos. Cuan­do so­lo uno de es­tos po­los se es­ta­ble­ce, de­vie­ne la dis­fun­cio­na­li­dad. Ni el pu­ro ais­la­mien­to ni la pu­ra ex­hi­bi­ción de sí mis­mo son bue­nas pa­ra la sa­lud es­pi­ri­tual, emo­cio­nal y psí­qui­ca.

Sin em­bar­go, la exposición permanente se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de adic­ción. Como si mi­llo­nes de per­so­nas no es­tu­vie­ran se­gu­ras de su pro­pia exis­ten­cia a me­nos que la ex­hi­ban de ma­ne­ra im­pú­di­ca y com­pul­si­va. To­do a cam­bio de un “me gus­ta”, que de­be ser nu­me­ro­so e in­me­dia­to pa­ra no des­per­tar cri­sis de an­sie­dad. Las mis­mas im­pu­di­cia y com­pul­sión se apli­can, en si­mul­tá­neo, a es­cu­dri­ñar las vi­das de otros ex­hi­bi­cio­nis­tas que pa­de­cen los mis­mos sín­dro­mes.

Como Goody, que jus­ti­fi­ca­ba la ven­ta pú­bli­ca de su vida con el ar­gu­men­to de que así ase­gu­ra­ba el fu­tu­ro de sus hi­jos, hoy quien lo desee pue­de con­ver­tir­se en pro­duc­to, por vía del in­ti­mi­ci­dio, en las re­des so­cia­les ca­so a cam­bio de la mi­ga­ja del li­ke. Pe­ro, en reali­dad, el Gran Her­mano Al­go­rit­mo lo ha­rá ob­je­to de in­tru­si­va y abu­si­va pu­bli­ci­dad di­ri­gi­da a sus gus­tos y há­bi­tos y lo ma­ni­pu­la­rá si­len­cio­sa­men­te du­ran­te los mo­men­tos de na­ve­ga­ción que él, o ella, su­po­nen de li­bre elec­ción.

Cuan­do se eli­mi­nan las ba­rre­ras de la in­ti­mi­dad, di­ce Sen­nett, es cuan­do las “relaciones son me­nos so­cia­bles, más do­lo­ro­sas y más fra­ti­ci­das”. No es ca­sual que la violencia ver­bal y la agre­si­vi­dad en las re­des crez­can jun­to con el ex­hi­bi­cio­nis­mo y la au­to­des­truc­ción de la in­ti­mi­dad. Pre­ser­var la in­ti­mi­dad es tam­bién en­ri­que­cer la iden­ti­dad, por­que es­ta se con­so­li­da en la me­di­da en que más nos res­pe­ta­mos a no­so­tros mis­mos y más nos de­di­ca­mos a co­no­cer­nos an­tes que a ex­hi­bir­nos.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.