ASE­SI­NOS QUE HI­CIE­RON HIS­TO­RIA

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A -

au­to­ri­da­des mun­dia­les en la téc­ni­ca del per­fil cri­mi­nal y ase­sor de la se­rie de te­le­vi­sión CSI y del ya clá­si­co El si­len­cio de los inocen­tes–. Da­do que la ma­yo­ría de los SK eli­gen víc­ti­mas que les son des­co­no­ci­das, es­to esen­cial­men­te con­vier­te a cual­quier per­so­na en un ob­je­ti­vo po­ten­cial, in­clu­so si las pro­ba­bi­li­da­des de­mues­tran lo con­tra­rio. El he­cho es que, si eres el blan­co, es pro­ba­ble que mue­ras. Ata­do a es­ta alea­to­rie­dad es­tá el he­cho de que pa­ra la ma­yo­ría no hay un mo­ti­vo dis­cer­ni­ble, co­mo ce­los, ven­gan­za o ga­nan­cia fi­nan­cie­ra. A me­nu­do exis­te un com­po­nen­te se­xual que im­pul­san el in­te­rés las­ci­vo que tie­nen los hu­ma­nos. Los SK son tan di­fe­ren­tes que des­pier­tan áreas en no­so­tros re­la­cio­na­das con el se­xo, la lu­ju­ria, el mie­do, la ac­tua­ción sin con­se­cuen­cias y la su­pre­ma om­ni­po­ten­cia de un ser hu­mano so­bre otro”.

A pe­sar de lo ma­ca­bro que pue­dan re­sul­tar sus ac­tos, mu­chos ase­si­nos y cri­mi­na­les en ge­ne­ral pue­den lle­gar a ser vis­tos de un mo­do ro­mán­ti­co por su con­di­ción de es­tar al mar­gen de la ley. “La hi­bris­to­fi­lia es una ten­den­cia a sen­tir atrac­ción por las per­so­nas pe­li­gro­sas o pro­pen­sas a da­ñar­nos – ex­pli­ca la doc­to­ra Ana­lía Mou­gel, pe­ri­to mé­di­ca le­gis­ta–. Es más fre­cuen­te en mu­je­res y se cree que po­dría ser una de las con­se­cuen­cias de lo que ocu­rre cuan­do las ló­gi­cas del pa­triar­ca­do son apren­di­das y lle­va­das has­ta el ex­tre­mo: la mu­jer su­mi­sa que acep­ta la au­to­ri­dad del hom­bre con el que for­ma una pa­re­ja”.

¿ Se na­ce o se ha­ce? Es la pre­gun­ta que se ha he­cho mil ve­ces. “Y la res­pues­ta es que se tra­ta de am­bas co­sas – re­fle­xio­na Mark Sa­fa­rik, que ha co­la­bo­ra­do con el cri­mi­nó­lo­go y ex per­fi­la­dor del FBI Ro­bert Ress­ler–. Exis­te un com­po­nen­te ge­né­ti­co o bio­ló­gi­co y un com­po­nen­te am­bien­tal, y es­tos ejer­cen in­fluen­cia en di­fe­ren­tes par­tes de la vi­da de una per­so­na pa­ra mol­dear su com­po­si­ción de per­so­na­li­dad. El im­pac­to que las ac­cio­nes tie­nen en un in­di­vi­duo va­ría de per­so­na a per­so­na en fun­ción de su per­so­na­li­dad. La mis­ma ac­ción pue­de te­ner una gran in­fluen­cia du­ran- Ca­ye­tano San­tos Go­dino es con­si­de­ra­do el pri­mer ase­sino se­rial ar­gen­tino. Te­nía 15 años cuan­do, en 1912, ma­tó a cua­tro ni­ños, tu­vo sie­te in­ten­tos de ase­si­na­to e in­cen­dió sie­te edi­fi­cios. En la cár­cel de Us­huaia le ope­ra­ron las ore­jas, con la idea de que en ellas es­ta­ba la cau­sa de su mal­dad. El ni­ño de ba­rro ( 2007), di­ri­gi­da por Jor­ge Al­go­ra, se ba­só en su his­to­ria. Ma­ría de las Mer­ce­des Ber­nar­di­na Bo­lla Apon­te fue acu­sa­da de en­ve­ne­nar, en 1979, a tres de sus ami­gas. Fue li­be­ra­da en 1995 por re­duc­ción de la pe­na. Na­cha Gue­va­ra la in­ter­pre­tó en Mu­je­res ase­si­nas y Ka­ri­na K, en el mu­si­cal que con­tó su his­to­ria, en el Tea­tro El Na­cio­nal. Ten­drá su ver­sión en el ci­ne. Su hi­jo, Mar­tín Mu­rano, in­ter­pre­ta­rá a su pa­dre. te una par­te del desa­rro­llo de su vi­da, pe­ro tie­ne po­co o nin­gún im­pac­to en otro mo­men­to. A me­nu­do ve­mos en sus his­to­rias que los SK han su­fri­do al­gu­na for­ma de abu­so fí­si­co, emo­cio­nal y/ o se­xual en sus pri­me­ros años de vi­da, con ma­dres au­sen­tes o pa­dres que abu­sa­ron de ellos o los des­cui­da­ron. En esen­cia, es una dan­za com­ple­ja en­tre el ADN y los im­pac­tos am­bien­ta­les que ha­cen va­riar en efec­to e in­ten­si­dad el cur­so evo­lu­ti­vo de la vi­da de una per­so­na, y to­do de­pen­de de la per­so­na­li­dad de ca­da una so­bre la cual se ejer­cen esos efec­tos”.

Hay in­ves­ti­ga­cio­nes que res­pal­dan la ex­pli­ca­ción de que al­gu­nos ase­si­nos en se­rie na­cen con – o du­ran­te al­gún tiem­po en sus vi­das, ex­pe­ri­men­tan– dé­fi­cits neu­ro­ló­gi­cos que los ha­cen más vul­ne­ra­bles a la con­duc­ta an­ti­so­cial. “En mi ex­pe­rien­cia – des­ta­ca Tho­mas Neer, que ana­li­zó crí­me­nes vio­len­tos y a de­lin­cuen­tes, in­clui­dos ase­si­nos en se­rie y en ma­sa–, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los ase­si­nos se­ria­les son pro­duc­to de su en­torno ( es de­cir, la in­fan­cia, en par­ti­cu­lar su desa­rro­llo emo­cio­nal), su per­so­na­li­dad, sus aso­cia­cio­nes, sus fac­to­res es­tre­san­tes y sus fan­ta­sías”.

Los gran­des in­ves­ti­ga­do­res de la men­te hu­ma­na con­tem­po­rá­neos, co­mo el nor­te­ame­ri­cano Mi­chael Sto­ne, un doc­tor es­pe­cia­li­za­do en psi­quia­tría fo­ren­se de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, in­di­can que ha ha­bi­do una es­ca­la­da en los “ín­di­ces de mal­dad” y que en al­gu­nos ca­sos se pue­de me­dir. “Es­ta mal lla­ma­da evo­lu­ción es más bien una mu­ta­ción de va­lo­res don­de cla­ra­men­te se ob­ser­va el des­pre­cio por la vi­da – cues­tio­na Da­niel A. Sal­ce­do, li­cen­cia­do en Cri­mi­na­lís­ti­ca, ex Je­fe de la Po­li­cía de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, di­rec­tor del IUCA ( Ins­ti­tu­to de Cri­mi­na­lís­ti­ca Ar­gen­tino)–. Y es­te des­pre­cio no es so­lo ha­cia la vi­da de la víc­ti­ma, en mu­chos ca­sos es ade­más de la pro­pia vi­da del vic­ti­ma­rio. La pre­gun­ta que de­be­mos for­mu­lar­nos es, si el vic­ti­ma­rio sien­te que su vi­da no va­le, en­ton­ces ¿ cuán­to va­le pa­ra él la víc­ti­ma a la cual tie­ne so­me­ti­da, so­bre la que ejer­ce un po­der de Dios? Se ha es­tu­dia­do y con- En­tre 1974 y 1975 se le ad­ju­di­ca­ron a Lau­rea­na 14 víc­ti­mas. To­das eran mu­je­res. Las ma­tó y las vio­ló. El 27 de fe­bre­ro de 1975 mu­rió en un en­fren­ta­mien­to po­li­cial. Pa­ra atra­par­lo, mu­je­res po­li­cías sir­vie­ron de an­zue­lo. Es­ta­ba en pa­re­ja y te­nía hi­jos. No tie­ne se­rie ni pe­lí­cu­la, to­da­vía. Se lo co­no­ció co­mo el “Sá­ti­ro de San Isi­dro”. Los Puc­cio se­cues­tra­ron y ma­ta­ron, en­tre 1982 y 1985, a los em­pre­sa­rios Ri­car­do Ma­nou­kian, Eduar­do Au­let y Emi­lio Naum. Fue con­de­na­do a per­pe­tua. Pa­blo Tra­pe­ro eli­gió a Fran­ce­lla pa­ra in­ter­pre­tar a Ar­quí­me­des Puc­cio en His­to­ria de un clan. Luis Or­te­ga op­tó por Ale­jan­dro Awa­da, pa­ra la se­rie El clan. El ca­so del den­tis­ta de La Pla­ta es uno de los más re­so­nan­tes de los úl­ti­mos tiem­pos. El 15 de no­viem­bre de 1992, ma­tó a es­co­pe­ta­zos a su es­po­sa Gladys, a su sue­gra Ele­na Arre­che y a sus hi­jas Adria­na y Ce­ci­lia. En 1995 fue con­de­na­do a pri­sión per­pe­tua. Nor­man Bris­ki in­ter­pre­tó a Ba­rre­da en uno de los ca­pí­tu­los de Sin con­de­na

( tam­bién en 1995).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.