2004

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A - TEX­TO FA­BIA­NA SCHE­RER // FO­TOS PA­BLO FRAN­CO // PRO­DUC­CIÓN AGUS­TI­NA BUTLER

“Lo que el pue­blo ar­gen­tino su­po o cree sa­ber so­bre mí no es más que una le­yen­da (…) A to­dos les di­go: no exis­te el ase­sino Ro­ble­do Puch. No exis­te el ma­yor ase­sino se­rial de la his­to­ria cri­mi­nal ar­gen­ti­na. No soy el mons­truo que in­ven­ta­ron”, es­cri­bió Puch en una de las car­tas que le en­vió al pe­rio­dis­ta Ro­dol­fo Pa­la­cios, au­tor de El Án­gel ne­gro, el li­bro que sir­vió de dis­pa­ra­dor pa­ra que Luis Or­te­ga ima­gi­na­ra El Án­gel, la pe­lí­cu­la que se pre­sen­tó en Can­nes y que se es­tre­na­rá el pró­xi­mo 9 de agos­to.

Car­li­tos es Lo­ren­zo Fe­rro. To­to pa­ra los que lo co­no­cen, el hi­jo del ac­tor Ra­fael Fe­rro y la ves­tua­ris­ta Ce­ci­lia Allas­sia, el que fue ca­paz de po­ner el cuer­po al chi­co que en­tre el 15 de mar­zo de 1971 y el 3 de fe­bre­ro de 1972 ma­tó a ba­la­zos a on­ce per­so­nas por la es­pal­da o mien­tras dor­mían, in­clui­dos sus dos com­pin­ches. Te­nía 20 años cuan­do lo arres­ta­ron y es­tá pre­so des­de en­ton­ces, es uno de los ca­sos po­li­cia­les ar­gen­ti­nos más re­so­nan­tes. La pren­sa de en­ton­ces lo bau­ti­zó la bes­tia hu­ma­na, Mu­ñe­co mal­di­to, El ver­du­go de los se­re­nos, El uni­sex, Fie­ra hu­ma­na, El ga­to ro­jo, Ca­ri­ta de án­gel, El cha­cal y El án­gel de la muer­te. “Nun­ca un ca­so cri­mi­nal con­mo­vió tan­to a la so­cie­dad ar­gen­ti­na”, re­fle­xio­nó Os­val­do So­riano en el su­ple­men­to Cul­tu­ra de La Opi­nión, en fe­bre­ro de 1972.

To­to es Car­li­tos y lo­gra qui­tar el ai­re con su in­ter­pre­ta- Se cría en Bel­grano. La pri­ma­ria la ha­ce en un co­le­gio ca­tó­li­co de la zo­na, por co­mo­di­dad: que­da so­lo a una cua­dra de su ca­sa

Mi pa­pá me con­tó que ha­bía un cas­ting pa­ra un per­so­na­je lla­ma­do Car­los Ro­ble­do Puch. En ese mo­men­to es­ta­ba en el co­le­gio, así que me me­tí en el la­bo­ra­to­rio ( don­de es­tán las compu­tado­ras) y bus­qué en in­ter­net. Me pu­se a leer y no lo po­día creer, ¡ chau, qué cha­bón, has­ta le dis­pa­ró a un be­bé! La se­ma­na si­guien­te le pe­dí a mis ami­gos que me acom­pa­ña­ran. Nos to­ma­mos un ta­xi y nos ba­ja­mos ahí, en Un­der­ground. Me die­ron una pla­ni­lla y pa­sé. Te­nía que apren­der­me una le­tra que no es­tu­dié muy bien por­que es­ta­ba con prue­bas en el co­le­gio, es­ta­ba con un mon­tón de co­sas y ade­más, por­que no me ha­bía to­ma­do muy en se­rio es­to del cas­ting. Fui a ca­gar­me de ri­sa. Cuan­do se pren­dió la cá­ma­ra me di cuen­ta de que de­fi­ni­ti­va­men­te no sa­bía la le­tra, así que em­pe­cé a im­pro­vi­sar fren­te a Mar­tín ( Or­te­ga), a cha­mu­yar que ha­bía ro­ba­do un re­loj. To­do lo de­cía con una son­ri­sa en la ca­ra. Des­pués de ver el vi­deo, me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.