EL ETERNAUTA VUEL­VE A CASA

Los cin­co hi­jos de Francisco So­lano Ló­pez cuen­tan una his­to­ria fa­mi­liar con fi­nal fe­liz: tras dé­ca­das de con­tien­da, la Cor­te Su­pre­ma aca­ba de sen­ten­ciar que los he­re­de­ros del di­bu­jan­te y de Héc­tor G. Oes­ter­held re­cu­pe­ran los de­re­chos de mar­ca del cé­le­bre

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - TEX­TO Lau­ra Ven­tu­ra // FO­TO APER­TU­RA Gus­ta­vo Ra­pa­port ( gentileza)

Su pa­pá fa­lle­ció el día que cum­plía ocho años. Su ma­dre, en un ata­que de do­lor, se des­hi­zo de los di­bu­jos que su ma­ri­do y su hi­jo ha­bían he­cho jun­tos. To­do a la ba­su­ra. Francisco So­lano Ló­pez se cru­zó de bra­zos y no qui­so di­bu­jar más. Mu­chos años des­pués, sus tías lo sen­ta­ron fren­te al te­so­ro que ha­bían res­ca­ta­do el día de la tra­ge­dia. Con una nue­va pá­gi­na en blan­co co­men­zó su vi­da pro­fe­sio­nal. Su ar­te sig­ni­fi­có un ín­ti­mo ho­me­na­je a su pa­dre. Es­ta se­ma­na se cum­plen sie­te años de la muer­te del gran di­bu­jan­te, quien tra­du­jo en imá­ge­nes el guion de Héc­tor Ger­mán Oes­ter­held. Si El Eternauta exis­tie­ra, los hi­jos de Ló­pez le pe­di­rían al hé­roe que via­ja­ra al pa­sa­do para con­tar­le a su pa­dre el fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, del 10 de ju­lio úl­ti­mo, a tra­vés del cual los he­re­de­ros de los crea­do­res re­cu­pe­ran la mar­ca del có­mic. Tras una con­tien­da le­gal que se ex­ten­dió du­ran­te dé­ca­das, hay un fi­nal fe­liz e in­ape­la­ble que cul­mi­na con la pe­re­gri­na­ción de li­ti­gios que di­fi­cul­ta­ba la rea­li­za­ción de pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les para adap­tar es­ta obra al ci­ne y a la TV.

“Quien te pue­de con­tar bien es Ma­ri­na”, coin­ci­den los her­ma­nos Ló­pez. Ma­ri­na Ló­pez Doy­nel es la hi­ja me­nor del pri­mer ma­tri­mo­nio de Te­re­sa Es­te­la Doy­nel y Francisco So­lano – So- lano es nom­bre de pi­la y la mar­ca del or­gu­llo an­ces­tral que os­ten­ta­ba el ta­ta­ra­nie­to, co­mo tam­bién lo ha­rán los de­más des­cen­dien­tes, del ma­ris­cal pa­ra­gua­yo– Ló­pez. Mú­si­ca de pro­fe­sión, Ma­ri­na se ex­pre­sa por mo­men­tos con una pre­ci­sión de le­tra­da. Ló­pez, que ha­bía si­do alumno en el co­le­gio del mis­mí­si­mo Al­ber­to Gi­nes­te­ra, sil­ba­ba me­lo­días para que Ma­ri­na las pu­die­ra sa­car en su piano. Me­tó­di­ca, sus her­ma­nos des­ta­can la te­na­ci­dad y el or­den con el que ha con­ti­nua­do – y ga­na­do– las con­tien­das que su pa­dre de­jó abier­tas en dis­tin­tos tri­bu­na­les. Una de ellas ocu­rrió dos se­ma­nas des­pués de la muer­te de Ló­pez, en 2011, cuan­do el di­bu­jan­te re­cu­pe­ró los de­re­chos de sus di­bu­jos. La úl­ti­ma y más com­ple­ja ba­ta­lla se li­bra­ba has­ta el mes pa­sa­do con­tra Edi­cio­nes Record: “Te­nía­mos una cau­te­lar que nos per­mi­tía edi­tar la obra, pe­ro es­ta­ba aún el con­flic­to de la mar­ca. Es­ta­mos muy ali­via­dos por­que ya no hay du­das. El fa­llo re­sal­ta que te­ne­mos los de­re­chos jun­to con los dos nie­tos de Oes­ter­held, Fernando y Mar­tín. Siem­pre, lo que es­ta­ba la­ten­te, más allá de las edi­cio­nes, era la po­si­bi­li­dad de una pe­lí­cu­la. Nun­ca se po­día en­ca­rar na­da se­ria­men­te por­que son pro­yec­tos muy cos­to­sos para una obra que es­ta­ba « flo­ja de pa­pe­les » . Na­die iba a in­ver­tir una mi­llo­na­da. No se po­día ha­cer una obra más am­bi­cio­sa por­que es­ta­ba la mar­ca com­pro­me­ti­da. Hay un mon­tón de pro­yec­tos es­pe­ra­dos por los fans”, ex­pli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.