UN MAL­PA­SO PA­RA UNA EDI­TO­RIAL DE CUL­TO

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JAVIER NAVIA jna­via@ la­na­cion. com. ar @ ja­vier­na­via | @ ln­re­vis­ta

En Mé­xi­co se­ña­lan que la for­tu­na de Ber­nar­do Domínguez Ce­re­ce­res co­men­zó a le­van­tar­se sobre las rui­nas del gran te­rre­mo­to de 1985. Due­ño de una de las ma­yo­res em­pre­sas cons­truc­to­ras del país, efec­ti­va­men­te su for­tu­na y po­der se fra­gua­ron junto al ce­men­to que vol­vió a po­ner de pie el de­vas­ta­do Distrito Fe­de­ral, aun­que en po­cos años su firma, DSC, se con­vir­tió en un con­glo­me­ra­do de 87 em­pre­sas, ya no so­lo de­di­ca­das a la cons­truc­ción, sino tam­bién a ru­bros tan di­ver­sos co­mo la ho­te­le­ría o el cul­ti­vo de eu­ca­lip­tos. Sin em­bar­go, fue el cre­cien­te in­te­rés de Domínguez Ce­re­ce­res por al­gu­nos me­dios y ca­sas editoriales, que ad­qui­ría pa­ra lue­go des­pren­der­se de ellas, lo que lla­mó la aten­ción de la pren­sa. Tam­bién esas ex­tra­ñas ope­ra­cio­nes des­per­ta­ron la cu­rio­si­dad de la Jus­ti­cia, que lo en­car­ce­ló en 1999 acu­sán­do­lo de blan­queo de ca­pi­ta­les, de­li­to que no pu­do pro­bar­le, por lo que ter­mi­nó ab­sol­vién­do­lo. “Si al­guien quie­re la­var di­ne­ro, no con­tra­ta a 40 per­so­nas pa­ra mon­tar una edi­to­rial”, se de­fen­dió el em­pre­sa­rio.

Sin em­bar­go, los pro­ble­mas han vuel­to pa­ra él, es­ta vez por los ma­ne­jos de otra edi­to­rial que creó, en Bar­ce­lo­na en 2013, y que se con­vir­tió en po­co tiem­po en una de las más ce­le­bra­das es­tre­llas del mer­ca­do li­te­ra­rio a am­bos la­dos del Atlántico: Mal­pa­so. Con lu­jo­sas y ex­qui­si­tas edi­cio­nes, po­co fre­cuen­tes en el mun­do edi­to­rial ac­tual, y po­ten­tes lan­za­mien­tos, a me­nu­do arre­ba­ta­dos a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les del li­bro a fuer­za de di­vi­sas, Mal­pa­so es re­co­no­ci­do co­mo un se­llo de cul­to, es­pe­cial­men­te pa­ra los aman­tes de la mú­si­ca: pa­gó, por ejem­plo, 250.000 eu­ros por los de­re­chos en es­pa­ñol de las me­mo­rias de Bob Dy­lan y po­see un ca­tá- lo­go úni­co en el gé­ne­ro. Ade­más, edi­ta au­to­res co­mo Mar­tin Amis y ha pu­bli­ca­do des­de la co­rres­pon­den­cia de Nel­son Man­de­la y en­tre­vis­tas iné­di­tas a Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca has­ta en­sa­yos de Noam Chomsky y cró­ni­cas de Martín Ca­pa­rrós.

Días atrás, un juez es­pa­ñol in­te­rro­gó y ex­car­ce­ló con cau­te­la­res a Domínguez Ce­re­ce­res, aho­ra in­ves­ti­ga­do por ma­nio­bras eco­nó­mi­cas pa­ra ocul­tar la for­tu­na del clan Pu­jol. Le fue re­ti­ra­do el pa­sa­por­te, tie­ne prohi­bi­do sa­lir de Es­pa­ña y de­be pre­sen­tar­se an­te la Jus­ti­cia ca­da 15 días. Nue­va­men­te pe­sa sobre él la sos­pe­cha del la­va­do y una edi­to­rial que pa­ga­ba has­ta 10.000 eu­ros de ade­lan­to a au­to­res iné­di­tos pa­re­cie­ra in­cri­mi­nar­lo.

La no­ti­cia asom­bró me­nos al mun­do edi­to­rial que al fi­nan­cie­ro: de ser cier­tas las acu­sa­cio­nes, lo con­ver­ti­rían pro­ba­ble­men­te en el la­va­dor de ac­ti­vos más cul­to y con me­jor gus­to li­te­ra­rio: se sa­bía que los ho­te­les y em­pre­sas de otro ti­po ser­vían ideal­men­te al blan­queo, pe­ro no que una edi­to­rial es­pe­cia­li­za­da en mú­si­ca po­dría ser­lo tam­bién. Una iro­nía, en es­pe­cial pa­ra los ar­gen­ti­nos, im­pac­ta­dos es­tos días por las re­ve­la­cio­nes de bol­sos col­ma­dos de di­ne­ro ne­gro y ma­nio­bras es­pu­rias con la obra pública. Al me­nos Mal­pa­so, ade­más de a los Pu­jol, le ha he­cho un bien a la cul­tu­ra. Al­go im­po­si­ble de en­con­trar en­tre nues­tros ver­nácu­los ocul­tan­tes de di­vi­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.