JA­PÓN COM­PRA LO ME­JOR

La Nacion - La Nación revista - - MERCADO E N E L -

Los ja­po­ne­ses, fa­mo­sos por el tri­bu­to que rin­den a la ela­bo­ra­ción del té y su de­gus­ta­ción, son tam­bién unos au­tén­ti­cos aman­tes del ca­fé. Hoy im­por­tan ca­fé de 40 paí­ses, se con­vir­tie­ron en el ter­cer ma­yor im­por­ta­dor del mun­do y el con­su­mo de ca­fé de­jó atrás el rei­na­do del té. La cul­tu­ra ni­po­na es co­no­ci­da por ad­qui­rir pro­duc­tos de va­lor agre­ga­do, sa­ber apre­ciar la ca­li­dad y es­tar dis­pues­tos a pa­gar un ma­yor pre­cio. Eso ex­pli­ca por qué aca­ban de pa­gar un ré­cord en la subas­ta de la Ta­za de Ex­ce­len­cia, el con­cur­so más pres­ti­gio­so de ca­fés es­pe­cia­les en el mun­do. Fue­ron tres em­pre­sas ja­po­ne­sas las que ad­qui­rie­ron el ca­fé ga­na­dor pro­ce­den­te de la fin­ca Don Ca­yi­to, can­tón de Do­ta, en Cos­ta Ri­ca. Un lo­te que rom­pió la mar­ca al ce­rrar con una co­ti­za­ción de US$ 30.000 por quin­tal ( 46 ki­los), en 2017 ga­nó uno bra­si­le­ño por el que se pa­gó US$ 13.000. Pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud de lo pa­ga­do hay que to­mar en cuen­ta que esa mis­ma se­ma­na la co­ti­za­ción del ca­fé en la Bol­sa de Nue­va York, el prin­ci­pal mer­ca­do de re­fe­ren­cia, ce­rró a $ 114,80 el quin­tal.

Los ni­po­nes no con­su­men el ca­fé so­lo pa­ra em­pe­zar el día, sino que son aman­tes del ca­fé de es­pe­cia­li­dad y com­pran gra­nos de muy bue­na ca­li­dad; va­lo­ran el ar­te la su­ti­le­za y el cul­to a su pre­pa­ra­ción. Mu­chas tien­das cuen­tan con un ge­ren­te de con­trol de ca­li­dad que rea­li­za una prue­ba de sa­bor en ca­da be­bi­da pa­ra ase­gu­rar­se de que cum­pla con sus es­tán­da­res. En los úl­ti­mos años, la cul­tu­ra ca­fe­te­ra ga­nó ade­más mu­chos adep­tos, sobre to­do en­tre los más jó­ve­nes.

En 1970, la po­bla­ción ja­po­ne­sa con­su­mía prin­ci­pal­men­te té ver­de ( 70%) y el con­su­mo de ca­fé era re­la­ti­va­men­te ba­jo: só­lo 16% de ca­fé tos­ta­do y 9% de ins­tan­tá­neo. En la ac­tua­li­dad, el con­su­mo de ca­fé des­pla­zó al té, pa­san­do al 70%; mien­tras el té ver­de ca­yó a un 26% y el té ne­gro al 4% .

Son mi­les y mi­les las ca­fe­te­rías que se pue­den en­con­trar en aquel país. Ca­fe­te­rías de es­pe­cia­li­dad o las co­no­ci­das co­mo Kis­sa­ten, don­de la gen­te ade­más pue­de leer Man­ga y se pa­ga por tiem­po de per­ma­nen­cia. En am­bas hay un pro­ce­so de ela­bo­ra­ción: se tues­ta, se mue­le y lle­ga a la ta­za es­pres­so o fil­tra­do. Las ca­fe­te­rías son es­pa­cios muy aco­ge­do­res lla­ma­dos “el ter­cer lu­gar”, por­que lue­go de la ca­sa, la es­cue­la o la ofi­ci­na, es don­de la gen­te pa­sa más tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.