EL MAR QUE SIEM­PRE SE VA PEN­SAN­DO EN VOL­VER

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JA­VIER NA­VIA jna­[email protected] la­na­cion. com. ar @ ja­vier­na­via | @ ln­re­vis­ta

El Me­di­te­rrá­neo es la úl­ti­ma gran fron­te­ra en un continente que ha pre­su­mi­do de de­rri­bar­las to­das. Ca­si nun­ca tie­ne mu­ros ni alam­bra­das, aun­que los hay tam­bién, en Ceu­ta y en Me­li­lla, pa­ra que nin­gún ile­gal ose acer­car­se a sus aguas, pe­ro por lo de­más bas­ta su pro­fun­di­dad azul co­mo se­ñal de pe­li­gro pa­ra quie­nes aún le dan va­lor a su vi­da. Pa­ra la ma­yo­ría, en cam­bio, va­le más el in­ten­to de cru­zar­lo, aun­que lo arries­guen to­do en una pa­te­ra ates­ta­da, por­que en sus paí­ses la vi­da ha­ce tiem­po de­jó de co­ti­zar­se. Es una fron­te­ra en­tre dos mun­dos, en­tre la es­pe­ran­za y la tra­ge­dia, que tam­po­co aca­ba al al­can­zar la otra ori­lla. Des­de co­mien­zos de es­te año y has­ta fi­na­les de agos­to, 1546 per­so­nas ha­bían muer­to aho­ga­das en sus aguas, arro­pa­das en un sue­ño trun­co, por lo ge­ne­ral la úni­ca po­se­sión de los mi­gran­tes. Cer­ca de 70.000 lo­gra­ron cru­zar­lo o fue­ron res­ca­ta­dos, a po­co de mo­rir, de las aguas que pin­tó Pi­cas­so. Eso fue cuan­do el Me­di­te­rrá­neo evo­ca­ba otras co­sas, sol y pue­blos blan­cos, co­mo aquel al que le can­tó Joan Ma­nuel Se­rrat en Me­di­te­rrá­neo, uno de sus dis­cos más em­ble­má­ti­cos.

Las ca­sas si­guen pin­ta­das con cal, pe­ro la ma­rea no de­vuel­ve so­lo es­pu­ma sino tam­bién cuer­pos. En sus aguas nau­fra­ga, ca­da día un po­co, la hu­ma­ni­dad.

Por eso, a los 74 años, Se­rrat, más cer­ca de una ori­lla de la vi­da que de la otra, ha de­ci­di­do vol­ver a can­tar­le al Me­di­te­rrá­neo, co­mo en su juventud. Es una can­ción ur­gen­te, tem­pla­da al ca­lor de la tra­ge­dia, y un tri­bu­to a su cu­na, a su Po­ble- sec con su cer­cano mar, don­de cre- ció le­yen­do a An­to­nio Ma­cha­do y a Mi­guel Her­nán­dez. No es tam­po­co Ca­ta­lu­ña, ni la Es­pa­ña to­da, la mis­ma que la de aquel le­jano 1971, cuan­do sa­lió Me­di­te­rrá­neo. Por en­ton­ces los ver­sos de Se­rrat sa­bían a pro­tes­ta, mien­tras la dic­ta­du­ra fran­quis­ta en­tra­ba en su eta­pa de­cli­nan­te. Bar­ce­lo­na hoy mi­ra desafian­te al res­to de la pe­nín­su­la y la grie­ta in­co­mo­da a un ar­tis­ta que ha sa­bi­do can­tar en las dos len­guas. Es allí don­de re­ci­bió a LA NACION re­vis­ta pa­ra hablar de su nue­va gi­ra, Me­di­te­rrá­neo Da Ca­po ( una ex­pre­sión mu­si­cal ita­lia­na que sig­ni­fi­ca vol­ver al prin­ci­pio), que lo trae­rá nue­va­men­te a Bue­nos Ai­res.

En­tre la or­gu­llo­sa me­tró­po­li ca­ta­la­na y Ca­le­lla de Pa­la­fru­gell, el pe­que­ño pue­blo de la Cos­ta Bra­va, don­de a los 26 años se ins­ta­ló du­ran­te 40 días y sus no­ches pa­ra com­po­ner el dis­co con el que ho­me­na­jea­ría al mar que se va pen­san­do en vol­ver, Se­rrat se aso­ma al pa­sa­do, al del gran mar y al pro­pio, aun­que sin me­lan­co­lía ni nos­tal­gia, a la que de­fi­ne co­mo “una ma­la hier­ba”. Con el sol de fren­te y el Me­di­te­rrá­neo de­trás, di­ce que ese in­men­so mar siem­pre fue un pro­mo­tor de re­la­cio­nes en­tre los hom­bres y las cul­tu­ras. An­sía que vuel­va a ser­lo. Por eso can­ta, pa­ra ce­le­brar en él a la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.