Di­vi­na to­do el año

Des­pués de va­rios me­ses de ex­po­si­ción al sol y al ca­lor, ca­ra, pe­lo y cuerpo re­cla­man es­pe­cial aten­ción y cui­da­dos. Es mo­men­to de bu­cear en el mun­do de cre­mas, tra­ta­mien­tos y ma­sa­jes, en­tre otras for­mas de bie­nes­tar, pa­ra re­ci­bir el frío con nues­tra me­jor

La Nacion - Revista Club - - SUMARIO -

Asim­ple vis­ta, pa­re­cie­ra que es nues­tro me­jor mo­men­to. Bron­cea­das, con los re­fle­jos del sol en el pe­lo y un con­tras­te per­fec­to con ca­da pren­da que nos po­ne­mos, el ve­rano pa­re­ce sen­tar­nos de maravillas. Con­for­me se ex­tien­den los me­ses de ca­lor, sin em­bar­go, la piel y el pe­lo co­mien­zan a en­viar al­gu­nas se­ña­les de des­gas­te y des­hi­dra­ta­ción. Los pri­me­ros fríos son en­ton­ces el mo­men­to per­fec­to pa­ra acer­car­nos a manos pro­fe­sio­na­les y rea­li­zar una pues­ta a pun­to de nues­tra ca­ra y cuerpo, ideal pa­ra pre­pa­rar­nos pa­ra el res­to del año. E in­clu­so pa­ra re­to­mar o co­men­zar aque­llos tra­ta­mien­tos que no pue­den rea­li­zar­se mien­tras es­te­mos ex­pues­tas al sol, da­da la sen­si­bi­li­dad que pro­vo­can. A con­ti­nua­ción, re­co­men­da­cio­nes y opi­nio­nes de ex­per­tos, pa­ra que lo úni­co que de­je el ve­rano sean bue­nos re­cuer­dos.

ROS­TRO IMPOLUTO

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que aque­jan la piel des­pués del ve­rano y las va­ca­cio­nes es la des­hi­dra­ta­ción. Un com­bo de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, clo­ro de la pi­le­ta y sal del mar ge­ne­ra una pér­di­da de la hu­me­dad que se ha­ce no­tar en po­co tiem­po. Ade­más, y más pe­li­gro­so aún, el sol pro­vo­ca fo­to­en­ve­je­ci­mien­to y des­en­ca­de­na la ac­ción de los ra­di­ca­les libres, los cau­san­tes de las arru­gas y la fla­ci­dez cu­tá­nea. Y co­mo si es­to fue­ra po­co, la ex­po­si­ción so­lar fa­vo­re­ce los bro­tes de ac­né, da­do que la piel no pue­de res­pi­rar bien y la oleo­si­dad se en­quis­ta en­ton­ces en los po­ros.

En es­te sen­ti­do, al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos fa­cia­les más so­li­ci­ta­dos al fin del ve­rano son los de eli­mi­na­ción de man­chas y la hi­dra­ta­ción in­ten­si­va. Aun­que tam­bién pue­den po­ner­se en prác­ti­ca otros más no­ve­do­sos, co­mo el de Co­rrien­te Gal­vá­ni­ca y Re­cons­truc­ción de ADN que ofre­cen en Trans­pa­ren­te Spa, que tra­ba­ja con un apa­ra­to con cargas po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas que fa­vo­re­ce la pe­ne­tra­ción de un gel pa­ra en­cap­su­lar y eli­mi­nar las im­pu­re­zas. O la Fan­go­te­ra­pia Vol­cá­ni­ca con Agua Ter­mal, “la com­bi­na­ción mi­le­na­ria de fan­go, oli­go­ele­men­tos, mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas, que es­ti­mu­la la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las epi­dér­mi­cas”, ex­pli­can des­de el es­ta­ble­ci­mien­to. Por su po­li­fun­cio­na­li­dad, lo­gra efec­tos in­me­dia­tos pa­ra pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to, de­pu­rar to­xi­nas, ate­nuar po­ros di­la­ta­dos y es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca y ve­no­sa, en­tre otros be­ne­fi­cios idea­les pos­ve­rano.

En lo que ha­ce a las man­chas, en tan­to, su da­ño es es­pe­cial­men­te no­to­rio en las áreas más ex­pues­tas, co­mo ros­tro, es­co­te y manos. Y uno de los ca­mi­nos más uti­li­za­dos es la com­bi­na­ción de pee­lings con luz pul­sa­da, ya que los pri­me­ros afi­nan la piel y per­mi­ten una me­jor pe­ne­tra­ción del dis­pa­ro. En el úl­ti­mo tiem­po, los equi­pos de se­gun­da ge­ne­ra­ción de es­ta tec­no­lo­gía han lo­gra­do fil­trar no so­lo la luz ul­tra­vio­le­ta, sino tam­bién la in­fra­rro­ja, con lo que lo­gran que la can­ti­dad de luz que lle­ga a la piel so­lo con­ten­ga las lon­gi­tu­des de on­da ne­ce­sa­rias pa­ra un tra­ta­mien­to efec­ti­vo y me­nos mo­les­to.

PE­LO DE RE­VIS­TA

Tam­bién el pe­lo se re­se­ca y vuel­ve que­bra­di­zo, lo que ge­ne­ra pun­tas abier­tas y un tono más opa­co. El clo­ro, la sal y el yo­do son sus gran­des enemi­gos, pe­ro to­do pue­de ol­vi­dar­se con al­gu­nos cui­da­dos pun­tua­les.

Aun­que siem­pre pue­dan rea­li­zar­se tra­ta­mien­tos en ca­sa, con mas­ca­ri­llas y am­po­llas, en la pe­lu­que­ría po­drán ase­so­rar­nos so­bre la me­jor ma­ne­ra de hu­mec­tar de mo­do pro­fun­do el pe­lo. Me­dian­te un diag­nós­ti­co ca­pi­lar, en Ra­ma­llo Art Hair, por ca­so, de­ter­mi­nan el pro­ce­di­mien­to ne­ce­sa­rio y lue­go po­nen en prác­ti­ca so­lu­cio­nes rá­pi­das y efec­ti­vas, co­mo la apli­ca­ción de máscaras y ma­sa­jes y el uso de pro­duc­tos de las lí­neas TIGI, Fra­me­si, L’Oréal y Ké­ras­ta­se, en­tre otras. En to­dos los ca­sos, el fin es re­pa­rar el da­ño in­terno y lo­grar un pe­lo con bri­llo y sua­vi­dad por fue­ra. Co­mo son pro­duc­tos de al­ta tec­no­lo­gía, ade­más, no re­quie­ren de­ma­sia­do tiem­po pues­tos, y en al­gu­nos ca­sos ni si­quie­ra la ayu­da del va­po­ri­za­dor.

Asi­mis­mo, pa­ra aque­llas con tintura se­rá tiem­po de re­no­var­la, por­que los ya men­cio­na­dos sal, clo­ro y yo­do pue­den vol­ver­la opaca y res­tar­le sua­vi­dad.

Y una vez en ca­sa, es con­ve­nien­te cam­biar el sham­poo co­ti­diano por al­guno con fór­mu­la re­pa­ra­do­ra e hi­dra­tan­te, más po­ten­te que el ha­bi­tual. Tam­bién rea­li­zar al­gu­na mas­ca­ri­lla ca­se­ra una vez por se­ma­na, de­ján­do­la ac­tuar el ma­yor tiem­po po­si­ble.

CUERPO PER­FEC­TO

Fi­nal­men­te, el cuerpo tam­bién me­re­ce su pues­ta a pun­to. Aun­que pa­re­cie­ra que el in­vierno exi­ge me­nos de él por­que no se mues­tra tan­to, lo cier­to es que es un mo­men­to per­fec­to pa­ra ha­cer­se cier­tos tra­ta­mien­tos que no son re­co­men­da­bles cuan­do es­ta­mos ex­pues­tas al sol, da­da la sen­si­bi­li­dad que pro­vo­can.

En­tre ellos, la de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va es uno de los más re­que­ri­dos. En De­pi­lo­gie, con el sis­te­ma Lá­ser So­prano ofre­cen se­sio­nes en to­do el cuerpo, ase­gu­ran­do re­sul­ta­dos vi­si­bles des­de la pri­me­ra y con un mé­to­do muy rá­pi­do e in­do­lo­ro, ap­to pa­ra to­do ti­po de pie­les. Y aho­ra que los días de pi­le­ta que­da­ron atrás, los tur­nos pue­den re­ser­var­se sin pen­sar en no ex­po­ner­se al sol las jor­na­das si­guien­tes.

Lue­go, en­tran en jue­go tra­ta­mien­tos pa­ra re­cu­pe­rar la to­ni­ci­dad del cuerpo. Con ese fin, Fi­gu­re­lla, el cen­tro re­co­no­ci­do por su tra­ba­jo fí­si­co en mó­du­los tér­mi­cos, pro­po­ne di­ver­sos pla­nes. Por ca­so, el Vi­tal, que ase­gu­ra te­ji­dos sa­nos y jó­ve­nes me­dian­te dis­tin­tos pasos de ejer­ci­cio y un ba­ño de oxí­geno ac­ti­vo que pe­ne­tra y con­tri­bu­ye a la eli­mi­na­ción de to­xi­nas, lo que fun­cio­na co­mo un re­ge­ne­ra­dor ce­lu­lar y per­mi­te me­jo­rar la elas­ti­ci­dad y tex­tu­ra de la piel. O el Plan Jo­ven, que com­ba­te la re­ten­ción de lí­qui­dos, me­jo­ra la cir­cu­la­ción, reac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo y to­ni­fi­ca los múscu­los.

Des­de el Cen­tro Car­la Levy, por su par­te, pro­po­nen un tra­ta­mien­to de Cáp­su­la de Ozono, en­tre cu­yos be­ne­fi­cios se des­ta­ca el fac­tor an­ti­oxi­dan­te: “Es el úni­co me­dio co­no­ci­do has­ta aho­ra ca­paz de es­ti­mu­lar to­das las en­zi­mas que se en­car­gan de eli­mi­nar los ra­di­ca­les libres y otros oxi­dan­tes pe­li­gro­sos del or­ga­nis­mo. Por ello, re­tar­da tam­bién los pro­ce­sos de en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar”, alien­tan des­de el es­ta­ble­ci­mien­to. Asi­mis­mo, la Ra­dio­fre­cuen­cia Cor­po­ral ayu­da a ace­le­rar el pro­ce­so re­ge­ne­ra­ti­vo del co­lá­geno y la elas­ti­na de la piel, ge­ne­ran­do ca­lor des­de el in­te­rior has­ta el ex­te­rior pe­ro sin ser in­va­si­vo.

Las op­cio­nes son mu­chas y los efec­tos pue­den ser bas­tan­te rá­pi­dos. El me­jor cui­da­do pa­ra una res­pues­ta efi­caz, sin em­bar­go, siem­pre co­mien­za en ca­sa: to­mar sol con pro­tec­tor y en las ho­ras ade­cua­das, be­ber mu­cha agua y co­mer so­bre to­do frutas y ver­du­ras fres­cas son con­se­jos que, aun­que mil ve­ces re­pe­ti­dos, no de­jan de ser cier­tos. Es que son la cla­ve pa­ra lle­gar a es­tas sa­las de es­pe­ra con los de­be­res he­chos, y así lo­grar más y me­jo­res re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.