Ca­da fa­mi­lia es un mun­do

Las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res pue­den ser ar­mo­nio­sas, pe­ro cuan­do se com­pli­can, tam­bién pue­den lle­gar a ser un infierno. Pro­pues­tas de es­tos eter­nos ins­pi­ra­do­res de fic­cio­nes.

La Nacion - Revista Club - - SUMARIO -

La vi­da fa­mi­liar ha ins­pi­ra­do a la li­te­ra­tu­ra, al ci­ne, a la te­le­vi­sión y al tea­tro des­de el co­mien­zo de los tiem­pos. De he­cho, qui­zá la pri­me­ra de to­das es­tas his­to­rias ha­ya si­do la san­gui­na­ria tra­ge­dia grie­ga de Edi­po. En ese tex­to de Só­cra­tes, el pro­ta­go­nis­ta, por in­ten­tar huir de su des­tino, ter­mi­na, sin sa­ber­lo, ma­tan­do a su pa­dre y des­po­san­do a su ma­dre. Y aun­que tam­bién hu­bo co­me­dias, de­be­mos re­co­no­cer que el drama es el que más hin­ca­pié ha­ce en es­tas fic­cio­nes fa­mi­lia­res.

Por es­tos días, en ple­na car­te­le­ra por­te­ña po­de­mos en­con­trar obras que ha­cen re­fe­ren­cia a es­tos víncu­los. En dis­tin­tos tea­tros y por lo que du­ra ca­da fun­ción, es po­si­ble en­tro­me­ter­se en la in­ti­mi­dad de fa­mi­lias aje­nas y ver sus tra­pi­tos al sol.

EL LO­CO Y LA CA­MI­SA

La obra que di­ri­ge Nelson Va­len­te e in­ter­pre­ta la Com­pa­ñía Ban­fi­eld Tea­tro En­sam­ble lle­va nue­ve tem­po­ra­das inin­te­rrum­pi­das en car­te­le­ra, va­rias gi­ras in­ter­na­cio­na­les y una gran can­ti­dad de ga­lar­do­nes en su ha­ber. El lo­co y la ca­mi­sa se con­sa­gró en el off y aho­ra lle­va al tea­tro Pi­ca­de­ro la his­to­ria de una fa­mi­lia que vi­ve en la zo­na sur del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se y que intenta a to­da cos­ta es­con­der sus pro­ble­mas. La pieza po­ne fo­co en los ma­los víncu­los que man­tie­ne es­ta fa­mi­lia y los in­nu­me­ra­bles in­ten­tos que ha­cen los pa­dres por ocul­tar a su hi­jo, el “lo­co”. Pe­ro to­do es un es­fuer­zo fa­lli­do que no ha­ce más que de­jar al des­cu­bier­to sus de­bi­li­da­des.

Des­de la pla­tea, el pú­bli­co se me­te en la in­ti­mi­dad de es­ta ca­sa lle­na de os­cu­ri­da­des, don­de rei­na la vio­len­cia fa­mi­liar y en la que se pue­den ver cla­ros pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción del pa­dre, que no lo­gra re­la­cio­nar­se con su mu­jer ni con sus hi­jos, y que ade­más tie­ne que li­diar con es­te “lo­co”, es­te jo­ven que no ha­ce más que re­cor­dar­les sus mi­se­rias a ca­da ra­to y des­en­mas­ca­rar sus men­ti­ras.

El elen­co es­tá com­pues­to por So­le­dad Bau­tis­ta, Ju­lián Paz Fi­guei­ra, Jo­sé Pa­blo Suá­rez, Ri­car­do La­rra­ma y Li­de Uran­ga. Se pue­de ver en el tea­tro Pi­ca­de­ro, pa­sa­je En­ri­que San­tos Dis­cé­po­lo 1857. Las fun­cio­nes son to­dos los mar­tes a las 21 hs.

CO­MO SI PA­SA­RA UN TREN

Las re­la­cio­nes en­tre ma­dres e hi­jos pue­den lle­gar a ser muy com­ple­jas. Más si se tra­ta de esas ma­dres ab­sor­ben­tes, cul­pó­ge­nas, que se sien­ten due­ñas de las vi­das de sus vás­ta­gos e in­ten­tan ma­ne­jar­las co­mo si fue­ran pro­pias. Es­to es un po­co lo que pa­sa en es­ta pieza: es­ta mu­jer es muy so­bre­pro­tec­to­ra de Juan, quien, a la vez, su­fre al­gún ti­po de re­tra­so ma­du­ra­ti­vo. Aquí se po­ne en te­la de jui­cio la crian­za y las ob­se­sio­nes de las ma­dres, que pa­re­cen nun­ca es­tar pre­pa­ra­das pa­ra sol­tar a sus ni­ños y que vue­len del nido.

Juan y su ma­dre vi­ven jun­tos en una ca­sa en el cam­po, y es ahí a don­de lle­ga Va­le­ria, una pri­ma de Juan, que fue enviada a es­ta ca­sa le­jos de la ciu­dad co­mo “cas­ti­go” cuan­do su ma­dre le en­con­tró un ci­ga­rri­llo de ma­rihua­na. Y a par­tir de su lle­ga­da co­men­za­rán los con­flic­tos, ya que es­ta mu­jer to­ma a Va­le­ria co­mo hi­ja y le ha­ce las mis­mas co­sas que a Juan: no le da per­mi­sos pa­ra sa­lir so­la a nin­gún la­do ni con­ti­nuar con su vi­da de la gran ciu­dad.

Ac­túan Gui­do Bot­to Fio­ra, Lu­cia­na Grasso y Sil­via Vi­lla­zur, ba­jo la di­rec­ción de la au­to­ra de la pieza, Lorena Ro­ma­nin. Es una his­to­ria chi­qui­ta, con bri­llo y mu­cha sen­si­bi­li­dad. En El Ca­ma­rín de las Musas, Ma­rio Bra­vo 960. To­dos los sá­ba­dos a las 20 y los domingos a las 17 y a las 19 hs.

TEBAS LAND

Es­ta es una obra que pro­me­te con­ver­tir­se en un fu­ror del tea­tro del off. El dra­ma­tur­go fran­co-uru­gua­yo Ser­gio Blan­co eli­gió pa­ra es­ta pieza to­mar co­mo pun­to de par­ti­da el ase­si­na­to de un miem­bro de la fa­mi­lia. Y se ins­pi­ra en el mi­to del pa­rri­ci­da más fa­mo­so de la his­to­ria: Edi­po, en­tre­la­za­do con la vi­da de un san­to eu­ro­peo del si­glo IV y en un ex­pe­dien­te ju­rí­di­co crea­do e ima­gi­na­do por el pro­pio au­tor.

Es­ta ver­sión, in­ter­pre­ta­da por Gerardo Ote­ro y Lau­ta­ro Pe­rot­ti, se na­rra des­de los en­cuen­tros que tie­nen es­tos dos per­so­na­jes en la can­cha de bás­quet de una pri­sión. En es­te es­ce­na­rio com­ple­jo de re­jas y cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, Martín San­to es juz­ga­do. Pe­ro le­jos es­tá Tebas Land de que­rer me­ter­se en los asun­tos ju­rí­di­cos del ca­so, y mu­cho me­nos se tra­ta de una re­cons­truc­ción del cri­men. Me­jor aún, el fo­co es­tá pues­to en la re­pre­sen­ta­ción es­cé­ni­ca de es­tos en­cuen­tros en­tre el que co­me­tió el ase­si­na­to y el re­dac­tor en­car­ga­do de con­tar la his­to­ria. To­do el drama se fun­de en un com­pli­ca­do jue­go de se­duc­ción en­tre es­tos dos per­so­na­jes, que ha­cen ol­vi­dar un po­co lo im­por­tan­te del asun­to. Así, la obra se ale­ja de la di­men­sión éti­ca del pa­rri­ci­dio pa­ra con­cen­trar­se en las po­si­bi­li­da­des es­té­ti­cas de su re­pre­sen­ta­ción y po­der ofre­cer­nos una te­sis so­bre el acon­te­cer tea­tral. La pieza, que cuen­ta con la di­rec­ción de Co­ri­na Fio­ri­llo, se pue­de ver to­dos los vier­nes a las 20:45 y los domingos a las 19:15 hs. en Tim­bre 4, Mé­xi­co 3554.

El amor y la ob­se­sión por los hi­jos se en­tre­la­zan en Co­mo si pa­sa­ra un tren

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.