Por la­sel­va pro­fun­da, sin re­ser­vas — Ya­su­ní

ecua­dor. Es­te par­que na­cio­nal, en el es­te del país, es uno de los lu­ga­res con ma­yor bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta, con más es­pe­cies de ani­ma­les por hec­tá­rea que to­da Eu­ro­pa jun­ta. Dos días en­tre ár­bo­les gi­gan­tes, ta­rán­tu­las, pi­ra­ñas y cai­ma­nes

LA NACION - - TURISMO - Por Gil­da Se­lis

El bus sa­lió des­de Qui­to ha­cia el su­r­es­te, pa­só por Ba­ños y avan­zó unos 250 ki­ló­me­tros por ca­mi­nos mon­ta­ño­sos. Diez ho­ras des­pués frenó en Francisco de Ore­lla­na (in­for­mal­men­te, El Co­ca), la úl­ti­ma po­bla­ción del nor­te de Ecua­dor a la que se pue­de ac­ce­der por ca­rre­te­ra. Lo que si­guió fue una su­ce­sión de ca­noas, ríos marrones y ca­mi­na­tas por pan­ta­nos has­ta lle­gar a la sel­va ama­zó­ni­ca.

En la en­tra­da a la ciu­dad ha­bía un car­tel que de­cía Bien­ve­ni­dos a El Co­ca, la puer­ta al Ya­su­ní, un par­que na­cio­nal de­cla­ra­do Re­ser­va de la Bios­fe­ra por la Unes­co y una de las re­gio­nes de ma­yor bio­di­ver­si­dad del mun­do.

Ape­nas ama­ne­cía y ya se sen­tía la hu­me­dad y los gri­tos de los ven­de­do­res de ex­cur­sio­nes que sa­lían en bús­que­da de sus pre­sas.

“¡He­llo lady! Ten­go es­te tour de cin­co días en un Eco Lod­ge con agua ca­lien­te, in­ter­net, ven­ti­la­dor, bar. Mil dó­la­res”, di­jo un cin­cuen­tón con pa­ti­llas y na­riz agui­le­ña. Hi­zo una pau­sa y si­guió: “Le ha­go pre­cio, ocho­cien­tos ¿okeeey?”. Mien­tras in­sis­tía se­ña­la­ba fo­to­gra­fías de anacon­das y tu­ris­tas con ca­ras pin­ta­das apren­dien­do a usar la cer­ba­ta­na.

Con mis com­pa­ñe­ros de via­je es­qui­va­mos a los ven­de­do­res como to­re­ros y ca­mi­na­mos has­ta lle­gar al puer­to. Se­gún la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da aún fal­ta­ban dos ho­ras pa­ra que sa­lie­ra la lan­cha que ha­cía el re­co­rri­do en­tre El Co­ca y Nue­vo Ro­ca­fuer­te por el Río Na­po pa­ra lle­gar más cer­ca del ob­je­ti­vo: co­no­cer una de las sel­vas más vír­ge­nes del mun­do.

Pe­ro en la bo­le­te­ría su­ce­dió al­go ines­pe­ra­do. “La lan­cha ya se fue”, di­jo la em­plea­da ade­lan­tán­do­se a la si­tua­ción, en tono ta­jan­te y sin le­van­tar la vis­ta del es­cri­to­rio.

“Hoy via­ja­ba la co­mu­ni­dad Kicw­ha. Ma­ña­na hay una lan­cha mu­ni­ci­pal que tar­da diez ho­ras y lle­va a tu­ris­tas tam­bién. Sa­le quin­ce dó­la­res”, ex­pli­có una mu­jer que es­pe­ra­ba en la fi­la. Te­nía el pe­lo mo­ro­cho y re­co­gi­do, usa­ba ojo­tas y car­ga­ba bol­sas de ar­pi­lle­ra lle­nas de fru­tas.

A los po­cos mi­nu­tos apa­re­ció un hom­bre re­ta­cón de ojos achi­na­dos, piel se­ca y ma­nos cur­ti­das. Lo pre­sen­tó como su es­po­so, Fer­nan­do Si­fuen­tes. En ese mo­men­to ja­más ima­gi­né que ter­mi­na­ría­mos acam­pan­do con ellos, pes­can­do pi­ra­ñas, na­ve­gan­do y bus­can­do cai­ma­nes por la no­che. Y mu­cho me­nos que él –has­ta re­cién un des­co­no­ci­do– se con­ver­ti­ría en mi fa­ro du­ran­te los dos días si­guien­tes en la sel­va ecua­to­ria­na.

Por diez ho­ras el so­ni­do de la lan­cha a mo­tor –vi­bran­te como un zum­bi­do de mos­ca– se vol­vió par­te del pai­sa­je. El río Na­po era an­cho, con le­cho are­no­so y agua tur­bia. La na­ve­ga­ción por uno de los prin­ci­pa­les afluen­tes del río Ama­zo­nas era en for­ma zig­za­guean­te ya que ha­bía obs­tácu­los como ra­mas arras­tra­das por la co­rrien­te. Ca­da tan­to se aso­ma­ban po­zos pe­tro­le­ros ex­plo­ta­dos en la re­gión y unas man­chas ne­gras que se mo­vían en el agua al compás del viento he­la­do. En el bo­te ade­más de las cua­ren­ta per­so­nas ha­bía tan­to equi­pa­je –ca­jas con pro­vi­sio­nes, ma­le­tas mi­li­ta­res y co­mi­da fres­ca– que só­lo que­da­ban pe­que­ños pa­si­llos por don­de mo­ver­se. Al­gu­nos pa­sa­je­ros de la co­mu­ni­dad kiw­cha se ba­ja­ban en las ri­be­ras del río y des­apa­re­cían en la fron­do­sa ve­ge­ta­ción. Unas go­tas de llu­via re­za­ga­das rom­pían la mo­no­to­nía del pai­sa­je que hip­no­ti­za­ba.

Ri­que­za pe­tro­le­ra

Lue­go de na­ve­gar 300 km el con­duc­tor de­tu­vo el mo­tor en Nue­vo Ro­ca­fuer­te, un pue­blo de ca­si mil ha­bi­tan­tes y pun­to fron­te­ri­zo con Pe­rú.

Una úl­ti­ma ho­ra de sol fue tiem­po su­fi­cien­te pa­ra dar una mi­ra­da a es­te pue­blo tran­qui­lo. Era al­go así: una hi­le­ra de dos man­za­nas con dos do­ce­nas de ca­sas de ma­de­ra y te­chos de pa­ja, que se ex­ten­dían por un ki­ló­me­tro, pa­ra­le­las al Na­po. En la en­tra­da ha­bía un pues­to de in­mi­gra­cio­nes y la Ar­ma­da Na­val. En la ca­lle prin­ci­pal –de ado­quín– un co­me­dor ofre­cía so­pa de ga­lli­na y un pla­to de arroz con car­ne y pa­ta­co­nes (ro­da­jas de plá­ta­nos fri­tos) por tres dó­la­res.

En la cua­dra si­guien­te ha­bía dos hos­pe­da­jes sin agua ca­lien­te, una sa­li­ta sa­ni­ta­ria, un al­ma­cén, un bún­ker po­lí­ti­co y ni­ños son­rien­tes ju­gan­do en una can­cha de fút­bol de ce­men­to re­cién cons­trui­da. Eso era to­do.

So­bre una pa­red col­ga­ba un car­tel que de­cía: “El pe­tró­leo me­jo­ra tu co­mu­ni­dad”. Es que pron­to ha­brá ca­mi­nos, zo­nas de ac­ce­so y ma­qui­na­ría. Es que la ri­que­za pe­tro­le­ra en el sub­sue­lo del Ya­su­ní es­tá va­lo­ra­da en 18 mil mi­llo­nes de dó­la­res y la pre­sión por ex­plo­tar­lo en los úl­ti­mos años ha si­do tan fuer­te como la de­fen­sa de la tie­rra. Pe­se a las crí­ti­cas de la opo­si­ción y los eco­lo­gis­tas que te­men que la ac­ti­vi­dad pro­vo­que da­ños irre­pa­ra­bles en esa zo­na de al­ta bio­di­ver­si­dad, el go­bierno ecua­to­riano apro­bó la ex­plo­ta­ción en el Ya­su­ní, que co­men­za­rá en el 2016.

“¡Pe­ro qué tu­ris­tas va­lien­tes! ¿Qué ha­cen acá? Aun­que no pa­rez­ca soy ar­qui­tec­ta y es­toy construyen­do una es­cue­la pe­ro se ha­ce muy di­fí­cil traer los ma­te­ria­les des­de la ciu­dad”, di­jo una jo­ven en bi­ci­cle­ta. Lle­va­ba zapatillas de lo­na em­ba­rra­das y jeans con agu­je­ros en las ro­di­llas.

En Nue­vo Ro­ca­fuer­te no ha­bía au­tos ni em­pre­sas tu­rís­ti­cas. Tam­po­co ha­bía pe­rros ca­lle­je­ros pe­ro sí ga­lli­nas re­vo­lo­tean­do so­bre las pal­me­ras, ara­ñas que se co­la­ban en las pa­jas de los te­chos y pie­les de ser­pien­tes des­pa­rra­ma­das como me­dias en las ca­lles de ba­rro. Tu­ris­tas, po­cos.

Por eso fue tan sim­ple que Fer­nan­do –el úni­co guía– nos en­con­tra­ra. Aquel día éra­mos los úni­cos ex­tran­je­ros.

“Pue­den dor­mir en mi ho­gar, es hu­mil­de y chi­qui­to pe­ro de ma­te­rial”, di­jo mien­tras se le in­fla­ba el pe­cho de or­gu­llo. Él era el úni­co hom­bre del pue­blo con ca­sa de ma­te­rial. Lue­go su­pe que un sueldo bá­si­co en Ecua­dor era de 340 dó­la­res, ca­si lo mis­mo que él co­bró por el re­co­rri­do de dos días. Pe­ro no cual­quie­ra sa­bía có­mo mo­ver­se en un par­que que tie­ne más es­pe­cies de ani­ma­les por hec­tá­rea que to­da Eu­ro­pa jun­ta y tan­tas es­pe­cies de ár­bo­les en una hec­tá­rea como exis­ten en to­da Amé­ri­ca del Nor­te.

La hu­me­dad era ca­da vez ma­yor y un vaho pe­ga­jo­so po­día per­ci­bir­se en el am­bien­te. La sel­va es­ta­ba cer­ca.

A las ocho de la ma­ña­na Fer­nan­do ha­bía car­ga­do en la ca­noa con mo­tor las pro­vi­sio­nes pa­ra la aven­tu­ra: pon­chos, bo­tas de llu­via, sal­va­vi­das, bi­do­nes de agua, ga­rra­fas de gas y fru­tas.Tam­bién so­gas, lin­ter­nas, ma­che­tes y an­tí­do­tos. Acam­pa­ría­mos en un pe­que­ño lu­gar ta­la­do, a mer­ced de ta­rán­tu­las y ala­cra­nes ve­ne­no­sos.

En la pri­me­ra ho­ra de na­ve­ga­ción vi­mos del­fi­nes ro­sa­dos y hoat­zi­nes, unas aves prehis­tó­ri­cas con un so­ni­do si­mi­lar a los re­so­pli­dos de un fu­ma­dor em­pe­der­ni­do. A me­di­da que la ca­noa avan­za­ba, la sel­va pa­re­cía ex­ten­der­se ha­cia el in­fi­ni­to. Ha­bía que in­tro­du­cir­se len­ta­men­te en el Ya­su­ní, a tra­vés de ríos y pan­ta­nos.

El par­que, de 980.000 hec­tá­reas, te­nía for­ma de he­rra­du­ra; una su­ce­sión de co­li­nas sua­ves que fue­ron el re­sul­ta­do del pa­so mi­le­na­rio de los ríos y que die­ron el con­tex­to que hoy al­ber­ga su bio­di­ver­si­dad. Las cifras ha­blan por sí so­las: ca­si 600 es­pe­cies de aves, 200 de ma­mí­fe­ros, 150 de an­fi­bios, 120 de rep­ti­les, 380 pe­ces de agua dul­ce y más de 100 mil es­pe­cies de in­sec­tos den­tro de una hec­tá­rea. Es­tos nú­me­ros se tra­du­cían en la sen­sa­ción de es­tar siem­pre en­tran­do, de es­tar en­vuel­tos en un pai­sa­je do­mi­na­do por ár­bo­les gi­gan­tes, es­cu­chan­do so­ni­dos que pa­re­cían ring­to­nes, sin sa­ber de dón­de ve­nían. Los tiem­pos de la sel­va

La sel­va era ese mi­llón de ojos cu­rio­sos en­tre tan­ta fron­do­si­dad. Si fi­ja­bas la aten­ción por más de trein­ta se­gun­dos en el col­chón de ho­jas del sue­lo apa­re­cían hor­mi­gas, es­ca­ra­ba­jos, ara­ñas y ranas es­tra­té­gi­ca­men­te ca­mu­fla­das. Un mun­do mi­cro pe­ro in­men­so a la vez.

Al­gu­nos ár­bo­les de cin­cuen­ta me­tros de al­to ta­pa­ban el sol en­frian­do los cuer­pos lle­nos de re­pe­len­te. Por mo­men­tos caían unas go­tas vio­len­tas, pro­vo­can­do la bu­lla de los ani­ma­les, y des­pués apa­re­cían los ra­yos de sol. Pe­ro cuan­do to­da­vía las ho­jas no se ha­bían se­ca­do, la llu­via lle­ga­ba otra vez.

La per­cep­ción del tiem­po era dis­tin­ta. Por dos días el re­loj no exis­tió. En cam­bio fue la ho­ra del cai­mán, la ho­ra de pes­car pi­ra­ñas, y la de na­ve­gar por la la­gu­na Ja­tun­co­cha. El tiem­po no se me­día en mi­nu­tos sino en mo­men­tos: la vez que un olor fé­ti­do nos aler­tó de la pre­sen­cia de cua­ren­ta cer­dos sal­va­jes, la vez que pro­ba­mos la lia­na de cu­ra­re pa­ra ali­viar el do­lor de es­tó­ma­go o cuan­do co­mi­mos hor­mi­gas con sa­bor a li­món.

En la sel­va, ade­más de na­ve­gar, ha­bía que ca­mi­nar. Siem­pre a pa­so len­to, ob­ser­van­do con aten­ción don­de se po­nía el pie por­que ha­bía pan­ta­nos que di­fi­cul­ta­ban el pa­so. Pa­ra los ojos de un sim­ple via­je­ro to­do era una ma­ra­ña de ver­des que ma­rea­ba. Pa­ra un guía idó­neo, en cam­bio, ha­bía mus­gos, he­le­chos y or­quí­deas en me­dio de lia­nas y tre­pa­do­ras. Tam­bién ha­bía cao­bas, chon­ta­du­ros y pal­mi­tos.

Ca­da tan­to nos de­te­nía­mos pa­ra que Fer­nan­do ex­pli­ca­ra al­gu­nos de­ta­lles: un ár­bol que ca­mi­na­ba, otro –el ma­ta­pa­lo– que lle­ga­ba a es­tran­gu­lar y ma­tar al ár­bol so­bre el que se apo­ya­ba pa­ra al­can­zar la luz so­lar, una di­mi­nu­ta ra­na ve­ne­no­sa, una hor­mi­ga del ta­ma­ño de un pul­gar y hon­gos alu­ci­nó­ge­nos que usa­ban los cha­ma­nes de los pue­blos no con­tac­ta­dos que vi­vían en la zo­na: los Ta­gae­ri y los Ta­ro­me­na­ne.

La ley de la sel­va se po­nía de ma­ni­fies­to a ca­da mo­men­to. To­do ani­mal que se mo­vía po­día ser víc­ti­ma o vic­ti­ma­rio en po­cos se­gun­dos.

Ano­che­cía en el Ya­su­ní y lue­go de unos cuan­tos mi­nu­tos los ojos se acos­tum­bra­ban a la os­cu­ri­dad. Des­de la ca­noa se dis­tin­guían tres to­nos de ne­gro: el de la tie­rra, el del agua del río y el del cie­lo, ape­nas ilu­mi­na­do por la lu­na cuar­to cre­cien­te.

De re­pen­te, la mu­jer de Fer­nan­do or­de­nó apa­gar el mo­tor mien­tras alum­bra­ba con una lin­ter­na los man­gla­res ama­zó­ni­cos don­de se re­pro­du­cían anacon­das y can­gre­jos. Ha­bía vis­to al­go. El agua se vol­vió cal­ma y un si­len­cio su­bli­me in­va­dió la sel­va ecua­to­ria­na. El ani­mal es­ta­ba en la ori­lla del río don­de em­pe­za­ban a des­te­llar los re­fle­jos de sus ojos: dos bo­las bri­llo­sas de un ama­ri­llo vio­len­to. Eran un par de ojos in­ci­si­vos; los de un cai­mán.

Tras va­rias re­ma­das, que­da­mos a po­cos cen­tí­me­tros de su ca­be­za. Pe­ro el ani­mal se hun­dió en me­nos de lo que du­ra un par­pa­deo.

–Uy la chu­ta, a ése no lo iba a aga­rrar. Me­día cin­co me­tros –di­jo el guía y lar­gó una so­no­ra car­ca­ja­da. Al me­dio­día ha­bía con­ta­do que una vez un cai­mán de ese ta­ma­ño se ha­bía subido a la ca­noa ata­can­do a un par de tu­ris­tas ale­ma­nes.

Con na­tu­ra­li­dad Fer­nan­do si­mu­ló el so­ni­do del rep­til, un eco pa­re­ci­do a un ca­rras­peo en la gar­gan­ta. Y de pron­to un cai­mán pe­que­ño pa­só muy cer­ca de la ca­noa, qui­zás con­ven­ci­do de que aquel bra­mi­do era de su ma­dre. El hom­bre se des­pla­zó si­gi­lo­sa­men­te por el bo­te y ca­si sin res­pi­rar como cuan­do un ani­mal ham­brien­to es­tá por ata­car a su pre­sa, lo aga­rró del cue­llo y le in­mo­vi­li­zó la man­dí­bu­la. El cai­mán me­día un me­tro y me­dio. Te­nía la piel ru­go­sa y la pan­za, blan­da; to­da­vía no ha­bía he­cho la di­ges­tión. Lue­go de unos mi­nu­tos, Fer­nan­do lo li­be­ró y des­apa­re­ció en el agua de­jan­do una au­reo­la que fue cre­cien­do. Ani­ma­les de la no­che

Du­ran­te la no­che, la sel­va se vol­vió más te­me­ra­ria. Los so­ni­dos eran otros y mu­chos ani­ma­les como los mur­cié­la­gos, los fe­li­nos y los roe­do­res re­cién sa­lían a ca­zar. Tam­bién co­bra­ban vida in­sec­tos que no se veían du­ran­te el día. Mu­chos de és­tos –in­vi­si­bles– so­na­ban como una or­ques­ta sin­fó­ni­ca. Pe­ro fue im­po­si­ble no ver a aque­lla ara­ña apo­ya­da en la car­pa. Ape­nas la vi sen­tí un es­ca­lo­frío. El cue­llo se me pu­so tie­so y los hom­bros in­mó­vi­les. Te­nía el ta­ma­ño de la mano de cual­quier bo­xea­dor. Las ocho pa­tas eran lar­gas como los de­dos de un pia­nis­ta y an­chas como cor­do­nes de zapatillas. Su cuer­po era pe­lu­do y el ab­do­men, par­do. Era la ara­ña más gran­de que vi en mi vida, in­clui­das las de los do­cu­men­ta­les.

Sin­tién­do­me in­de­fen­sa, re­cor­dé en ese mo­men­to la te­la­ra­ña ten­di­da en­tre los ba­rro­tes de las es­ca­le­ras de mi de­par­ta­men­to. Ima­gi­né a esa ara­ña de ciu­dad –ca­si im­per­cep­ti­ble– que te­jía con es­fuer­zo des­de un pun­to ini­cial y aña­día con te­na­ci­dad ca­da vez más hi­los. No­che tras no­che for­ta­le­cía esa red que era, a fin de cuen­tas, la tra­ma de una lar­ga pa­cien­cia. La mis­ma pa­cien­cia que tu­ve que ex­pe­ri­men­tar aque­lla no­che pe­ga­jo­sa y azo­ga­da aden­tro de la car­pa, a la es­pe­ra del sol de la ma­ña­na. Afue­ra, con­vi­vían una ma­ra­ña abra­sa­do­ra de sen­de­ros y so­ni­dos ar­dien­tes, pu­ros y cru­jien­tes. ſs

Corbis

En ca­noa por el río, en­tre cai­ma­nes y pi­ra­ñas

ap

De 980 mil ha, es una de las sel­vas más vír­ge­nes del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.