con Bart pattyn, ceo de co­fa­ce pa­ra amé­ri­ca la­ti­na

El CEO de Co­fa­ce La­ti­noa­mé­ri­ca cree que la reali­dad ar­gen­ti­na no es de tan­ta com­ple­ji­dad, pe­ro re­quie­re de “va­lor y de­ci­sión” pa­ra to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias

LA NACION - - COMERCIO EXTERIOR - Tex­to Florencia Car­bo­ne | Fo­to Maxi Ame­na

C ada año, en abril, Bart Pattyn, pre­si­den­te y CEO de Co­fa­ce La­ti­noa­mé­ri­ca vi­si­ta Bue­nos Ai­res pa­ra par­ti­ci­par de la Con­fe­ren­cia de Ries­go país que or­ga­ni­za el gru­po ase­gu­ra­dor. En 2014, des­cri­bió con cru­de­za el pa­no­ra­ma lo­cal: “La ac­tual reali­dad eco­nó­mi­ca es igual a la de 2001”, es­pe­tó ha­cien­do fo­co es­pe­cial­men­te en la in­fla­ción. Sin em­bar­go, lue­go acla­ró que con­fia­ba en que, si bien en la char­la de es­te año su per­cep­ción no se­ría “tan op­ti­mis­ta”, creía que en 2016 las co­sas es­ta­rían bien en la Ar­gen­ti­na.

¿ Si­gue pen­san­do que 2016 se­rá un buen año pa­ra el país?

– Creo que lle­gó la ho­ra de la ver­dad. Es­ta­mos en un pro­ce­so elec­to­ral. Los ar­gen­ti­nos tie­nen que ele­gir qué fu­tu­ro quie­ren. Con­ti­nuar con lo que exis­te crea sus pro­pios pro­ble­mas; ele­gir por el cam­bio siem­pre es ele­gir por in­cer­ti­dum­bre pe­ro el cam­bio pue­de me­jo­rar las co­sas. Di­ría que en 2016 hay pro­ba­bi­li­dad de que las co­sas me­jo­ren si de ver­dad eli­gen el cam­bio. De to­das for­mas, en­tre nues­tra char­la de 2014 y la de aho­ra hay un cam­bio fun­da­men­tal en los flu­jos in­ter­na­cio­na­les que tie­ne que ver con los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas: pe­tró­leo, co­bre, ace­ro, so­ja, que es­tán más o me­nos a la mi­tad del pre­cio de ha­ce cin­co años. Y des­afor­tu­na­da­men­te se ve que es­te nue­vo equi­li­brio es bas­tan­te es­ta­ble, que no re­gre­sa­re­mos en el cor­to pla­zo - 18 me­ses- o me­diano - tres a cin­co años- a los ni­ve­les de pre­cios al­tos de las ma­te­rias pri­mas.

¿ Por qué se dio es­to?

– La ra­zón es que la de­man­da de ma­te­rias pri­mas ba­jó y en el ca­so de al­gu­nos pro­duc­tos au­men­tó la ofer­ta. Por ejem­plo, el pe­tró­leo. El país más gran­de de con­su­mi­do­res – Es­ta­dos Uni­dos–, es ca­si in­de­pen­dien­te de la im­por­ta­ción, es­tán pro­du­cien­do mu­cho más que ha­ce años. Ade­más, por unos 20 años hu­bo un sis­te­ma en el que otro país – China– in­ver­tía de ma­ne­ra per­ma­nen­te en bie­nes de pro­duc­ción. Aho­ra tie­ne una so­bre­ca­pa­ci­dad y so­bre­pro­duc­ción, y ba­jan los pre­cios. Ade­más, la eco­no­mía China es­tá en me­dio de una re­con­ver­sión: de eco­no­mía de con­su­mo a eco­no­mía de pro­duc­ción, y por lo tan­to ya no le ha­ce fal­ta tan­to ace­ro, co­bre y pe­tró­leo. Es­ta­mos con un cam­bio es­truc­tu­ral en la eco­no­mía glo­bal y en es­te nue­vo equi­li­brio el ga­na­dor es el con­su­mi­dor es­ta­dou­ni­den­se y los per­de­do­res, a ni­vel abs­trac­to, los go­bierno de los paí­ses ex­por­ta­do­res de ma­te­rias pri­mas.

La re­gión

– En ge­ne­ral, los años de va­cas gor­das en Amé­ri­ca la­ti­na es­tu­vie­ron vin­cu­la­dos con un au­men­to per­ma­nen­te en los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y eso, des­afor­tu­na­da­men­te, se aca­bó. Si se mi­ra a la Ar­gen­ti­na hay una dua­li­dad: la si­tua­ción lo­cal que es­tá des­co­nec­ta­da con la reali­dad glo­bal y al mis­mo tiem­po es par­te de esa reali­dad.

¿ Cuan­do di­ce que es­tá la opor­tu­ni­dad de ele­gir un cam­bio se re­fie­re a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les?

– Como ex­tran­je­ro no pue­do te­ner opi­nio­nes so­bre asun­tos po­lí­ti­cos. Cuan­do ha­blo de cam­bio me re­fie­ro al rum­bo eco­nó­mi­co, no a ele­gir a un par­ti­do u otro.

¿ Cree que sin im­por­tar quién sea el pró­xi­mo pre­si­den­te de­be­rá cam­biar las co­sas pa­ra re­cu­pe­rar la sen­da del cre­ci­mien­to?

– Es di­fí­cil ima­gi­nar con­ti­nuar con los mis­mos pa­rá­me­tros sin en­trar en una cri­sis muy pro­fun­da, como se ve en Ve­ne­zue­la. Hay mu­chos pa­ra­le­lis­mos: fal­ta de con­ver­ti­bi­li­dad, in­fla­ción per­ma­nen­te, al­ta y su­bien­do, pro­ble­mas de em­pleo, de com­pe­ti­ti­vi­dad de ex­por­ta­cio­nes, re­duc­ción de im­por­ta­cio­nes y como con­se­cuen­cia no hay má­qui­nas pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, gas­tos la­bo­ra­les muy al­tos, etc. Pe­ro efec­ti­va­men­te hay una opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que cam­bien el rum­bo y al­gu­nos ele­men­tos es­truc­tu­ra­les que fre­nan mu­cho el desa­rro­llo.

¿ Pue­de la Ar­gen­ti­na ter­mi­nar en la mis­ma si­tua­ción de Ve­ne­zue­la, con la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y de re­cur­sos hu­ma­nos y na­tu­ra­les que tie­ne?

– Creo que es el mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes. Hay va­rios paí­ses a los que les va bas­tan­te bien, hay otros que no tan­to. En Ru­sia, por ejem­plo, hay un cho­que ex­terno ( con el pre­cio del pe­tró­leo) y uno in­terno ( con la ane­xión de Cri­mea) que pro­du­ce una ero­sión muy fuer­te del po­der ad­qui­si­ti­vo. ¿ Có­mo se ve la Ar­gen­ti­na en es­te con­tex­to? ¿ Se si­gue el mo­de­lo de un país que ex­por­ta so­la­men­te un pro­duc­to, que su pre­su­pues­to de­pen­de del pre­cio de ese pro­duc­to y que si el pre­cio cae a la mi­tad los co­fres del Es­ta­dos que­dan va­cíos? ¿ O se re­con­vier­te en lo que exis­tía an­tes en la Ar­gen­ti­na, un apa­ra­to de pro­duc­ción in­dus­trial y no de­pen­der so­la­men­te de un pro­duc­to ade­más de in­te­grar­se con una re­gión en co­mún?

¿ Gol­pea a to­da la re­gión por igual el fi­nal del su­per­ci­clo de las com­mo­di­ties?

– Creo que sí. Ve­ne­zue­la con el pre­cio del pe­tró­leo en el ni­vel ac­tual en­tra­rá en ce­sa­ción de pa­gos. Ar­gen­ti­na tie­ne pro­ble­mas con la so­ja y la ma­la suer­te de que la co­se­cha ha si­do muy bue­na en el mun­do. Chile tie­ne el mis­mo pro­ble­ma con el co­bre y ade­más hay un go­bierno de iz­quier­da que quie­re gas­tar más. Ecua­dor es­tá do­la­ri­za­do, no pue­den ajus­tar su mo­ne­da y el pre­cio del pe­tró­leo es par­te del pre­su­pues­to del Es­ta­do. En Co­lom­bia 70% de las ex­por­ta­cio­nes son pe­tró­leo; en Pe­rú y Mé­xi­co el pa­no­ra­ma es pa­re­ci­do. Es­ta­mos en una si­tua­ción bas­tan­te preo­cu­pan­te en Amé­ri­ca la­ti­na.

¿ Apro­ve­chó la re­gión es­te su­per­ci­clo de pre­cios pa­ra ha­cer re­for­mas o in­ver­sio­nes que ha­gan sus­ten­ta­ble el cre­ci­mien­to?

Es muy di­fe­ren­te de un país a otro. Si mi­ra­mos la eco­no­mía chi­le­na, que es mu­cho más pe­que­ña, ahí si se in­vir­tió mu­cho en in­fra­es­truc­tu­ra. Co­lom­bia ha te­ni­do por 25 años el pro­ble­ma de los narcos y la in­se­gu­ri­dad y aho­ra, con es­te ba­che de su­per­di­vi­den­dos creó una eco­no­mía mu­cho más ro­bus­ta, de pro­duc­ción. Mé­xi­co, aun­que gran par­te de sus ex­por­ta­cio­nes son ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, se di­ver­si­fi­có fue­ra del pe­tró­leo y ma­te­rias pri­mas. La di­fe­ren­cia se ve en­tre los que tie­nen sus pla­yas en el Pa­cí­fi­co y los que dan al Atlán­ti­co. Pa­ra la re­gión lo que es de ma­la suer­te es que Bra­sil tie­ne mu­chos de los mis­mos pro­ble­mas de Ve­ne­zue­la y Ar­gen­ti­na.

¿ Qué pa­só con Bra­sil?

– Tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­su­mir su di­vi­den­do de­mo­grá­fi­co. En es­te tiem­po de su­per­pre­cios in­vir­tió en crear una nue­va cla­se me­dia, gen­te que te­nía un po­der ad­qui­si­ti­vo muy ba­jo y que aho­ra tie­nen tar­je­ta de cré­di­to, te­le­vi­sión, ac­ce­dió a un au­to. Pe­ro eso se con­su­mó.

¿ Qué ha­ce que los in­ver­so­res vean más atrac­ti­vo a un país, un mer­ca­do in­terno fuer­te y nu­me­ro­so o uno con trans­pa­ren­cia y fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios?

El te­ma de mu­chos ha­bi­tan­tes fue la teo­ría en la que se ba­só el con­cep­to de los Brics ( Bra­sil, Ru­sia, In­dia, China y Su­dá­fri­ca). Una eco­no­mía ba­sa­da en su mer­ca­do cre­ce­rá rá­pi­do y de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble. Pe­ro que­dó pro­ba­do que eso no fun­cio­na así.

¿ Cuál es hoy el mo­tor de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía?

– Gas­tos de pro­duc­ción. Có­mo po­de­mos pro­du­cir de una ma­ne­ra com­pe­ti­ti­va y lue­go dis­tri­buir los pro­duc­tos en los mer­ca­dos que com­pran – que si mi­ra­mos, son las eco­no­mías avan­za­das y al­gu­nas eco­no­mías emer­gen­tes, ca­si emer­gi­das–. ¿ Dón­de in­vier­ten las com­pa­ñías? O bien en su pro­pia ca­sa - las em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas tie­nen mu­cha pre­sión pa­ra in­ver­tir en su pro­pio em­pleo- o don­de se pue­da pro­du­cir de ma­ne­ra ba­ra­ta sin trá­mi­tes, co­rrup­ción, sin mu­chas res­tric­cio­nes.

Cuan­do ha­bla de pro­duc­ti­vi­dad de un país, ¿ se re­fie­re a sa­la­rios y cos­tos de pro­duc­ción ba­jos o en­tran en jue­go otros fac­to­res?

No es cues­tión de gas­tos de pro­duc­ción ba­jos por­que la pro­duc­ti­vi­dad en Ale­ma­nia es muy al­ta y los gas­tos de pro­duc­ción tam­bién lo son, sin em­bar­go los pro­duc­tos ale­ma­nes se ven­den muy bien. No es só­lo cues­tión de cuán­to va­le sino de cuán­to se pro­du­ce: pro­duc­ti­vi­dad y cos­to de pro­duc­ción. Y ahí en­tran la con­ver­ti­bi­li­dad de la mo­ne­da, la in­fla­ción, el gra­do de educación, la in­fra­es­truc­tu­ra, el pre­cio de la ener­gía, la bu­ro­cra­cia - que mu­chas ve­ces jue­ga de ma­ne­ra ne­ga­ti­va-, la trans­pa­ren­cia en la ma­ne­ra de tra­ba­jar, la co­rrup­ción o no de la adua­na. Son mu­chos ele­men­tos.

¿ Có­mo ima­gi­na la Con­fe­ren­cia 2016, de qué se es­ta­rá ha­bla­do?

– To­da cri­sis tar­da más o me­nos 18 me­ses. En un año es­ta­re­mos en la úl­ti­ma par­te de lo que es­tá em­pe­zan­do aho­ra. Es cru­cial pa­ra la Ar­gen­ti­na qué ti­po de go­bierno ten­drá, qué de­ci­sio­nes to­ma­rá, si ha­rá que el pe­so sea ab­so­lu­ta­men­te con­ver­ti­ble, es de­cir que la gen­te pue­da com­prar dó­la­res como se le de la ga­na con la con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de eso so­bre la ta­sa de cam­bio. No se pue­de man­te­ner el blue como si exis­tie­ra. Hay só­lo un ti­po de cam­bio que sir­ve pa­ra to­do el mun­do. Lue­go, la ges­tión de la in­fla­ción. Pa­ra ba­jar­la es cues­tión de re­co­no­ce el pro­ble­ma y to­mar las me­di­das que lo co­rri­gen. En la Ar­gen­ti­na la com­ple­ji­dad no es tan­ta, es cues­tión de va­lor y de­ci­sión pa­ra to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.