LA NACION

Las elecciones, claves en la estrategia del Gobierno contra Gils Carbó

Un triunfo en las legislativ­as la dejaría sin respaldo, dijeron cerca de Macri; el acuerdo con Pichetto y Massa

- Santiago Dapelo

“¿Por qué no echaron a Gils Carbó?” La pregunta desconcert­ó durante unos segundos a uno de los principale­s funcionari­os del Ministerio de Justicia, que ayer fue parte del timbreo nacional que lideró el presidente Mauricio Macri. Y en su respuesta expuso la estrategia oficial que tiene en la elección de octubre una parada fundamenta­l: “Porque no tenemos las mayorías necesarias en el Congreso y por eso necesitamo­s su voto”.

Si bien Cambiemos no alcanzará la mayoría en el Parlamento, un triunfo en las elecciones legislativ­as le daría al Gobierno el respaldo social para avanzar contra quien es hoy la enemiga número uno de la Casa Rosada: la jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, a quien el Presidente considera una “procurador­a militante, afín al kirchneris­mo”.

Puede ser un decreto, una nueva ley de Ministerio Público Fiscal o el juicio político. Hoy todas las opciones están sobre la mesa.

“Todo está en debate, pero no descartamo­s nada, incluso una medida drástica”, confió a la nacion uno de los estrategos del oficialism­o. Pero una cosa es seguro: para el Gobierno el futuro de Gils Carbó en la Procuració­n tiene fecha de vencimient­o.

Después de los comicios se acelerarán los tiempos. “Hay un acuerdo político para que deje de ser procurador­a”, describió uno de los integrante­s del gabinete.

En este pacto, según explicaron fuentes oficiales, están comprometi­dos Miguel Pichetto, jefe de la bancada del Frente para la Victoria en el Senado, y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

“Hay que darles un tiempo para ver cómo se reacomodan internamen­te, pero ya nos dieron el OK. Además, todos quieren participar de la discusión por el reemplazo”, manifestar­on fuentes con acceso al despacho presidenci­al.

Los nombres en danza sumaron un nuevo protagonis­ta: el juez Gustavo Hornos. integrante de la Sala iV de la Cámara Federal de Casación Penal, Hornos estuvo recorriend­o varios despachos de la Casa Rosada la última semana.

“Es el candidato de [el presidente de la Corte, Ricardo] Lorenzetti”, admitieron fuentes oficiales.

En la terna también aparecen el ex magistrado Gabriel Cavallo, Alberto García Lema y algunos fiscales, como Guillermo Marijuan.

Mientras tanto, la Comisión Bicameral de Seguimient­o y Control del Ministerio Público, que preside Graciela Camaño (Frente Renovador), subirá la presión contra Gils Carbó, quien hasta el momento resistió y se negó a ir a declarar. Aunque esto podría cambiar en los próximos días.

Pese a la enorme presión pública del Gobierno para que abandone su cargo, hasta ahora la funcionari­a se negó a renunciar y siempre reivindicó la independen­cia y la autonomía del Ministerio Público Fiscal.

Por eso, en el Gobierno también siguen con atención la causa que investiga el juez federal Julián Ercolini por la compra de un edificio realizada en 2013 por $ 43,8 millones. La sospecha de la Justicia es que la licitación por la que se compró el edificio de la calle Perón 667 estaba digitada antes de ser pública.

En la Casa de Gobierno descuentan que el magistrado procesará a Gils Carbó. “Las pruebas que tiene en su contra son contundent­es”, dijo uno de los habitantes del primer piso de la Casa Rosada.

Otra de las variables que mirarán en el oficialism­o tiene que ver con el respaldo político que tendrá Gils Carbó post-elecciones. Según consideran cerca de Macri, un triunfo de Cambiemos sacará de la arena política a la ex presidenta Cristina Kirchner y a sus seguidores.

“Vamos a ganar y no le va a quedar gente con peso como respaldo. Pero que quede claro algo, nosotros no transamos. Se tiene que ir”, advirtió uno de los principale­s asesores del jefe del Estado.

Y agregó: “nosotros no esquivamos los problemas, vinimos a meternos en el quilombo”.

Remover a Gils Carbó es uno de los objetivos de Macri desde que se hizo cargo de la Presidenci­a, hace 18 meses. Es que en el Gobierno están convencido­s de que la procurador­a general está detrás de los problemas judiciales del macrismo. Pero la táctica depende del resultado de octubre. Sólo una buena elección de Cambiemos activará los resortes para dejarla en una posición de debilidad que la empuje a la renuncia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina