Preo­cu­pa el au­men­to del trá­fi­co aé­reo de dro­gas

aler­ta. Hu­bo en el pri­mer cua­tri­mes­tre 50 vue­los ile­ga­les por día

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Ger­mán de los San­tos

RO­SA­RIO.– El in­cre­men­to de los con­tro­les en ru­tas y en la hi­dro­vía Pa­ra­ná-Pa­ra­guay de­ri­vó en ma­yo­res de­co­mi­sos de es­tu­pe­fa­cien­tes, pe­ro tam­bién tu­vo un efec­to ad­ver­so: el cre­ci­mien­to del trá­fi­co aé­reo de dro­gas. En el pri­mer cua­tri­mes­tre del año fue­ron de­tec­ta­dos unos 200 vue­los ile­ga­les, un pro­me­dio de 50 por día y ca­si tres ve­ces más que en igual pe­río­do del año pa­sa­do.

La si­tua­ción in­clu­yó el ro­bo de avio­ne­tas de los ae­ro­clu­bes, usa­das por los nar­cos pa­ra “bom­bar­dear” tan­to ma­rihua­na co­mo co­caí­na.

Vie­ne de ta­pa

El sub­se­cre­ta­rio de Lu­cha con­tra el Nar­co­trá­fi­co, Mar­tín Ve­rrier, di­jo a la na­cion: “Es­to se de­be a que hay ma­yo­res con­tro­les en las ru­tas te­rres­tres y en la hi­dro­vía”. An­te es­ta si­tua­ción, se­ña­ló que se agu­di­za­ron los con­tro­les a tra­vés de los ra­da­res, que aho­ra fun­cio­nan las 24 ho­ras –an­tes lo ha­cían só­lo seis ho­ras por día–, y con la vi­gi­lan­cia del es­pa­cio aé­reo en el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes Ae­roes­pa­cia­les (COAE), ubi­ca­do en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Mer­lo.

Así, por ejem­plo, el 2 de ma­yo pa­sa­do el ra­dar de Las Lo­mi­tas, For­mo­sa, de­tec­tó un TAI (Trá­fi­co Aé­reo Ile­gal) cer­ca de la lo­ca­li­dad san­tia­gue­ña de Mon­te Que­ma­do. Era un Cess­na 210 de ma­trí­cu­la bo­li­via­na sin plan de vue­lo de­cla­ra­do que, al desoír la or­den de que ate­rri­za­ra, fue per­se­gui­do por dos Pam­pa –avio­nes en­tre­na­do­res con ca­pa­ci­dad de com­ba­te aé­reo– has­ta que re­gre­só a Bo­li­via.

El COAE, que de­pen­de de la Fuer­za Aé­rea, de­tec­tó el mar­tes pa­sa­do la avio­ne­ta que arro­jó pa­que­tes con co­caí­na en un cam­po de Los Pir­pin­tos, a ca­si 400 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal san­tia­gue­ña. Dos hom­bres es­pe­ra­ban con una ca­mio­ne­ta los bul­tos que aco­pia­ban en un gal­pón, don­de se de­tec­ta­ron más de 1800 ki­los de co­caí­na. La dro­ga fue se­cues­tra­da y los dos peo­nes fue­ron de­te­ni­dos e in­da­ga­dos el vier­nes. La in­ves­ti­ga­ción si­gue y la Jus­ti­cia fe­de­ral sos­pe­cha que el car­ga­men­to po­dría ha­ber per­te­ne­ci­do a Del­fín Cas­te­do, “el due­ño de la fron­te­ra”, pre­so en la cár­cel de Ge­ne­ral Güe­mes, Sal­ta, acu­sa­do de la­va­do de di­ne­ro y pro­ce­sa­do por el ho­mi­ci­dio de la pro­duc­to­ra ru­ral Liliana Le­des­ma.

A los vue­los ile­ga­les se su­ma un nue­vo fe­nó­meno: el ro­bo de avio­ne­tas, ob­je­ti­vos pre­cia­dos pa­ra los gru­pos li­ga­dos al nar­co­trá­fi­co y al con­tra­ban­do des­de Pa­ra­guay y Bo­li­via, se­gún se­ña­la­ron des­de la Fe­de­ra­ción de Ae­ro­clu­bes de Ar­gen­ti­na (FADA), que agru­pa a unas 400 en­ti­da­des de to­do el país.

Se tra­ta de gru­pos co­man­do y ca­da he­cho re­quie­re de in­te­li­gen­cia pre­via. An­te es­ta si­tua­ción, la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Avia­ción Ci­vil (ANAC) co­men­zó un plan de fis­ca­li­za­ción de ae­ro­clu­bes por­que hay cien­tos de vue­los irre­gu­la­res que no siem­pre es­tán en­vuel­tos en he­chos ilí­ci­tos, sino que re­fuer­zan una in­for­ma­li­dad acen­tua­da du­ran­te años.

Juan Do­rre­go, vi­ce­pre­si­den­te de FADA y ti­tu­lar del ae­ro­club de For­mo­sa, ad­vir­tió: “Los Cess­na 182 son los más usa­dos por los nar­cos por­que son ca­pa­ces de car­gar unos 400 o 500 ki­los si se les re­ti­ran los asien­tos”. Ex­pli­có que es­tos avio­nes pue­den ate­rri­zar en dis­tan­cias cor­tas (unos 300 me­tros) en un ca­mino ru­ral o en cual­quie­ra de las 1500 pis­tas clan­des­ti­nas que se cal­cu­la que hay.

Es­ta mo­da­li­dad tu­vo, re­cien­te­men­te, un ca­so tes­ti­go y ci­ne­ma­to­grá­fi­co. En los Es­te­ros del Ibe­rá, en Co­rrien­tes, una avio­ne­ta con pro­ble­mas téc­ni­cos tu­vo que ha­cer un ate­rri­za­je de emer­gen­cia; sus cua­tro tri­pu­lan­tes, que el 21 de fe­bre­ro ha­bían ro­ba­do la ae­ro­na­ve del ae­ro­club de Vic­to­ria, En­tre Ríos, deam­bu­la­ron por esas tie­rras fan­go­sas y sal­va­jes du­ran­te cua­tro días has­ta que fue­ron en­con­tra­dos en­tre unos ca­ña­ve­ra­les por dos guar­da­par­ques. La co­mi­ti­va –dos ar­gen­ti­nos y dos pa­ra­gua­yos– di­je­ron que eran tu­ris­tas e in­ven­ta­ron una his­to­ria ve­ro­sí­mil: que la em­bar­ca­ción en la que pa­sea­ban por los es­te­ros se ha­bía hun­di­do en el hu­me­dal.

Fue­ron aten­di­dos en un dis­pen­sa­rio de la lo­ca­li­dad de Car­los Pe­lle­gri­ni, don­de re­ci­bie­ron un bre­ve tra­ta­mien­to pa­ra re­cu­pe­rar­se de la des­hi­dra­ta­ción y de las he­ri­das de la caí­da de la ae­ro­na­ve, que por allí to­do el mun­do des­co­no­cía.

Los po­li­cías de la co­mi­sa­ría, se­gún con­ta­ron a la na­cion, los ayu­da­ron y re­gis­tra­ron sus nom­bres. Al­go ex­tra­ño pa­só lue­go, ad­mi­ten en Car­los Pe­lle­gri­ni. Uno hi­zo un lla­ma­do te­le­fó­ni­co y a las po­cas ho­ras una ca­mio­ne­ta 4 x 4 pa­só a bus­car­los. Los cua­tro hom­bres se es­fu­ma­ron.

La ver­da­de­ra tra­ma co­men­zó a des­en­tra­ñar­se el 30 de mar­zo, cuan­do un he­li­cóp­te­ro de la Pre­fec­tu­ra en­con­tró la avio­ne­ta Cess­na C-182, ma­trí­cu­la LV-HBB, en me­dio de los es­te­ros, ave­ria­da y se­mi­hun­di­da en el ba­rro a unos 40 ki­ló­me­tros del cas­co de la es­tan­cia El So­co­rro, pro­pie­dad de la fa­mi­lia del fa­lle­ci­do fi­lán­tro­po nor­te­ame­ri­cano Dou­glas Tomp­kins. En­ton­ces re­cor­da­ron a los cua­tro “tu­ris­tas” ac­ci­den­ta­dos y to­dos co­men­za­ron a atar ca­bos.

La in­ves­ti­ga­ción del ro­bo de la avio­ne­ta se cen­tró en Ro­sa­rio. Ha­bía una pis­ta pre­ci­sa: a me­dia­dos de fe­bre­ro un tal Ma­rio C. lla­mó va­rias ve­ces por te­lé­fono y lue­go fue al ae­ro­club de Vic­to­ria pa­ra ave­ri­guar cuán­to cos­ta­ba al­qui­lar un Cess­na pa­ra usar­lo en una despedida de sol­te­ro. Di­jo que que­rían arro­jar al pre­ten­dien­te con un pa­ra­caí­das pa­ra que no ol­vi­da­ra más sus úl­ti­mas ho­ras de sol­te­ro. Se pre­su­me que Ma­rio C., es­ta­ba ha­cien­do ta­reas de in­te­li­gen­cia. El co­mi­sa­rio Ri­car­do Sil­va, je­fe de la po­li­cía en­tre­rria­na, di­jo: “To­do es­to fue pac­ta­do, ar­ma­do y or­ga­ni­za­do en Ro­sa­rio y una de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción tie­ne re­la­ción con el nar­co­trá­fi­co”.

Ma­tías Ares­ca, ins­truc­tor de la es­cue­la de pa­ra­cai­dis­mo de Vic­to­ria, con­tó que no só­lo se lle­va­ron la avio­ne­ta, sino ocho pa­ra­caí­das y compu­tado­ras y te­lé­fo­nos.

Ma­rio C., que se ha­bía pre­sen­ta­do en Vic­to­ria co­mo pa­ra­cai­dis­ta, fue de­te­ni­do en la zo­na sur ro­sa­ri­na. En su ca­sa se se­cues­tra­ron chips, compu­tado­ras, do­cu­men­tos que lo li­gan con la cau­sa y un pa­ra­caí­das. Ha­ce dos se­ma­nas Ma­rio apa­re­ció muer­to en su ca­sa: se ha­bría “sui­ci­da­do” tras la vi­si­ta de un pa­ra­gua­yo.

El fis­cal en­tre­rriano Eduar­do Guai- ta, que in­ves­ti­ga el ca­so, no du­da de que es­ta tra­ma es­tá li­ga­da con una or­ga­ni­za­ción nar­co. Se hi­cie­ron cua­tro alla­na­mien­tos en Mi­sio­nes, en bus­ca de los tri­pu­lan­tes de la avio­ne­ta ro­ba­da en Vic­to­ria. Fue­ron a los do­mi­ci­lios de los nom­bres que ellos die­ron a los po­li­cías de Car­los Pe­lle­gri­ni cuan­do los res­ca­ta­ron en los Es­te­ros del Ibe­rá. No ha­lla­ron a nin­guno.

La pe­li­gro­sa aven­tu­ra de los miem­bros de es­ta or­ga­ni­za­ción pa­ra con­se­guir una avio­ne­ta re­fuer­za la hi­pó­te­sis del au­men­to de los vue­los nar­cos, que re­quie­ren de más lo­gís­ti­ca y más di­ne­ro.

@fe­de­ri­coal­daz

La avio­ne­ta ro­ba­da en En­tre Ríos y es­tre­lla­da en los Es­te­ros del Ibe­rá

Min. se­gu­ri­dad

El cam­po de San­tia­go del Es­te­ro don­de ha­ce seis días “bom­bar­dea­ron” 300 ki­los de co­caí­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.