El ex­tra­or­di­na­rio re­na­ci­mien­to de Lis­boa Termómetro tu­rís­ti­co

Des­pués de una du­ra cri­sis, y con el es­tí­mu­lo de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y de jó­ve­nes ex­tran­je­ros que la eli­gen pa­ra vi­vir, la ciu­dad vi­ve un cli­ma de pu­jan­za, crea­ti­vi­dad y cos­mo­po­li­tis­mo co­mo no co­no­ció en dé­ca­das

La Nacion - - CRÓNICAS DEL MUNDO - Texto Ja­vier Mar­tín

EEl 25 de abril des­fi­lan los co­mu­nis­tas pi­dien­do de­re­chos y pa­ra el día de San An­to­nio, las no­vias pi­dien­do ca­sa­mien­to. Con­tras­tes de la ave­ni­da de la Li­ber­tad, ar­bo­la­da de plá­ta­nos y cal­za­da con di­bu­jos de pie­dras blan­cas y ne­gras. La prin­ci­pal ar­te­ria lis­boe­ta cae has­ta el río Ta­jo, de don­de par­tían –y a ve­ces re­gre­sa­ban– las ca­ra­be­las. Cin­co si­glos atrás los por­tu­gue­ses se lan­za­ban de aven­tu­ra por el mun­do, cuan­do el mun­do no se sa­bía lo que era. Des­pués lle­gó un lar­go le­tar­go y se ins­ta­ló el con­for­mis­mo de lo que se te­nía, por es­ca­so que fue­ra. Has­ta ha­ce unos días.

Lis­boa vi­ve hoy una pa­sión, una am­bi­ción que su gen­te, sus po­lí­ti­cos, sus em­pre­sa­rios, nun­ca ha­bían co­no­ci­do con tal intensidad, qui­zá con­ta­gia­dos por la fuer­za de los jó­ve­nes tu­ris­tas, qui­zá por efec­to re­bo­te des­pués de la du­ra cri­sis que han pa­sa­do. Hoy a la ca­pi­tal lu­sa no se la creen ni los lis­boe­tas. “Es­te ba­rrio da­ba mie­do ha­ce 10 años. El país era una rui­na.” El bra­si­le­ño Ro­dri­go Azam­bu­ja sa­be de qué ha­bla. En 1989 ate­rri­zó en el Chia­do, la par­te al­ta de la ciu­dad, cuan­do los edi­fi­cios es­ta­ban ta­pia­dos, aban­do­na­dos. Él di­se­ña al­fom­bras por en­car­go en su ex­qui­si­to ta­ller de la ca­lle Emen­da. “Co­no­cí otras épo­cas do­ra­das: la Ex­po Uni­ver­sal, la en­tra­da del eu­ro, pe­ro aho­ra es di­fe­ren­te, por pri­me­ra vez, lle­ga un tu­ris­mo ma­si­vo, jo­ven y co­ol.”

Su ate­lier pa­re­ce un mu­seo, con su la­na­te­ca de co­lo­res y ta­pi­ces col­ga­dos de las pa­re­des. Rom­pe el cla­si­cis­mo una gran compu­tado­ra don­de el ar­tis­ta re­pro­du­ce las fi­gu­ras geo­mé­tri­cas y los co­lo­res que desean sus com­pra­do­res, al ta­ma­ño que pi­dan. Un ban­co le en­car­gó una al­fom­bra de 18 por 7 me­tros. De­ce­nas de bor­da­do­ras es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do el pun­to cru­za­do du­ran­te cua­tro me­ses a do­ble turno. “Al clien­te le en­vío imá­ge­nes de có­mo avan­za su pe­di­do. Le en­can­ta com­pro­bar que, efec­ti­va­men­te, es una pie­za úni­ca.” Siem­pre con un ci­ga­rri­llo en la mano, Azam­bu­ja co­ci­na arroz mien­tras la ca­sa se le llena de in­vi­ta­dos. La ci­ta era pa­ra 10 per­so­nas, ya en­tra­ron más de 40 y es­te bra­si­le­ño man­tie­ne en­cen­di­dos el ci­ga­rri­llo y la son­ri­sa. En el ba­ru­llo se mez­clan fi­nan­cie­ros, mú­si­cos, mi­nis­tros, ve­ci­nos, gen­te de la te­le­vi­sión, lin­güis­tas y len­gua­ra­ces, to­dos bien­ve­ni­dos, de Sui­za a Se­vi­lla, en una mesa en la que se en­tre­mez­clan cua­tro idio­mas con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad. No es la úni­ca ca­sa lis­boe­ta así.

En otros pi­sos, el bel­ga Mark De­put­ter mon­ta obras tea­tra­les. Es el di­rec­tor del tea­tro Ma­ria Ma­tos, don­de la mi­tad de la pro­gra­ma­ción se de­di­ca a com­pa­ñías ex­tran­je­ras. Un par de ve­ces al año re­pre­sen­tan al­gu­nos tra­ba­jos en ca­sa de al­gún par­ti­cu­lar. La ca­li­dad pre­va­le­ce so­bre cual­quier es­tre­chez eco­nó­mi­ca o na­cio­na­lis­ta; aun­que sea por un día y en ca­mio­ne­ta, a Lis­boa lle­ga lo úl­ti­mo de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, ya sea una ope­re­ta li­tua­na o una comedia far­si. “No po­de­mos com­pe­tir en can­ti­dad, pe­ro sí en ca­li­dad; en crear co­mu­ni­da­des pe­que­ñas, pe­ro fuer­tes, di­ná­mi­cas y sin­gu­la­res”, cuen­ta Joa­na Hec­ker, una neo­yor­qui­na que vino por unos me­ses con una be­ca de in­ves­ti­ga­ción y aquí si­gue cin­co años des­pués. “En Nue­va York, la úni­ca re­li­gión es el di­ne­ro, la gen­te se mue­ve só­lo por ne­go­cios. Aquí des­cu­brí la re­li­gión de los ami­gos, el tiem­po pa­ra las re­la­cio­nes so­cia­les y las co­mu­ni­da­des.”

Ha­ce tres años fun­dó con Ri­car­do Lo­pes, su com­pa­ñe­ro, la Lis­bon Li­ving Room, una em­pre­sa que or­ga­ni­za con­cier­tos en ca­sas ce­di­das por sus due­ños. “Em­pe­zó por la ne­ce­si­dad de oír mú­si­ca en un lu­gar agra­da­ble, des­pués uno de los pri­me­ros asis­ten­tes se ofre­ció a re­ga­lar­nos el vino; lue­go otro, que te­nía un res­tau­ran­te, ofre­ció las ta­pas. El pú­bli­co pa­ga unos 10 eu­ros; los mú­si­cos siem­pre co­bran por lo me­nos el do­ble que en un bar y, ade­más, la gen­te va pa­ra es­cu­char­los”, cuen­ta la jo­ven. Ya tie­nen una lista de co­rreo de 1500 usua­rios y una co­la de ofer­tas de ca­sas-con­cier­to. “La gen­te sa­be que el úl­ti­mo do­min­go de mes, aun­que sea Na­vi­dad, hay una se­sión. Des­co­no­cen el lu­gar, in­clu­so los in­tér­pre­tes, has­ta días an­tes. Hay be­lle­za en la im­pro­vi­sa­ción. No te­ne­mos nin­gu­na am­bi­ción de cre­ci­mien­to, só­lo nos guían la ca­li­dad y la iden­ti­dad”, ex­pli­ca Lo­pes.

En esas ci­tas im­pre­vis­tas se han po­di­do es­cu­char las can­cio­nes de jazz de Sal­va­dor So­bral, ga­na­dor del úl­ti­mo fes­ti­val de Eu­ro­vi­sión, la ópe­ra de la so­prano Sip­hi­we McKen­zie, el piano de Jú­lio Re­sen­de o el ba­la­fón de Ki­mi Dja­ba­té. El gui­neano es un vir­tuo­so de es­te ins­tru­men­to, un ti­po de xi­lo­fón ar­te­sa­nal. Des­cen­dien­te de mú­si­cos man­din­gas, lle­gó a Lis­boa ha­ce más de una dé­ca­da y aquí edi­ta sus dis­cos de rit­mos afri­ca­nos. Su ál­bum Ka­ram, pu­bli­ca­do en 2009, fue el se­gun­do en­tre los me­jo­res de ese año se­gún la lista de mú­si­cas del mun­do World Mu­sic Charts Eu­ro­pe.

Quien crea que pi­sa te­rre­nos exclusivos de fa­do se ol­vi­da del ki­zom­ba, del fu­na­ná y del pim­ba, bai­les afri­ca­nos que se han co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te des­de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa. Gra­cias a la fa­mo­sa ban­da Bu­ra­ka Som Sis­te­ma pro­li­fe­ran las es­cue­las de ku­du­ro, atre­vi­do bai­le de raí­ces an­go­le­ñas. “No so­mos an­glo­sa­jo­nes, no so­mos la­ti­nos, pe­ro tam­bién so­mos eso”, acos­tum­bra a ad­ver­tir Mar­lon Sil­va, DJ Mar­fox. A sus 29 años, ha pin­cha­do en el MoMA de Nue­va York, pe­ro el ver­da­de­ro tem­plo de es­ta mú­si­ca de ori­gen afri­cano y so­ni­do elec­tró­ni­co se en­cuen­tra ba­jo un puen­te lis­boe­ta, en Mu­si­cBox, una dis­co de mo­da en la Rua No­va do Car­val­ho, ba­rrio an­ta­ño fre­cuen­ta­do por ma­ri­ne­ros y pros­ti­tu­tas.

“in­ver­ti­mos en es­ta ca­lle por­que ha­bía una historia que con­tar.” Ro­ger Mor es el cuen­tahis­to­rias de Main­si­de, una so­cie­dad in­mo­bi­lia­ria que más que edi­fi­cios crea con­cep­tos. La agen­cia apues­ta por ca­ba­llos per­de­do­res, co­mo lo era es­ta zo­na. Aquí Main­si­de com­pró un bur­del de cin­co plantas y lo de­jó tal cual, con sus mi­ni­cuar­tos al­qui­la­dos por ho­ras, sus jo­fai­nas, sus fo­tos eró­ti­cas en blan­co y ne­gro, in­clu­so con la aja­da ro­pa de las me­re­tri­ces. “Na­die de­cen­te pa­sa­ba por aquí; se nos ocu­rrió pin­tar de ro­sa el as­fal­to de la ca­lle. Hoy to­do el mun­do la co­no­ce por es­te nom­bre, la Rua Ro­sa, y su prin­ci­pal atrac­ti­vo es la Pen­sión Amor”, cuen­ta Mor, au­tor de la pie­za tea­tral Ali­cia en el país de los bur­de­les, que se re­pre­sen­ta aquí.

Años an­tes, en ple­na cri­sis, Main­si­de ya vio en otro ba­rrio de­gra­da­do, Al­cán­ta­ra, la po­si­bi­li­dad de crear al­go dis­tin­to. “Com­pra­mos una fá­bri­ca aban­do­na­da y la con­ver­ti­mos en un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo y van­guar­dis­ta pa­ra los lis­boe­tas. Nos sor­pren­dió que tam­bién atra­je­ra a los jó­ve­nes ex­tran­je­ros”, re­cuer­da Mor. Más de un mi­llón de vi­si­tan­tes pa­san al año por LX Fac­tory; siem­pre hay al­go no­ve­do­so, una ex­po­si­ción, gra­fi­te­ros en ac­ción o sim­ple­men­te gen­te gua­pa. “Nues­tros pro­yec­tos con­ser­van la historia del lu­gar; nos pa­re­ce fun­da­men­tal que Lis­boa, si quie­re man­te­ner su atrac­ti­vo, con­ser­ve su sin­gu­la­ri­dad.” Por el mo­men­to, lo con­ser­va. Hoy es­ta ciu­dad es lo más. La fac­tu­ra­ción tu­rís­ti­ca en el pri­mer tri­mes­tre de 2017 ha cre­ci­do un 38,6% res­pec­to del mis­mo pe­río­do del año an­te­rior; las lle­ga­das al ae­ro­puer­to, un 26%. Des­de 2014, ca­da mes se abren en pro­me­dio dos ho­te­les y el 75% de los pi­sos son ven­di­dos a ex­tran­je­ros. No hay me­jor termómetro

tu­rís­ti­co que la co­la en la fa­mo­sa pas­te­le­ría Pas­téis de Be­lém. “El pa­sa­do año hor­nea­mos 8,5 mi­llo­nes de pas­te­les, mi­llón y me­dio más que en 2013”, cuen­ta el por­ta­voz de tal de­li­cia, Mi­guel Cla­rin­ha.

Mi­guel Leão emi­gró a No­rue­ga pa­ra re­pro­du­cir las vie­jas bar­be­rías que ha­bían des­apa­re­ci­do en ese país ha­cía años y re­gre­só pa­ra ha­cer lo mis­mo en su ciu­dad. Be­lar­mino es un lo­cal en un lu­gar ma­ra­vi­llo­so, en­tre la ca­lle del Prín­ci­pe Real y la ave­ni­da de la Li­ber­tad, por don­de só­lo pa­san ve­ci­nos de to­da la vi­da y des­pis­ta­dos del GPS.

La bar­be­ría Be­lar­mino de­be su nom­bre a un co­no­ci­do bo­xea­dor lis­boe­ta de los años cin­cuen­ta. “Siem­pre me iden­ti­fi­qué con su vi­da –di­ce el pe­lu­que­ro–. Cre­cí co­mo él en un ba­rrio de­gra­da­do, se­guí los ca­mi­nos me­nos co­rrec­tos, pe­ro me rec­ti­fi­qué gra­cias al bo­xeo, que si­go prac­ti­can­do. Es­te lo­cal es mi ho­me­na­je a uno de esos per­so­na­jes que dan per­so­na­li­dad a Lis­boa y que no de­be­mos perder.” La cam­pa­ña “Reha­bi­li­ta primero, pa­ga des­pués” im­pul­sa la re­cu­pe­ra­ción de ba­rrios co­mo la Bai­xa, co­ra­zón de la ciu­dad que se de­san­gra­ba has­ta ayer mis­mo. En cin­co años se ha quin­tu­pli­ca­do el va­lor de las li­cen­cias pa­ra res­tau­rar los vie­jos in­mue­bles. El 84% del di­ne­ro de la cons­truc­ción se des­ti­na a las re­pa­ra­cio­nes, al con­tra­rio de lo que ocu­rría ha­ce una dé­ca­da.

El ar­qui­tec­to An­dré Caia­do fir­ma mu­chas de las re­for­mas en la ave­ni­da de la Li­ber­tad, con sus edi­fi­cios pom­ba­li­nos y mo­der­nis­tas. “Es­te gran cam­bio de la ciu­dad no ha si­do vo­lun­ta­rio, fue por ne­ce­si­dad –di­ce–. Só­lo al bor­de del abis­mo nos atre­vi­mos a cam­biar. Fue fun­da­men­tal aca­bar con una ley de arren­da­mien­to que los po­lí­ti­cos no iban

Lis­boa vi­ve hoy una pa­sión que su gen­te nun­ca ha­bía co­no­ci­do con tal intensidad En los ba­rrios de Al­fa­ma o In­ten­den­te hay ve­ci­nos de 120 na­cio­na­li­da­des

Mi­guel Leão, en su bar­be­ría an­ti­gua

El al­cal­de de Lis­boa Fer­nan­do Me­di­na

Comida tí­pi­ca afri­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.