El tra­ba­jo al­can­za, pe­ro los suel­dos no

En va­rios de los paí­ses más po­de­ro­sos, el mer­ca­do la­bo­ral es­tá con­traí­do y aun­que las ta­sas de des­em­pleo son ba­jas, los sa­la­rios no au­men­tan

La Nacion - - CRÓNICAS DEL MUNDO - Tex­to Pe­ter S. Good­man y Jo­nat­han So­ble | Fo­to Ko Sa­sa­ki

En los po­co más de 30 años des­de que Ola Karls­son co­men­zó a pin­tar ca­sas y ofi­ci­nas pa­ra sub­sis­tir, ha vis­to có­mo la ri­que­za de­ri­va­da del pe­tró­leo ha trans­for­ma­do la eco­no­mía no­rue­ga. Ha for­ma­do par­te del au­ge en el sec­tor de la cons­truc­ción que cam­bió la apa­rien­cia de Os­lo, la ca­pi­tal. Ha vis­to có­mo se dis­pa­ra la ren­ta de su apar­ta­men­to en el cen­tro de la ciu­dad. Lo que no ha vis­to en mu­chos años es un au­men­to de suel­do, ni si­quie­ra por­que la ta­sa de des­em­pleo de No­rue­ga ha per­ma­ne­ci­do por de­ba­jo del 5%, lo cual in­di­ca que no hay mu­cha mano de obra dis­po­ni­ble.

“El sa­la­rio se ha man­te­ni­do al mis­mo ni­vel”, ase­ve­ró Karls­son, quien tie­ne 49 años, mien­tras to­ma­ba un des­can­so; es­tá pin­tan­do ofi­ci­nas en es­te su­bur­bio de Os­lo. “No he re­ci­bi­do un au­men­to en 5 años”. Su la­men­to re­sue­na más allá de las cos­tas nór­di­cas. En mu­chos paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do y Ja­pón, los mer­ca­dos la­bo­ra­les es­tán de­ma­sia­do con­traí­dos y las ta­sas de des­em­pleo son de só­lo una frac­ción de los por­cen­ta­jes que al­can­za­ron du­ran­te la cri­sis más re­cien­te. Pe­ro los tra­ba­ja­do­res to­da­vía no han vis­to un be­ne­fi­cio que por lo re­gu­lar se pre­sen­ta co­mo con­se­cuen­cia de un me­nor ni­vel de des­em­pleo: suel­dos más sus­tan­cio­sos.

Acer­ti­jo eco­nó­mi­co

Los mo­ti­vos por los que los sa­la­rios no suben con ma­yor ra­pi­dez son un acer­ti­jo eco­nó­mi­co cen­tral. Al­gu­nos eco­no­mis­tas afir­man que el mun­do to­da­vía es­tá tra­tan­do de li­diar con las con­se­cuen­cias de la peor re­ce­sión des­de la Gran De­pre­sión. En cuan­to el cre­ci­mien­to se ace­le­re, los pa­tro­nes se ve­rán for­za­dos a pa­gar más pa­ra cu­brir pla­zas.

Pe­ro otros eco­no­mis­tas ase­gu­ran que el cre­ci­mien­to mí­ni­mo en los sa­la­rios es un in­di­ca­dor de un nue­vo or­den eco­nó­mi­co en el que los tra­ba­ja­do­res es­tán a mer­ced de los pa­tro­nes. Los sin­di­ca­tos han per­di­do in­fluen­cia. Las em­pre­sas uti­li­zan em­plea­dos tem­po­ra­les y de me­dio tiem­po, ade­más de in­tro­du­cir ro­bots y otros sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción que les per­mi­ten pro­du­cir más sin te­ner que pa­gar más a los se­res hu­ma­nos. La glo­ba­li­za­ción ha in­ten­si­fi­ca­do las pre­sio­nes com­pe­ti­ti­vas, pues aho­ra fá­bri­cas de Asia y Amé­ri­ca la­ti­na pue­den te­ner víncu­los con clien­tes de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te.

“La gen­te tie­ne po­cas he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar que sus je­fes les ofrez­can un buen con­tra­to, a ni­vel in­di­vi­dual o co­lec­ti­vo”, ex­pli­có Lawrence Mis­hel, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca, gru­po de in­ves­ti­ga­ción de Was­hing­ton que se con­cen­tra en la ma­te­ria la­bo­ral. “Quie­nes tie­nen un tra­ba­jo de­cen­te se con­for­man con con­ser­var lo que tie­nen”. Los mo­ti­vos por los cua­les los sa­la­rios se han es­tan­ca­do va­rían de un país a otro, pe­ro la ten­den­cia es am­plia.

En Es­ta­dos Uni­dos, el des­em­pleo ba­jó al 4,2% en sep­tiem­bre, muy por de­ba­jo de la mi­tad del 10% que lle­gó a re­gis­trar­se en el peor mo­men­to de la Gran Re­ce­sión. Aun así, pa­ra el tra­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio, el sa­la­rio au­men­tó un 2,9% con res­pec­to al año an­te­rior. Ese por­cen­ta­je fue me­jor que en los me­ses re­cien­tes, pe­ro ha­ce una dé­ca­da, cuan­do la ta­sa de des­em­pleo era más al­ta, la ta­sa de cre­ci­mien­to de los sa­la­rios su­pe­ra­ba el 4% anual.

En el Reino Uni­do, el des­em­pleo ba­jó al 4,3% en agos­to, el ni­vel más ba­jo des­de 1975. Sin em­bar­go, los sa­la­rios só­lo cre­cie­ron un 2,1% en un año. Ese por­cen­ta­je se ubi­ca por de­ba­jo de la ta­sa de la in­fla­ción, lo que im­pli­ca que los cos­tos de los tra­ba­ja­do­res au­men­tan a un rit­mo más ace­le­ra­do que sus suel­dos. En Ja­pón, el cre­ci­mien­to len­to de los sa­la­rios es al mis­mo tiem­po sín­to­ma de una eco­no­mía abru­ma­da por dis­tin­tas in­quie­tu­des y una fuer­za que po­dría pro­du­cir ca­res­tía en el fu­tu­ro al mer­mar el po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res.

En No­rue­ga, al igual que en Ale­ma­nia, los au­men­tos mo­de­ra­dos en los suel­dos se de­ben a los es­fuer­zos coor­di­na­dos de sin­di­ca­tos y pa­tro­nes pa­ra man­te­ner los cos­tos ba­jos e im­pul­sar la in­dus­tria. Es­ta es­tra­te­gia ha ejer­ci­do pre­sión so­bre Ita­lia, Es­pa­ña y otras na­cio­nes eu­ro­peas, que han man­te­ni­do los sa­la­rios ba­jos pa­ra no per­der pe­di­dos. La in­fluen­cia de los sin­di­ca­tos es­tá des­gas­ta­da. En no­viem­bre de 2016, una se­ma­na des­pués de que Do­nald Trump re­sul­tó elec­to pre­si­den­te gra­cias a su pro­me­sa de de­vol­ver em­pleos a Es­ta­dos Uni­dos, los re­si­den­tes de Ely­ria, Ohio, una ciu­dad de 54.000 ha­bi­tan­tes a unos 49 km al oes­te de Cle­ve­land, se en­te­ra­ron de que otra fá­bri­ca lo­cal es­ta­ba a pun­to de ce­rrar.

Sin­di­ca­tos y tra­ba­ja­do­res

La plan­ta, ope­ra­da por 3M, pro­du­cía ma­te­ria pri­ma pa­ra es­pon­jas. Las con­di­cio­nes en la fá­bri­ca re­fle­ja­ban la in­fluen­cia de un ele­men­to ca­da vez más ra­ro en la vi­da es­ta­dou­ni­den­se: un sin­di­ca­to que re­pre­sen­ta­ba a los tra­ba­ja­do­res. El sin­di­ca­to afir­ma­ba que el cie­rre se de­bía a que la pro­duc­ción se tras­la­da­ría a Mé­xi­co. La ad­mi­nis­tra­ción de­cía que só­lo se tra­ta­ba de un re­cor­te en la pro­duc­ción pa­ra li­diar con un ex­ce­so de ofer­ta de Eu­ro­pa. Sea cual fue­re el mo­ti­vo, 150 per­so­nas iban a per­der su tra­ba­jo, y Larry Noel se en­con­tra­ba en­tre ellas.

Noel, de 46 años, lle­va­ba sie­te tra­ba­jan­do en la plan­ta; co­men­zó co­mo tra­ba­ja­dor ge­ne­ral y ga­na­ba 18 dó­la­res por ho­ra. Ha­bía lo­gra­do as­cen­der al pues­to de ope­ra­rio de mez­cla; se en­car­ga­ba de mez­clar las sus­tan­cias quí­mi­cas que se so­li­di­fi­ca­ban pa­ra for­mar el ma­te­rial de la es­pon­ja, por lo que re­ci­bía un suel­do de 25,47 dó­la­res por ho­ra. Aho­ra ten­dría que em­pe­zar de nue­vo. El des­em­pleo en el área de Cle­ve­land ha­bía ba­ja­do en­ton­ces al 5,6%. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de los tra­ba­jos pa­ra el per­fil de Noel ofre­cía un suel­do de me­nos de 13 dó­la­res por ho­ra.

“Es­tas em­pre­sas sa­ben muy bien”, di­jo. “Sa­ben que ne­ce­si­tas el tra­ba­jo, así que tie­nes que acep­tar­lo”. Fi­nal­men­te lo­gró en­con­trar un tra­ba­jo por el que só­lo le pa­gan un po­co me­nos de lo que re­ci­bía en su em­pleo an­te­rior. Su nue­va fá­bri­ca no re­co­no­ce a nin­gún sin­di­ca­to. “Mu­chos qui­sié­ra­mos te­ner un sin­di­ca­to”, ex­pre­só, “por­que ten­dría­mos me­jo­res sa­la­rios”. El año pa­sa­do, só­lo el 10,7% de los tra­ba­ja­do­res de Es­ta­dos Uni­dos con­ta­ba con la re­pre­sen­ta­ción de un sin­di­ca­to, una re­duc­ción del 20,1% re­gis­tra­do en 1983, se­gún da­tos del De­par­ta­men­to del Tra­ba­jo. Mu­chos eco­no­mis­tas con­si­de­ran que es­te de­cli­ve es cla­ve pa­ra ex­pli­car por qué los pa­tro­nes pue­den pa­gar sa­la­rios me­no­res.

En 1972, los lla­ma­dos obre­ros y tra­ba­ja­do­res de pro­duc­ción, que re­pre­sen­ta­ban cer­ca del 80% de la fuer­za la­bo­ral de EE.UU., ga­na­ban suel­dos pro­me­dio equi­va­len­tes a 738,86 dó­la­res por se­ma­na en dó­la­res ac­tua­les, des­pués de ajus­tes por la in­fla­ción, se­gún un aná­li­sis de da­tos fe­de­ra­les que reali­zó el Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca. En 2016, el tra­ba­ja­dor pro­me­dio lle­va­ba a ca­sa 723,67 dó­la­res ca­da se­ma­na. En 44 años, el tra­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se tí­pi­co ha ab­sor­bi­do un re­cor­te de suel­do de cer­ca del 2 por cien­to.

Las ca­lles de Ely­ria ha­cen pa­ten­tes las con­se­cuen­cias de es­ta pro­lon­ga­da re­duc­ción en los suel­dos. “Hay al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos que otor­gan fian­zas, al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras, y tam­bién mi ne­go­cio”, di­jo Don Pa­nik, quien abrió su ne­go­cio de com­pra de oro y pla­ta en 1982 des­pués de ser des­pe­di­do de su tra­ba­jo co­mo obre­ro de la in­dus­tria au­to­mo­triz en la plan­ta lo­cal de Ge­ne­ral Mo­tors.

En la si­guien­te cua­dra, un hom­bre con una toa­lla so­bre los hom­bros des­nu­dos men­di­ga­ba fren­te a un club noc­turno, de­ba­jo de una se­ñal que anun­cia­ba: “Se so­li­ci­tan bai­la­ri­nas”. Un sa­lón de ta­tua­jes es­ta­ba abier­to, cer­ca de un des­pa­cho de abo­ga­dos se­lla­do con tablas. Ha­bía mu­cha ac­ti­vi­dad en un apa­ra­dor: era de Adec­co, la agen­cia

de em­pleos. Un le­tre­ro atraía a quie­nes bus­ca­ban em­pleo: “Obre­ros ge­ne­ra­les. No se re­quie­re ex­pe­rien­cia. Diez dó­la­res la ho­ra”.

El fac­tor del mie­do

Se­gún la eco­no­mía con­ven­cio­nal, qui­zá la si­tua­ción ac­tual se­ría el mo­men­to per­fec­to pa­ra que Ku­ni­ko So­no­ya­ma re­ci­bie­ra un au­men­to de suel­do sus­tan­cial. Lle­va diez años tra­ba­jan­do en To­kio; se en­car­ga de ins­pec­cio­nar te­le­vi­so­res, cá­ma­ras y otros dis­po­si­ti­vos pa­ra las prin­ci­pa­les em­pre­sas elec­tró­ni­cas. Tras dé­ca­das de caí­das y es­tan­ca­mien­tos, la eco­no­mía ja­po­ne­sa ha re­gis­tra­do una ex­pan­sión por seis tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos. Las uti­li­da­des de las em­pre­sas han al­can­za­do ci­fras ré­cord. Ade­más, la po­bla­ción ja­po­ne­sa se ha re­du­ci­do de­bi­do a las res­tric­cio­nes a la in­mi­gra­ción y las ba­jas ci­fras de na­ta­li­dad. El des­em­pleo es de só­lo el 2,8%, su ni­vel más ba­jo en 22 años.

No obs­tan­te, So­no­ya­ma con­si­guió su tra­ba­jo, al igual que ca­da vez más tra­ba­ja­do­res ja­po­ne­ses, a tra­vés de una agen­cia de em­pleos tem­po­ra­les. Só­lo ha re­ci­bi­do un au­men­to, ha­ce dos años, cuan­do acep­tó un tra­ba­jo di­fí­cil. “Siem­pre me pre­gun­to si es­tá bien que nun­ca ga­ne más di­ne­ro”, co­men­tó So­no­ya­ma, de 36 años. “Me preo­cu­pa el fu­tu­ro”. Esa preo­cu­pa­ción pue­de lle­gar a ha­cer­se reali­dad en el caso de Ja­pón. El sa­la­rio pro­me­dio en el país au­men­tó só­lo 0,7% en 2016, des­pués de ajus­tes por el cos­to de vi­da. El go­bierno ha pre­sio­na­do a las em­pre­sas pa­ra que au­men­ten los sa­la­rios, cons­cien­te de que los ni­ve­les al­tos de an­sie­dad eco­nó­mi­ca pue­den pro­du­cir un dé­fi­cit en el gas­to de los con­su­mi­do­res, lo cual re­du­ci­ría los suel­dos de to­da la po­bla­ción.

Acu­mu­lar uti­li­da­des

No obs­tan­te, la ma­yor par­te de las em­pre­sas ha op­ta­do por acu­mu­lar sus uti­li­da­des en vez de com­par­tir­las con sus em­plea­dos. Mu­chas se rehú­san a acep­tar cos­tos adi­cio­na­les por te­mor a que la bo­nan­za no du­re. Es­te te­mor tie­ne hon­das raí­ces en la ex­pe­rien­cia. Des­de que es­ta­lló en Ja­pón la bur­bu­ja de las in­ver­sio­nes en bie­nes raí­ces a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, el país se ha vis­to obli­ga­do a li­diar con un per­ni­cio­so re­ma­nen­te de esa era: la lla­ma­da de­fla­ción, o pre­cios a la ba­ja. La re­duc­ción de pre­cios ha li­mi­ta­do los in­cen­ti­vos que te­nían los ne­go­cios pa­ra ex­pan­dir­se y con­tra­tar per­so­nal. Ade­más, las em­pre­sas re­cu­rren ca­da vez más a agencias de em­pleos que pa­gan en pro­me­dio dos ter­cios del equi­va­len­te a un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to.

Ca­si la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res ja­po­ne­ses me­no­res de 25 años tra­ba­ja me­dio tiem­po o tie­ne pues­tos tem­po­ra­les, en com­pa­ra­ción con el 20% de 1990. Y las mu­je­res, quie­nes nor­mal­men­te ga­nan 30% me­nos que los hom­bres, han ocu­pa­do una can­ti­dad des­pro­por­cio­na­da de em­pleos.

Ame­na­zas a ni­vel mundial

Na­die de­be­ría preo­cu­par­se en No­rue­ga. El mo­de­lo nór­di­co fue di­se­ña­do de for­ma me­ticu­losa pa­ra ofre­cer es­tán­da­res uni­ver­sa­les de vi­da que son ge­ne­ro­sos se­gún las nor­mas mun­dia­les. Los tra­ba­ja­do­res disfrutan de cin­co se­ma­nas de va­ca­cio­nes pa­ga­das al año. To­dos re­ci­ben aten­ción mé­di­ca por me­dio de un pro­gra­ma que su­mi­nis­tra el go­bierno. Las uni­ver­si­da­des son gra­tui­tas. Cuan­do na­ce un be­be, los pa­dres se re­par­ten un año de per­mi­so com­par­ti­do de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad. To­do lo an­te­rior lo con­fir­ma un pro­fun­do con­sen­so so­cial y lo cu­bre una for­mi­da­ble ri­que­za pe­tro­le­ra.

Sin em­bar­go, en No­rue­ga, las fuer­zas que do­mi­nan al mun­do es­tán ex­po­nien­do a can­ti­da­des ca­da vez más al­tas de tra­ba­ja­do­res a nue­vas for­mas de com­pe­ten­cia que li­mi­tan el suel­do. Los in­mi­gran­tes de Eu­ro­pa del Es­te es­tán ob­te­nien­do em­pleos. Los pues­tos tem­po­ra­les au­men­tan. En teo­ría, los tra­ba­ja­do­res no­rue­gos es­tán pro­te­gi­dos en con­tra de es­tas fuer­zas. Se­gún el ela­bo­ra­do sis­te­ma no­rue­go de ne­go­cia­ción de suel­dos, los sin­di­ca­tos, que re­pre­sen­tan más de la mi­tad de la fuer­za la­bo­ral del país, ne­go­cian con aso­cia­cio­nes de em­plea­do­res pa­ra de­ba­tir un im­pues­to ge­ne­ral que cu­bra los sa­la­rios en to­da la in­dus­tria. A me­di­da que las em­pre­sas se vuel­ven más ren­ta­bles, los tra­ba­ja­do­res ob­tie­nen una par­te pro­por­cio­nal del bo­tín.

Se su­po­ne que los em­plea­do­res de­ben pa­gar a los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les en la mis­ma es­ca­la que a los per­ma­nen­tes. Lo que su­ce­de en reali­dad es que las em­pre­sas en cier­nes han cap­ta­do ta­ja­das de la in­dus­tria de la cons­truc­ción, em­plean­do eu­ro­peos del Es­te con sa­la­rios bas­tan­te más ba­jos. Al­gu­nas fir­mas pa­gan suel­dos es­tán­dar a los em­plea­dos tem­po­ra­les, pe­ro lue­go los ha­cen tra­ba­jar tiem­po ex­tra sin una com­pen­sa­ción adi­cio­nal. Los sin­di­ca­tos se que­jan de que el cum­pli­mien­to de las nor­mas es irre­gu­lar.

“Tan­to los em­plea­do­res no­rue­gos co­mo los tra­ba­ja­do­res po­la­cos pre­fie­ren te­ner tra­ba­jos con sa­la­rios ba­jos”, afir­mó Ja­nE­rik Stos­tad, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Sa­mak, una aso­cia­ción de sin­di­ca­tos na­cio­na­les y par­ti­dos po­lí­ti­cos so­cial­de­mó­cra­tas. “Com­par­ten el in­te­rés de eva­dir las re­gu­la­cio­nes”. Los lí­de­res de los sin­di­ca­tos, cons­cien­tes de que las em­pre­sas de­ben re­du­cir gas­tos o arries­gar­se a per­der tra­ba­jo, han re­fren­da­do con re­nuen­cia que los em­plea­do­res con­tra­ten can­ti­da­des ca­da vez ma­yo­res de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les a quie­nes pue­den des­pe­dir a un ba­jo cos­to y con po­co es­cán­da­lo.

“Los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les su­fren mu­cha pre­sión du­ran­te la com­pe­ten­cia, y su ar­gu­men­to es el si­guien­te: «Si no los usa­mos, en­ton­ces otras em­pre­sas ga­na­rán los con­tra­tos»”, se­ña­ló Pe­ter Ve­lle­sen, di­rec­tor de Os­lo By­gning­sar­bei­der­fo­re­ning, un sin­di­ca­to que re­pre­sen­ta a al­ba­ñi­les, tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción y pin­to­res. “Si la em­pre­sa pierde la com­pe­ten­cia, el re­pre­sen­tan­te per­de­rá su tra­ba­jo”. El año pa­sa­do, las em­pre­sas de Es­pa­ña e Ita­lia ob­tu­vie­ron mu­chos de los con­tra­tos pa­ra cons­truir tú­ne­les al sur de Os­lo, y pa­ra es­to lle­va­ron tra­ba­ja­do­res de sus paí­ses a los cua­les les pa­gan suel­dos ba­jos.

In­mi­gran­tes

El sin­di­ca­to de Ve­lle­sen ha es­ta­do or­ga­ni­zan­do a los in­mi­gran­tes, y los eu­ro­peos del Es­te cons­ti­tu­yen un ter­cio de sus cer­ca de 1700 miem­bros. Sin em­bar­go, las ten­den­cias se re­fle­jan en los che­ques de los pa­gos. De 2003 a 2012, los tra­ba­ja­do­res no­rue­gos de la in­dus­tria de la cons­truc­ción vie­ron có­mo to­dos los años, ex­cep­to dos, el au­men­to de sus sa­la­rios fue me­nor en com­pa­ra­ción con el pro­me­dio na­cio­nal, se­gún un aná­li­sis de da­tos gu­ber­na­men­ta­les que reali­zó Ro­ger Bjorns­tad, el eco­no­mis­ta en je­fe de la Con­fe­de­ra­ción No­rue­ga de Sin­di­ca­tos.

Aun en in­dus­trias es­pe­cia­li­za­das y con me­jo­res sa­la­rios, el au­men­to de los suel­dos en No­rue­ga se ha ra­len­ti­za­do, pues sin­di­ca­tos y em­plea­do­res coope­ran pa­ra me­jo­rar las for­tu­nas de sus em­pre­sas. Es un gran con­tras­te con dé­ca­das pa­sa­das, cuan­do No­rue­ga su­ma­ba las ga­nan­cias de las exportaciones del pe­tró­leo mien­tras da­ba au­men­tos de suel­do que lle­ga­ron has­ta el 6% anual.

En 2008, mien­tras se desa­rro­lla­ba la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal y Eu­ro­pa re­ci­bía un gol­pe po­de­ro­so, los al­tos sa­la­rios no­rue­gos de­ja­ron a los ne­go­cios del país an­te una des­ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Es­to se hi­zo es­pe­cial­men­te evi­den­te cuan­do el des­em­pleo sa­cu­dió Ita­lia, Por­tu­gal y Es­pa­ña, lo cual de­bi­li­tó los suel­dos en to­do el con­ti­nen­te, al igual que cuan­do los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res de Ale­ma­nia pac­ta­ron sa­la­rios ba­jos pa­ra man­te­ner el do­mi­nio de las exportaciones del país.

Des­de me­dia­dos de 2014, un des­cen­so de los pre­cios glo­ba­les del pe­tró­leo aso­ló la in­dus­tria ener­gé­ti­ca de No­rue­ga y los ofi­cios ma­nu­fac­tu­re­ros de ma­yor al­can­ce en el país. Ese año, los suel­dos no­rue­gos au­men­ta­ron só­lo 1% des­pués de to­mar en cuen­ta la in­fla­ción, y só­lo me­dio pun­to por­cen­tual al año si­guien­te. En 2016 se re­du­je­ron los sa­la­rios más de 1%. ©The New York Ti­mes

Es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, en una fe­ria de em­pleos en To­kio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.