Es­cue­la ver­sus mar­gi­na­li­dad

El da­ño de va­rias ge­ne­ra­cio­nes en con­di­ción mar­gi­nal re­quie­re un Es­ta­do que pon­ga to­dos sus re­cur­sos pa­ra rescatar a quie­nes vi­ven a la in­tem­pe­rie so­cial

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Gui­ller­mi­na Ti­ra­mon­ti —PA­RA LA NA­CION— Pro­fe­so­ra, in­ves­ti­ga­do­ra; con­se­je­ra pre­si­den­cial del pro­gra­ma Argentina 2030

Gui­ller­mi­na Ti­ra­mon­ti di­ce que no al­can­za so­lo con la edu­ca­ción.

E stu­dio­sos del campo so­cial nos han he­cho co­no­cer a tra­vés de pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos la com­ple­ja tra­ma de re­la­cio­nes que ar­ti­cu­lan y sos­tie­nen el or­den ins­ti­tui­do en los már­ge­nes de la so­cie­dad.

En esos espacios adon­de el Es­ta­do y el mer­ca­do, los dos gran­des or­ga­ni­za­do­res de la vi­da en so­cie­dad, nun­ca lle­ga­ron, las ma­fias de to­do ti­po han ge­ne­ra­do una la­be­rín­ti­ca red que sus­ten­ta la co­ti­dia­na su­per­vi­ven­cia de los que allí vi­ven.

Don­de no hay Es­ta­do ni mer­ca­do for­mal las re­glas son im­pues­tas por quie­nes or­ga­ni­zan las fe­rias in­for­ma­les que pro­por­cio­nan la po­si­bi­li­dad de ga­nar un pe­so a los que no tie­nen otra en­tra­da o so­lo cuen­tan con un plan so­cial. En to­dos los ca­sos, quie­nes par­ti­ci­pan se de­ben so­me­ter a la violenta dis­ci­pli­na que exi­ge el ca­po ma­fia.

En ese te­rreno in­son­da­ble pa­ra el Es­ta­do se desen­vuel­ven con sol­tu­ra las ma­fias nar­cos que aco­gen a ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos dán­do­les un es­pa­cio de per­te­nen­cia, un ne­go­cio del que vi­vir y un sen­ti­do de la vi­da que se cons­tru­ye a par­tir de la ame­na­za de mo­rir ma­ña­na.

Allí tam­bién se desen­vuel­ven las re­des de los que tra­fi­can cuer­pos en los mer­ca­dos del tra­ba­jo es­cla­vo y de la se­xua­li­dad que hu­mi­lla a ni­ños y adul­tos. En ese es­pa­cio so­lo se so­bre­vi­ve si se re­co­no­ce quién es el más po­ron­ga, si se en­tien­de cuál es el ser­vi­cio a pres­tar y la hu­mi­lla­ción a so­por­tar. En ese mun­do el cer­ti­fi­ca­do de pri­ma­ria o se­cun­da­ria com­ple­ta no es re­co­no­ci­do ni va­lo­ra­do ni te sir­ve pa­ra na­da. La edu­ca­ción no es una mo­ne­da de cam­bio. Allí se in­ter­cam­bian otras ti­tu­la­cio­nes que se ob­tie­nen con la prác­ti­ca de la ob­se­cuen­cia, las leal­ta­des per­so­na­les, el aguan­te al cas­ti­go y la hu­mi­lla­ción.

Ca­be pre­gun­tar­se si el cer­ti­fi­ca­do es­co­lar sir­ve pa­ra za­far, pa­ra es­ca­par de la muer­te pre­ma­tu­ra, de la des­truc­ción de la droga, de la chan­ga, de la pre­ca­rie­dad y de la per­ma­nen­te in­tem­pe­rie. Si al­can­za pa­ra sal­tar la fron­te­ra y lle­gar a la pro­tec­ción del mun­do de los in­te­gra­dos. Aquí tam­bién los cien­tis­tas so­cia­les nos di­cen que no. Cuan­do se ha­ce el ejer­ci­cio de des­agre­gar las ta­sas de em­pleo jo­ven con­si­de­ran­do su ori­gen so­cial y su ti­tu­la­ción es po­si­ble iden­ti­fi­car lo que es­con­den las ci­fras agre­ga­das.

La de­socu­pa­ción pa­ra quie­nes tie­nen se­cun­da­ria com­ple­ta es del 7% y pa­ra los que al­can­za­ron a com­ple­tar el ni­vel uni­ver­si­ta­rio so­lo del 2%. Si se lee así, ir a la uni­ver­si­dad te pro­te­ge del des­em­pleo. Si en cam­bio dis­tin­gui­mos los quin­ti­les de in­gre­so, re­sul­ta que en­tre quie­nes per­te­ne­cen al quin­til más ba­jo y tie­nen se­cun­da­ria com­ple­ta la de­socu­pa­ción es del 16% y en­tre los que ter­mi­na­ron la uni­ver­si­dad la ta­sa su­be al 17,6%. En el otro ex­tre­mo de la es­ca­la so­cial, en­tre los del quin­til más al­to la ta­sa es del 2,5% con se­cun­da­ria com­ple­ta y del 0,6% con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio.

Es­tos da­tos del Indec de 2010 ti­ran por la bor­da to­dos los dis­cur­sos sim­plis­tas que ar­ti­cu­lan fu­tu­ros ven­tu­ro­sos con ti­tu­la­cio­nes educativas. Cuan­do el mer­ca­do de em­pleo no se ex­pan­de y di­ver­si­fi­ca, cuan­do hay una po­bla­ción arrai­ga­da en la con­di­ción mar­gi­nal por más de una ge­ne­ra­ción, la re­in­ser­ción no se pro­du­ce mi­la­gro­sa­men­te con un sim­ple tí­tu­lo, que en más de una oca­sión se ob­tie­ne en un cir­cui­to de­gra­da­do del sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

En es­ta si­tua­ción el mer­ca­do de em­pleo deja de con­si­de­rar el ni­vel edu­ca­ti­vo al­can­za­do por los as­pi­ran­tes co­mo cri­te­rio pa­ra su se­lec­ción y pa­sa a dis­cri­mi­nar por el ori­gen so­cial de quien se pos­tu­la. Aun­que ten­gas un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, si vi­vís en la vi­lla, no co­no­cés a na­die que te dé la mano pa­ra sal­tar la fron­te­ra y no po­dés bo­rrar­te la mar­ca del ori­llo, ten­drás que se­guir tra­ji­nan­do a la in­tem­pe­rie.

El se­gui­mien­to de egre­sa­dos de las es­cue­las de re­in­gre­so de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res que atien­den chi­cos de es­te sec­tor so­cial mos­tró que la ti­tu­la­ción no mo­di­fi­ca su con­di­ción de tra­ba­ja­dor in­for­mal, que los po­cos que consiguen com­ple­tar el ni­vel siguen re­sol­vien­do su día a día con chan­gas de cor­ta du­ra­ción. Uno de ca­da diez con­si­gue un tra­ba­jo for­mal y lo ha­ce a tra­vés del víncu­lo con al­gún pro­fe­sor. Tie­ne el tí­tu­lo, pe­ro es­te so­lo ad­quie­re va­lor si se con­si­gue el con­tac­to, la mano que te ha­ce cru­zar la fron­te­ra.

Hay una mis­ti­fi­ca­ción del po­der de los cer­ti­fi­ca­dos es­co­la­res. Mi­to que se sos­tie­ne a tra­vés del tiem­po por­que pres­ta un in­va­lo­ra­ble ser­vi­cio a los fun­cio­na­rios, ya que go­za de una enor­me cre­di­bi­li­dad en la po­bla­ción. To­do se pue­de arre­glar si los chi­cos van a la es­cue­la . El mis­mo Es­ta­do que eva­lúa los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos y com­prue­ba la in­ca­pa­ci­dad de es­ta ins­ti­tu­ción pa­ra en­se­ñar­les a leer y es­cri­bir a quie­nes pro­vie­nen de los sec­to­res mar­gi­na­les inex­pli­ca­ble­men­te le otor­ga a la es­co­la­ri­za­ción la po­ten­cia de trans­for­mar el mun­do del cual es­tos pro­vie­nen.

Ca­da vez que se pre­gun­tan a un do­cen­te las ra­zo­nes del fra­ca­so de la en­se­ñan­za, es­tos ale­gan que es di­fí­cil en­se­ñar­les a los chi­cos del mar­gen, ya que vi­ven en un am­bien­te so­cial muy du­ro que no ge­ne­ra con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra su es­co­la­ri­za­ción. De es­te mo­do la es­cue­la se ex­cu­sa de no po­der, no sa­ber, no que­rer cum­plir con su fun­ción bá­si­ca. ¿Po­drá con la ta­rea ti­tá­ni­ca de cam­biar la ex­pe­rien­cia so­cial de sus alum­nos? ¿Po­drá bo­rrar las hue­llas de la vio­len­cia? ¿Po­drá trans­for­mar­los en ha­ce­do­res de un mun­do di­fe­ren­te so­lo por po­seer un ti­tu­lo? ¿Po­drá la es­cue­la que no en­se­ña ser más po­de­ro­sa que la ofer­ta de los nar­cos?

Ha­ce unos días se pu­bli­có en es­te dia­rio una no­ta con es­te tí­tu­lo: “Chi­cos de 6 y 7 años, ‘sol­da­dos’ de nar­cos en La Ma­tan­za”. ¿La es­cue­la es más fuerte que es­to?

Los go­bier­nos pa­re­cen in­ca­pa­ces de com­pren­der la com­ple­ja in­ter­ven­ción que exi­ge ha­cer­se presente en un te­rreno co­pa­do por el or­den ma­fio­so. No son los tí­tu­los, no es la es­cue­la la que va a res­ca­tar­los, sino un Es­ta­do in­te­li­gen­te, aten­to a la voz de los que sa­ben, ca­paz de con­ce­bir un mo­do de es­tar allí e in­ven­tar una vi­da vi­vi­ble pa­ra aque­llos a los que he­mos ido em­pu­jan­do al des­cam­pa­do en los úl­ti­mos 30 años.

Tal vez po­dría­mos avan­zar en ocu­par es­tos espacios con una or­ga­ni­za­ción que te­ja otras re­des de re­la­cio­nes, re­pon­ga la per­te­nen­cia co­mu­ni­ta­ria y pro­por­cio­ne un mo­do de vi­da y de sus­ten­to a ese gru­po so­cial. Cuan­do el Es­ta­do sea ca­paz de arre­ba­tar­les a la ma­fias la po­bla­ción que les da ba­sa, cuan­do se­pa y pue­da pro­te­ger y aten­der a to­dos sus ha­bi­tan­tes, cuan­do pue­da di­sol­ver las fron­te­ras en­tre los de aden­tro y los de afue­ra, en­ton­ces sí la pre­sen­cia de la es­cue­la se­rá im­por­tan­tí­si­ma. Co­mo es­pa­cio de so­cia­li­za­ción con sus pa­res, de apren­di­za­je de aque­llo que hoy no se les es­ta en­se­ñan­do, co­mo cen­tro des­de el cual lle­gar a las fa­mi­lias y apor­tar a la con­for­ma­ción de una co­mu­ni­dad.

Si aban­do­na­mos el con­fort de las sa­li­das de acep­ta­ción fá­cil, co­mo que un tí­tu­lo se­cun­da­rio per­mi­te su­pe­rar el da­ño de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de mar­gi­na­li­dad, po­dre­mos pen­sar en po­lí­ti­cas ca­pa­ces de ha­cer fren­te a las ma­fias con al­go más que las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

El mer­ca­do de em­pleo dis­cri­mi­na por ori­gen so­cial

Los da­tos des­mien­ten los dis­cur­sos sim­plis­tas que ar­ti­cu­lan fu­tu­ros ven­tu­ro­sos con ti­tu­la­cio­nes educativas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.