Mi­ke Pom­peo, un hal­cón que su­po se­du­cir al pre­si­den­te

La Nacion - - EL MUNDO - el per­fil Scott Sha­ne THE NEW YORK TI­MES

Du­ran­te los 13 me­ses en que di­ri­gió la CIA, Mi­ke Pom­peo a ve­ces des­ple­gó el mis­mo par­ti­dis­mo agre­si­vo que ha­bía cul­ti­va­do co­mo com­ba­tien­te re­pu­bli­cano en el Con­gre­so, al fus­ti­gar a al­gu­nos colegas con pro­nun­cia­mien­tos en fa­vor de una po­lí­ti­ca de lí­nea du­ra y con vi­sio­nes ses­ga­das que no se con­de­cían con su pa­pel de ase­sor de in­te­li­gen­cia.

Pe­ro la agen­cia apre­cia­ba su in­fluen­cia so­bre la Ca­sa Blan­ca. Su len­gua im­pla­ca­ble y su ca­rre­ra es­te­lar co­mo gra­dua­do de West Point y de la Es­cue­la de Derecho de Har­vard com­pla­cían a Do­nald Trump, que en las se­sio­nes in­for­ma­ti­vas dia­rias de in­te­li­gen­cia cul­ti­vó un víncu­lo cer­cano y flui­do con Pom­peo.

Aho­ra, si se con­fir­ma que re­em­pla­za­rá a Rex Ti­ller­son co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do, el ex­con­gre­sis­ta de Kan­sas, de 54 años, se con­ver­ti­rá en la pri­me­ra per­so­na en ha­ber ejer­ci­do el rol del más al­to es­pía y tam­bién del más al­to di­plo­má­ti­co del país. En su nue­vo tra­ba­jo, Pom­peo ya no es­ta­rá li­mi­ta­do por las es­truc­tu­ras de los aná­li­sis im­par­cia­les de in­te­li­gen­cia, un cam­bio que se­gu­ra­men­te alar­ma­rá a sus crí­ti­cos y en­tu­sias­ma­rá a sus alia­dos po­lí­ti­cos en las fi­las de los con­ser­va­do­res.

“Los dis­cur­sos de Mi­ke es­ta­ban más car­ga­dos de po­lí­ti­ca de lo ha­bi­tual pa­ra un director de la CIA”, di­ce Mi­chael Hay­den, que ejer­ció ese car­go en­tre 2006 y 2009. “Pe­ro la agen­cia es­ta­ba muy com­pla­ci­da de que fue­ra al­guien tan cer­cano al pre­si­den­te. Y no es­cu­ché a na­die de­cir que la agen­cia hu­bie­se ses­ga­do sus aná­li­sis pa­ra con­ten­tar a la Ca­sa Blan­ca”.

Hay­den di­ce que Pom­peo “de­mos­tró que sue­na y pien­sa más pa­re­ci­do al pre­si­den­te que Ti­ller­son, lo que de­be­ría me­jo­rar la re­la­ción”. Ti­ller­son “ac­tua­ba co­mo contrapeso a la reac­ción es­pon­tá­nea del pre­si­den­te an­te las co­sas”, un pa­pel que, se­gún Hay­den, es me­nos pro­ba­ble que Pom­peo es­té dis­pues­to a ju­gar.

Amy Ze­gart, una eru­di­ta de Stan­ford que es­tu­dia las agencias de in­te­li­gen­cia, di­ce que Pom­peo, que en gran me­di­da cu­brió los pues­tos cla­ves con ve­te­ra­nos de la CIA y no con out­si­ders, pro­te­gió a la agen­cia en una épo­ca tu­mul­tuo­sa, un lo­gro sig­ni­fi­ca­ti­vo, da­do que Trump asu­mió la pre­si­den­cia con crí­ti­cas se­ve­ras a la efi­ca­cia y la cre­di­bi­li­dad de la agen­cia.

“Trump asu­mió sin sa­ber na­da y sin te­ner la más mí­ni­ma con­fian­za en la CIA. Pom­peo se ganó la con­fian­za del pre­si­den­te y en gran me­di­da man­tu­vo el cir­co de Trump fue­ra de Lan­gley. Es un gran lo­gro”, di­ce Ze­gart.

Pom­peo no se an­du­vo con re­ser­vas res­pec­to de Irán. Com­par­te la vi­sión de Trump de que el acuer­do nu­clear con Tehe­rán es­tá re­ple­to de fa­llas. Tam­po­co mo­de­ró su re­tó­ri­ca en la CIA. Cin­co me­ses atrás, ca­li­fi­có a Irán de “teo­cra­cia des­pó­ti­ca” y de “im­pe­rio per­ni­cio­so que ex­pan­de su in­fluen­cia y su po­der en Me­dio Orien­te”.

En oc­tu­bre pa­sa­do, co­me­tió un error en la dis­cu­sión por la in­ter­fe­ren­cia de Ru­sia en las elec­cio­nes de 2016 cuan­do di­jo que las agencias de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nas ha­bían con­clui­do que la injerencia no ha­bía afec­ta­do el re­sul­ta­do. En reali­dad, las agencias no ha­bían da­do una opi­nión so­bre el im­pac­to del hac­keo, de las fil­tra­cio­nes y de la pro­pa­gan­da de Ru­sia. La agen­cia emi­tió un co­mu­ni­ca­do de rec­ti­fi­ca­ción y Pom­peo no vol­vió a equi­vo­car­se.

Si bien los de­ta­lles de la ma­yo­ría de las ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas se man­tie­nen en secreto, Pom­peo fue a la ofen­si­va. En Af­ga­nis­tán, la agen­cia en­vió pe­que­ños equi­pos de fun­cio­na­rios y con­tra­tis­tas al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos jun­to con las tro­pas af­ga­nas pa­ra ca­zar y ma­tar a los ta­li­ba­nes del país. Eso mar­ca un cam­bio pa­ra la CIA en Af­ga­nis­tán, don­de la agen­cia se ha­bía con­cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en Al-Qae­da y ha­bía brin­da­do asis­ten­cia a los es­pías af­ga­nos.

“Si no so­mos agre­si­vos, no po­de­mos cum­plir con nues­tra mi­sión”, di­jo Pom­peo en Te­xas ha­ce po­cos me­ses. “Es al­go des­pia­da­do, in­ce­san­te. Hay que con­cen­trar­se en to­do mo­men­to en la des­truc­ción de nues­tros enemi­gos”.

Es pro­ba­ble que Pom­peo se con­vier­ta en uno de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do más con­ser­va­do­res de la his­to­ria. Fue un crí­ti­co abier­to del ma­ne­jo de Hi­llary Clin­ton del ataque te­rro­ris­ta con­tra el con­su­la­do nor­te­ame­ri­cano en Beng­ha­zi (Li­bia).

Pom­peo tam­bién ata­có reite­ra­da­men­te las ac­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y se mos­tró es­cép­ti­co so­bre el pa­pel del ser hu­mano en el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Mi­ke Pom­peo se­cre­ta­rio de es­ta­do de­sig­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.