Apa­re­ció muer­to en Lon­dres otro crí­ti­co de Pu­tin

Ni­ko­lai Glush­kov era so­cio y ami­go del oli­gar­ca Bo­ris Berezovsky, ar­chi­ene­mi­go del pre­si­den­te de Ru­sia

La Nacion - - EL MUNDO - Lui­sa Co­rra­di­ni CO­RRES­PON­SAL EN FRAN­CIA

PA­RÍS.– La muer­te sos­pe­cho­sa de otro di­si­den­te ru­so exi­lia­do en Gran Bre­ta­ña po­dría agra­var la ac­tual cri­sis diplomática en­tre Lon­dres y Mos­cú, desata­da por el ataque con gas neu­ro­tó­xi­co con­tra el exes­pía Ser­gei Skri­pal y su hi­ja Yu­lia.

Ni­ko­lai Glush­kov, de 68 años, fue ha­lla­do muer­to en su ca­sa de Lon­dres an­te­ano­che. Has­ta ayer se des­co­no­cían las cau­sas de su fa­lle­ci­mien­to.

So­cio y ami­go de otro di­si­den­te, el oli­gar­ca Bo­ris Berezovsky, tam­bién muer­to en con­di­cio­nes sos­pe­cho­sas, Glush­kov vi­vía en Gran Bre­ta­ña, don­de ha­bía re­ci­bi­do asi­lo po­lí­ti­co en 2010. En los años 1990 ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra la ae­ro­lí­nea es­ta­tal Ae­ro­flot y la em­pre­sa de au­to­mó­vi­les Lo­goVAZ, de Berezovsky. En 1999, cuan­do es­te úl­ti­mo se ene­mis­tó con el pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin y huyó al Reino Uni­do, Glush­kov fue acu­sa­do por el apa­ra­to ru­so de blan­queo y cum­plió seis años de pri­sión has­ta su li­be­ra­ción en 2004. Des­de en­ton­ces re­si­día en una ca­sa en Kings­ton, en el sud­oes­te de Lon­dres.

En 2017, en otro jui­cio rea­li­za­do en Mos­cú, Glush­kov fue con­de­na­do en ausencia a ocho años de pri­sión por el ro­bo de 123 mi­llo­nes a la em­pre­sa.

En 2010, Glush­kov par­ti­ci­pó en un cé­le­bre jui­cio ini­cia­do por Berezovsky en Lon­dres con­tra otro oli­gar­ca, ín­ti­mo ami­go de Vla­di­mir Pu­tin, Ro­man Abra­mo­vich, a quien acu­só de ro­bar­le 5 mi­llo­nes de dó­la­res cuan­do eran so­cios en los años 1990 en una em­pre­sa de pe­tró­leo, Sib­neft. Abra­mo­vich siem­pre ne­gó esa ver­sión.

En el pro­ce­so, Glush­kov afir­mó a la Cor­te que ha­bía si­do to­ma­do co­mo “rehén” por la ad­mi­nis­tra­ción ru­sa, que que­ría pre­sio­nar a Berezovsky pa­ra que ven­die­ra su es­ta­ción de te­le­vi­sión ORT. Fi­nal­men­te, la jue­za Jus­ti­ce Glos­ter re­cha­zó la de­nun­cia y ca­li­fi­có a Be­re­zovsk y de “de­li­be­ra­da­men­te des­ho­nes­to”.

Dis­con­for­me con la sen­ten­cia y con­si­de­rán­do­la “par­cial”, Glush­kov ape­ló a la Jus­ti­cia. Berezovsky por su par­te des­apa­re­ció de la vi­da pú­bli­ca. Pe­ro en mar­zo de 2013 fue ha­lla­do muer­to en la ca­sa de su es­po­sa en Berks­hi­re (In­gla­te­rra). La po­li­cía cree que se sui­ci­dó, aun­que los fo­ren­ses de­ja­ron el ca­so abier­to.

Glush­kov nun­ca cre­yó que su ami­go se hu­bie­ra qui­ta­do la vi­da.

“Ja­más cree­ré en la muer­te na­tu­ral de Bo­ris Berezovsky. La in­for­ma­ción que po­seo es to­tal­men­te di­fe­ren­te de la que pu­bli­ca la pren­sa”, de­cla­ró al dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian en 2013.

“De­ma­sia­dos ru­sos exi­lia­dos mueren en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias en Lon­dres”, sos­tu­vo des­pués del de­ce­so de Berezovsky. Du­ran­te me­ses pro­si­guió por su cuenta in­ves­ti­gan­do las cir­cuns­tan­cias de ese de­ce­so.

“Ten­go una can­ti­dad de nue­vas in­for­ma­cio­nes de gran in­te­rés” so­bre el ca­so, le es­cri­bió a un ami­go en un mail en­via­do en 2013.

La mi­nis­tra del In­te­rior bri­tá­ni­ca, Am­ber Rudd, le dio ayer par­cial­men­te ra­zón cuan­do ins­tru­yó a la po­li­cía y a los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad que re­exa­mi­nen 14 muer­tes ocu­rri­das en los úl­ti­mos años en el Reino Uni­do que pue­den te­ner al­gún víncu­lo con Ru­sia.

El ca­dá­ver de Glush­kov fue ha­lla­do diez días des­pués del ataque con gas neu­ro­tó­xi­co con­tra Skri­pal en Sa­lis­bury, en el sur de In­gla­te­rra el pa­sa­do 4 de mar­zo.

An­te­ayer, la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May di­jo en el Par­la­men­to que era “al­ta­men­te pro­ba­ble” que Ru­sia ha­ya si­do el au­tor de ese ataque (ver apar­te).

Se­gún al­gu­nos me­dios au­dio­vi­sua­les ru­sos, Glush­kov su­fría de he­mo­cro­ma­to­sis, una ra­ra en­fer­me­dad de la san­gre que pro­vo­ca que el cuer­po ab­sor­ba de­ma­sia­do hierro de los ali­men­tos, en­ve­ne­nan­do po­co a po­co el or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.