El juez Li­jo man­tie­ne en pau­sa la cau­sa del Co­rreo, en me­dio de los víncu­los de su her­mano

Los ex­pe­dien­tes es­tán ba­jo aná­li­sis des­de ha­ce sie­te me­ses; la abo­ga­da de la em­pre­sa tra­ba­ja pa­ra Al­fre­do Li­jo

La Nacion - - POLÍTICA - Iván Ruiz LA NA­CION

Lo cier­to es que el de­cre­to 690, ade­más de ele­var el to­pe pa­ra es­qui­var las li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas y fa­ci­li­tar las pri­va­das, tam­bién fle­xi­bi­li­zó la to­ma de de­ci­sio­nes. En efec­to, la me­di­da es­ta­ble­ce que cuan­do la con­tra­ta­ción no su­pere los $10.000.000, po­drán ser fir­ma­dos por mi­nis­tros, fun­cio­na­rios con su mis­mo ran­go y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, en tan­to que se­cre­ta­rios de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te, de la Pre­si­den­cia, mi­nis­te­rio o fun­cio­na­rios de ni­vel equi­va­len­te po­drán ha­cer­lo por has­ta $ 5.000.000.

Los sub­se­cre­ta­rios de ca­da área o fun­cio­na­rios de ni­vel equi­va­len­te po­drán sus­cri­bir con­tra­tos por has­ta $1.500.000, mien­tras que di­rec­to­res na­cio­na­les, ge­ne­ra­les o fun­cio­na­rios de ni­vel equi­va­len­te, por has­ta $300.000. Por úl­ti­mo, otros fun­cio­na­rios en los que se de­le­gue la fa­cul­tad de fir­mar con­tra­ta­cio­nes po­drán ha­cer­lo por has­ta $100.000.

La li­ci­ta­ción o con­cur­so pú­bli­co es ha­bi­tual­men­te vis­to co­mo el me­ca­nis­mo más trans­pa­ren­te, aun­que tam­bién el me­nos ágil, pues el pro­ce­di­mien­to de­man­da más tiem­po. Sin em­bar­go, es­tá de­mos­tra­do que, aun­que len­to, re­sul­ta más efec­ti­vo a la ho­ra de lo­grar pre­cios más ba­jos. Lo pu­do com­pro­bar el propio Go­bierno es­ta semana con la com­pra de me­di­ca­men­tos: tal co­mo pu­bli­có la na­cion, lo­gró que­brar la re­sis­ten­cia de los la­bo­ra­to­rios a la ho­ra de fi­jar los pre­cios y, en la pri­me­ra li­ci­ta­ción pú­bli­ca, al­can­zó un des­cuen­to del 80 por cien­to. La no­ve­dad fue que en lu­gar de rea­li­zar la com­pra por se­pa­ra­do, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, el PAMI, IO­MA y otras obras so­cia­les de­ci­die­ron ir jun­tos. Con la li­ci­ta­ción, que se abrió en di­ciem­bre y que con­clu­yó en las úl­ti­mas ho­ras pa­ra la com­pra de me­di­ca­men­tos pa­ra la he­mo­fi­lia, el Es­ta­do se aho­rra­rá 1500 mi­llo­nes de pe­sos por año.

Las li­ci­ta­cio­nes y con­tra­ta­cio­nes pri­va­das, en cam­bio, aho­rran tiem­po, pe­ro no son ga­ran­tía de me­no­res pre­cios. Tam­po­co de transparencia, sos­tie­ne la opo­si­ción. La semana pa­sa­da, la lí­der de GEN, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, pre­sen­tó una de­nun­cia so­bre una con­tra­ta­ción que efec­tuó el Mi­nis­te­rio de Mo­der­ni­za­ción pa­ra que la con­sul­to­ra reali­ce la ta­rea de “se­gui­mien­to de evo­lu­ción de pro­yec­tos cen­tra­les de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les” de ese mi­nis­te­rio. La úni­ca em­pre­sa que se pre­sen­tó a la li­ci­ta­ción pri­va­da fue Lab­com SA, que se ad­ju­di­có el con­tra­to por $1.260.000. Uno de sus so­cios era ti­tu­lar de Na­ción Fi­dei­co­mi­sos al mo­men­to de ga­nar la li­ci­ta­ción.

La Aso­cia­ción Ci­vil Ba­jo La Lu­pa, que pre­si­de Stol­bi­zer y coor­di­na su ase­so­ra le­gal Silvina Mar­tí­nez, pre­sen­tó el mes pa­sa­do un re­le­va­mien­to de las con­tra­ta­cio­nes de ser­vi­cios de con­sul­to­ría pri­va­da rea­li­za­do por di­ver­sos or­ga­nis­mos públicos en­tre 2016 y 2017; en esa in­ves­ti­ga­ción se de­tec­tó “so­bre­abun­dan­cia de es­tas con­tra­ta­cio­nes sin que es­tas se en­cuen­tren justificadas de ma­ne­ra su­fi­cien­te”. Ade­más, ad­vir­tió que ha­bría “con­flic­tos de in­tere­ses en la con­tra­ta­ción de em­pre­sas co­mo tam­bién in­cum­pli­mien­tos en lo re­la­ti­vo a la nor­ma­ti­va vi­gen­te”. La tra­ma del Co­rreo Ar­gen­tino atra­vie­sa va­rios fue­ros de la Jus­ti­cia. Pe­ro el juez fe­de­ral Ariel Li­jo, que ins­tru­ye la cau­sa pe­nal por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des de fun­cio­na­rios (in­clu­so del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri), man­tie­ne en pau­sa to­do el ca­so: los ex­pe­dien­tes ori­gi­na­les de la dispu­ta co­mer­cial y ad­mi­nis­tra­ti­va per­ma­ne­cen en su des­pa­cho ba­jo aná­li­sis des­de ha­ce sie­te me­ses, con­fia­ron fuen­tes ju­di­cia­les.

El ex­pe­dien­te que se tra­mi­ta en el fue­ro con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo (tam­bién en po­der de Li­jo) pue­de atar al­gu­nas re­la­cio­nes de po­der que atra­vie­san a jue­ces, ope­ra­do­res y po­lí­ti­cos. Ma­ría Ale­jan­dra Ziz­zias, la abo­ga­da con­tra­ta­da por el Co­rreo pa­ra re­cla­mar la deu­da que el Es­ta­do tie­ne con la em­pre­sa de los Ma­cri, es, al mis­mo tiem­po, la pro­tec­to­ra de los fon­dos sui­zos de Al­fre­do “Freddy” Li­jo, el her­mano del juez que ins­tru­ye la cau­sa pe­nal que ma­ne­ja los tiem­pos de to­do el ca­so.

Ziz­zias, una abo­ga­da que fue so­cia de Ro­ber­to Dro­mi, fue con­tra­ta­da por el Co­rreo Ar­gen­tino pa­ra coor­di­nar la de­fen­sa en va­rias cau­sas que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­cu­pe­rar $3600 mi­llo­nes que –sos­tie­nen– el Es­ta­do le adeu­da por la es­ta­ti­za­ción del Co­rreo Ar­gen­tino or­de­na­da por Nés­tor Kirch­ner. “La ve­ni­mos con­tra­tan­do des­de ha­ce 15 años. Ella era so­cia del es­tu­dio con el que hi­ci­mos la pri­me­ra de­man­da con­tra el Es­ta­do por es­te te­ma, allá por el año 2000. Ziz­zias co­no­ce la cau­sa del Co­rreo de arri­ba a aba­jo”, di­je­ron des­de Soc­ma. Y agre­ga­ron: “Des­co­no­ce­mos qué re­la­ción tie­ne con el juez Li­jo”.

Ziz­zias fue nom­bra­da en 2015 pro­tec­to­ra del fi­dei­co­mi­so The Set­ti­mo Trust, re­gis­tra­do en Nue­va Ze­lan­da, que co­bi­ja una cuenta en con US$1,7 mi­llo­nes, tal co­mo pu­bli­có la na­cion en no­viem­bre. El be­ne­fi­cia­rio de esa cuenta sui­za es Al­fre­do “Freddy” Li­jo, el her­mano del juez, que cons­tru­yó una for­tu­na en los úl­ti­mos años so­bre la ba­se de sus con­tac­tos en­tre jue­ces, fis­ca­les, em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos.

El her­mano del juez Li­jo y la abo­ga­da del Co­rreo se co­no­cen des­de ha­ce al­gu­nos años, se­gún pu­do re­cons­truir la na­cion. Era fre­cuen­te en­con­trar­la en la ofi­ci­na que el operador ju­di­cial le­van­tó en Puer­to Ma­de­ro, en Ol­ga Cos­se­ti­ni 1553. Des­de allí ha­brían com­par­ti­do al­gu­nas de­fen­sas de sus clien­tes, pe­ro por fue­ra de los ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les, con­fia­ron fuen­tes que fre­cuen­ta­ban ese es­tu­dio. In­clu­so, la le­tra­da re­pre­sen­tó a Li­jo en su di­vor­cio.

Pe­ro Ziz­zias, ade­más de su tra­ba­jo co­mo abo­ga­da, es fun­cio­na­ria: se desem­pe­ña co­mo sín­di­ca en Aguas Bo­nae­ren­ses (ABSA), el mis­mo car­go que ocu­pa­ba Freddy Li­jo du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, pe­ro aho­ra nom­bra­da por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia bo­nae­ren­se. La abo­ga­da cuenta con el aval de Ra­fael Sar­de­lla, nue­vo ti­tu­lar de la em­pre­sa pú­bli­ca de aguas, nom­bra­do por Ma­ría Eu­ge­nia Vidal. Sar­de­lla es, al mis­mo tiem­po, fun­cio­na­rio bo­nae­ren­se y director de Si­de­co (des­de ha­ce 40 años). Uno de los úl­ti­mos car­gos ge­ren­cia­les que ocu­pó fue en el Co­rreo Ar­gen­tino, don­de se desem­pe­ñó co­mo director du­ran­te más de una dé­ca­da, es­pe­cia­li­za­do en la re­la­ción con­trac­tual de la em­pre­sa con el Es­ta­do.

Las acu­sa­cio­nes cru­za­das por el ca­so del Co­rreo ge­ne­ra­ron una maraña de cau­sas ju­di­cia­les que pue­den cla­si­fi­car­se en tres gran­des fren­tes. El re­cla­mo his­tó­ri­co del Es­ta­do por la deu­da del Co­rreo por cá­no­nes im­pa­gos, una dispu­ta que lle­va 15 años y que ac­tual­men­te atra­vie­sa el con­cur­so. La úl­ti­ma ofer­ta del Co­rreo en ese con­cur­so acep­ta­da por el Es­ta­do (y lue­go re­cha­za­da) de­ri­vó en una in­ves­ti­ga­ción pe­nal so­bre Ma­cri y el mi­nis­tro Os­car Aguad –en­tre otros– por la sos­pe­cha de ha­ber que­ri­do be­ne­fi­ciar a la em­pre­sa de la fa­mi­lia pre­si­den­cial.

Pe­ro por otro la­do el Co­rreo le re­cla­ma una deu­da al Es­ta­do por la con­fis­ca­ción y el usu­fruc­to de sus bie­nes tras la es­ta­ti­za­ción en el fue­ro con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo. “El Tri­bu­nal de Ta­sa­ción de la Na­ción re­co­no­ció en 2009 que nos de­ben US$330 mi­llo­nes”, re­mar­ca­ron des­de Soc­ma.

El con­cur­so co­mer­cial es­tá en pun­to muer­to des­de ha­ce sie­te me­ses, cuan­do el juez Li­jo pi­dió el ori­gi­nal pa­ra dar­le trá­mi­te a la cau­sa pe­nal. El ex­pe­dien­te 94.360/2001 fue tras­la­da­do a su juz­ga­do el 7 de agos­to del año pa­sa­do, se­gún cons­ta en el si­tio web del Po­der Ju­di­cial de la Na­ción. Al­go si­mi­lar ocu­rrió con el ex­pe­dien­te que tra­mi­ta­ba el re­cla­mo de los Ma­cri en el fue­ro con­ten­cio­so ad­mi­nis­tra­ti­vo, que es­tá des­de ha­ce nue­ve me­ses en ma­nos del ma­gis­tra­do. El ex­pe­dien­te 38.109/2016 fue tras­la­da­do a su des­pa­cho el 1º de ju­nio de 2017, se­gún in­for­ma­ción ofi­cial.

En la cau­sa pe­nal, el fis­cal fe­de­ral Juan Pe­dro Zo­ni re­mi­tió dos in­for­mes al juez Li­jo con una ba­te­ría de me­di­das de prue­ba, pe­ro el ma­gis­tra­do so­lo to­mó en es­tos úl­ti­mos me­ses declaraciones tes­ti­mo­nia­les. Por otra par­te, la semana pa­sa­da, la Au­di­to­ría Ge­ne­ral de la Na­ción (AGN) emi­tió des­pués de va­rios me­ses un dic­ta­men so­bre el acuer­do que sus­cri­bió el Go­bierno con el gru­po Ma­cri por la deu­da del Co­rreo Ar­gen­tino. Si bien Li­jo es­pe­ra­ba ese pro­nun­cia­mien­to pa­ra avan­zar, la re­so­lu­ción so­lo fue pa­ra ex­cu­sar­se de emi­tir opi­nión so­bre aquel con­ve­nio por tra­tar­se de “un acuer­do en­tre pri­va­dos”. La no­ti­cia fue re­ci­bi­da con alivio en la Ca­sa Rosada.

“Es­te ca­so ya de­be­ría ha­ber si­do des­es­ti­ma­do. La úni­ca cau­sa fre­na­da es la que es­tá ar­chi­va­da. No sa­be­mos có­mo pue­de ter­mi­nar es­to”, ad­vir­tie­ron des­de la em­pre­sa. Y cues­tio­na­ron: “¿Pa­ra qué tie­ne des­de ha­ce tres me­ses to­dos los li­bros con­ta­bles ori­gi­na­les de Soc­ma y Si­de­co?”.

Ariel Li­jo JuEz fE­dE­rAL Des­de la cri­sis La cau­sa ju­di­cial por la deu­da que Co­rreo Ar­gen­tino man­tie­ne con el Es­ta­do na­cio­nal se ini­ció en sep­tiem­bre de 2001, po­cos me­ses an­tes de la cri­sis y cuan­do la em­pre­sa, por en­ton­ces en ma­nos del Gru­po Ma­cri, en­tró en con­cur­so de acree­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.