Tras un ac­to he­roi­co, mu­rió un je­fe de la Fuer­za Aé­rea

El vi­ce­co­mo­do­ro Pa­blo Dip su­frió que­ma­du­ras gra­ves al tra­tar de rescatar de un in­cen­dio a un ve­cino de su ca­sa

La Nacion - - SOCIEDAD -

Lue­go de per­ma­ne­cer cin­co días in­ter­na­do en el Ins­ti­tu­to del Que­ma­do, mu­rió ayer al me­dio­día el vi­ce­co­mo­do­ro Pa­blo Dip, je­fe del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de la Fuer­za Aé­rea (GOE), que su­frió se­ve­ras que­ma­du­ras al par­ti­ci­par del res­ca­te de un ve­cino, en Ra­mos Me­jía.

El miér­co­les pa­sa­do por la me­dia­no­che, al dar­se cuenta de que la ca­sa de su ve­cino, un hom­bre de edad avan­za­da que vi­vía so­lo, se es­ta­ba in­cen­dian­do, Dip sa­lió en su ayu­da jun­to con otros ve­ci­nos.

Cuan­do el mi­li­tar in­ten­ta­ba in­gre­sar en la vi­vien­da, en la ciu­dad de Ra­mos Me­jía, ex­plo­tó una ga­rra­fa de gas, lo que le pro­vo­có que­ma­du­ras en el 60% de su cuer­po. Otras cin­co per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das, en­tre ellas una po­li­cía y una mu­jer que se en­cuen­tra en gra­ve es­ta­do.

Dip, apo­da­do en la fuer­za co­mo “el Pin­go”, te­nía 50 años, es­ta­ba ca­sa­do, te­nía dos hi­jos ado­les­cen­tes y es­ta­ba en el pro­ce­so de adop­ción de un chi­co.

Muy que­ri­do por sus com­pa­ñe­ros, que lo des­cri­bie­ron co­mo “un ti­po ejem­plar, so­li­da­rio, de en­tre­ga”, el vi­ce­co­mo­do­ro tra­ba­jó mu­chos años en la An­tár­ti­da, don­de fue je­fe de la Ba­se Es­pe­ran­za, y tam­bién es­tu­vo des­ti­na­do en la Ba­se Ma­ram­bio. Ayer sus res­tos fue­ron des­pe­di­dos en la ba­se aé­rea de El Pa­lo­mar.

Su es­po­sa, Raquel Bea­le, lo des­pi­dió con una des­ga­rra­do­ra car­ta pú­bli­ca. “Eres to­do pa­ra mí y tus hi­ji­tos, que hoy es­tán aba­ti­dos al igual que yo, pe­ro que sa­ca­re­mos fuer­zas de tu fuer­za, por­que llevan la san­gre de un co­man­do. Buen vue­lo mi vi­da, buen re­gre­so a la ca­sa de Dios, me di­jis­te que no me aban­do­na­rías y sé con se­gu­ri­dad que ja­más lo ha­rás”, di­ce uno de los pá­rra­fos del men­sa­je.

“Él era así, ha­cía que lo ex­tra­or­di­na­rio pa­rez­ca or­di­na­rio. Es un digno hé­roe de nues­tro gru­po. Fui su ins­truc­tor, fue una pro­mo­ción muy lin­da. Los co­no­ci­mos de chi­cos, es­to fue en 1992, con sus no­vias, que des­pués fue­ron sus es­po­sas. Pa­blo siem­pre es­ta­ba pa­ra ayu­dar a los de­más”, re­cor­dó ayer Martín Be­lle­ze, su ins­truc­tor del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de la Fuer­za Aé­rea.

Be­lle­ze aña­dió: “El cur­so de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les es di­fí­cil, y él lo su­peró con sa­cri­fi­cio y ac­ti­tud. Te­nía al­go especial. No nos sor­pren­de en lo más mí­ni­mo la ac­ti­tud de Pa­blo de ayu­dar, de in­ten­tar dar una mano. Era fue­ra de se­rie. Una de las úl­ti­mas ve­ces que lo vi es­ta­ba con Raquel y con una be­bi­ta her­mo­sa. Lo que me de­cía Pa­blo era que lo que más le cos­ta­ba de tra­ba­jar en las cam­pa­ñas era te­ner que des­pren­der­se de su hi­ja”.

Pa­ra el ins­truc­tor de Dip, “lo que hi­zo fue un ac­to sim­ple, que si no hu­bie­se te­ni­do un fi­nal trá­gi­co pu­do pa­sar des­aper­ci­bi­do. Pe­ro es un ejem­plo. Dio la vi­da, y es pa­ra dar la vi­da que es­ta­mos los mi­li­ta­res”.

Ma­riano Mohaupt, ofi­cial de esa fuer­za, lo de­fi­nió co­mo “un ti­po ejem­plar, so­li­da­rio, de en­tre­ga”.

“Lo co­no­cí cuan­do nos re­ci­bió en una reunión de ca­ma­ra­de­ría, en la VII Bri­ga­da de Mo­reno. Nos im­pac­tó que, a pe­sar de la di­fe­ren­cia je­rár­qui­ca, era muy gau­cho. Nos aten­día muy bien”, con­clu­yó el ofi­cial Juan Car­los Ga­me­rro.

Ar­chi­vo

Pa­blo Dip

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.