Ba­su­ra: cuenta regresiva pa­ra un vie­jo pro­ble­ma

Den­tro de cin­co años ya no ha­brá más lu­gar en los re­lle­nos sa­ni­ta­rios de la Ceam­se, por lo que urge ace­le­rar los es­tu­dios en bus­ca de una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

E l des­tino de los re­si­duos es un pro­ble­ma de or­den mun­dial que en nues­tro país no ha ha­lla­do una so­lu­ción a pe­sar de los su­ce­si­vos pla­nes, le­yes y con­ve­nios que se fue­ron su­ce­dien­do. Exis­te una alar­ma con­cre­ta que de­be­rá ser aten­di­da con pre­mu­ra: los pre­dios de la Coor­di­na­ción Eco­ló­gi­ca Área Me­tro­po­li­ta­na So­cie­dad del Es­ta­do (Ceam­se) es­tán a pun­to de co­lap­sar, lo que im­pli­ca que den­tro de cin­co años más ya no ha­brá lu­gar adon­de lle­var la ba­su­ra de la Ca­pi­tal y de una cua­ren­te­na de mu­ni­ci­pios del Gran Bue­nos Ai­res.

Se tra­ta del com­ple­jo de Jo­sé León Suá­rez, que re­ci­be el 87% de los re­si­duos de la re­gión; de otro si­tua­do en González Ca­tán, al que lle­ga el 8%, y del de En­se­na­da, que re­ci­be el 5%.

En la zo­na me­tro­po­li­ta­na bo­nae­ren­se ha­bi­tan unos 16 mi­llo­nes de per­so­nas que, se­gún da­tos ofi­cia­les de la Ceam­se, arro­jan por día 18.500 to­ne­la­das de re­si­duos. La ciu­dad de Bue­nos Ai­res, por su par­te, cuenta con ca­si 2.900.000 ha­bi­tan­tes, que pro­du­cen 6760 to­ne­la­das dia­rias. Una por­ción de esos re­si­duos por­te­ños re­ci­ben al­gún ti­po de tra­ta­mien­to, que per­mi­te re­uti­li­zar la mi­tad. La otra mi­tad se en­tie­rra.

La­men­ta­ble­men­te, en el úl­ti­mo año, la ciu­dad de Bue­nos Ai­res en­vió más ba­su­ra a Jo­sé León Suá­rez de lo que ha­bía en­via­do un año an­tes. Fue un in­cre­men­to tras cin­co años con­se­cu­ti­vos de caí­da. Las ra­zo­nes son va­ria­das y la so­lu­ción si­gue sin apa­re­cer. En­tre las op­cio­nes ana­li­za­das fi­gu­ra­ron la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nos dis­tri­tos más re­ci­bie­ran esos re­si­duos, pe­ro, co­mo era de es­pe­rar, las po­bla­cio­nes de esos lu­ga­res se opu­sie­ron. Tam­bién se ha­bló de vol­ver a la in­ci­ne­ra­ción: una prác­ti­ca que la Argentina ya ha­bía co­no­ci­do ha­ce dé­ca­das y que es cri­ti­ca­da por­que im­por­ta­ría un re­tro­ce­so. Se­gún no po­cos es­pe­cia­lis­tas, la que­ma de re­si­duos no re­suel­ve el pro­ble­ma, sino que, más bien, crea otros, co­mo una ma­yor emi­sión de sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes y has­ta can­ce­rí­ge­nas.

Pa­ra avan­zar en una so­lu­ción de es­te gra­ve in­ci­den­te am­bien­tal, un gru­po de fun­cio­na­rios y es­pe­cia­lis­tas en pro­ce­sa­mien­to de re­si­duos via­jó re­cien­te­men­te a Pa­rís, Vie­na y Ams­ter­dam, tres ciu­da­des que cuen­tan con plan­tas de in­ci­ne­ra­ción de ba­su­ra. En Eu­ro­pa pre­fie­ren lla­mar “va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca” a ese pro­ce­so, ya que allí la que­ma de re­si­duos se trans­for­ma en elec­tri­ci­dad y ca­le­fac­ción, ser­vi­cios que de esa ma­ne­ra vuel­ven a los ciu­da­da­nos. Se tra­ta de una po­lí­ti­ca de pre­ven­ción y re­ci­cla­je que con­si­de­ra el re­lleno sa­ni­ta­rio co­mo el úl­ti­mo re­cur­so po­si­ble.

En nues­tras ciu­da­des exis­te otro tris­te fe­nó­meno que ocu­rre ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia: ti­rar los re­si­duos en cual­quier la­do. Es­qui­nas, ve­re­das, bal­díos, a la ve­ra de las ru­tas. To­dos ellos y mu­chos más son los lu­ga­res ele­gi­dos pa­ra quie­nes des­pre­cian el cui­da­do del am­bien­te y, con ello, pro­vo­can da­ños a ter­ce­ros y a sí mis­mos, por cuan­to esa desapren­sión no es gra­tui­ta.

¿Qué re­ve­lan esos com­por­ta­mien­tos? Que la ac­ción del hom­bre si­gue sien­do de­ter­mi­nan­te en las ba­rre­ras que im­pi­den avan­zar en la apli­ca­ción de la ley de 2005, de­no­mi­na­da “ba­su­ra ce­ro”. Esa nor­ma es­ta­ble­cía que pa­ra 2017 de­bía re­du­cir­se el 75% de la can­ti­dad de re­si­duos que se en­vían a los re­lle­nos sa­ni­ta­rios de la Ceam­se. Sin em­bar­go, la ley no so­lo no se cum­plió, sino que se vio­ló. Fue­ron mu­chas más to­ne­la­das a pa­rar a esos de­pó­si­tos. De allí su sa­tu­ra­ción.

La se­pa­ra­ción en ori­gen en vi­vien­das, co­mer­cios e in­dus­trias y el tra­ta­mien­to de re­si­duos en los ho­ga­res tam­po­co tu­vo el re­sul­ta­do es­pe­ra­do. Es ne­ce­sa­rio in­sis­tir en que nin­gu­na so­lu­ción que ha­llen las autoridades po­drá ser efec­ti­va si no se cuenta con la co­la­bo­ra­ción de to­dos no­so­tros, des­de el lu­gar en que nos to­ca es­tar.

Tam­bién co­rres­pon­de re­mar­car que quie­nes ad­mi­nis­tran los Es­ta­dos no han cum­pli­do con la pro­fun­di­za­ción de las tí­mi­das y ais­la­das cam­pa­ñas educativas res­pec­to de có­mo pro­ce­sar los re­si­duos do­mi­ci­lia­rios.

Del pro­ble­ma de la ba­su­ra se emer­ge en for­ma man­co­mu­na­da. Que­da un lus­tro pa­ra re­no­var ese com­pro­mi­so de tra­ba­jar jun­tos pa­ra el bien per­so­nal, de la co­mu­ni­dad y del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.