El La­va Ja­to, un mo­de­lo po­si­ble

La Nacion - - OPINIÓN - Ro­dol­fo Ro­dil —PA­RA LA NA­CION— Ex vi­ce­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

L a de­man­da de transparencia, que atra­vie­sa to­dos los sec­to­res so­cia­les, pa­re­ce ha­ber si­do es­cu­cha­da tan­to por el Go­bierno co­mo por el Po­der Ju­di­cial. Im­por­tan­tes fun­cio­na­rios del Eje­cu­ti­vo han de­nun­cia­do he­chos de co­rrup­ción y pro­cla­man que es­ta ges­tión se ha im­pues­to ter­mi­nar con las ma­fias que han co­lo­ni­za­do al apa­ra­to es­ta­tal, los sin­di­ca­tos, las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, las fuer­zas de se­gu­ri­dad y al­gu­nos or­ga­nis­mos au­tár­qui­cos. Al mis­mo tiem­po, los jue­ces fe­de­ra­les han ace­le­ra­do la tra­mi­ta­ción de las de­nun­cias, en especial aque­llas que afec­tan a fun­cio­na­rios de la ges­tión kirch­ne­ris­ta; en al­gu­nos ca­sos han de­cre­ta­do pri­sio­nes pre­ven­ti­vas y han tra­ba­do em­bar­gos mi­llo­na­rios a los pa­tri­mo­nios de los impu­tados.

Es­te im­por­tan­te avan­ce se no­ta, fun­da­men­tal­men­te, en re­la­ción a la in­ves­ti­ga­ción y con­de­na de ex­fun­cio­na­rios o di­ri­gen­tes que se sir­vie­ron de los re­cur­sos públicos pa­ra su en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal. Sin em­bar­go, ex­cep­to los ca­sos de los con­no­ta­dos em­pre­sa­rios kirch­ne­ris­tas Lá­za­ro Báez y Cris­tó­bal Ló­pez, po­co se ha avan­za­do res­pec­to de la par­ti­ci­pa­ción em­pre­sa­ria en la tra­ma de so­bor­nos que, des­de ha­ce años, en­ca­re­cen la obra pú­bli­ca y car­te­li­zan las li­ci­ta­cio­nes en nues­tro país.

Pa­ra desa­rro­llar una in­ves­ti­ga­ción in­te­gral que per­mi­ta des­cu­brir a to­dos los im­pli­ca­dos bien po­dría to­mar­se, co­mo ejem­plo de eje­cu­ti­vi­dad, la ope­ra­ción La­va Ja­to en Bra­sil, que in­ves­ti­ga el ma­yor ca­so de co­rrup­ción pú­bli­ca/pri­va­da de Amé­ri­ca La­ti­na.

Sal­van­do las dis­tan­cias y con­tem­plan­do las di­fe­ren­cias del pro­ce­so pe­nal en­tre un país y otro, la Jus­ti­cia bra­si­le­ña, con el im­pul­so de­ci­si­vo del juez Ser­gio Mo­ro, ha pro­ce­sa­do y con­de­na­do a em­pre­sa­rios, fun­cio­na­rios y di­ri­gen­tes de dis­tin­tos co­lo­res po­lí­ti­cos que ur­die­ron (o for­ma­ron par­te de) un plan pa­ra apro­piar­se in­de­bi­da­men­te de di­ne­ros públicos.

Pa­ra mo­ri­ge­rar sus pe­nas, al­gu­nos em­pre­sa­rios pre­sos en Bra­sil han de­cla­ra­do ha­ber par­ti­ci­pa­do de transac­cio­nes ile­ga­les en la Argentina, Pe­rú, Co­lom­bia, Ecua­dor, Mé­xi­co y Ve­ne­zue­la, en­tre otros paí­ses.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­tas re­ve­la­cio­nes, en Pe­rú, el ex­preno si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la y su es­po­sa, jun­ta­men­te con los em­pre­sa­rios Jo­sé Gra­ña Mi­ro Que­sa­da y Her­nan­do Gra­ña Acu­ña, de la fir­ma Gra­ña y Montero; Fer­nan­do Ca­met Pic­co­ne, de la em­pre­sa JJCa­met, y Fer­nan­do Cas­ti­llo Di­bós, de la com­pa­ñía Iccg­sa, fue­ron de­te­ni­dos, mien­tras una or­den de cap­tu­ra pe­sa so­bre el ex­pre­si­den­te Ale­jan­dro Toledo. A su vez, en Ecua­dor, Jor­ge Glas, vi­ce­pre­si­den­te en ejer­ci­cio al mo­men­to de la in­ves­ti­ga­ción, fue con­de­na­do a seis años de pri­sión acu­sa­do de ha­ber re­ci­bi­do so­bor­nos de la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht y for­mar par­te de una aso­cia­ción ilí­ci­ta con su tío, el em­pre­sa­rio Ri­car­do Ri­ve­ra, tam­bién de­te­ni­do. En Co­lom­bia fue­ron de­te­ni­dos el ex­vi­ce­mi­nis­tro de Trans­por­te Ga­briel Gar­cía Mo­ra­les y los em­pre­sa­rios En­ri­que Ghi­says Man­zur, Cé­sar Her­nán­dez y An­drés Cár­do­na La­ver­de, en­tre otros, to­dos vin­cu­la­dos con so­bor­nos pa­ga­dos por Ode­brecht.

En nues­tro país es­ta­mos an­te una si­tua­ción bien di­fe­ren­te: aún no se ha pro­du­ci­do prác­ti­ca­men­te nin­gún avan­ce. Ca­be se­ña­lar que la em­pre­sa Ode­brecht, que ha re­co­no­ci­do ha­ber pa­ga­do 35 mi­llo­nes de dó­la­res en coimas en la Argentina, se aso­ció a em­pre­sas constructoras de nues­tro país, de pri­me­ra lí­nea, pa­ra eje­cu­tar las obras que le fue­ron otor­ga­das.

Urge que la Jus­ti­cia avan­ce en la in­ves­ti­ga­ción so­bre las even­tua­les con­duc­tas de­lic­ti­vas de al­gu­nos sec­to­res del es­ta­blish­ment em­pre­sa­rial que, en co­lu­sión con fun­cio­na­rios co­rrup­tos, de­frau­da­ron al Es­ta­do ob­te­nien­do enor­mes ga­nan­cias a tra­vés de li­ci­ta­cio­nes ama­ña­das o so­bre­fac­tu­ra­cio­nes ver­gon­zo­sas. De es­te mo­do se lo­gra­rá ha­cer jus­ti­cia con quie­nes ha­yan per­ma­ne­ci­do por fue­ra de es­tas com­pli­ci­da­des, evi­tan­do que las sos­pe­chas re­cai­gan so­bre el con­jun­to.

Pa­ra res­tau­rar la con­fian­za de la so­cie­dad en sus ins­ti­tu­cio­nes es ne­ce­sa­rio me­dir a to­dos con la mis­ma va­ra y juz­gar a quie­nes par­ti­ci­pa­ron del sa­queo de los re­cur­sos públicos, sin que im­por­te la ac­ti­vi­dad que desa­rro­llen, el es­ta­tus so­cial que ten­gan ni las ideas po­lí­ti­cas que pro­fe­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.