El golf cam­bia

Las nue­vas re­glas pa­ra ha­cer­lo más atrac­ti­vo

La Nacion - - DEPORTES - Gas­tón Saiz

El golf ya es­cri­bió de pu­ño y le­tra sus nue­vas re­glas. La R&A y la USGA, las dos en­ti­da­des que ri­gen es­te de­por­te a ni­vel mun­dial, die­ron a co­no­cer los cam­bios de­fi­ni­ti­vos que in­clui­rá el nue­vo li­bro, que en­tra­rá en vi­gor des­de el 1 de enero de 2019. ¿Cuál fue el en­fo­que? Se bus­có hu­ma­ni­zar el re­gla­men­to, ape­lar a más sen­ti­do co­mún, dis­mi­nuir las res­tric­cio­nes y de­jar de la­do un ri­gor en al­gu­nos ca­sos ex­tre­mo a la ho­ra de las pe­na­li­za­cio­nes. La sen­sa­ción es de ma­yor jus­ti­cia, pe­ro se ve­rá có­mo se cris­ta­li­zan las va­rian­tes en la prác­ti­ca.

El ar­gen­tino Eduar­do Bot­te, pre­si­den­te de la co­mi­sión de re­glas de la AAG y re­pre­sen­tan­te de la Fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na an­te el R&A, tu­vo injerencia di­rec­ta en la pues­ta en mar­cha de es­tas de­ci­sio­nes. “El ob­je­ti­vo fue ha­cer re­glas más en­ten­di­bles y ami­ga­bles pa­ra el gol­fis­ta al ge­ne­ral. Una ma­ne­ra de sa­car pe­na­li­za­cio­nes que apa­re­cían co­mo in­jus­tas co­mo el do­ble gol­pe, que de por sí sig­ni­fi­ca un gol­pe ma­lo y has­ta aho­ra re­ci­bís un do­ble cas­ti­go”, se­ña­ló a la na­cion.

Bot­te, con vas­ta ex­pe­rien­cia co­mo ár­bi­tro en Ma­jors, am­plió: “La fi­lo­so­fía con­sis­tió en re­glas más com­pren­si­bles que apun­ta­ron mu­cho al ju­ga­dor de fin de semana. Es­tá de­mos­tra­do que en el 98% de los ca­sos la pe­lo­ta es en­con­tra­da den­tro de los pri­me­ros tres mi­nu­tos. La agi­li­za­ción del jue­go es vi­tal pa­ra desa­rro­llar es­te de­por­te”.

An­tes de la apro­ba­ción hu­bo mu­cho ma­te­rial pa­ra el de­ba­te. Y lue­go de una ex­ten­sa re­vi­sión que in­clu­yó una en­cues­ta so­bre las va­clu­yen­do rian­tes pro­pues­tas a la co­mu­ni­dad gol­fis­ta mun­dial, am­bos or­ga­nis­mos ofi­cia­li­za­ron de for­ma de­fi­ni­ti­va el ma­nual del “golf mo­derno” que se­rá un re­gis­tro in­ape­la­ble.

La ma­yo­ría de las re­glas pro­pues­tas siguen in­tac­tas en la ver­sión fi­nal, pe­ro a la pro­pues­ta ini­cial les fue­ron in­cor­po­ra­dos cam­bios im­por­tan­tes: • pro­ce­di­mien­to de dro­peo: Al to­mar alivio (de una con­di­ción anor­mal de la can­cha o de un área de pe­na­li­za­ción), los gol­fis­tas aho­ra dro­pea­rán des­de la al­tu­ra de la ro­di­lla. Es­te pro­ce­di­mien­to ase­gu­ra­rá con­sis­ten­cia y sencillez al dro­peo, al tiem­po que se man­tie­ne la alea­to­rie­dad. ¿Qué cam­bió res­pec­to de las re­glas pro­pues­tas en 2017? Se su­ge­ría dro­pear des­de cual­quier al­tu­ra. • có­mo me­dir al to­mar alivio: El área de alivio del gol­fis­ta se de­ter­mi­na­rá usan­do el pa­lo más lar­go de su bol­sa (que no sea el put­ter) pa­ra me­dir uno o dos lar­gos de pa­lo, de­pen­dien­do de la si­tua­ción, con el ob­je­to de crear un pro­ce­so equi­ta­ti­vo pa­ra los gol­fis­tas. El cam­bio pu­bli­ca­do en 2017 su­ge­ría una me­di­da estándar de 50,8 ó 203,2 cm (20 u 80 pul­ga­das). • eli­mi­na­ción de la pe­na­li­za­ción del do­ble gol­pe: La pe­na­li­za­ción por gol­pear ac­ci­den­tal­men­te la pe­lo­ta más de una vez du­ran­te un gol­pe fue eli­mi­na­da. Los gol­fis­tas sim­ple­men­te con­ta­rán el gol­pe rea­li­za­do al im­pac­tar la pe­lo­ta. El año pa­sa­do se su­ge­ría in­cluir un gol­pe de pe­na­li­za­ción. • pe­lo­ta per­di­da o fue­ra de lí­mi­tes: Una nue­va re­gla lo­cal es­ta­rá dis­po­ni­ble al per­mi­tir­se a los gol­fis­tas la op­ción de dro­pear la bo­la en las cer­ca­nías de don­de fue per­di­da o que­dó fue­ra de lí­mi­tes (in- el área del fair­way más cer­cano), ba­jo la pe­na­li­za­ción de dos gol­pes. Es­ta re­gla lo­cal abor­da la preo­cu­pa­ción de los clu­bes so­bre el im­pac­to ne­ga­ti­vo en el rit­mo de jue­go, cuan­do los ju­ga­do­res de­ben re­gre­sar ba­jo la pe­na­li­za­ción de gol­pe y dis­tan­cia. La re­gla lo­cal no es­tá des­ti­na­da a al­tos ni­ve­les pro­fe­sio­na­les o de eli­te.

David Rick­man, director eje­cu­ti­vo del co­mi­té de re­glas de la Ro­yal & An­cient (R&A), co­men­tó: “Te­ne­mos el agra­do de pre­sen­tar las nue­vas Re­glas de Golf lue­go de un co­la­bo­ra­ti­vo y am­plio pro­ce­so de re­vi­sión que to­mó en cuenta la vi­sión de los gol­fis­tas, ex­per­tos en re­glas y ad­mi­nis­tra­do­res de to­do el mun­do. Cree­mos que las nue­vas Re­glas es­tán en sin­to­nía con lo que le gus­ta­ría a los gol­fis­tas, y son más fá­ci­les de en­ten­der y apli­car pa­ra cual­quie­ra que dis­fru­te es­te gran jue­go”, se­ña­ló.

Otras pro­pues­tas fue­ron pre­sen­ta­das en 2017 y se in­cor­po­ra­ron ofi­cial­men­te a la mo­der­ni­za­ción de las Re­glas del Golf: • eli­mi­na­ción o re­duc­ción de las pe­na­li­za­cio­nes por “bo­la mo­vi­da”: No ha­brá pe­na­li­dad por mo­ver por ac­ci­den­te la pe­lo­ta en el green o du­ran­te la búsqueda; y un ju­ga­dor no es res­pon­sa­ble por cau­sar el mo­vi­mien­to de una bo­la, a me­nos que sea “vir­tual­men­te cier­to” que hu­bie­ra cau­sa­do el mo­vi­mien­to. • Mas ecua­ni­mi­dad en las re­glas

de green: No ha­brá pe­na­li­za­ción si una bo­la ju­ga­da des­de el green gol­pea la ban­de­ra (el as­ta) de­ja­da en el ho­yo y no aten­di­da; se po­drá ju­gar con la ban­de­ra de­ja­da o pues­ta en el ho­yo. Ade­más, los ju­ga­do­res po­drán arre­glar mar­cas he­chas por cla­vos o za­pa­tos, da­ños he­chos por ani­ma­les o cual­quier otro da­ño en el green, y no ha­brá pe­na­li­za­ción por to­car la lí­nea de putt. • Dis­ten­ción en las Re­glas pa­ra “Áreas de pe­na­li­za­ción” (ac­tual­men­te lla­ma­dos “Ha­zards de agua”): Las áreas de pe­na­li­za­ción mar­ca­das con ama­ri­llo o ro­jo pue­den cu­brir áreas de­sér­ti­cas, jun­glas, ro­cas de la­va, etc., adi­cio­nal­men­te a los si­tios de agua; ex­pan­sión del uso de áreas de pe­na­li­za­ción ro­jas don­de la li­be­ra­ción la­te­ral es per­mi­ti­da; tam­po­co ha­brá mul­ta por mo­ver im­pe­di­men­tos suel­tos o to­car el sue­lo o agua en un área de pe­na­li­za­ción. • Ma­yor am­pli­tud en las re­glas

del bún­ker: No ha­brá pe­na­li­za­ción por mo­ver im­pe­di­men­tos suel­tos en un bún­ker o por to­car, en ge­ne­ral, la are­na con la mano o un pa­lo. Se man­tie­ne un con­jun­to li­mi­ta­do de res­tric­cio­nes (co­mo no apo­yar el pa­lo muy cer­ca de la pe­lo­ta), pa­ra pre­ser­var el de­sa­fío de ju­gar des­de la are­na; sin em­bar­go, se agre­ga una nue­va op­ción de alivio pa­ra bo­la in­ju­ga­ble en un bún­ker, per­mi­tien­do que la bo­la sea ju­ga­da des­de fue­ra del bún­ker con dos gol­pes de pe­na­li­dad. • se con­fía en la in­te­gri­dad del

ju­ga­dor: El “jui­cio ra­zo­na­ble” de un ju­ga­dor al es­ti­mar o me­dir un lu­gar, pun­to, lí­nea, área o dis­tan­cia se man­ten­drá, aun­que lue­go la evi­den­cia de vi­deo de­mues­tre que es­tu­vo equi­vo­ca­do; se eli­mi­na el pro­ce­di­mien­to pa­ra el ju­ga­dor de anun­ciar su in­ten­ción al le­van­tar la bo­la pa­ra iden­ti­fi­car­la o ver si es­tá da­ña­da. • Res­pal­do al rit­mo de jue­go: Se re­du­ce el tiem­po en la búsqueda de una bo­la per­di­da (de cin­co a tres mi­nu­tos); se es­ti­mu­la a ju­gar “ready golf” en el jue­go por gol­pes; se re­co­mien­da a los ju­ga­do­res que no se tomen más de 40 se­gun­dos pa­ra eje­cu­tar un gol­pe y otros cam­bios des­ti­na­dos a ayu­dar al rit­mo.

M. reaves / aFP

se ex­pan­den las áreas de li­be­ra­cio­nes per­mi­ti­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.