Efec­to fran­kens­tein

Una com­pu y el pú­bli­co ar­man “ca­dá­ve­res ex­qui­si­tos” en Twit­ter

La Nacion - - Notas De Tapa - Uriel Be­der­man

A dos si­glos de su na­ci­mien­to el más cé­le­bre de los mons­truos li­te­ra­rios si­gue con vi­da, con la­ti­do vi­go­ro­so a pe­sar de tal lon­ge­vi­dad. ¿Quién no co­no­ce, al me­nos en par­te, el ar­gu­men­to de Fran­kens­tein o el Mo­derno Pro­me­teo, pie­dra an­gu­lar de la cien­cia fic­ción? La cria­tu­ra que Mary She­lley creó pa­ra aque­lla no­ve­la pu­bli­ca­da en 1818 apa­re­ció más tar­de en de­ce­nas de pe­lí­cu­las, se­ries de te­le­vi­sión, vi­deo­jue­gos, có­mics, obras de tea­tro, pie­zas de ba­llet; y la lis­ta cre­ce.

Re­cien­te­men­te es­te ima­gi­na­rio tu­vo un nue­vo ca­pí­tu­lo: in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) “re­mas­te­ri­za­ron” la fi­gu­ra de la es­cri­to­ra in­gle­sa, que es la pro­ta­go­nis­ta –¡por fin ella y no su mons­truo!– de un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que com­po­ne his­to­rias de te­rror. Es­ta tec­no­lo­gía crea mons­truos na­rra­ti­vos zur­cien­do frag­men­tos pro­pios con tex­tos que en­vían usua­rios en Twit­ter, en una suer­te de ca­dá­ver ex­qui­si­to new age. La me­cá­ni­ca es sen­ci­lla: She­lley (la má­qui­na) es­cri­be un tuit pa­ra ini­ciar una his­to­ria e in­vi­ta a que la con­ti­núen los escribas hu­ma­nos di­cien­do “tu turno”.

#Mommy es el tí­tu­lo de una de es­tas crea­cio­nes co­la­bo­ra­ti­vas. La que si­gue es una de las ver­sio­nes com­pues­ta por un hi­lo de tuits, en don­de los frag­men­tos en ne­gri­ta co­rres­pon­den a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. “¡Mami! –lla­mé nue­va­men­te. Mami, ¡hay al­guien en el ataúd, ayú­da­me! No sir­ve de na­da, ella no pue­de oír­me. Es­toy de­ma­sia­do le­jos de la su­per­fi­cie. ¿Ima­gi­nas lo que es ser en­te­rra­do por tu pro­pia ma­dre? ¿Pue­des ha­cer­lo? Es­to es­tá su­ce­dién­do­me mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas. De pron­to, cuan­do la tie­rra cu­bre mi ataúd, es­cu­cho una voz di­cién­do­me ‘Ella no pue­de mo­les­tar­nos aquí, fi­nal­men­te es­ta­mos jun­tos y so­los’. Son­reí en mi in­te­rior. La voz, muy pro­fun­da, di­jo ‘Yo seré un pa­dre pa­ra ti’”.

Ma­nuel Ce­brián, uno de los hom­bres del MIT in­vo­lu­cra­dos en la ini­cia­ti­va, ex­pli­ca que an­tes de po­ner al sis­te­ma a es­cri­bir in­yec­ta­ron en su ve­na iner­te clá­si­cos de Step­hen King y Ed­gar Allan Poe, ade­más de una co­lec­ción de mi­les de obras de te­rror dis­po­ni­bles en in­ter­net, li­bres de de­re­chos.

A es­to se co­no­ce co­mo deep lear­ning –o apren­di­za­je pro­fun­do– que es la ha­bi­li­dad de las má­qui­nas pa­ra apren­der e imi­tar el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro hu­mano [ver re­cua­dro].

El in­ves­ti­ga­dor re­co­no­ce que su cria­tu­ra ha de­mos­tra­do des­tre­za pa­ra des­cri­bir una per­se­cu­ción o la irrup­ción de un mons­truo, aun­que no es muy há­bil pa­ra crear sus­pen­so o pro­po­ner re­ve­la­cio­nes. Sus vir­tu­des y fa­len­cias se co­rro­bo­ran en los cuen­tos bre­ves que es­tán pu­bli­ca­dos en el si­tio www.she­lley.ai (en in­glés).

“La crea­ción in­ter­ac­ti­va que pro­po­ne es­te tra­ba­jo es una idea fas­ci­nan­te”, opi­na Ma­rie Mul­vey-ro­berts, pro­fe­so­ra de li­te­ra­tu­ra in­gle­sa en la Uni­ver­si­dad del Oes­te de In­gla­te­rra (UWE Bris­tol). “Es un po­co lo que Víc­tor Fran­kens­tein ha­cía: unía par­tes ya crea­das y le da­ba vi­da.

Es­ta ini­cia­ti­va es una for­ma de mons­truo­si­dad, don­de la ilu­sión de un cuer­po cohe­ren­te se des­com­po­ne”. La es­pe­cia­lis­ta en la obra de She­lley no­ta que la vi­gen­cia de la no­ve­la y la per­sis­ten­cia del mons­truo no son ca­sua­les: “El li­bro pue­de ser vis­to co­mo un mi­to de la crea­ción mo­der­na, y tam­bién co­mo una ad­ver­ten­cia res­pec­to a asun­tos que no pa­san de mo­da co­mo la com­pa­sión o la crian­za, y acer­ca de los pe­li­gros de la am­bi­ción des­me­di­da. Plan­tea ade­más las gran­des pre­gun­tas so­bre el sig­ni­fi­ca­do de la vi­da y de la muer­te, y por su­pues­to los lí­mi­tes de la cien­cia. La no­ve­la es sin du­das versátil, y es ac­tual cuan­do pen­sa­mos en ac­ti­vi­da­des co­mo los tras­plan­tes o la clo­na­ción”, co­men­ta Mul­vey-ro­berts.

En diá­lo­go con la na­cion, Est­her Cross des­me­nu­za más ra­zo­nes que ex­pli­can la vi­gen­cia del per­so­na­je de She­lley. “Su ori­gi­na­li­dad fue tal que ni bien apa­re­ció sur­gie­ron las imi­ta­cio­nes y pa­ro­dias. Eso no su­ce­dió con nin­gún otro per­so­na­je de la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra. Y es al mis­mo tiem­po un per­so­na­je com­ple­jo, di­fí­cil de atra­par en un par de pin­ce­la­das: pen­san­te y ase­sino, com­pren­si­ble y al mis­mo tiem­po te­rri­ble, plan­tea pre­gun­tas que to­da­vía nos ha­cen pen­sar”, se­ña­la la au­to­ra de La mu­jer que es­cri­bió Fan­kens­tein, un tí­tu­lo pu­bli­ca­do en 2013 que ex­plo­ra en­can­ta­do­res y tam­bién ate­rra­do­res de­ta­lles de la vi­da de She­lley. Por ejem­plo, que la es­cri­to­ra, cuan­do ni­ña, apren­dió a leer su nom­bre en una lá­pi­da, la cer­ca­nía de She­lley con la muer­te, y la his­to­ria que cuen­ta que la crea­do­ra del mons­truo con­ser­vó el co­ra­zón de su ama­do fa­lle­ci­do en­vuel­to en un poe­ma.

“Cuan­do es­cri­bió Fran­kens­tein o el Mo­derno Pro­me­teo ha­bía otros es­cri­to­res tra­ba­jan­do en te­mas tan­gen­cia­les pe­ro ella cap­tó el te­mor de su épo­ca, el asom­bro y el mie­do que sen­tían las per­so­nas por lo que po­dría ha­cer la cien­cia con los cuer­pos hu­ma­nos, y lo pu­so en pa­la­bras. De esos hi­los se­cre­tos, en­tre otros, es­tá he­cha la tra­ma de su li­bro, y esos hi­los no se cor­ta­ron”, di­ce Cross.

No fue el ra­yo de una tor­men­ta la chis­pa que dio vi­da al mons­truo en la ca­be­za de She­lley. Cross cuen­ta que el en­gen­dro re­sul­tó de una apues­ta, cuan­do los in­te­gran­tes de un gru­po de es­cri­to­res, en­tre los que se en­con­tra­ba la au­to­ra in­gle­sa, se pro­pu­sie­ron es­cri­bir una his­to­ria que les he­la­ra la san­gre.

¿El sis­te­ma de crea­ción ar­ti­fi­cial crea­do en el MIT cum­ple con es­te ob­je­ti­vo que el tex­to de She­lley, la de car­ne y hueso, sí al­can­zó? “El pro­gra­ma de she­lley.ai in­ves­ti­ga, por lo que en­tien­do, la ca­pa­ci­dad de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra in­du­cir emo­cio­nes, es­pe­cí­fi­ca­men­te el mie­do, de ma­ne­ra que las in­ten­cio­nes po­drían com­pa­rar­se, sal­van­do las dis­tan­cias”, opi­na Cross. “La di­fe­ren­cia es que Mary She­lley dio en el cla­vo por­que ima­gi­nó la his­to­ria que he­ló la san­gre a ella mis­ma, com­pren­dió que si a ella la asus­ta­ba, po­dría asus­tar al lec­tor y eso no pue­de ha­cer­lo una má­qui­na. Por aho­ra, no en­cuen­tro pa­ra­le­lis­mo en­tre el mons­truo de Mary She­lley y los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Creo que esos sis­te­mas cam­bian nues­tras vi­das, pe­ro la ma­ne­ra en que lo ha­gan no tie­ne por qué ser ne­ce­sa­ria­men­te mons­truo­sa. De­pen­de­rá de lo que pa­se con los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Lo que si­gue vi­gen­te es la pre­gun­ta de qué ha­cer con los re­sul­ta­dos de cier­tos ex­pe­ri­men­tos. Si­gue sin res­pues­ta, den­tro y fue­ra de la li­te­ra­tu­ra”, co­men­ta la au­to­ra de Tres her­ma­nos y La se­ño­ri­ta Por­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.