Cris­ti­na Kirch­ner, ca­da vez más aco­rra­la­da

La Nacion - - Notas De Tapa - Joa­quín Mo­ra­les So­lá

Carlos Wag­ner, otro­ra in­flu­yen­te pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción, de­jó com­ple­ta­men­te al des­nu­do al sis­te­ma de obras pú­bli­cas en el go­bierno de los Kirch­ner. Es el em­pre­sa­rio que más sa­be de la co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta; el que en­ton­ces dis­tri­buía el jue­go en­tre los que co­bra­ban y pa­ga­ban, y el que acom­pa­ñó a los Kirch­ner des­de los tiem­pos de San­ta Cruz. Du­ran­te cin­co ho­ras, en un cli­ma de ten­sión, Wag­ner fue ce­dien­do a la in­sis­ten­cia del juez Bo­na­dio pa­ra que con­ta­ra más de lo que ya ha­bía con­ta­do. Di­rec­cio­na­mien­to de las obras pú­bli­cas, pre­cios car­te­li­za­dos, so­bor­nos acor­da­dos pre­via­men­te. Las li­ci­ta­cio­nes eran sim­ples re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les de co­sas que se ha­bían de­ci­di­do an­tes. Los be­ne­fi­cia­rios úl­ti­mos de ese sis­te­ma de coimas fue­ron Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner, se­gún la alu­sión de Wag­ner a con­ver­sa­cio­nes con Ju­lio De Vi­do. En esa de­cla­ra­ción se en­cie­rra una sín­te­sis per­fec­ta del ro­bo y la co­di­cia que su­ce­die­ron du­ran­te más de una dé­ca­da, aun­que es enor­me la can­ti­dad de em­pre­sa­rios que cuen­tan más o me­nos lo mis­mo an­te el juez Bo­na­dio y los fis­ca­les Carlos Stor­ne­lli y Carlos Rí­vo­lo. Ca­da ges­tión del Es­ta­do tu­vo un pre­cio en aque­lla épo­ca. Ca­da de­ci­sión es­ta­ba ta­ri­fa­da. Las prue­bas es­tán y tam­bién la au­to­in­cri­mi­na­ción de los pro­pios em­pre­sa­rios que par­ti­ci­pa­ron del fes­tín. Aun­que ha­gan ges­tos de di­si­mu­lo, has­ta los kirch­ne­ris­tas ba­jan la ca­ra an­te la ca­ta­ra­ta de re­ve­la­cio­nes que mues­tran que la re­vo­lu­ción era so­lo un en­ga­ño­so par­lo­teo pa­ra ta­par el peor pe­río­do de co­rrup­ción que ha­ya vi­vi­do el país.

De aho­ra en ade­lan­te, ca­da arre­pen­ti­do de­be­rá de­cir al­go más im­por­tan­te que lo que di­jo Wag­ner (im­po­si­ble, tal vez,) pa­ra que los fis­ca­les y el juez lo in­cor­po­ren al sis­te­ma le­gal de impu­tados co­la­bo­ra­do­res. Es pro­ba­ble que las sor­ti­jas (se­gún la me­tá­fo­ra que se le atri­bu­ye al juez Bo­na­dio) se ha­yan aca­ba­do. Las em­pre­sas más im­por­tan­tes de la cons­truc­ción acep­ta­ron que pa­ga­ron so­bor­nos. Wag­ner, un hom­bre de 76 años, vio que las prue­bas es­ta­ban en la me­sa de los fis­ca­les. La cár­cel lo ha­bía ablan­da­do (o que­bra­do, se­gún la in­ter­pre­ta­ción de fun­cio­na­rios ju­di­cia­les). Wag­ner ni si­quie­ra se es­cu­dó en el ar­gu­men­to de con­tri­bu­cio­nes a cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Eran coimas, sin eu­fe­mis­mos. Te­chint, la más im­por­tan­te mul­ti­na­cio­nal ar­gen­ti­na, les pa­gó so­bor­nos a los Kirch­ner pa­ra co­brar una in­dem­ni­za­ción del go­bierno de Hu­go Chá­vez por la ex­pro­pia­ción de un ya­ci­mien­to de pe­tró­leo. El mon­to que pa­gó Te­chint es im­po­si­ble sa­ber­lo por­que hu­bo trans­fe­ren­cias en el ex­te­rior y por­que se­gu­ra­men­te tam­bién co­bra­ron los ve­ne­zo­la­nos (y el pro­pio Chá­vez). En­tre los ex­fun­cio­na­rios, so­lo Juan Ma­nuel Abal Me­di­na, ex­je­fe de Ga­bi­ne­te de Cris­ti­na, acep­tó que re­ci­bió pla­ta ne­gra de em­pre­sa­rios. Di­jo que era pa­ra fi­nan­ciar cam­pa­ñas elec­to­ra­les, pe­ro tam­bién se au­to­in­cri­mi­nó co­mo la­va­dor de di­ne­ro. ¿Acep­ta­rá Ro­ber­to Ba­rat­ta la úl­ti­ma sor­ti­ja que le que­da al juez Bo­na­dio? Ba­rat­ta pue­de con­fir­mar to­do, por­que él era el que tra­se­ga­ba las ca­lles de Bue­nos Ai­res con mi­llo­nes de dó­la­res. Po­dría re­ci­bir el pre­mio ma­yor o una cár­cel muy lar­ga.

An­tes de que Wag­ner ex­pu­sie­ra des­car­na­da­men­te el sis­te­ma de co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta, ya otros em­pre­sa­rios ha­bían em­pe­za­do a fle­xi­bi­li­zar el pre­tex­to de que ha­cían con­tri­bu­cio­nes a cam­pa­ñas elec­to­ra­les. “No me cons­ta que ha­ya si­do pa­ra eso”, re­pi­tie­ron al­gu­nos. Es de­cir, acep­ta­ban, sin de­cir­lo cla­ra­men­te, que pa­ga­ban so­bor­nos y no apor­tes a cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Wag­ner lle­gó lue­go pa­ra des­en­mas­ca­rar­los a to­dos. Eran coimas per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­das.

Los mer­ca­dos son lo­cos a ve­ces. Has­ta ha­ce po­co, veían con te­mor a la Ar­gen­ti­na por­que ha­bía vuel­to a cre­cer la ima­gen de Cris­ti­na Kirch­ner. Aho­ra es­tán ner­vio­sos por­que Cris­ti­na es­tá ca­da vez más aco­rra­la­da y en la Ar­gen­ti­na se po­dría re­pro­du­cir el La­va Ja­to bra­si­le­ño. El es­cán­da­lo de Bra­sil con­rec­ta­men­te de­nó a ese país a una pro­fun­da re­ce­sión de dos años. Aquí, los bonos ar­gen­ti­nos ca­ye­ron y el ries­go país subió. No son so­lo las em­pre­sas de la cons­truc­ción las que no pue­den in­ver­tir por­que sus pa­tro­nes es­tán en la cár­cel o con­fe­san­do coimas an­te la Jus­ti­cia. Tam­bién otras em­pre­sas, co­mo las de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, tie­nen bonos por va­rios mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que iban a co­lo­car en el ex­te­rior. Pos­ter­ga­ron la co­lo­ca­ción por­que las ta­sas de in­te­rés suben con el ries­go país.

El ca­so ar­gen­tino no es el La­va Ja­to bra­si­le­ño. En Bra­sil, la pri­me­ra ola de de­nun­cias fue con­tra la en­de­ble coa­li­ción go­ber­nan­te que li­de­ra­ba la ex­pre­si­den­ta Dilma Rous­seff. Era el go­bierno y ca­si to­dos sus fun­cio­na­rios y le­gis­la­do­res (no Dilma, has­ta aho­ra) los que co­bra­ban las coimas pa­ra au­to­ri­zar las obras de la em­pre­sa Pe­tro­bras. La man­cha del es­cán­da­lo mo­jó des­pués a ca­si to­da la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca bra­si­le­ña, ofi­cia­lis­ta u opo­si­to­ra. Aquí es di­fe­ren­te. El ac­tual go­bierno ar­gen­tino es­tá fue­ra del es­cán­da­lo de los cua­der­nos de Cen­teno. Nin­gún fun­cio­na­rio de Ma­cri fi­gu­ra en el ex­pe­dien­te ni en los cua­der­nos. El pre­cio de la obra pú­bli­ca, sin co­rrup­ción, ba­jó un 40 por cien­to. El ca­so in­ter­pe­la a un sec­tor del pe­ro­nis­mo, el kirch­ne­ris­ta, ni si­quie­ra a to­do el pe­ro­nis­mo. Go­ber­na­do­res y se­na­do­res pe­ro­nis­tas de­be­rían re­fle­xio­nar so­bre las prue­bas y tes­ti­mo­nios que se acu­mu­la­ron en los úl­ti­mos días, lue­go de que ha­bla­ran los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios de la cons­truc­ción, pa­ra de­ci­dir qué ha­rán con Cris­ti­na Kirch­ner. La teo­ría de que un se­na­dor tie­ne fue­ros has­ta la sen­ten­cia de­fi­ni­ti­va po­dría re­sul­tar fa­tal pa­ra la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de mu­chos di­ri­gen­tes pe­ro­nis­tas que no par­ti­ci­pa­ron de aquel de­sen­freno de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad.

El Go­bierno es­tá tra­ba­jan­do en un acuer­do con el pe­ro­nis­mo pa­ra con­tra­rres­tar la ima­gen de que los cua­der­nos ar­gen­ti­nos son lo mis­mo que el La­va Ja­to bra­si­le­ño. La me­sa po­lí­ti­ca del ma­cris­mo (Mar­cos Pe­ña, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, Emi­lio Mon­zó y Ro­ge­lio Fri­ge­rio) ne­go­cia con el pe­ro­nis­mo un acuer­do por el pre­su­pues­to. La no­ve­dad es que Pe­ña es­tá en­tu­sias­ma­do

Has­ta los kirch­ne­ris­tas ba­jan la ca­ra an­te las re­ve­la­cio­nes que mues­tran que la re­vo­lu­ción era so­lo un en­ga­ño­so par­lo­teo pa­ra ta­par la co­rrup­ción

con esa po­si­bi­li­dad y que to­dos cuen­tan con la apro­ba­ción del Pre­si­den­te. Uni­fi­ca­rán la in­ter­lo­cu­ción: Juan Schia­ret­ti, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, Ser­gio Mas­sa y Mi­guel Pi­chet­to se­rán los in­ter­lo­cu­to­res prio­ri­ta­rios. Es cier­to tam­bién que el pe­ro­nis­mo es­tá más pre­dis­pues­to a ne­go­ciar con el Go­bierno des­pués de la re­ve­la­ción de los cua­der­nos y, so­bre to­do, de la in­creí­ble sa­ga ju­di­cial que le si­guió.

Las al­ter­na­ti­vas del Pre­si­den­te son po­cas. Pue­de re­cu­rrir a una so­lu­ción po­lí­ti­ca fren­te al te­mor de los mer­ca­dos. Tie­ne ce­rra­da la vía ju­di­cial. ¿Qué po­dría ha­cer? Na­da. Bo­na­dio y Stor­ne­lli tie­nen los an­te­ce­den­tes de hom­bres im­pla­ca­bles que ya con­sig­nó es­ta co­lum­na. Se les su­mó el fis­cal Rí­vo­lo, que hi­zo la pri­me­ra y fun­da­men­tal in­ves­ti­ga­ción del ca­so Cic­co­ne. Su tra­ba­jo aca­ba de po­ner en­tre re­jas a Bou­dou. A esos tres hom­bres les to­có el desafío de ter­mi­nar con la co­lu­sión co­rrup­ta en­tre go­ber­nan­tes y em­pre­sa­rios.

La his­to­ria mos­tró la otra ca­ra de la Jus­ti­cia cuan­do apa­re­ció Nor­ber­to Oyar­bi­de. De­nun­ció que lo apre­ta­ron. Na­die pue­de apre­tar a un juez sin na­da que es­con­der. ¿Por qué acep­tó re­unir­se fue­ra de su ofi­ci­na con ope­ra­do­res ju­di­cia­les y con el en­ton­ces hom­bre fuer­te de la en­ton­ces SI­DE, Jai­me Stiu­so? Des­pués de su con­fe­sión pú­bli­ca, la re­so­lu­ción que so­bre­se­yó a los Kirch­ner por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to se con­vir­tió en el ac­to en co­sa juz­ga­da frau­du­len­ta. Un nue­vo ex­pe­dien­te ju­di­cial es­pe­ra a Cris­ti­na. Bo­na­dio pu­so a Oyar­bi­de en ma­nos de otro juez. Tal vez no quie­re que una cau­sa se­ria ter­mi­ne man­cha­da por el es­cán­da­lo fa­ran­du­le­ro que siem­pre ro­dea al pa­té­ti­co ex­juez. Tie­ne ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.