Lifs­chitz, en gue­rra con­tra los nar­cos

“Los en­fren­ta­mos y eso tie­ne al­gu­nos cos­tos”

La Nacion - - Notas De Tapa - Tex­to Germán de los San­tos | Fo­to Mar­ce­lo Ma­ne­ra

Vier­nes, a las 10. El go­ber­na­dor Mi­guel Lifs­chitz es­tá en la se­de de la Gobernación en Ro­sa­rio. Dos ho­ras des­pués se re­uni­rá con la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, que en ese mo­men­to re­co­rre el Cen­tro de Jus­ti­cia Pe­nal, que fue ti­ro­tea­do ha­ce una se­ma­na. Al en­con­trar­se, se en­te­ra­rán de otro ata­que con­tra un edi­fi­cio en pleno cen­tro vin­cu­la­do con la jue­za Ma­ri­sol Usan­di­za­ga, una de las in­te­gran­tes del tri­bu­nal que con­de­nó a Los Mo­nos. Ya se pro­du­je­ron 12 aten­ta­dos con­tra ma­gis­tra­dos y fun­cio­na­rios que in­ves­ti­ga­ron a esa ban­da nar­co­cri­mi­nal. Es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción del go­bierno san­ta­fe­sino, pe­ro el pro­ble­ma de la vio­len­cia no pa­re­ce en­con­trar lí­mi­tes. –¿ Es­tá en jue­go la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de San­ta Fe si no se lo­gra fre­nar los ata­ques? –Hi­ce un lla­ma­do a to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra dar un fuer­te res­pal­do a la Jus­ti­cia, te­nien­do en cuen­ta que las ba­la­ce­ras tu­vie­ron re­la­ción di­rec­ta con el jui­cio a la ban­da de Los Mo­nos. Bus­can ame­dren­tar e in­ti­mi­dar a quie­nes tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des en esos pro­ce­sos ju­di­cia­les. Ha­bía que ha­cer un lla­ma­do pa­ra te­ner una po­si­ción co­mún en un mo­men­to en que los jue­ces no se sien­ten muy có­mo­dos en es­tas cir­cuns­tan­cias. El res­pal­do se con- cre­tó. Lo que es­tá pa­san­do es par­te del tra­yec­to que tran­si­ta­mos en la lu­cha pa­ra des­ar­ti­cu­lar es­tas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, que son un fe­nó­meno nue­vo en la Ar­gen­ti­na. An­tes es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a epi­so­dios de in­se­gu­ri­dad in­di­vi­dua­les. Lo más or­ga­ni­za­do en el cam­po del de­li­to era una en­tra­de­ra o el ro­bo a un ban­co. Es­to fue así has­ta que apa­re­ció el nar­co­trá­fi­co. Aho­ra es­ta­mos vien­do la apa­ri­ción de es­tas ban­das más com­ple­jas. Y com­ba­tir­las re­quie­re de otras es­tra­te­gias del Es­ta­do, tan­to a ni­vel po­li­cial co­mo ju­di­cial. Esa es la ex­pe­rien­cia que ve­ni­mos rea­li­zan­do, con re­sul­ta­dos que son po­si­ti­vos. Hoy los gru­pos or­ga­ni­za­dos es­tán ba­jo pro­ce­so y des­mem­bra­dos, aun­que exis­ten re­sa­bios ac­ti­vos, y co­mo vi­mos en es­te ca­so, des­de la cár­cel se coor­di­nan los ata­ques. Es­ta­mos su­frien­do es­tos ata­ques por­que de­ci­di­mos no ne­go­ciar ni con­vi­vir con los nar­cos, co­mo ocu­rre en otros lu­ga­res, don­de hay una es­pe­cie de eco­sis­te­ma de con­vi­ven­cia no for­mal, pe­ro se to­le­ra a es­te ti­po de ban­das. No­so­tros to­ma­mos el ca­mino de en­fren­tar a los nar­cos y tie­ne al­gu­nos cos­tos, co­mo los pi­cos de vio­len­cia que se dan. –¿Des­de el Es­ta­do se sub­es­ti­mó a es­te ti­po de ban­das? –Hay cir­cui­tos de pro­tec­ción por fue­ra de la or­ga­ni­za­ción, pro­fe­sio­na­les que ac­túan y em­pre­sas que blan­quean. Los Can­te­ro han di­ver­si­fi­ca­do sus ac­ti­vi­da­des por fue­ra del nar­co­trá­fi­co. Hay otras ra­mas de la eco­no­mía que les brin­dan más di­ne­ro que la ven­ta de dro­gas. Re­mi­ses, usurpación de vi­vien­das, bo­li­ches, en­tre otros. Son co­sas en las que es fá­cil la­var el di­ne­ro y se com­bi­na siem­pre con la ven­ta de dro­ga. El Es­ta­do tie­ne que te­ner otra ca­pa­ci­dad de reac­ción. Tie­ne que te­ner cuer­pos más y me­jor pre­pa­ra­dos tan­to en las fuer­zas de se­gu­ri­dad co­mo en la Jus­ti­cia. –¿Se le ha­ce di­fí­cil al Es­ta­do com­pe­tir con el mo­de­lo de un au­to im­por­ta­do, la pis­to­la 9 mm que se im­pu­so en los ba­rrios? –Tie­ne su com­ple­ji­dad. El nar­co­trá­fi­co es un re­sor­te eco­nó­mi­co. Por ejem­plo, una mu­jer so­la con cua­tro chi­cos, sin edu­ca­ción, que vi­ve en un ba­rrio po­bre, con suer­te pue­de as­pi­rar a un tra­ba­jo do­més­ti­co, si con­si­gue de­jar a los chi­cos con al­gún fa­mi­liar. Si ven­de dro­ga en el ba­rrio le de­ja un suel­do de $ 15.000, sin mo­ver­se de su ca­sa mien­tras cui­da a sus hi­jos. Es ten­ta­dor. ¿Qué le pue­de de­cir uno a esa mu­jer? Es com­ple­jo com­pe­tir con ese ne­go­cio. Pe­ro creo que es­ta­mos a tiem­po en Ro­sa­rio. Hay otros lu­ga­res del país más com­ple­jos. Aquí te­ne­mos pre­sen­cia del Es­ta­do. En más de 30 ba­rrios se es­tá rea­li­zan­do el pro­gra­ma Nue­va Opor­tu­ni­dad, que in­clu­ye a 10.000 jó­ve­nes que aban­do­na­ron el co­le­gio, mu­chos son adic­tos, con an­te­ce­den­tes pe­na­les. Se organizan gru­pos de 10 chi­cos con ca­pa­ci­ta­do­res y se ha­ce un se­gui­mien­to con ac­ti­vi­da­des tres ve­ces por se­ma­na en ca­pa­ci­ta­ción en ofi­cios y un ter­cer tiem­po, que es un es­pa­cio de diá­lo­go. Esos chi­cos es­tán al bor­de, son po­ten­cia­les víc­ti­mas o vic­ti­ma­rios. Y hay que apos­tar a ellos, si no, va­mos a te­ner más ban­das co­mo Los Mo­nos, los Fu­nes o los Ca­mi­nos. –¿ Hay cóm­pli­ces pa­ra que las ban­das nar­co pue­dan lle­var ade­lan­te sus ata­ques? –De­be ha­ber. Se­ría ra­ro que no los hu­bie­ra. Se­gu­ra­men­te es­tas co­sas que es­ta­mos vien­do que su­ce­den en las cár­ce­les son atri­bui­bles a pe­ni­ten­cia­rios que re­ci­ben di­ne­ro. Las con­di­cio­nes de las cár­ce­les no se adap­tan a es­tas nue­vas reali­da­des del cri­men or­ga­ni­za­do. Hay que te­ner me­jo­res me­ca­nis­mos de con­trol. Es­tá dan­do vuel­ta la idea de que po­dría ha­ber com­pli­ci­dad po­li­cial en es­tos ca­sos de los ti­ro­teos a los jue­ces. Yo creo que pue­de ha­ber, pe­ro aún no apa­re­ce. Y no lo des­car­to. En el jui­cio a los Mo­nos que­dó cla­ro la com­pli­ci­dad po­li­cial con es­ta ban­da. Y es­to pa­só ha­ce po­co tiem­po, me­nos de cin­co años. Mu­chos co­mi­sa­rios que ac­tual­men­te es­tán en fun­cio­nes se­gu­ra­men­te al­go ha­brán vis­to o en al­go ha­brán par­ti­ci­pa­do. El di­le­ma es có­mo trans­for­más a la fuer­za de se­gu­ri­dad. No po­dés pres­cin­dir de los po­li­cías. Los ne­ce­si­tás y al mis­mo tiem­po te­nés que pro­du­cir cam­bios. Son cla­ves las di­rec­ti­vas po­lí­ti­cas que les das. Si les de­jás una hen­di­ja, te ha­cen un desas­tre y es muy di­fí­cil pa­rar­lo. A ve­ces no ad­mi­tir­les que ha­gan na­da por fue­ra de lo que tie­nen que ha­cer tie­ne un cos­to en ma­te­ria de efi­ca­cia. Po­drían re­sol­ver ca­sos mu­cho más rá­pi­do. –¿Fue efec­ti­vo el arri­bo de Gen­dar­me­ría de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te des­de 2014? –Creo que en es­ta eta­pa he­mos he­cho un tra­ba­jo po­si­ti­vo. La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, tie­ne có­di­gos. Las co­sas que acor­da­mos se cum­plen. No nos ha he­cho ope­ra­cio­nes ni tra­tó de sa­car pro­ve­cho po­lí­ti­co de la si­tua­ción. Se lo­gró un buen cli­ma de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.