Pro­ce­sión de arre­pen­ti­dos

Lo que más sa­cu­dió a jue­ces y fis­ca­les fue la de­cla­ra­ción de Oyar­bi­de re­co­no­cien­do pre­sio­nes

La Nacion - - Notas De Tapa - Her­nán Cap­pie­llo

“Bien­ve­ni­dos sean los arre­pen­ti­dos, pe­ro ojo, que no se ba­na­li­cen”. Es­ta es la má­xi­ma que cir­cu­ló es­ta se­ma­na en­tre los jue­ces fe­de­ra­les de Co­mo­do­ro Py 2002 que in­ves­ti­gan ca­sos de co­rrup­ción vin­cu­la­dos con el kirch­ne­ris­mo, ho­rro­ri­za­dos por la in­creí­ble ima­gen de Nor­ber­to Oyar­bi­de, uno de los su­yos has­ta ha­ce dos años, aho­ra con­ver­ti­do en un de­lin­cuen­te que –en­tre lá­gri­mas y sin éxi­to– ro­gó con­fe­sar a cam­bio de no que­dar pre­so.

Los más ve­te­ra­nos es­tán asis­tien­do a al­go que no vie­ron nun­ca en su vi­da tri­bu­na­li­cia. Em­pre­sa- rios ha­cien­do fi­la pa­ra con­fe­sar an­te el fis­cal Carlos Stor­ne­lli pa­ra no que­dar pre­sos, y ex­fun­cio­na­rios que que­dan de­te­ni­dos si no ha­blan.

No cues­tio­nan a Clau­dio Bo­na­dio por es­ta in­fle­xi­ble es­tra­te­gia que le vie­ne dan­do re­sul­ta­do y pro­vo­ca una ca­ta­ra­ta de ac­tos de con­tri­ción, pe­ro ad­vier­ten que no de­be to­mar­se la fi­gu­ra del arre­pen­ti­do en vano.

Re­cuer­dan que la ley es­ta­ble­ce que es ne­ce­sa­rio com­pro­bar la ver­sión del arre­pen­ti­do y que de­be se­guir­se es­te asun­to pa­ra cas­ti­gar al que mien­te am­pa­rán­do­se en es­te be­ne­fi­cio.

Tam­bién se­ña­lan que el ner­vio­sis­mo eléc­tri­co que se vi­ve en­tre el ter­ce­ro y cuar­to pi­sos de los tri­bu­na­les don­de es­tán los ju­ga­dos, y el quin­to, don­de es­tán las fis­ca­lías, con una pro­ce­sión in­ce­san­te de po­lí­ti­cos pre­sos, abo­ga­dos y em­pre­sa­rios li­bres con sus abo­ga­dos, no se vio nun­ca. Y sos­tie­nen que fue po­si­ble por un cam­bio que se vie­ne ges­tan­do des­de ha­ce tres años.

No les re­sul­ta asom­bro­so el re­la­to de Os­car Cen­teno, por­que de he­cho es­ta prác­ti­ca es­tá men­cio­na­da en al­gu­na de sus cau­sas, pe­ro des­ta­can que el “cho­fer arre­pen­ti­do” es un re­cur­so que no apa­re­ce to­dos los días.

“Re­ve­la una pro­mis­cui­dad en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co que no nos asom­bra, pe­ro es fuer­te una prue­ba así”, se­ña­la un ma­gis­tra­do acos­tum­bra­do a in­da­gar mi­nis­tros y pre­si­den­tes. Y cla­ro, men­cio­na que el di­ne­ro de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les siem­pre es el tras­fon­do de sus in­ves­ti­ga­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro y co­rrup­ción.

“Lo que es­tá ocu­rrien­do es po­si­ti­vo, más allá de lo tris­te que es”, di­jo otro juez fe­de­ral que se­ña­ló que es­te ti­po de actitudes pue­de ser po­si­ti­vo en tér­mi­nos sim­bó­li­cos y ge­ne­rar un cam­bio en el fu­tu­ro a cor­to pla­zo.

Ha­ce tres años es­to no po­dría ha­ber ocu­rri­do, cam­bia­ron las co­sas en los tri­bu­na­les, des­de el ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Cic­co­ne con­tra Ama­do Bou­dou cuan­do aún es­ta­ba en el po­der.

“Los pro­ce­sos de cam­bio so­cial y po­lí­ti­co son más len­tos y más lar­gos que las ex­pec­ta­ti­vas que to­dos te­ne­mos”, cuen­ta otro ma­gis­tra­do que re­cuer­da lo que le cos­tó lle­gar a ele­var a jui­cio ca­sos que hoy son emblemas an­ti­co­rrup­ción.

Los jue­ces no se asom­bran de los re­la­tos de es­ta se­ma­na por­que las prác­ti­cas que in­ves­ti­ga Bo­na­dio son par­te de la mis­ma ma­nio­bra que ellos in­ves­ti­gan.

O coimas o re­tor­nos o pla­ta de cam­pa­ña en ne­gro: siem­pre son con­tra­pres­ta­cio­nes por las obras por las que los pro­pios fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios son in­ves­ti­ga­dos por­que fue­ron otor­ga­das me­dian­te irre­gu­la­ri­da­des, ma­yo­res cos­tos o di­rec­ta­men­te con so­bre­pre­cios.

El cam­bio prin­ci­pal es que quie­nes es­tán des­fi­lan­do por Co­mo­do­ro Py 2002 es­ta se­ma­na no son la bur­gue­sía em­pre­sa­ria que creó el kirch­ne­ris­mo, sino que es el es­ta­blish­ment de los que siem­pre hi­cie­ron ne­go­cios con el Es­ta­do, no im­por­ta su co­lor po­lí­ti­co.

“Me preo­cu­pa que se ba­na­li­ce lo de los arre­pen­ti­dos. Es una he­rra­mien­ta po­si­ti­va que su­ma y que des­tra­ba co­sas, pe­ro ojo que no ter­mi­nen to­dos arre­pen­ti­dos, si no, na­die pa­ga”, se sin­ce­ró otro ma­gis­tra­do.

La ima­gen de Oyar­bi­de con bas­tón, pe­lo pla­ti­na­do y so­llo­zan­do los ho­rro­ri­zó. Ya lo ha­bían ra­lea­do ha­ce tiem­po del Olim­po de los jue­ces fe­de­ra­les.

Pe­ro es­te án­gel caí­do aho­ra se ex­hi­be men­di­gan­do que lo ad­mi­tan co­mo arre­pen­ti­do, be­ne­fi­cio que la ley ve­da a los que fue­ron fun­cio­na­rios re­mo­vi­bles por jui­cio po­lí­ti­co, co­mo es el ca­so del ex­juez.

Se es­tá dan­do lo mis­mo que pa­só en Bra­sil con el La­va Ja­to, se ilu­sio­nan en Co­mo­do­ro Py 2002. Allí tras las de­la­cio­nes pre­mia­das Lu­la que­dó pre­so. Acá Cris­ti­na Kirch­ner de­be de­cla­rar el lu­nes. Allá los em­pre­sa­rios con­fe­sa­ron y fue­ron con­de­na­dos. Acá so­lo con­fe­sa­ron y bas­tan­te po­co.

Allá el Po­der Ju­di­cial se for­ta­le­ció y des­de la po­lí­ti­ca se lo acu­sa de bus­car de­rro­car pre­si­den­tes. Acá el Po­der Ju­di­cial bus­ca re­cu­pe­rar su con­fian­za y tam­bién es se­ña­la­do co­mo un fac­tor po­lí­ti­co que bus­ca in­ci­dir en el jue­go elec­to­ral.

Son es­tos tiem­pos de paí­ses espejo don­de po­cos se ani­man a afir­mar que am­bos pro­ce­sos ter­mi­nen del mis­mo mo­do. Los jue­ces fe­de­ra­les se ilu­sio­nan y creen que sí, pe­ro la cau­sa re­cién co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.