En la po­lí­ti­ca glo­bal, una cre­cien­te fi­su­ra en­tre el cam­po y la ur­be

La Nacion - - El Mundo - Is­haan Ta­roor Tra­duc­ción de Jai­me Arram­bi­de

El mar­tes fue otro día de elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, y el com­ba­te prin­ci­pal fue la elec­ción es­pe­cial pa­ra el Con­gre­so del es­ta­do de Ohio. Y el men­sa­je de las ur­nas fue cla­ro, más allá del ga­na­dor. Ese dis­tri­to, que abar­ca una fran­ja de su­bur­bios y zo­nas ru­ra­les cer­ca­nas a la ciu­dad de Co­lum­bus, ca­pi­tal del es­ta­do, fue do­mi­nio re­pu­bli­cano du­ran­te más de tres dé­ca­das, y en 2016 op­tó ma­si­va­men­te por Do­nald Trump. Pe­ro es­te año, la con­cu­rren­cia de vo­tan­tes en las áreas sub­ur­ba­nas cre­ció as­tro­nó­mi­ca­men­te, im­pul­san­do al as­pi­ran­te de­mó­cra­ta, Danny O’con­nor, ca­si a los mis­mos gua­ris­mos de su opo­nen­te re­pu­bli­cano, Troy Bal­der­son, que se im­pu­so por me­nos del 1%.

La evi­den­te di­fe­ren­cia de en­tu­sias­mo en­tre las áreas ur­ba­nas del dis­tri­to y las zo­nas ru­ra­les, me­nos po­bla­das, po­ne so­bre el ta­pe­te el desafío que en­fren­tan Trump y su par­ti­do. “Los re­pu­bli­ca­nos ten­drán que en­con­trar la for­ma de re­cu­pe­rar al vo­tan­te su­bur­bano y de fi­de­li­zar me­jor el vo­to del cam­po”, se­ña­ló The New York Ti­mes. “De lo con­tra­rio, per­de­rán su ma­yo­ría en la Cá­ma­ra ba­ja”.

Co­mo di­ce el pro­ver­bio atri­bui­do a Na­po­león lue­go de su frus­tra­da in­va­sión a Ru­sia, “la geo­gra­fía mar­ca el des­tino”, y es­to ocu­rre más aún en tiem­pos de cre­cien­te po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca. Y Es­ta­dos Uni­dos, ba­jo el man­do de Trump, no es­ca­pa a ese fe­nó­meno. El año pa­sa­do, cuan­do el mag­na­te dio su dis­cur­so en Var­so­via, la ju­bi­lo­sa mul­ti­tud que vivó su re­tó­ri­ca ul­tra­na­cio­na­lis­ta era ma­yo­ri­ta­ria­men­te de las afue­ras de la ca­pi­tal po­la­ca. Ley y Jus­ti­cia (Pis), el par­ti­do go­ber­nan­te, ha­bía lle­va­do mi­cros con mi­les de se­gui­do­res del in­te­rior del país, in­clui­dos pue­blos y lo­ca­li­da­des de la fron­te­ra de Po­lo­nia con Eslovaquia.

Los ve­ci­nos de Var­so­via es­tán mu­cho más cer­ca de pro­tes­tar con­tra el an­ti­li­be­ral Pis co­mo lo hi­cie­ron el mes pa­sa­do du­ran­te una ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción con­tra la ju­ga­da del go­bierno pa­ra so­ca­var al Po­der Ju­di­cial.

Com­pen­sa­ción

En Tur­quía pri­ma la mis­ma ló­gi­ca des­de ha­ce mu­cho tiem­po. El pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan de­pen­de de los vo­tan­tes re­li­gio­sos con­ser­va­do­res del in­te­rior de Ana­to­lia pa­ra com­pen­sar el abru­ma­dor apo­yo que tie­nen sus opo­si­to­res lai­cos de iz­quier­da en las gran­des ciu­da­des cos­te­ras del país.

El pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, el ul­tra­de­re­chis­ta Vik­tor Or­ban, pun­ta de lan­za del na­cio­na­lis­mo en Eu­ro­pa, es mu­cho me­nos po­pu­lar en Bu­da­pest que en nin­gún otro lu­gar del país. Por su par­te, el im­pul­so ha­cia el Bre­xit y los triun­fos elec­to­ra­les de la ul­tra­de­re­cha en Fran­cia y Ale­ma­nia res­pon­die­ron a la mo­vi­li­za­ción de vo­tan­tes que vi­ven fue­ra de los gran­des cen­tros ur­ba­nos.

“Los ha­bi­tan­tes an­ti-trump, an­ti-bre­xit, an­ti-er­do­gan y an­ti­or­ban de los cen­tros ur­ba­nos tien­den a ser más ri­cos y for­ma­dos que sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos”, es­cri­bió Gi­deon Rach­man, co­lum­nis­ta de The Fi­nan­cial Ti­mes. “Por el con­tra­rio, el gri­to de gue­rra que aú­na a los se­gui­do­res de Trump, Er­do­gan, Or­ban y el Bre­xit es al­gu­na ver­sión de la pro­me­sa de ha­cer que esos paí­ses sean ‘gran­des otra vez’. Los ‘ur­ba­ni­tas’ [per­so­nas acos­tum­bra­das a la ciu­dad] tam­bién sue­len ser más via­ja­dos, es­tu­dia­ron en el ex­tran­je­ro o, in­clu­so, son in­mi­gran­tes re­cien­tes. Más de un ter­cio de los ha­bi­tan­tes de Lon­dres o Nue­va York, por ejem­plo, na­ció en el ex­tran­je­ro”, aña­dió.

Por un la­do, esa fi­su­ra en­tre el cam­po y la ciu­dad no es co­sa nue­va. His­tó­ri­ca­men­te, la po­lí­ti­ca mo­der­na siem­pre es­tu­vo im­preg­na­da por las ten­sio­nes en­tre el di­na­mis­mo de las ciu­da­des y el re­la­ti­vo quie­tis­mo de las pro­vin­cias, don­de cun­den el feu­da­lis­mo y la po­bre­za. La di­vi­sión cam­po-ciu­dad y la hos­ti­li­dad cultural que ge­ne­ra se re­mon­tan a la an­ti­güe­dad.

Pe­ro la inexo­ra­ble ur­ba­ni­za­ción del mun­do im­pli­ca que las ciu­da­des son más que nun­ca el cen­tro de gra­ve­dad de la po­lí­ti­ca, la cul­tu­ra y la eco­no­mía glo­ba­les.

“De to­das ma­ne­ras, no hay que caer en la ten­ta­ción de con­fun­dir a las ciu­da­des con bas­tio­nes del li­be­ra­lis­mo, ni al in­te­rior de un país co­mo reac­cio­na­rio”, es­cri­bió Rach­man. “Si bien eso pue­de ser cier­to en lo re­fe­ri­do a va­lo­res so­cia­les, tam­bién exis­te una in­ci­pien­te ten­den­cia de las ma­yo­rías ‘ur­ba­ni­tas’ a ma­lo­grar los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.