El kirch­ne­ris­mo cie­rra fi­las en de­fen­sa de la ex­pre­si­den­ta y apues­ta a que pa­se la tor­men­ta

Afir­man que si Ma­cri no co­no­cía los ne­go­cios de Cal­ca­te­rra, por qué Cris­ti­na de­bía sa­ber lo de Ba­rat­ta; as­pi­ran a que la eco­no­mía ocu­pe el cen­tro de la agen­da

La Nacion - - Política - Ga­briel Sued

La tor­men­ta ju­di­cial que azo­ta a em­pre­sa­rios y fun­cio­na­rios del go­bierno an­te­rior no al­te­ró de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el diag­nós­ti­co y el rum­bo del kirch­ne­ris­mo de ca­ra a 2019. Co­mo se ra­ti­fi­có en el en­cuen­tro de ayer en En­se­na­da, los di­ri­gen­tes del es­pa­cio ce­rra­ron fi­las en de­fen­sa de la ex­pre­si­den­ta y apues­tan a que, más tem­prano que tar­de, las cues­tio­nes eco­nó­mi­cas re­cu­pe­ren el cen­tro de la agen­da. Los efec­tos de la bom­ba abrie­ron, eso sí, un cli­ma de de­li­be­ra­ción in­ter­na.

“¿Ma­cri no sa­bía na­da de Cal­ca­te­rra, pe­ro yo te­nía que sa­ber de Ba­rat­ta?”, se de­fen­dió en la in­ti­mi­dad la ex­pre­si­den­ta, en un ar­gu­men­to que sus di­ri­gen­tes más cer­ca­nos se en­car­ga­ron de re­pli­car y re­for­zar: “¿Vidal no sa­bía de los apor­tes tru­chos, pe­ro Cris­ti­na sa­bía de Ba­rat­ta? ¿La úni­ca que te­nía que es­tar en­te­ra­da de to­do es Cris­ti­na?”. Es un ra­zo­na­mien­to de do­ble fi­lo: mu­chos kirch­ne­ris­tas se can­sa­ron de res­pon­sa­bi­li­zar a la go­ber­na­do­ra por el ca­so de las fal­sas do­na­cio­nes y de vin­cu­lar al Pre­si­den­te con los ne­go­cios de su pri­mo.

En el en­torno de la ex­pre­si­den­ta se cie­rran en que ella “es­tá muy tran­qui­la” y en que de las cau­sas se ocu­pan sus abo­ga­dos: hoy la de­fen­sa es­tá cen­tra­li­za­da en Carlos Be­ral­di. Cris­ti­na tie­ne con él tra­to dia­rio, al igual que con Os­car Pa­rri­lli, en­car­ga­do de to­das las cues­tio­nes ope­ra­ti­vas de Uni­dad Ciu­da­da­na, y con Má­xi­mo Kirch­ner, úni­co de­le­ga­do po­lí­ti­co de la ex­pre­si­den­ta. No hay otra me­sa chi­ca.

Sin em­bar­go, Cris­ti­na ha­bía di­ver­si­fi­ca­do sus con­tac­tos po­lí­ti­cos en los úl­ti­mos me­ses, vol­ca­da a or­ga­ni­zar un fren­te opo­si­tor. Ade­más del reen­cuen­tro con Hu­go Mo­yano, an­tes de que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo se ha­bía reuni­do con Da­niel Arro­yo, del Fren­te Re­no­va­dor, y ha­bía ver­sio­nes so­bre un en­cuen­tro con Fe­li­pe So­lá. “No se reunió, pe­ro él no ten­dría pro­ble­ma en ha­cer­lo”, le hi­cie­ron un gui­ño en el en­torno del ex­go­ber­na­dor, an­te una con­sul­ta de la na­cion.

El fren­te que se ima­gi­nan en Uni­dad Ciu­da­da­na in­clu­ye, tam­bién, a bue­na par­te del pe­ro­nis­mo tra­di­cio­nal, a los in­ten­den­tes bo­nae­ren­ses y a las fuer­zas del triun­vi­ra­to pi­que­te­ro.

“Esa cons­truc­ción si­gue. Los cua­der­nos no cam­bian na­da”, in­sis­ten con tono fir­me cer­ca de Cris­ti­na. El mis­mo con­cep­to se re­pi­te en­tre los di­ri­gen­tes de pe­so de Uni­dad Ciu­da­da­na, aun­que con ma­ti­ces. Off the re­cord, va­rios re­co­no­cen que es­tán preo­cu­pa­dos por las de­ri­va­cio­nes de un ca­so que no de­ja de es­ca­lar. “Es­to se pue­de lle­var pues­to a to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co”, di­jo, mi­ran­do el cie­lo ra­so de su des­pa­cho, un ex­mi­nis­tro de Cris­ti­na.

Unas ho­ras an­tes, el ex­je­fe de Ga­bi­ne­te Juan Ma­nuel Abal Me­di­na ha­bía re­co­no­ci­do la exis­ten­cia de un sis­te­ma de re­cau­da­ción ile­gal, con di­ne­ro ne­gro pro­ve­nien­te de los em­pre­sa­rios de la obra pú­bli­ca. En el kirch­ne­ris­mo que­dan po­cos que se atre­van a ne­gar los he­chos. So­lo plan­tean du­das so­bre el úl­ti­mo cua­derno, el que in­cri­mi­na de ma­ne­ra di­rec­ta a Cris­ti­na Kirch­ner. Por con­vic­ción o au­to­pre­ser­va­ción, la ma­yo­ría se afe­rra a una fra­se que se re­pi­te co­mo una ver­dad: “Cris­ti­na no sa­bía”.

¿Qué ar­gu­men­tos dan? Un dipu­tado re­cor­dó que, por la ope­ra­ción neu­ro­ló­gi­ca a la que se so­me­tió, Cris­ti­na es­tu­vo ale­ja­da del úl­ti­mo tra­mo de la cam­pa­ña de 2013, mo­men­to al que se re­fi­rió Abal Me­di­na. Un ex­mi­nis­tro sos­tu­vo que has­ta la muer­te de Nés­tor Kirch­ner, él era el je­fe po­lí­ti­co del es­pa­cio y quien da­ba las ór­de­nes a mu­chos fun­cio­na­rios. Las res­pues­tas se ago­tan con las re­pre­gun­tas: “¿Su je­fe de Ga­bi­ne­te re­co­no­ció un cir­cui­to de re­cau­da­ción ile­gal y ella no sa­bía? ¿Ha­bía co­rrup­ción sis­té­mi­ca en la obra pú­bli­ca, en el trans­por­te y en el fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas, y Cris­ti­na no sa­bía?”. Pe­ro la fra­se per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble: “Ella no sa­bía”.

Pe­se a que nin­gún di­ri­gen­te lo di­rá en pú­bli­co, en al­gu­nos ca­sos la de­fen­sa so­bre los ca­sos de co­rrup­ción no se ex­tien­de a Nés­tor Kirch­ner. Eso no quie­re de­cir que no lo si­gan reivin­di­can­do, ca­si co­mo un pró­cer. “Pe­rón no que­dó en la his­to­ria por la Tri­ple A”, ar­gu­men­tó, sin com­ple­jos, un di­ri­gen­te a car­go del ar­ma­do de UC. “En to­do –afir­mó–, es­to abre una dis­cu­sión so­bre el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca que afec­ta a to­dos los par­ti­dos y no so­lo a no­so­tros”.

Por pri­me­ra vez, en el kirch­ne­ris­mo hay mu­chos di­ri­gen­tes con­ven­ci­dos de que lle­gó la ho­ra de ela­bo­rar una agen­da pa­ra abor­dar la pro­ble­má­ti­ca de la co­rrup­ción. Apun­tan a trans­pa­ren­tar el fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas y a los con­tra­tos de obra pú­bli­ca. Má­xi­mo Kirch­ner ya pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra re­for­zar los apor­tes es­ta­ta­les a los gas­tos pro­se­li­tis­tas. Cris­ti­na por aho­ra no ha­bla del te­ma.

Más allá del cli­ma de de­li­be­ra­ción, en el kirch­ne­ris­mo na­die po­ne en du­da que la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Cris­ti­na si­gue sien­do el plan A pa­ra re­cu­pe­rar el po­der en 2019. Agus­tín Ros­si se re­afir­ma co­mo el me­jor plan B. “Pa­ra que no nos pa­se lo que nos pa­só en 2015 con Scio­li”, se sin­ce­ró un di­ri­gen­te de La Cám­po­ra.

El ca­so de los cua­der­nos cam­bia los tiem­pos y la hoja de ruta, re­co­no­cen a re­ga­ña­dien­tes los mis­mos di­ri­gen­tes. An­tes de que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo, el en­cuen­tro de ayer en En­se­na­da era vis­to en el mun­do kirch­ne­ris­ta co­mo el lan­za­mien­to im­plí­ci­to de la can­di­da­tu­ra de la ex­pre­si­den­ta. Con una ima­gen en al­za, se for­ta­le­cía co­mo la úni­ca car­ta ga­na­do­ra de la opo­si­ción pa­ra 2019. Aho­ra ha­brá que es­pe­rar. “Los po­ros que se ha­bían em­pe­za­do a abrir en los már­ge­nes de nues­tra cons­truc­ción hoy se vuel­ven a ce­rrar”, se la­men­tó uno de los ar­ma­do­res de Uni­dad Ciu­da­da­na.

In­ten­den­tes ro­dea­ron ayer a Má­xi­mo Kirch­ner, en En­se­na­da

cris­ti­na kirch­ner ex­pre­si­den­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.