Ma­cri y Cal­ca­te­rra. Una re­la­ción atra­ve­sa­da por la des­con­fian­za pa­sa­je­ra

Cer­ca del Pre­si­den­te aplau­den que “no mue­va un de­do” pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción ju­di­cial de su pri­mo; el em­pre­sa­rio sien­te que lo “de­mo­ni­zan”

La Nacion - - Política - Jai­me Ro­sem­berg

Los pi­ca­dos en la quin­ta Pa­ra­ka­ló, en Los No­ga­les, eran in­ten­sos y sin con­ce­sio­nes. Ca­da tan­to, los her­ma­nos Fran­co y Ma­ría Pía Ma­cri se acer­ca­ban a la can­cha de fút­bol 6 y mi­ra­ban ju­gar a sus pri­mo­gé­ni­tos, Mau­ri­cio y Án­ge­lo, que te­nían la mis­ma edad y com­pe­tían al má­xi­mo. El ter­cer her­mano, An­to­nio, tam­bién par­ti­ci­pa­ba de le­jos de aque­llas vi­ven­cias com­par­ti­das jun­to a sus hi­jos pe­que­ños.

En se­cre­to, el hi­jo ma­yor de Fran­co ad­mi­ra­ba la ha­bi­li­dad y des­tre­za fut­bo­lís­ti­ca de su pri­mo Án­ge­lo, vir­tu­des que siem­pre se es­for­zó por igua­lar den­tro de un cam­po de jue­go. Ob­je­ti­vo que, se­gún tes­ti­gos de ayer y de hoy, po­cas ve­ces al­can­zó en el fút­bol, aun­que sí lo su­peró ra­que­ta de te­nis en mano.

En ese am­bien­te ín­ti­mo y fa­mi­liar, ha­ce más de cin­cuen­ta años, na­ció y se con­so­li­dó la re­la­ción “de ami­gos, com­pin­ches, con­fi­den­tes” del hoy pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y el em­pre­sa­rio Án­ge­lo Cal­ca­te­rra. Más que los la­zos de san­gre, am­bos com­par­tie­ron vi­ven­cias que los unie­ron, aun­que hu­bo –y hay– lu­na­res re­la­cio­na­dos con la po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos años y so­bre to­do con el pre­sen­te, que los en­cuen­tra con reali­da­des con­tra­pues­tas: mien­tras que el Pre­si­den­te ve con bue­nos ojos la apa­ri­ción de los cua­der­nos de las coimas, que des­ta­pa­ron la tra­ma de re­cau­da­ción del kirch­ne­ris­mo, el em­pre­sa­rio de­bió re­co­no­cer que pa­gó coimas “pa­ra la cam­pa­ña” de Cris­ti­na Kirch­ner an­te el juez Clau­dio Bo­na­dio.

La ten­sión en­tre am­bos hoy es fuer­te, re­co­no­cen en la in­ti­mi­dad cin­co ami­gos en co­mún que ha­bla­ron con la na­cion, aun­que el diá­lo­go con­ti­nuó, an­tes y des­pués de esa de­cla­ra­ción ju­di­cial. Po­cos du­dan de que aquel víncu­lo que se for­jó con di­ver­sión y sa­li­das al ci­ne de San Mi­guel, con es­ca­pa­das a bo­li­ches y más tar­de en los ve­ra­neos en Pun­ta del Es­te, se­gui­rá pa­sa­da la “tor­men­ta” me­diá­ti­ca y po­lí­ti­ca que hoy ame­na­za con re­mo­ver bue­na par­te del sór­di­do en­tra­ma­do de la obra pú­bli­ca du­ran­te los do­ce años de la ges­tión kirch­ne­ris­ta.

Úl­ti­mo diá­lo­go

Ma­cri y el ex­due­ño de Iec­sa, se sa­be, ha­bla­ron an­tes del lu­nes, cuan­do Cal­ca­te­rra se pre­sen­tó an­te el juez Bo­na­dio pa­ra re­co­no­cer que él y no su se­gun­do, Ja­vier Sán­chez Ca­ba­lle­ro, era res­pon­sa­ble de los pa­gos ile­ga­les.

Fiel a su es­ti­lo prag­má­ti­co, Ma­cri no lo de­tu­vo ni le su­gi­rió otra es­tra­te­gia, reite­ran cer­ca de él, mien­tras Eli­sa Ca­rrió y sus má­xi­mos co­la­bo­ra­do­res aplau­dían pú­bli­ca­men­te que “el Pre­si­den­te es­té con­ven­ci­do de ir a fon­do con el cam­bio” y que no “mo­vie­ra un de­do” pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción ju­di­cial de su pri­mo, que sa­lió en li­ber­tad pe­ro que aho­ra “es­tá me­ti­do en un gran qui­lom­bo”, co­mo lo de­fi­nió un hom­bre de su con­fian­za.

La amis­tad en­tre los pri­mos, que los co­no­ce­do­res del víncu­lo afir­man “ca­si de her­man­dad”–so­lo su­pe­ra­da por la re­la­ción que Ma­cri tie­ne con el tam­bién em­pre­sa­rio y hoy ase­sor en las som­bras Ni­co­lás “Nicky” Capu­to–, se ti­ñó otra vez de des­con­fian­za.

Cal­ca­te­rra de­jó tras­cen­der que se sien­te en­tre dos fue­gos. “Los kirch­ne­ris­tas me ma­tan por­que soy ami­go del Pre­si­den­te, y en el ofi­cia­lis­mo me tra­tan co­mo si tu­vie­ra ra­bia”, ru­mió Cal­ca­te­rra, quien se hi­zo car­go de la cons­truc­to­ra Iec­sa cuan­do Ma­cri anun­cia­ba su can­di­da­tu­ra a je­fe de go­bierno por­te­ño, en los comienzos de 2007. El enojo no es tan­to con el Pre­si­den­te, re­cal­can, sino con quie­nes lo “de­mo­ni­zan” den­tro del ofi­cia­lis­mo. Más allá de los dar­dos di­rec­tos a Ca­rrió, se cui­dan de men­cio­nar otros nom­bres de alle­ga­dos que “in­flui­rían” so­bre el Pre­si­den­te.

“Igual, él en­tien­de la si­tua­ción en la que es­tá Mau­ri­cio. No pue­de ha­cer na­da por él, no lo pue­de ayu­dar aun­que quie­ra”, re­fle­xio­nan cer­ca del em­pre­sa­rio. Un ami­go del Pre­si­den­te, tam­bién vin­cu­la­do a los ne­go­cios, no se mues­tra sor­pren­di­do por la ac­ti­tud de Ma­cri ha­cia su pri­mo. “A mí, en to­dos es­tos años, no me dio ni un va­so de agua. Y Mau­ri­cio a Án­ge­lo lo quie­re y ha­bla bien de él, más allá de que lo cri­ti­có mu­cho por su re­la­ción con los K”, des­li­za.

Du­ran­te mu­chos años, pri­me­ro co­mo dipu­tado y lue­go des­de su rol de je­fe de go­bierno por­te­ño, Ma­cri cri­ti­ca­ba al kirch­ne­ris­mo, mien­tras su pa­dre Fran­co, due­ño de Soc­ma, y Cal­ca­te­rra lle­va­ban ade­lan­te, des­de dis­tin­tas em­pre­sas, obras vin­cu­la­das a la cons­truc­ción, ga­so­duc­tos, tre­nes y ru­tas. “Hay una di­fe­ren­cia en­tre am­bos: Án­ge­lo nun­ca abrió la bo­ca en esos años, mien­tras que Fran­co de­cía que el kirch­ne­ris­mo era bár­ba­ro y que ha­bía que vo­tar un pre­si­den­te de La Cám­po­ra”, coin­ci­den ami­gos de am­bos.

En la Ca­sa Ro­sa­da se­ña­lan que el em­pre­sa­rio “hi­zo bien” en pre­sen­tar­se co­mo arre­pen­ti­do y re­co­no­cer los pa­gos. Coin­ci­den con quie­nes quie­ren al em­pre­sa­rio y afir­man que Cal­ca­te­rra fue “pro­li­jo” y “no tu­vo vin­cu­la­ción em­pre­sa­ria” con la ciu­dad cuan­do Ma­cri fue je­fe de go­bierno, y que “ven­dió Iec­sa” cuan­do su pri­mo lle­gó a Bal­car­ce 50. Cer­ca del em­pre­sa­rio re­pi­ten que fue la em­pre­sa Ghe­lla –so­cia pos­te­rior de Iec­sa– y no él quien lle­vó ade­lan­te obras de mag­ni­tud, co­mo el en­tu­ba­mien­to del arro­yo Mal­do­na­do.

Ma­cri, que ha­bló po­co y na­da de su pri­mo en pú­bli­co, se mues­tra con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de pe­lear con­tra “quie­nes des­de la po­lí­ti­ca se apro­pia­ron del Es­ta­do”, co­mo de­jó tras­cen­der en es­tos días. “Se quie­ren mu­cho de to­da la vi­da, y más allá de al­gu­na ca­len­tu­ra pa­sa­je­ra, esa re­la­ción no se rom­pe”, de­fi­nen cer­ca de am­bos pri­mos, que tal vez ex­tra­ñen los días en los que el fút­bol y las sa­li­das de ado­les­cen­tes eran sus úni­cos mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción.

S. CO­LOM­BO

Cal­ca­te­rra se pre­sen­tó es­pon­tá­nea­men­te an­te el juez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.