El Es­ta­do coop­ta­do y las ma­fias del po­der

Du­ran­te dé­ca­das, he­mos con­vi­vi­do con prác­ti­cas ma­fio­sas con­sen­ti­das o le­gi­ti­ma­das por las au­to­ri­da­des y se ha con­fun­di­do lo pú­bli­co con lo pri­va­do

La Nacion - - Editoriales | Cartas -

Las ma­fias son una ré­mo­ra que im­pi­de el buen fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía. al crear obs­tácu­los y mul­ti­pli­car cos­tos, des­alien­tan la in­ver­sión, des­tru­yen el em­pleo ge­nuino e im­pi­den que el país se in­ser­te en el mun­do en for­ma com­pe­ti­ti­va. Si no se rom­pe ese círcu­lo vi­cio­so, nun­ca po­drá su­fra­gar­se el in­sa­cia­ble gas­to pú­bli­co ni sa­tis­fa­cer­se las ex­pec­ta­ti­vas de bie­nes­tar de la po­bla­ción.

a di­fe­ren­cia de las nue­vas ma­fias, que tra­fi­can, ro­ban y ma­tan por au­sen­cia del Es­ta­do, en la ar­gen­ti­na he­mos con­vi­vi­do du­ran­te dé­ca­das con prác­ti­cas ma­fio­sas con­sen­ti­das o le­gi­ti­ma­das por el Es­ta­do. Se ha con­fun­di­do lo pú­bli­co con el pro­ve­cho pri­va­do.

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha pro­me­ti­do lu­char con­tra los “com­por­ta­mien­tos ma­fio­sos, que es­tán en los sin­di­ca­tos, las em­pre­sas, la po­lí­ti­ca y la Jus­ti­cia” y ha afir­ma­do: “no po­de­mos acep­tar que na­die se crea el due­ño de es­te país y con el de­re­cho a po­ner pa­los en la rue­da sis­te­má­ti­ca­men­te”. Esa ba­ta­lla es esen­cial pa­ra trans­for­mar la ar­gen­ti­na, pe­ro es la más di­fí­cil. En bue­na me­di­da, por los in­tere­ses crea­dos por par­te de la opo­si­ción pe­ro­nis­ta y el ac­ti­vis­mo de iz­quier­da en el es­pa­cio pú­bli­co.

allí es­tán las “ma­fias de los pi­que­tes”, que mo­vi­li­zan a mul­ti­tu­des con fi­nes po­lí­ti­cos, im­pi­dien­do la cir­cu­la­ción del trans­por­te ur­bano y da­ñan­do bie­nes pú­bli­cos. Los acom­pa­ñan las “ma­fias del au­sen­tis­mo do­cen­te”, que sa­cri­fi­can días de cla­se pa­ra lu­char por pri­vi­le­gios que des­fon­dan los pre­su­pues­tos pro­vin­cia­les. Siem­pre acom­pa­ña la “ma­fia ca­mio­ne­ra”, que de­ja los sur­ti­do­res sin com­bus­ti­ble y la ba­su­ra sin re­co­ger pa­ra pro­te­ger a sus lí­de­res ame­na­za­dos por ins­pec­cio­nes y au­di­to­rías. O que ame­na­zan de muer­te a quie­nes van a tra­ba­jar cuan­do Hu­go o Pa­blo Mo­yano de­cla­ran una huel­ga.

ade­más de los ca­mio­ne­ros, to­do el mun­do lo­gís­ti­co es­tá pla­ga­do de ma­fias es­pe­cia­li­za­das. Do­min­go ca­va­llo de­nun­ció a las “ma­fias del correo” cuan­do se pre­ten­día pri­va­ti­zar el correo y los ae­ro­puer­tos a me­di­da del em­pre­sa­rio al­fre­do Ya­brán. Las “ma­fias adua­ne­ras” per­mi­tie­ron im­por­tar ju­gue­tes elec­tró­ni­cos, a tra­vés del ae­ro­par­que Me­tro­po­li­tano, co­mo ma­te­rial se­cre­to. alejandro an­to­ni­ni Wil­son tam­bién in­ten­tó uti­li­zar esa ba­se aé­rea, pe­ro por des­cui­do, su va­li­ja fue ins­pec­cio­na­da y par­te de los dó­la­res fue­ron des­cu­bier­tos. En Ezei­za siem­pre fun­cio­na­ron “adua­nas paralelas”: des­de el re­cor­da­do ibrahim al ibrahim, que no ha­bla­ba es­pa­ñol, has­ta el gi­gan­tes­co em­bar­que de cor­pi­ños y elec­tró­ni­cos “en trán­si­to” que na­die veía has­ta que lo de­tec­tó la cia bus­can­do ar­mas de irán. Du­ran­te la ges­tión de Ri­car­do Eche­ga­ray en la afip, la “ma­fia de los con­te­ne­do­res” de Mr. Ko­rea y clau­dio Min­ni­ce­lli (cu­ña­do de Ju­lio De Vi­do) per­mi­tió in­gre­sar me­dio mi­llar con fal­so ki­la­je, pa­ra abas­te­cer a las fe­rias con tex­ti­les de con­tra­ban­do. clau­dio Uber­ti, res­pon­sa­ble de au­to­pis­tas y pea­jes, fue em­ba­ja­dor “pa­ra­le­lo” an­te ca­ra­cas con la pre­sun­ta in­ten­ción de co­brar otros “pea­jes” en los ne­go­cios con Ve­ne­zue­la.

Las ma­fias adua­ne­ras ali­men­tan las ma­fias del co­mer­cio ile­gal, apa­ña­do por po­lí­ti­cos, jue­ces y po­li­cías. La Sa­la­da era la fe­ria ile­gal más gran­de del mun­do, con el ma­yor vo­lu­men de fal­si­fi­ca­ción de mar­cas y des­tino de mer­ca­de­ría pro­du­ci­da en ta­lle­res clan­des­ti­nos, re­sul­ta­do del con­tra­ban­do o de los pi­ra­tas del as­fal­to.

Ma­cri de­nun­ció a la “ma­fia del puer­to”, co­mo los re­mol­ca­do­res que en­ca­re­cen el atra­que y la zar­pa­da de los bu­ques ga­se­ros y los abu­sos del ser­vi­cio de prac­ti­ca­je, obs­ta­cu­li­zan­do el trans­por­te por agua. con el le­ma “to­do lo que flo­ta es mío”, el gre­mio de los ma­rí­ti­mos de Omar “ca­ba­llo” Suá­rez ex­tor­sio­na­ba con me­di­das de fuer­za y la exi­gen­cia de do­ta­cio­nes in­ne­ce­sa­rias a las em­pre­sas na­vie­ras. con es­tas prác­ti­cas fac­cio­sas, se lo­gró des­truir la flo­ta mer­can­te na­cio­nal, a fa­vor de Pa­ra­guay y Uru­guay.

cuan­do el Es­ta­do cre­ció en los ne­go­cios se re­ti­ró del bie­nes­tar ge­ne­ral pa­ra de­di­car­se al bie­nes­tar de fun­cio­na­rios, con­tra­tis­tas y sin­di­ca­lis­tas. De esa unión sim­bió­ti­ca que pri­va­ti­za­ron de he­cho las em­pre­sas pú­bli­cas, na­cie­ron las ma­fias del po­der en YPF, En­tel, Seg­ba, So­mi­sa, Gas del Es­ta­do, Fa­bri­ca­cio­nes Mi­li­ta­res y otras en­ti­da­des uti­li­za­das pa­ra ama­sar for­tu­nas per­so­na­les con re­cur­sos pú­bli­cos. Pa­tri­mo­nios ya le­gi­ti­ma­dos por la pres­crip­ción, el as­cen­so so­cial, las con­tri­bu­cio­nes po­lí­ti­cas y... la au­sen­cia de cho­fe­res me­mo­rio­sos. En tiem­pos más re­cien­tes se re­pi­tió el me­ca­nis­mo, con otros nom­bres: Enar­sa, Laf­sa, ca­sa de Mo­ne­da, in­caa, Onc­ca, Oc­co­vi, Pami, Tec­nó­po­lis, ade­más de mu­chas uni­ver­si­da­des na­cio­na­les y los fi­dei­co­mi­sos kirch­ne­ris­tas.

To­da vez que exis­te un ni­cho de ga­nan­cias de­ri­va­das de al­gu­na re­gu­la­ción es­ta­tal, se crean las con­di­cio­nes pa­ra la for­ma­ción de una “ma­fia” en­tre be­ne­fi­cia­rios y fun­cio­na­rios pa­ra con­tro­lar el ac­ce­so y ase­gu­rar su per­ma­nen­cia. En mu­chos ca­sos no se tra­ta de aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas en sen­ti­do pro­pio, pe­ro sus re­sul­ta­dos prác­ti­cos son se­me­jan­tes.

Las obras so­cia­les sin­di­ca­les son el pa­ra­dig­ma del es­que­ma ma­fio­so que uti­li­zan los sin­di­ca­tos pa­ra la ac­ción po­lí­ti­ca y en­ri­que­cer a sus di­ri­gen­tes, per­pe­tuán­do­se en el po­der. Los fon­dos “ne­gros” pro­vie­nen de re­tor­nos de pres­ta­do­res, con­tra­tis­tas de obras y de la com­pra de in­mue­bles y equi­pa­mien­to. Es­ta “ca­ja”, jun­to al sis­te­ma de per­so­ne­ría gre­mial úni­ca, ha po­li­ti­za­do el ac­cio­nar sin­di­cal, chan­ta­jean­do a los go­bier­nos con huel­gas ge­ne­ra­les ale­ja­das del ver­da­de­ro in­te­rés de los tra­ba­ja­do­res.

Las al­cal­días sue­len ofre­cer múl­ti­ples ne­go­cios pa­ra las “ma­fias mu­ni­ci­pa­les”, co­mo las ha­bi­li­ta­cio­nes co­mer­cia­les y las apro­ba­cio­nes pa­ra cons­truir. La plus­va­lía ge­ne­ra­da por un cam­bio de re­gla­men­to, una vez que un te­rreno fue ad­qui­ri­do a pre­cio vil, es di­ne­ro que cae del cie­lo y sue­le com­par­tir­se en­tre desa­rro­lla­do­res y fun­cio­na­rios.

El sec­tor fi­nan­cie­ro no ha de­ja­do de te­ner sus ma­fias pro­pias. al igual que los cam­bios de nor­mas mu­ni­ci­pa­les, pe­que­ñas al­te­ra­cio­nes en os­cu­ras cir­cu­la­res del Ban­co cen­tral, re­dac­ta­das por fun­cio­na­rios com­pren­si­vos, pue­den cam­biar el co­lor de los re­sul­ta­dos de un ba­lan­ce tri­mes­tral. al­gu­nos ban­cos ar­ma­ron sus ma­fias par­ti­cu­la­res, aso­cian­do ne­go­cios con la po­lí­ti­ca. En el ca­so de Repsol, el gru­po Es­ke­na­zi in­gre­só en YPF sin po­ner un pe­so por or­den de nés­tor Kirch­ner, co­mo “ex­per­to en mer­ca­dos re­gu­la­dos”. El ban­que­ro Jor­ge Bri­to, exi­to­so de­sa­rro­lla­dor y te­rra­te­nien­te, pres­tó di­ne­ro a ama­do Bou­dou, a tra­vés de The Old Fund, pa­ra que el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te de la na­ción se que­da­ra con la im­pren­ta cic­co­ne.

En lo que ha­ce a em­pre­sa­rios pre­sun­ta­men­te ex­tor­sio­na­dos, ca­be pre­gun­tar­se si real­men­te son víc­ti­mas de ese de­li­to, cuan­do se sa­be que el

En la Ar­gen­ti­na, he­mos asis­ti­do y aún asis­ti­mos a los des­fi­les de las ma­fias de los pi­que­tes, del au­sen­tis­mo do­cen­te y la ca­mio­ne­ra. He­mos sa­bi­do y sa­be­mos de ma­fias en la Adua­na, en el Correo y en el puer­to. Nos to­pa­mos con las mu­ni­ci­pa­les y nos cho­ca­mos con las fi­nan­cie­ras, con la ma­fia de la in­dus­tria del jui­cio y, en es­pe­cial, la de los jui­cios la­bo­ra­les Cuan­do el Es­ta­do cre­ció en los ne­go­cios, se re­ti­ró del bie­nes­tar ge­ne­ral pa­ra de­di­car­se al bie­nes­tar de con­tra­tis­tas y sin­di­ca­lis­tas Las obras so­cia­les sin­di­ca­les son el pa­ra­dig­ma del es­que­ma ma­fio­so que uti­li­zan los sin­di­ca­tos pa­ra la ac­ción po­lí­ti­ca y en­ri­que­cer a sus di­ri­gen­tes, per­pe­tuán­do­se en el po­der

ex­tor­sio­na­dor lo­gra su ob­je­ti­vo ame­na­zan­do con un da­ño even­tual y no pro­me­tien­do un be­ne­fi­cio co­mo una obra sin com­pe­ti­do­res o pre­cios he­chos a me­di­da.

Las pro­fe­sio­nes li­be­ra­les tam­po­co es­tán exen­tas de ma­fias. Un ca­so em­ble­má­ti­co fue la “in­dus­tria del jui­cio” con­tra Fe­rro­ca­rri­les del Es­ta­do, con de­man­das mi­llo­na­rias por in­dem­ni­za­cio­nes siem­pre aco­gi­das por el ex­juez ci­vil al­ber­to ni­co­sia. El pre­si­den­te Ma­cri de­nun­ció con­ni­ven­cia en­tre jue­ces, pe­ri­tos y abo­ga­dos en el fue­ro la­bo­ral, con­vo­can­do a en­fren­tar a la “ma­fia de los jui­cios la­bo­ra­les”, que des­tru­ye la ge­ne­ra­ción de em­pleo y el re­em­pla­zo por ho­ras ex­tras o por ro­bots.

Más allá de la le­gí­ti­ma ac­ti­vi­dad de aso­cia­cio­nes ci­vi­les y sin­di­ca­tos pa­ra de­fen­der los de­re­chos de sus so­cios y agre­mia­dos, la in­ter­ven­ción ma­si­va del Es­ta­do en la eco­no­mía ar­gen­ti­na ha cau­sa­do que, de­ba­jo de ca­da bal­do­sa, se en­cuen­tren feu­dos, co­fra­días, cla­nes, tren­zas, ros­cas, ban­das o pan­di­llas en con­ni­ven­cia con fun­cio­na­rios pa­ra me­drar con lo pú­bli­co. En nom­bre del em­pleo y con el apo­yo sin­di­cal, se han crea­do he­chos con­su­ma­dos, con ren­tas ar­ti­fi­cio­sas que no son com­pa­ti­bles con una ar­gen­ti­na mo­der­na.

Es po­si­ble que el cam­bio sea im­pul­sa­do por la Jus­ti­cia cri­mi­nal y las nor­mas de cum­pli­mien­to que el mun­do desa­rro­lla­do exi­ge co­mo con­di­ción pa­ra in­ter­ac­tuar. Y tam­bién por la tec­no­lo­gía, en tan­to las apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les in­tro­du­cen ma­yor com­pe­ten­cia y trans­pa­ren­cia en los mer­ca­dos, don­de ya tam­po­co exis­ten ca­na­les pa­ra la cir­cu­la­ción de di­ne­ro “ne­gro”.

Los avan­ces que que­da­ron evi­den­cia­dos en los úl­ti­mos días a par­tir de la di­vul­ga­ción de los cua­der­nos de las coimas de la era kirch­ne­ris­ta y la de­ten­ción de un buen nú­me­ro de ex­fun­cio­na­rios y de em­pre­sa­rios brin­da a la Jus­ti­cia –y tam­bién a la di­ri­gen­cia– una opor­tu­ni­dad, al tiem­po que plan­tea un desafío, acer­ca del cual to­dos de­be­mos to­mar con­cien­cia pa­ra evi­tar que la ar­gen­ti­na pier­da pa­ra siem­pre la oca­sión de par­ti­ci­par en el si­glo XXI co­mo un ac­tor prin­ci­pal y no co­mo un Es­ta­do fra­ca­sa­do, con­tro­la­do por una con­fe­de­ra­ción de ma­fias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.