La pro­pi­na no es la so­lu­ción

Tras una se­ma­na en la que el dó­lar se vol­vió a dis­pa­rar, el ries­go país mos­tró ni­ve­les preo­cu­pan­tes y ca­yó el Mer­val, la re­co­men­da­ción vuel­ve a ser la cau­te­la

La Nacion - - Economía - Sa­bri­na Co­ru­jo www.port­fo­lio­per­so­nal.com

la cos­tum­bre de dar gra­ti­fi­ca­cio­nes a tra­ba­ja­do­res de cier­tas ac­ti­vi­da­des pa­ra com­pen­sar la ba­ja de in­gre­sos tie­ne sus pro­ble­mas

Ser con­ser­va­dor hoy pa­ga. así lo vol­vió a de­jar en cla­ro el com­por­ta­mien­to del mer­ca­do en la úl­ti­ma se­ma­na, en la que los ar­gu­men­tos que lle­va­ban a se­guir re­co­men­dan­do cau­te­la to­ma­ron cla­ro sen­ti­do. ac­tuar en fun­ción a es­ta re­co­men­da­ción per­mi­tió aco­tar el po­si­ble im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre las po­si­cio­nes fi­nan­cie­ras de es­ta re­no­va­da “ola” de cas­ti­go al ries­go lo­cal.

Si lo que se bus­can son las ra­zo­nes, hay que apun­tar a un mix en­tre lo pro­pio y lo ajeno. la co­yun­tu­ra ex­ter­na, en lo que se­ría una bús­que­da de “jus­ti­fi­ca­cio­nes” pa­ra es­ta nue­va co­rrec­ción, es­ta vez sí apor­tó fun­da­men­to. la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis de Tur­quía, con una de­va­lua­ción de su mo­ne­da de cer­ca del

22% en la se­ma­na y un dis­pa­ro en sus CDS (con­tra­tos de co­ber­tu­ra) del

29%, im­pac­tó so­bre to­dos los emer­gen­tes y más tam­bién. la ar­gen­ti­na, ade­más, tie­ne un plus en su con­tra, que son al­gu­nos pun­tos en co­mún de su his­to­ria con la de Tur­quía.

En con­se­cuen­cia, es­ta co­yun­tu­ra de­be for­mar par­te de la ex­pli­ca­ción del mo­vi­mien­to re­cien­te del pe­so, y los nue­vos má­xi­mos al­can­za­dos por arri­ba de los $ 29; es de­cir, una suba –to­man­do co­mo re­fe­ren­cia el dó­lar ma­yo­ris­ta Bcra3500– del 6,6% en la se­ma­na. No muy atrás se ubi­ca­ron otras mo­ne­das. el top­fi ve emer­gen­te, y de­trás de la li­ra y el pe­so, lo com­ple­tan el ru­blo de Ru­sia, el real de Bra­sil yel­rand sud­afri­cano, con­de va­lua­cio­nes de en­tre 4,2% y 6,5%.

Tam­bién se re­fu­gia so­bre es­te es­ce­na­rio par­te de la nue­va caí­da de los bonos a mí­ni­mos por de­ba­jo de los pre­sen­ta­dos a fi­nes de ju­nio y prin­ci­pio de ju­lio, y ren­di­mien­tos que sal­tan en la par­te lar­ga por arri­ba del 10,5% anual. la caí­da en los pre­cios en la cur­va de dó­la­res fue de en­tre 5-12% en pro­me­dio y el tras­la­do de las ta­sas ha­cia arri­ba fue de en­tre 200-250 pun­tos. El vier­nes lle­gó a mos­trar una cur­va bas­tan­te más pla­na que en las úl­ti­mas se­ma­nas, con ren­di­mien­tos de en­tre 9% y 11,5% anual. En sin­to­nía, el ries­go país mar­có ni­ve­les arri­ba de los 700 pun­tos; y el CDS a 5 años se ubi­có en má­xi­mos de arri­ba de 530 pun­tos.

la ren­ta va­ria­ble no es­tu­vo exen­ta a es­ta nue­va hui­da del ries­go lo­cal. El Mer­val ca­yó 9% en la se­ma­na en pe­sos y más del 14% en dó­la­res. com­por­ta­mien­to que lo lle­vó a re­tro­ce­der a ni­ve­les de me­dia­dos de ju­lio. Hay que ver, de to­dos mo­dos, que aún no se al­can­za­ron los mí­ni­mos de la cri­sis en 24.700-25.000 pun­tos en pe­sos y 860 en dó­la­res.

la reali­dad es que tam­po­co es­tos ni­ve­les son so­la­men­te cul­pa de Tur­quía, o de la ma­yor volatilidad de Bra­sil, o de los rui­dos re­la­cio­na­dos a una pro­ba­ble gue­rra co­mer­cial. Es que el ti­ming de los “cua­der­nos” no fue el óp­ti­mo pa­ra un mer­ca­do que bus­ca­ba co­mo un buen pri­mer pa­so ga­nar cier­ta es­ta­bi­li­dad lue­go de la cri­sis de los úl­ti­mos me­ses.

No hay du­das de que el mer­ca­do aún no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra po­der pa­rar­se con “ob­je­ti­vi­dad” y “con­fian­za” an­te cual­quier nue­vo rui­do. En es­pe­cial, cuan­do se sa­bía que no ha­bía (ni hay) en el ho­ri­zon­te de cor­to pla­zo nin­gún ca­ta­li­za­dor po­si­ti­vo fuer­te que pue­da ayu­dar a un cam­bio de las ex­pec­ta­ti­vas.

El re­cálcu­lo del im­pac­to de la cri­sis cam­bia­ria so­bre la ac­ti­vi­dad no ha­bía aún ter­mi­na­do de di­ge­rir­se, y los rui­dos re­cien­tes pa­re­cen lle­var a la ne­ce­si­dad de un nue­vo ajus­te. El ma­yor pro­ble­ma del mer­ca­do, en es­te pun­to, es la fal­ta de di­men­sión del real al­can­ce y pro­fun­di­dad del pro­ble­ma.

En con­se­cuen­cia, lo que se ne­ce­si­ta es apun­tar el día a día. Se vuel­ve a po­ner en el cen­tro de los aná­li­sis la ne­ce­si­dad de una reac­ción acer­ta­da de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria, pro­duc­to de que ya no hay mu­cho más mar­gen pa­ra “prue­ba y error”. Te­ner no­ti­cias que per­mi­tan pro­yec­tar que se avan­za en la po­si­bi­li­dad de ce­rrar el fi­nan­cia­mien­to de 2019, se­ría un buen pun­to pa­ra los pre­cios. Mien­tras que, co­mo par­te de la agen­da más in­me­dia­ta, se de­be­rá mi­rar el re­sul­ta­do de la li­ci­ta­ción de le­tras del Ban­co cen­tral, que se­rá leí­do en fun­ción a las ta­sas que ne­ce­si­te con­va­li­dar y la pre­sión ex­tra que pue­da ge­ne­rar so­bre el bi­lle­te (y la in­fla­ción) si la re­no­va­ción no es al­ta.

El nú­me­ro a te­ner en cuen­ta es que el ven­ci­mien­to su­ma unos

$530.000 mi­llo­nes, lo que im­pli­ca un 54/55% del stock de las le­tras (aún tras la caí­da de es­te úl­ti­mo en las úl­ti­mas se­ma­nas). lo que no evi­ta, por en­de, es­tar fren­te a un nue­vo su­per­mar­tes

En la co­lo­ca­ción de un mes atrás, el Bcra lo­gró re­no­var al­re­de­dor del

75% de los ven­ci­mien­tos, ni­vel más ba­jo que el pro­me­dio de las pri­me­ras cin­co li­ci­ta­cio­nes del año (89%) pe­ro me­jor que el de ju­nio (59%). No obs­tan­te, la co­yun­tu­ra era otra. Se lle­ga­ba al 17 de ju­lio con un ti­po de cam­bio que en las dos se­ma­nas pre­vias se ha­bía apre­cia­do cer­ca de 4%. Hoy, y tras la úl­ti­ma se­ma­na, el bi­lle­te vuel­ve a ser un te­ma de ten­sión con una suba de cer­ca de 7% en las úl­ti­mas rue­das. En con­se­cuen­cia, apun­tar a re­no­var el 75-80% (y en don­de so­lo el 36% del stock es­tá en ban­cos) es ser de­ma­sia­do op­ti­mis­ta.

Una de las cla­ves es­ta­rá en la ta­sa que de­ci­da y de­ba con­va­li­dar el Bcra. Se apun­ta a que res­pe­te la re­fe­ren­cia del mer­ca­do se­cun­da­rio, co­mo lo ha he­cho en las úl­ti­mas co­lo­ca­cio­nes. Ha­brá que es­pe­rar al mer­ca­do de es­te lu­nes y mar­tes, pe­ro en prin­ci­pio po­dría ar­gu­men­tar­se a fa­vor de ni­ve­les de en­tre 46,5-47,50% pa­ra la ta­sa más cor­ta. Ren­di­mien­tos que, en tér­mi­nos rea­les, se man­tie­nen al­tos y bus­ca­rían sos­te­ner el atrac­ti­vo de es­te ins­tru­men­to.

Por fue­ra de es­to, otros po­si­bles dri­vers bue­nos pa­ra el mer­ca­do (ya que so­bre los ex­ter­nos no po­de­mos in­fluir), pa­re­cen ser hoy se­cun­da­rios. los re­sul­ta­dos cor­po­ra­ti­vos no su­man por sí so­los en es­ta co­yun­tu­ra, mien­tras que los da­tos eco­nó­mi­cos se des­cuen­tan ne­ga­ti­vos. Has­ta la lle­ga­da de la mi­sión del FMI pa­ra re­vi­sar el pri­mer tri­mes­tre de cum­pli­mien­to del acuer­do po­dría apor­tar al­go de no­ti­cias, pe­ro sin mu­cho im­pac­to en cuan­to al com­por­ta­mien­to del mer­ca­do.

Más di­fí­cil de pro­yec­tar es el es­ce­na­rio po­lí­ti­co y ju­di­cial. Qui­zá sí ha­ya cier­tos avan­ces en un acuer­do con los go­ber­na­do­res por el pre­su­pues­to 2019. Y ha­brá que ver qué di­men­sión se­gui­rá to­man­do el “cua­der­nos-ga­te” y có­mo eso se­ría vis­to. Nin­guno de es­tos as­pec­tos po­dría te­ner la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra sos­te­ner por sí so­lo una re­cu­pe­ra­ción im­por­tan­te.

El Mer­val ca­yó un 9% en la se­ma­na me­di­do en pe­sos y más de 14% en tér­mi­nos de dó­la­res

La lle­ga­da del FMI pa­ra re­vi­sar las cuen­tas no ten­drá mu­cho im­pac­to en los mer­ca­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.