Nos­tal­gias de la Ar­gen­ti­na po­pu­lis­ta

La Nacion - - Notas De Tapa - Joa­quín Mo­ra­les So­lá

En 2006, el en­ton­ces pre si dent eN és­to­rK ir ch ner­disp uso un au­men­to re­tro­ac­ti­vo del pre­cio del gas pa­ra la in­dus­tria y el co­mer­cio. Or­de­nó, al mis­mo tiem­po, que el Es­ta­do asu­mie­ra el cos­to de los au­men­tos co­rres­pon­dien­tes al con­su­mo do­mi­ci­lia­rio. Las dos de­ci­sio­nes han si­do to­ma­das por el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri (pri­me­ro el au­men­to re­tro­ac­ti­vo ge­ne­ral y, des­pués, la ab­sor­ción de esa suba por par­te del Es­ta­do), y am­bas fue­ron du­ra­men­te cri­ti­ca­das por la viu­da del pre­si­den­te Kirch­ner. Tan­toMa cric omoNés­to­rK ir ch ner cum­plían con una ley de otro pre­si­den­te pe­ro­nis­ta, Car­los Me­nem, de­fen­di­da en 1992 por el en­ton­ces dipu­tado Os­car Pa­rri­lli, hoy el prin­ci­pal guar­daes­pal­das y con­fi­den­te te­le­fó­ni­co de Cris­ti­na Kirch­ner.

Vie­ne de ta­pa Pa­ra la ex­pre­si­den­ta, sin em­bar­go, las de­ci­sio­nes de Ma­cri son pro­pias de una de­re­cha in­sen­si­ble, in­com­pa­ti­bles con las ideas de la re­vo­lu­ción in­con­clu­sa que ella cree ha­ber en­car­na­do. Con otras pa­la­bras: si lo ha­cía Kirch­ner era pro­gre­sis­ta; si lo ha­ce Ma­cri es reac­cio­na­rio.

El as­pec­to más cu­rio­so del con­flic­to por el au­men­to de las ta­ri­fas de gas es que el li­de­raz­go de la opo­si­ción ca­yó, otra vez, en ma­nos de Cris­ti­na. Jus­to en ella, que go­ber­nó de tal ma­ne­ra que el país per­dió el au­to­abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co. To­da­vía se re­cuer­da el ac­to en el puer­to de Bue­nos Ai­res, ador­na­do pa­ra la oca­sión con un pal­co, que en­ca­be­zó el ex­mi­nis­tro Ju­lio De Vi­do en ho­me­na­je al pri­mer bar­co que lle­gó con pe­tró­leo ve­ne­zo­lano. La Ar­gen­ti­na te­nía has­ta en­ton­ces au­to­abas­te­ci­mien­to de pe­tró­leo y gas. Nun­ca una de­rro­ta y una fies­ta fue­ron con­fun­di­das tan bien. Aho­ra fue ella la que di­fun­dió la re­so­lu­ción con el au­men­to re­tro­ac­ti­vo an­tes de que se pu­bli­ca­ra en el Bo­le­tín Ofi­cial. To­da­vía si­gue te­nien­do una pe­ne­tra­ción im­por­tan­te en el Es­ta­do. ¿Fun­cio­na­rios de ca­rre­ra que sim­pa­ti­zan con ella? ¿Per­so­nal que ella nom­bró y Ma­cri no sa­có? Na­die lo sa­be. El pro­ble­ma es­ta­ría aco­ta­do si se en­ce­rra­ra en el es­pa­cio po­lí­ti­co del cris­ti­nis­mo, que es mi­no­ri­ta­rio, aun­que re­pre­sen­ta al con­glo­me­ra­do opo­si­tor con más sim­pa­ti­zan­tes.

Pe­ro la prin­ci­pal cons­ta­ta­ción de los úl­ti­mos días es que hay un re­sa­bio de­ma­gó­gi­co y po­pu­lis­ta en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, en la Jus­ti­cia y has­ta en im­por­tan­tes fran­jas del pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te. Cris­ti­na los lle­vó de la mano a to­dos. La ley de 1992 di­ce cla­ra­men­te que, en ca­so de que el dó­lar se apre­cie en más del 20 por cien­to, la di­fe­ren­cia en el pre­cio de la ta­ri­fa de gas de­be ser pa­ga­da por los usua­rios en un pla­zo má­xi­mo de seis cuo­tas. El se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, con­si­guió que ese pla­zo fue­ra de 24 cuo­tas en lu­gar de seis, des­pués de una de­va­lua­ción del pe­so del 110 por cien­to. Ig­no­rar ese man­da­to de la ley hu­bie­ra si­do un ac­to cla­ra­men­te ile­gal y una rup­tu­ra de he­cho de los con­tra­tos con las em­pre­sas pe­tro­le­ras.

El pri­mer sec­tor ins­ti­tu­cio­nal en abra­zar­se a la de­ma­go­gia fue el ju­di­cial. El fis­cal Gui­ller­mo Ma­ri­juan de­nun­ció pe­nal­men­te a Igua­cel por abu­so de po­der e in­cum­pli­mien­to de los de­be­res de fun­cio­na­rio pú­bli­co. De esa de­nun­cia se hi­zo car­go la fis­cal Pa­lo­ma Ochoa, de co­no­ci­da mi­li­tan­cia en Jus­ti­cia Le­gí­ti­ma y en el cris­ti­nis­mo ideo­ló­gi­co. ¿La Jus­ti­cia te­nía al­go pa­ra de­cir so­bre la de­ci­sión de Igua­cel? Des­de lue­go que sí. Co­rres­pon­día a jue­ces de otro fue­ro de­ci­dir si esa ley del 92 es cons­ti­tu­cio­nal o in­cons­ti­tu­cio­nal o si la re­so­lu­ción de­bía so­me­ter­se a una nue­va au­dien­cia pú­bli­ca, aun­que ya pasó por una. Pe­ro de­nun­ciar pe­nal­men­te a un fun­cio­na­rio por ha­ber cum­pli­do con la ley vi­gen­te fue un ac­to de po­pu­lis­mo ju­di­cial que ca­re­ce de ate­nuan­tes.

Los ra­di­ca­les es­tán mu­chas ve­ces más cer­ca de los pe­ro­nis­tas que de Ma­cri. El equi­po del Pre­si­den­te co­me­te re­cu­rren­te­men­te el error de no ha­blar de de­ci­sio­nes im­por­tan­tes con los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes de los par­ti­dos alia­dos. Son fun­da­men­tal­men­te tres: Eli­sa Ca­rrió, Ma­rio Ne­gri y Luis Nai­de­noff, es­tos dos úl­ti­mos lí­de­res de los blo­ques de Cam­bie­mos en Diputados y en el Se­na­do. Con to­do, pa­re­ce que a ve­ces a los ra­di­ca­les les gus­ta que no los con­sul­ten, por­que así les que­da el es­pa­cio li­bre pa­ra el re­pro­che y pa­ra des­ple­gar sus ideas, más vie­jas que nue­vas. El error es del Go­bierno, pe­ro tam­bién de sus alia­dos cuan­do pro­tes­tan en pú­bli­co sin in­ten­tar an­tes gol­pear las puer­tas del Pre­si­den­te y re­cla­mar­le una ex­pli­ca­ción. Los ra­di­ca­les lo de­ja­ron a Ma­cri sin Con­gre­so; la rec­ti­fi­ca­ción era el úni­co ca­mino que le que­da­ba. El se­na­dor An­gel Ro­zas, pre­si­den­te del blo­que ra­di­cal, lle­gó a de­cir que es­ta­ba con­ten­to con la mar­cha atrás del Pre­si­den­te. “Lo lo­gra­mos… se ha­rá car­go el Es­ta­do”, se ale­gró. Pe­ro ¿quién fi­nan­cia al Es­ta­do ar­gen­tino? ¿Las Na­cio­nes Uni­das? ¿La Unión Eu­ro­pea? La no­ti­cia es ma­la pa­ra Ro­zas: el Es­ta­do ar­gen­tino es fi­nan­cia­do por los ar­gen­ti­nos. Y las po­si­cio­nes co­mo las de Ro­zas, com­par­ti­das por gran par­te del pe­ro­nis­mo, ex­pli­can que la enor­me pre­sión im­po­si­ti­va lo­cal, que afec­ta a los sec­to­res pro­duc­ti­vos y al ciu­da­dano co­mún que tra­ba­ja en blan­co, sea la más gran­de del mun­do.

El es­cán­da­lo pú­bli­co de los ra­di­ca­les les abrió las puer­tas a los pe­ro­nis­tas pa­ra que ha­gan su pro­pio pi­que­te con­tra el au­men­to re­tro­ac­ti­vo de gas. Los pe­ro­nis­tas, y no im­por­ta cuál sea su ex­trac­ción, tam­bién pre­fie­ren un Es­ta­do ge­ne­ro­so con di­ne­ro ajeno. Un Es­ta­do igual­men­te in­jus­to. Si bien el pro­me­dio de las subas era de en­tre 90 y 100 pe­sos por mes, los que me­nos con­su­men pa­ga­rían en­tre 40 y 70 pe­sos. Las fac­tu­ras de más de 10.000 o 15.000 pe­sos pa­ga­rían, en cam­bio, 400 o 500 pe­sos. To­dos que­da­ron sub­si­dia­dos, pe­ro fun­da­men­tal­men­te los de ma­yor con­su­mo, que son los sec­to­res me­dios al­tos y al­tos de la so­cie­dad. Na­die se acor­dó de los ar­gen­ti­nos que de­ben usar gas en ga­rra­fa, que es el gas más ca­ro del país, y que con­su­men los sec­to­res me­nos pu­dien­tes de la so­cie­dad. ¿Por qué los ra­di­ca­les no pro­pu­sie­ron una mo­di­fi­ca­ción de la re­so­lu­ción pa­ra que fue­ran sub­si­dia­dos so­lo los usua­rios con me­nor con­su­mo? ¿Por qué esa ini­cia­ti­va no sur­gió del sen­si­ble pe­ro­nis­mo? ¿Qué es­pe­rar de una di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca que tie­ne en­tre sus prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes a Ser­gio Mas­sa, en­re­da­do siem­pre en su pro­pia y cam­bian­te de­ma­go­gia? Es­ta vez se las to­mó con­tra los ex­por­ta­do­res de ma­te­rias pri­mas. Lo di­jo así, pe­ro lue­go le echó la cul­pa al Go­bierno cuan­do los pro­duc­to­res ru­ra­les lo cri­ti­ca­ron du­ra­men­te. Mas­sa en es­ta­do pu­ro. Al­gu­nos po­lí­ti­cos son “re­la­to­res fres­cos” (Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel

di­xit) del es­fuer­zo de los otros. Igua­cel tu­vo siem­pre la apro­ba­ción de Ma­cri. Si Du­jov­ne es­ta­ba in­for­ma­do o no, es po­co re­le­van­te des­pués de to­do lo que pasó. ¿Se co­mu­ni­có mal? Se­gu­ra­men­te, por­que la in­for­ma­ción ini­cial de la re­so­lu­ción que­dó en ma­nos de Cris­ti­na Kirch­ner. De­bie­ron em­pe­zar di­cien­do cuál era el va­lor pro­me­dio del au­men­to re­tro­ac­ti­vo, qué ley se res­pe­ta­ba y có­mo ha­bía ac­tua­do Nés­tor Kirch­ner en un ca­so pa­re­ci­do. El es­ti­lo de Ma­cri es ir di­rec­ta­men­te al cen­tro de la cues­tión. Y la cues­tión cen­tral en es­te ca­so era la pre­ser­va­ción de la in­ver­sión pe­tro­le­ra en Va­ca Muer­ta, uno de los dos úni­cos sec­to­res (el otro es el agro­pe­cua­rio tan de­nos­ta­do por Mas­sa) que in­vier­ten en el país. Ya hay com­pro­me­ti­dos unos 150.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra los pró­xi­mos 20 años. El año pró­xi­mo ha­brá in­ver­sio­nes por 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res y unos 20.000 mi­llo­nes más en los dos años si­guien­tes. To­do eso no es más que una frac­ción de las in­ver­sio­nes po­si­bles. Las pe­tro­le­ras es­tán ex­plo­tan­do so­lo pe­que­ñas par­ce­las de la enor­me geo­gra­fía de gas y pe­tró­leo no con­ven­cio­na­les. La Ar­gen­ti­na ocu­pa el se­gun­do lu­gar en el mun­do en re­ser­vas de sha­le gas, y el cuar­to en pe­tró­leo tam­bién no con­ven­cio­nal. La rup­tu­ra de los con­tra­tos con las pe­tro­le­ras se­ría un cri­men pa­ra el fu­tu­ro de la pro­pia so­cie­dad ar­gen­ti­na.

Más allá de los erro­res po­lí­ti­cos y co­mu­ni­ca­cio­na­les del Go­bierno, que los hu­bo, lo cier­to es que la re­sa­ca po­pu­lis­ta en la Ar­gen­ti­na es una en­fer­me­dad de­ma­sia­do ex­ten­di­da. Bas­tó ver la ale­gría de los ra­di­ca­les cuan­do el go­bierno anun­ció que el Es­ta­do se ha­ría car­go de to­do el sub­si­dio por la ta­ri­fa del gas. O la de­cep­ción del pe­ro­nis­mo cuan­do per­dió la opor­tu­ni­dad de anu­lar­le una re­so­lu­ción a Ma­cri. Na­die los oyó gri­tar cuan­do Me­nem apro­bó esa ley o cuan­do Kirch­ner la apli­có mu­cho tiem­po des­pués. Cris­ti­na Kirch­ner ex­pre­sa, en al­gu­na me­di­da, la esen­cia ideo­ló­gi­ca de gran par­te de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na.

Pa­re­ce que a ve­ces a los ra­di­ca­les les gus­ta que no los con­sul­ten por­que así tie­nen es­pa­cio pa­ra el re­pro­che y pa­ra des­ple­gar sus ideas, más vie­jas que nue­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.