se agra­va la ba­ta­lla de po­der en la cor­te

La dispu­ta por el con­trol del má­xi­mo tri­bu­nal no hi­zo más que co­men­zar

La Nacion - - Notas De Tapa - Her­nán Cap­pie­llo

Las tor­men­tas si­guen ca­yen­do so­bre la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. La acor­da­da que creó la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ins­ti­tu­cio­nal co­mo so­lu­ción po­lí­ti­ca pa­ra zan­jar las di­fe­ren­cias en­tre el nue­vo pre­si­den­te, Car­los Ro­sen­krantz, y su an­te­ce­sor, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, que per­dió ese car­go des­pués de 11 años en el po­der, sir­vió ape­nas pa­ra calmar las aguas pú­bli­ca­men­te.

Pe­ro, le­jos de ser el fi­nal de una pe­lea, inau­gu­ró en la Cor­te la era de las dispu­tas por el con­trol del po­der y los em­pu­jo­nes por la su­ce­sión del re­cién asu­mi­do Ro­sen­krantz.

Lo­ren­zet­ti se anotó en la ca­rre­ra des­de el pri­mer día, y ya le avi­só a su su­ce­sor que no va a ce­jar en la de­fen­sa de los va­lo­res y prin­ci­pios que lo mo­vie­ron es­tos años.

El vi­deí­to cor­to mues­tra 72 ho­ras de vér­ti­go en la cú­pu­la del Po­der Ju­di­cial. En­tre el lu­nes y el jue­ves, la Cor­te de­jó de la­do su ma­jes­tad y ex­hi­bió las he­ri­das de una pu­ja in­ter­na a flor de piel.

A pe­sar de los pos­tre­ros ges­tos de pa­ci­fi­ca­ción, las he­ri­das no ci­ca­tri­zan. Pe­ro en reali­dad el lar­go­me­tra­je co­men­zó ha­ce más de un mes, días an­tes del 11 de sep­tiem­bre, el del de­ci­si­vo acuer­do de jue­ces en el que Lo­ren­zet­ti per­dió el po­der co­mo pre­si­den­te de la Cor­te. Ese día lle­vó a sus co­le­gas a vo­tar la re­no­va­ción de su man­da­to co­mo, pe­ro ya no con­ta­ba con sus vo­tos. Ro­sat­ti le ha­bía ad­ver­ti­do que no lo iba apo­yar; Ro­sen­krantz al que el pro­pio Lo­ren­zet­ti ha­bía alen­ta­do, se sin­tió de­frau­da­do; Ele­na High­ton le dio sor­pre­si­va­men­te la es­pal­da, su­pues­ta­men­te in­fluen­cia­da por Eli­sa Ca­rrió, una ar­chi­ene­mi­ga de Lo­ren­zet­ti. Lo­ren­zet­ti so­lo tu­vo el apo­yo de Juan Car­los Ma­que­da ese me­dio­día.

Ya pre­si­den­te, a las po­cas ho­ras Ro­sen­krantz de­jó el país. Se fue a dar cla­se a Ya­le. Lo­ren­zet­ti sin­tió el im­pac­to de de­jar el car­go, pe­ro el efec­to so­lo le du­ró unas po­cas ho­ras y al tiem­po ya es­ta­ba dis­pues­to a pe­lear por el lu­gar que ha­bía per­di­do.

El pri­mer acuer­do de la Cor­te con Ro­sen­krantz pre­si­den­te pasó sin so­bre­sal­tos. Hu­bo frial­dad y na­da más. Pe­ro al mis­mo tiem­po sus co­le­gas re­gis­tra­ban el es­ta­do en que es­ta­ba su­mi­da la Cor­te sin de­ci­sio­nes de fon­do ni cam­bios de­ci­di­dos en el ti­món. “Se es­tá ha­cien­do de la bo­to­ne­ra de con­trol”, ex­pli­ca­ban cer­ca del juez, que se hi­zo fo­to­gra­fiar ro­dea­do de los se­cre­ta­rios del tri­bu­nal co­mo una for­ma de di­fe­ren­ciar­se de Lo­ren­zet­ti. En el tex­to del co­mu­ni­ca­do que pu­bli­có lo tra­tó bien a Lo­ren­zet­ti.

Pe­ro la gue­rra es­ta­lló en la vís­pe­ra del co­mien­zo de la fun­da­men­tal reunión del J-20, don­de la Cor­te re­ci­bió a los pre­si­den­tes de las cor­tes su­pre­ma de Jus­ti­cia de los paí­ses más im­por­tan­tes del pla­ne­ta, co­mo pre­via a la reunión del G-20 que se rea­li­za­rá en la Ar­gen­ti­na en no­viem­bre.

Esa no­che, ape­nas ter­mi­nó en el cuar­to pi­so de la Cor­te la re­cep­ción que les ofre­cie­ron a los vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros, se co­no­ció me­dian­te la web de la Cor­te una re­so­lu­ción de Ro­sen­krantz que hi­zo es­ta­llar a Lo­ren­zet­ti. Lle­vó el nú­me­ro 30138/18. Allí el pre­si­den­te de­nun­ció a Lo­ren­zet­ti con nom­bre y ape­lli­do, di­jo que le va­ció el Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial (CIJ) al trans­fe­rir a sus res­pon­sa­bles y bue­na par­te de sus em­plea­dos. Tam­bién ins­tru­yó al se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Ad­mi­nis­tra­ción de la Cor­te, Car­los Mar­chi, pa­ra que re­cu­pe­re las cla­ves del CIJ y las pon­ga su dis­po­si­ción y que ase­gu­re “de mo­do ur­gen­te y por los me­dios que es­ti­me con­du­cen­tes, la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca” del si­tio web. Los otros jue­ces la des­co­no­cían y se mo­les­ta­ron por­que en­ten­die­ron que no se ali­nea­ba con el es­ti­lo par­ti­ci­pa­ti­vo en la to­ma de de­ci­sio­nes del que ha­bían ha­bla­do cuan­do lo un­gie­ron pre­si­den­te.

La pe­lea por los pass­word era en reali­dad por el po­der. Lo­ren­zet­ti le­van­tó el tono de la dispu­ta y mi­dió a su ri­val. ol­vi­dó sus mo­dos que le hi­cie­ron ga­nar el apo­do de “obis­po” y le man­do una car­ta ca­si pú­bli­ca a Ro­sen­krantz en la que ha­bló de me­dio­cri­dad, de­nun­ció ma­los tra­tos a su gen­te, ha­bló de un in­ten­to de pri­va­ti­za­ción del CIJ y le cri­ti­có jus­ta­men­te lo que re­pro­cha­ban a él: te­ner un es­ti­lo per­so­na­lis­ta que to­ma me­di­das au­to­ri­ta­rias.

El quie­bre se dio en me­dio del J-20, pe­ro en los ac­tos pú­bli­cos am­bos so­bre­ac­tua­ron son­ri­sas. La fo­to de fa­mi­lia del J-20 mues­tra a to­dos los jue­ces in­ter­na­cio­na­les y a Ro­sen­krantz y Lo­ren­zet­ti so­bre­ac­tuan­do sus son­ri­sas. Los úni­cos se­rios son Ma­que­da y Ro­sat­ti: la pa­ta pe­ro­nis­ta de la Cor­te mi­ra­ba con dis­gus­to el tono de la dispu­ta. Ha­bían cru­za­do un lí­mi­te.

Dis­cre­tas ges­tio­nes de úl­ti­mo mo­men­to so­bre Lo­ren­zet­ti y Ro­sen­krantz sir­vie­ron pa­ra lo­grar en­con­trar una sa­li­da po­lí­ti­ca por en­ci­ma del la­be­rin­to. Prag­ma­tis­mo pe­ro­nis­ta. Así el jue­ves pa­sa­do al me­dio­día, cuan­do los jue­ces de los otros paí­ses ya es­ta­ban en Ezei­za re­gre­san­do a sus ca­sas, los mi­nis­tros ar­gen­ti­nos se vie­ron de nue­vo las ca­ras to­dos jun­tas por pri­me­ra vez. Y en ese acuer­do, don­de na­die sa­be qué se di­je­ron, los cin­co por una­ni­mi­dad fir­ma­ron una acor­da­da, la 33/18 en la que crea­ron la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ins­ti­tu­cio­nal, una es­truc­tu­ra que se re­la­cio­na­rá con uni­ver­si­da­des y otros or­ga­nis­mos y con­ten­drá el área de Co­mu­ni­ca­ción de la Cor­te, con un ran­go me­nor que an­tes. Ro­sen­krantz pu­so un se­cre­ta­rio le­tra­do de su con­fian­za al fren­te de la nue­va Se­cre­ta­ría y a un res­pon­sa­ble del área de pren­sa ins­ti­tu­cio­nal. De to­dos mo­dos ca­da juez ha­bla­rá por sí mis­mo o me­dian­te quien de­sig­ne co­mo su por­ta­voz.

Las cin­co fir­mas en ese do­cu­men­to per­mi­tie­ron ex­hi­bir un es­ta­do de co­sas an­te­rior al con­flic­to. En los pa­pe­les, por­que en la prác­ti­ca la ten­sión no ce­dió.

El área cla­ve de ad­mi­nis­tra­ción en ma­nos de Mar­chi no tu­vo cam­bios. El ad­mi­nis­tra­dor in­for­mó a to­dos los jue­ces so­bre su ges­tión y no hay se­ña­les de que lo cam­bien. A pe­sar de que Eli­sa Ca­rrió pi­dió una au­di­to­ría de los nú­me­ros de la era Lo­ren­zet­ti, cues­tión que Ro­sen­krantz no or­de­nó ape­nas asu­mió y que no pa­re­ce dis­pues­to a ha­cer (ver pá­gi­na 16).

No hu­bo nin­gu­na de­ci­sión so­bre el área de es­cu­chas te­le­fó­ni­cas, que tie­ne la Cor­te. Un gru­po de abo­ga­dos que de­fien­de a kirch­ne­ris­tas en pro­ble­mas, in­clui­da Cris­ti­na Kirch­ner (Car­los Al­ber­to Be­ral­di, Ma­xi­mi­li­ano Rus­co­ni, Gra­cia­na Pe­ña­fort, Da­niel Ller­ma­nos y Mar­tín Arias Du­val), que se nu­clea­ron en el co­lec­ti­vo Ini­cia­ti­va Jus­ti­cia, le pi­die­ron a Ro­sen­krantz que in­ter­ven­ga el área con tres per­so­nas de­sig­na­das por el Con­gre­so y que tam­bién ha­ga una au­di­to­ría. No se co­no­cen de­ci­sio­nes so­bre esa área sen­si­ble de la Cor­te.

En si­len­cio, Lo­ren­zet­ti es­tá mi­dien­do la pro­duc­ti­vi­dad de Ro­sen­krantz: sus cau­sas, sus sen­ten­cias, en cuán­tas in­ter­vie­ne y cuán­tas pre­fie­re de­jar­las pa­sar sin fir­mar. La pru­den­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes es una vir­tud en el ejer­ci­cio del po­der, pe­ro tam­bién la di­li­gen­cia y opor­tu­ni­dad.

Ro­sat­ti, que le dio el apo­yo a Ro­sen­krantz pa­ra ser pre­si­den­te y ob­tu­rar a Lo­ren­zet­ti, aho­ra es­tá ex­pec­tan­te pa­ra ver su ges­tión y la pro­duc­ción de sen­ten­cias. High­ton es­pe­ra que su hi­ja pue­da se­guir pros­pe­ran­do en la Cor­te co­mo le pro­me­tie­ron y Lo­ren­zet­ti, prag­má­ti­co, ya es­tá ha­cien­do cuen­tas. Le bas­ta con con­se­guir un vo­to pa­ra re­cu­pe­rar la pre­si­den­cia que se de­be re­no­var den­tro de tres años.

Ro­sat­ti que an­tes avi­só que no que­ría ser pre­si­den­te sino que sus ob­je­ti­vos eran otros, a fu­tu­ro no de­ja de la­do la ca­rre­ra.

Le­jos de la paz, con la acor­da­da 33/18 co­men­zó una nue­va era.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.