Una se­ma­na a pu­ro fu­ror olím­pi­co

Los Jue­gos con­vo­ca­ron ya 700.000 per­so­nas: las ra­zo­nes del fu­ror y có­mo in­flu­ye en los pro­ta­go­nis­tas

La Nacion - - Notas De Tapa - Fer­nan­do Ver­ga­ra

Es­ta­dios lle­nos, a ve­ces has­ta 10 cua­dras de co­la pa­ra en­trar en las se­des, puer­tas ce­rra­das por la can­ti­dad de gen­te. Los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud Bue­nos Ai­res 2018 com­ple­ta­ron su pri­me­ra se­ma­na con una con­cu­rren­cia de unas 700.000 per­so­nas. El fer­vor so­bre­pa­só las ex­pec­ta­ti­vas y ayer tu­vo su pi­co, co­mo se vio en Pa­ler­mo (fo­to). La mar­ca “olímpica” im­pac­tó en el pú­bli­co, que dis­fru­ta de ca­da com­pe­ten­cia. Pa­ra la Ar­gen­ti­na, fue un sá­ba­do muy sa­tis­fac­to­rio: lo­gró me­da­llas do­ra­das en yach­ting y beach hand­ball fe­me­nino; pla­tea­das en te­nis y en lu­cha, y bron­ces en beach hand­ball mas­cu­lino y ka­yak.

Tec­nó­po­lis, Pa­ler­mo, Puer­to Ma­de­ro, Par­que Sar­mien­to, el Par­que Olím­pi­co en Vi­lla Sol­da­ti. Chi­cos, chi­cas, ami­gos, ami­gas, fa­mi­lia­res. Gen­te que va y vie­ne, co­rren, sal­tan, bai­lan. No im­por­ta el lu­gar, por­que mi­les de per­so­nas se acer­can a dia­rio a dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia úni­ca e iné­di­ta. Pa­ses agotados y lar­gas fi­las sin dis­tin­ción de de­por­te. Don­de ha­ya ac­ti­vi­dad, to­dos quie­ren es­tar. La co­mu­nión del pú­bli­co con Bue­nos Ai­res 2018 fue ins­tan­tá­nea. Sin du­das, la re­la­ción de los es­pec­ta­do­res con los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud su­peró to­das las ex­pec­ta­ti­vas y la ciu­dad vi­bra con el fer­vor que ge­ne­ra­ron los le­gen­da­rios ani­llos.

“Una fie­bre 100 por cien­to olímpica”, di­cen los or­ga­ni­za­do­res, to­da­vía con­mo­vi­dos por el fu­ror. Los nú­me­ros se aba­rro­tan. Des­pués de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do la ce­re­mo­nia ini­cial más con­cu­rri­da de la his­to­ria olímpica mo­der­na, Bue­nos Ai­res 2018 ago­tó su dis­po­ni­bi­li­dad de pa­ses olím­pi­cos tras ha­ber en­tre­ga­do 600 mil bra­za­le­tes. Por ca­so, en­tre el do­min­go y el jue­ves, los pri­me­ros cin­co días de com­pe­ten­cia, los cua­tro Par­ques Olím­pi­cos tu­vie­ron 350.000 vi­si­tan­tes. El op­ti­mis­mo cre­ce en la or­ga­ni­za­ción si se le su­man las ci­fras de vier­nes y sá­ba­do. “Ya lle­ga­mos a 500 mil per­so­nas so­lo en los par­ques”, ase­gu­ran. Si a esos re­gis­tros se le aña­den las más de 200 mil per­so­nas que asis­tie­ron a la pri­me­ra ce­re­mo­nia de aper­tu­ra fue­ra de un es­ta­dio, con el Obe­lis­co co­mo epi­cen­tro, más de 700 mil es­pec­ta­do­res ya ex­pe­ri­men­ta­ron lo que sig­ni­fi­ca te­ner a los Jue­gos Olím­pi­cos por pri­me­ra vez en la Ar­gen­ti­na.

La fie­bre olímpica se ex­tien­de en ca­da uno de los par­ques y se po­ten­cia en un fin de se­ma­na lar­go al que lo en­vuel­ve un cli­ma agra­da­ble. Con el epi­cen­tro en Vi­lla Sol­da­ti, un es­pa­cio al que va­rias ve­ces tu­vie­ron que ce­rrar­le la puer­ta prin­ci­pal de­bi­do a la gran con­cu­rren­cia. Cuan­do eso su­ce­de, se ha­bi­li­ta el in­gre­so a me­di­da que se li­be­ra es­pa­cio. “Ayer de­bi­mos ce­rrar la en­tra­da al me­dio- día, muy tem­prano”, ex­pli­ca­ron des­de la or­ga­ni­za­ción. El do­min­go 7, el pri­mer día del even­to, ha­bía diez cua­dras de co­la pa­ra en­trar en el com­ple­jo, don­de iban in­gre­san­do de a 100 per­so­nas. “Tam­po­co es­pe­rá­ba­mos una enor­me can­ti­dad de gen­te en los días de se­ma­na, pe­ro su­ce­dió”, re­co­no­cen.

Del­fi­na Pig­na­te­llo se ga­nó ve­loz­men­te el afec­to de los es­pec­ta­do­res. Ca­da vez que su ima­gen apa­re­cía en una pan­ta­lla gi­gan­te, el pú­bli­co es­ta­lla­ba den­tro o fue­ra del na­ta­to­rio. “La gen­te hi­zo fi­la pa­ra ver­me a mí. Y no una, sino dos ve­ces. Eso es tre­men­do, de no creer”, ex­pre­só. Pe­ro no so­lo la na­da­do­ra –el gran imán en­tre los de­por­tis­tas ar­gen­ti­nos– se con­mo­vió por la enor­me ma­sa de es­pec­ta­do­res. Una si­tua­ción in­fre­cuen­te pa­ra chi­cos y chi­cas de en­tre 15 y 18 años en pleno desa­rro­llo, acos­tum­bra­dos a com­pe­tir an­te un pu­ña­do de per­so­nas. A ve­ces, in­clu­so, en so­li­ta­rio. “Me sen­tí apo­ya­da to­do el tiem­po y eso me hi­zo bien. Los pre­ci­sa­ba. Ho­nes­ta­men­te, al ser un de­por­te nue­vo en el mun­do olím­pi­co, es­pe­ra­ba me­nos gen­te: no sa­bía que el BMX Freesty­le iba a te­ner tan­ta re­per­cu­sión y ex­po­si­ción”, ad­mi­te la bahien­se Agus­ti­na roth, me­da­lla de oro con iña­ki iriar­tes Maz­za, a la na­cion.

Los re­cin­tos col­ma­dos se su­ce­die­ron. Ayer, en la de­fi­ni­ción de te­nis en­tre el ar­gen­tino Facundo Díaz Acos­ta y el fran­cés Hu­go Gas­ton, el Bue­nos Ai­res Lawn Ten­nis Club es-

tu­vo po­bla­do por apro­xi­ma­da­men­te 4700 es­pec­ta­do­res (la ca­pa­ci­dad má­xi­ma es de 5000). Allí, se ob­ser­va­ron lar­gas fi­las pa­ra in­gre­sar en el mí­ti­co club de Pa­ler­mo. Ya en la se­de de Tec­nó­po­lis, ca­si to­das las can­chas se vie­ron des­bor­da­das. “Es una co­sa de lo­cos, no po­de­mos creer la can­ti­dad de per­so­nas que se in­tere­sa­ron por co­no­cer un de­por­te nue­vo en el país”, se sor­pren­die­ron los chi­cos y chi­cas del beach hand­ball. “Ju­gar en ca­sa, an­te mis ami­gos y mi fa­mi­lia, es ma­ra­vi­llo­so”, ase­gu­ra San­tia­go Ru­fino, de fut­sal. Por ca­so, en ca­da uno de sus par­ti­dos, es­te de­por­te re­ci­bió más de 6000 es­pec­ta­do­res. Ló­gi­ca­men­te, va­rias ve­ces las puer­tas tu­vie­ron que ce­rrar­se.

Co­mo pun­tos ne­ga­ti­vos en es­ta fie­bre olímpica, po­si­ble­men­te, hay que men­cio­nar la fal­ta de in­for­ma­ción al pú­bli­co que es­pe­ra va­rias ho­ras en las co­las pa­ra in­gre­sar en de­ter­mi­na­do pa­be­llón. Lo ejem­pli­fi­có Ma­ría, una ve­ci­na de San­tos Lu­ga­res que in­ten­tó con sus hi­jos ver a Pig­na­tie­llo en la prue­ba fi­nal de los 400 me­tros li­bres. Pa­ra ese even­to se con­ta­bi­li­za­ron cin­co cua­dras de co­la. “Hi­ci­mos la fi­la du­ran­te tres ho­ras, pe­ro nun­ca en­tra­mos. Y tam­po­co na­die nos dio una cer­te­za”, ex­pre­só.

Es cier­to, tam­bién, que des­de la or­ga­ni­za­ción se re­co­mien­da lle­gar tem­prano a los com­ple­jos de­bi­do a la al­ta de­man­da. Por otro la­do, tam­bién se per­ci­bió la fal­ta de se­ña­li­za­cio­nes pa­ra lle­gar a las se­des y a los pa­be­llo­nes. “Re­sul­ta in­creí­ble la can­ti­dad de pú­bli­co que se acer­ca. Y si­gue pa­san­do. El Par­que Olím­pi­co siem­pre es­tá lleno. Ha llo­vi­do un po­co y sin em­bar­go la gen­te no aflo­ja, siem­pre hay co­las. Y lo que me­nos que­re­mos es que es­pe­ren, pe­ro to­dos van po­nién­do­le mu­cha on­da, van es­pe­ran­do y ro­tan­do pa­ra que to­dos ten­gan una opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par y ver es­tos Jue­gos”, di­jo Ge­rar­do Wert­hein, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Ar­gen­tino.

Cuan­do se ha­bla de le­ga­do y de lo que po­drían de­jar es­tos Jue­gos Olím­pi­cos a fu­tu­ro, va­le re­sal­tar que en ca­da uno de los par­ques pue­de ver­se a mi­les de chi­cos dis­fru­tan­do de las clí­ni­cas de ini­cia­ción de­por­ti­va, don­de las ni­ñas y ni­ños pue­den prac­ti­car de­por­tes que la en­se­ñan­za pú­bli­ca no ofre­ce. En to­tal, 200.000 vi­si­ta­ron es­ta se­ma­na las dis­tin­tas se­des. La idea de la or­ga­ni­za­ción de Bue­nos Ai­res 2018 es que aque­llos de­por­tes me­nos co­no­ci­dos por los ar­gen­ti­nos es­tén al al­can­ce de los más chi­cos: ju­do, te­nis de me­sa, beach hand­ball, brea­king, es­ca­la­da de­por­ti­va y es­gri­ma, por ejem­plo.

“Es­tá bas­tan­te bien or­ga­ni­za­do”, eva­lúan va­rios do­cen­tes. “To­do es­to es una ex­pe­rien­cia her­mo­sa pa­ra los chi­cos”, re­mar­can los pro­fe­so­res a car­go de las clí­ni­cas. Pa­ra chi­cos y gran­des, en to­do ca­so. Bue­nos Ai­res vi­bra al rit­mo de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud.

G. Mar­ti­ni/Bue­nos ai­res 2018

Ro­dRi­go Nés­po­lo

“Las Ka­mi­ka­zes” ga­na­ron el oro pa­ra la Ar­gen­ti­na en el beach hand­ball, el de­por­te que atra­pó a la gen­te des­de el pri­mer día en Par­que Sar­mien­to

Ser­gio lla­me­ra

Ca­si 5000 per­so­nas po­bla­ron el Bue­nos Ai­res Lawn Ten­nis pa­ra ver la fi­nal en la que Facundo Díaz Acos­ta lo­gró la me­da­lla pla­tea­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.