El Pa­pa re­ci­bió a Pi­ñe­ra

En el mis­mo día que re­ci­bió a Pi­ñe­ra, ex­pul­só a dos obis­pos cul­pa­bles de “ac­tos ma­ni­fies­tos” con me­no­res de edad

La Nacion - - Notas De Tapa - Eli­sa­bet­ta Pi­qué CO­RRES­PON­SAL En ITA­LIA

Ha­bló me­dia ho­ra con el pre­si­den­te de Chi­le y echó a dos obis­pos de ese país.

RO­MA.– Si­gue ade­lan­te la pur­ga en la Igle­sia chi­le­na. Jus­to el día en el que re­ci­bió en au­dien­cia al pre­si­den­te chi­leno, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, con quien ha­bló, en­tre otros te­mas, del es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les del cle­ro que sa­cu­de a su país, el Pa­pa ex­pul­só del sa­cer­do­cio a dos co­no­ci­dos obis­pos chi­le­nos ha­lla­dos cul­pa­bles de es­te te­rri­ble cri­men.

“El San­to Pa­dre ha di­mi­ti­do del es­ta­do cle­ri­cal a Fran­cis­co Jo­sé Cox Hu­neeus, ar­zo­bis­po emé­ri­to de La Se­re­na, miem­bro del Ins­ti­tu­to de los Pa­dres de Schoens­tatt, y a Mar­co An­to­nio Ór­de­nes Fer­nán­dez, obis­po emé­ri­to de Iqui­que”, in­di­có ayer un co­mu­ni­ca­do de la ofi­ci­na de pren­sa de la San­ta Se­de, que de­ta­lló que en am­bos ca­sos fue “co­mo con­se­cuen­cia de ac­tos ma­ni­fies­tos de abu­sos a me­no­res”.

“La de­ci­sión adop­ta­da por el Pa­pa el pa­sa­do 11 de oc­tu­bre no ad­mi­te re­cur­so. La Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe no­ti­fi­có ya a los in­tere­sa­dos, a tra­vés de sus res­pec­ti­vos su­pe­rio­res. Fran­cis­co Jo­sé Cox Hu­neeus con­ti­nua­rá for­man­do par­te del Ins­ti­tu­to de los Pa­dres de Schoens­tatt”, agre­gó el co­mu­ni­ca­do ofi­cial.

La ex­pul­sión de es­tos dos obis­pos, una me­di­da du­rí­si­ma, se su­mó a la del sa­cer­do­te Fer­nan­do Ka­ra­di­ma, em­ble­ma del es­cán­da­lo de abu­sos –que ha­bía si­do san­cio­na­do en 2001 por el Va­ti­cano a una “vi­da de pe­ni­ten­cia y ora­ción”–, el 28 de sep­tiem­bre pa­sa­do; y la del sa­cer­do­te Cris­tián Precht, pre­la­do de 77 años co­no­ci­do du­ran­te la dic­ta­du­ra por su de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, dos se­ma­nas an­tes, ha­lla­do tam­bién cul­pa­ble de abu­sos se­xua­les de me­no­res. La lim­pie­za que em­pe­zó des­pués de la mi­sión del ar­zo­bis­po mal­tés Char­les Sci­clu­na, má­xi­mo ex­per­to en abu­sos del Va­ti­cano, en fe­bre­ro pa­sa­do, pro­vo­có la di­mi­sión en ma­sa del epis­co­pa­do. En ese mar­co, el Pa­pa tam­bién acep­tó has­ta aho­ra la re­nun­cia de sie­te obis­pos, en­tre ellos Juan Ba­rros, el de­to­nan­te del es­cán­da­lo.

Cox tie­ne 85 años y de­men­cia se­nil, y es co­no­ci­do por ha­ber abu­sa­do se­xual­men­te de ni­ños y ado­les­cen­tes. Fue obli­ga­do a di­mi­tir co­mo obis­po de La Se­re­na en 1997 y en 2002 fue en­via­do a vi­vir en ora­ción y pe­ni­ten­cia a Ale­ma­nia, en la lo­ca­li­dad de Va­llen­dar.

Has­ta ha­ce po­co, nun­ca ha­bía si­do pro­ce­sa­do, ni juz­ga­do por na­die, por­que fue pro­te­gi­do du­ran­te años por el car­de­nal Fran­cis­co Errá­zu­riz, exar­zo­bis­po de San­tia­go, tam­bién por el Ins­ti­tu­to de Schoens­tatt y por el car­de­nal An­ge­lo So­dano, que fue nun­cio en Chi­le du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet.

Cri­sis

“Mon­se­ñor Fran­cis­co Jo­sé Cox, y su trá­gi­co ca­so y tra­yec­to­ria, es un pun­to esen­cial pa­ra com­pren­der y se­guir la ‘ló­gi­ca’ de la cri­sis de la Igle­sia chi­le­na. El en­cu­bri­mien­to de la con­duc­ta de Cox es un pro­ce­so que se ve­ri­fi­ca pa­ra­le­la­men­te al en­cu­bri­mien­to de los de­li­tos de Ka­ra­di­ma. Co­mo se­cre­ta­rio de la co­mi­sión epis­co­pal or­ga­ni­za­do­ra de la vi­si­ta de Juan Pa­blo II, en 1987, Cox se con­vir­tió en un bra­zo eje­cu­ti­vo del nun­cio, que en ese mo­men­to era An­ge­lo So­dano”, re­cor­dó el va­ti­ca­nis­ta chi­leno Luis Ba­di­lla, en un ar­tícu­lo en Re­fle­xión y Li­be­ra­ción.

“La in­fluen­cia del nun­cio So­dano es la que lle­va al nom­bra­mien­to de Cox, pri­me­ro co­mo se­cre­ta­rio del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra la Fa­mi­lia (1981) y lue­go co­mo ar­zo­bis­po coad­ju­tor de La Se­re­na (1985).

El mis­mo me­ca­nis­mo con­vo­ca lue­go al obis­po Cox a tra­ba­jar en la coor­di­na­ción en­tre el Va­ti­cano y la RAI pa­ra los even­tos del Ju­bi­leo del año 2000. Du­ran­te ese bre­ve pe­río­do, Cox con­du­jo tam­bién en Ra­dio Va­ti­ca­na un es­pa­cio se­ma­nal de­di­ca­do a reflexiones ma­ria­nas. Ya en­ton­ces exis­tían nu­me­ro­sas y gra­ves acu­sa­cio­nes con­tra él y en la pren­sa chi­le­na se ha­bían pu­bli­ca­do va­rias de­nun­cias y tes­ti­mo­nios”, agre­gó.

En 2004, cuan­do ya se en­con­tra­ba en Ale­ma­nia ais­la­do, obli­ga­do a pe­ni­ten­cia y ora­ción, y so­me­ti­do a tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co, Cox ha­bría co­me­ti­do otro abu­so se­xual.

La acu­sa­ción se re­mi­tió a la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, don­de se ini­ció un pro­ce­so ca­nó­ni­co en su con­tra, con­clui­do aho­ra, en mo­men­tos que la cues­tión de los abu­sos ha crea­do una de las peo­res cri­sis del pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.