vol­vEr a sEr luis Mi­guEl

El ac­tor que en­car­na a Luis Mi­guel, en la bio­pic, pasó por Bue­nos Ai­res y con­tó no­ve­da­des so­bre la se­gun­da tem­po­ra­da

La Nacion - - Notas De Tapa - Tex­tos Ma­ría Sil­vi­na Aj­mat | Fo­tos San­tia­go Fi­lip­pu­zi

Die­go Bo­ne­ta pasó por Bue­nos Ai­res y con­tó có­mo si­gue la exi­to­sa se­rie

Pa­ra ha­blar de sí mis­mo, Die­go Bo­ne­ta usa una fá­bu­la: la de la lie­bre y la tor­tu­ga. Él se­ría la tor­tu­ga. No es una me­tá­fo­ra im­pro­vi­sa­da. La pen­só con es­me­ro, co­mo ca­da uno de los pa­sos que, in­sis­te, “len­ta­men­te y con cons­tan­cia”, lo lle­va­ron a la me­ta, o al me­nos a una de las me­tas de su vi­da: pro­ta­go­ni­zar una de las se­ries más vis­tas y co­men­ta­das del año. Con 27 años uno po­dría de­cir que exa­ge­ra: cuán­tos tu­vie­ron que es­pe­rar mu­cho más tiem­po pa­ra con­ver­tir­se en un éxi­to in­ter­na­cio­nal. Cuán­tos no lo lo­gra­ron nun­ca. “Yo no fui un ni­ño pro­di­gio y te lo pue­do de­mos­trar con he­chos”, re­tru­ca quien car­ga 16 años de ex­pe­rien­cia en los sets so­bre sus es­pal­das. Co­mo Luis Mi­guel, el per­so­na­je al que re­pre­sen­tó en la se­rie de Net­flix, sal­tó a la fa­ma can­tan­do en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión en Mé­xi­co. Te­nía 11 años y era su pri­mer cas­ting. Que­dó. Lo que vino des­pués fue­ron cin­co fe­bri­les años co­mo es­tre­lla teen. –Ibas rá­pi­do, más bien co­mo la lie­bre…

–Yo he si­do la tor­tu­ga, que por dis­ci­pli­na, cons­tan­cia, tra­ba­jo, lle­ga...

–Pe­ro que­das­te en tu pri­mer cas­ting...

–Si me es­cu­cha­bas a los 11 años no te­nía la voz que te­nía Luis Mi­guel a los 10 can­tan­do “La Ma­la­gue­ña”. Yo no na­cí con un ta­len­to pu­li­do, que sin te­ner que to­mar cla­ses abría la bo­ca y los án­ge­les caían del cie­lo. Siem­pre tu­ve mu­chas ga­nas, sen­tí mu­cha ham­bre, fui muy so­ña­dor. Tie­nes to­da la ra­zón: los pri­me­ros cin­co años de mi ca­rre­ra fue­ron to­do éxi­to. Pe­ro lo pla­ti­ca­ba con Ca­cho­rro [Ló­pez, pro­duc­tor de sus dis­cos], a quien vi ha­ce unos días. Le pre­gun­té, Ca­cho­rro, en buen plan, si al­guien te hu­bie­ra di­cho que yo iba a es­tar can­tan­do co­mo Luis Mi­guel, ¿te lo hu­bie­ras ima­gi­na­do? ‘La ver­dad, no’, me di­jo”, co­men­ta y lan­za una car­ca­ja­da.

A di­fe­ren­cia de Luis Mi­guel, fa­mo­so por su her­me­tis­mo, Die­go Bo­ne­ta ju­ra que le gus­ta dar en­tre­vis­tas e ir a los pro­gra­mas de te­le­vi­sión. No hay di­vis­mos en es­te ac­tor que lle­ga a un res­tau­ran­te de Puer­to Ma­de­ro con bu­zo y jeans, que sa­lu­da a to­dos con un be­so, ofre­ce be­bi­das y con­fort a quie­nes lo acom­pa­ñan. Pi­de un bi­fe de cho­ri­zo con rú­cu­la, pa­pas fri­tas, un po­qui­to de chi­mi­chu­rri y al­go de pi­can­te. Na­da de al­cohol. Es­tá en una pau­sa del ro­da­je de una pu­bli­ci­dad que lo tra­jo a Bue­nos Ai­res por una se­ma­na con agen­da com­ple­ta: se des­pier­ta to­dos los días a las 6 de la ma­ña­na, gra­ba 16 ho­ras, se acues­ta a la me­dia­no­che. “Ha­cer pren­sa es im­por­tan­te, me da co­ra­je no po­der ha­cer­lo aho­ra”, sos­tie­ne, y mien­tras en las re­des so­cia­les se desata una po­lé­mi­ca por­que Mar­ce­lo Ti­ne­lli cues­tio­na que no ha­ya ido a su pro­gra­ma, él res­pon­de con tra­ba­jo: so­lo tie­ne tiem­po pa­ra al­mor­zar y es en ese mar­co en que re­ci­be a la na­cion pa­ra una char­la a so­las. “No se pue­de te­ner éxi­to en es­ta ca­rre­ra sin te­ner fa­ma, sin te­ner fans. Yo tu­ve mo­men­tos du­ros, en que me cos­tó tra­ba­jo, en que no tu­ve éxi­to. Esos mo­men­tos di­fí­ci­les me hi­cie­ron apre­ciar más lo que vi­vo aho­ra”, re­co­no­ce.

Mien­tras la lie­bre des­can­sa en su éxi­to ase­gu­ra­do, la tor­tu­ga avan­za con los pies en la tie­rra, di­ce la fá­bu­la que tan­to le gus­ta. Y así, ga­na con el pe­cho bien in­fla­do.

–”La fa­ma es un lu­gar so­li­ta­rio”, es una de las fra­ses de la se­rie. ¿Por qué creés que lo fue pa­ra Luis Mi­guel?

–Es un po­co di­fí­cil pla­ti­car de una per­so­na que no soy…

–Pe­ro al pa­re­cer lo es­tu­dias­te más que na­die.

–De­di­qué un año en­te­ro so­lo a es­tu­diar­lo, es cier­to. [Pau­sa] La fa­ma es so­li­ta­ria, sí, lo es, es­toy se­gu­ro.

–¿Có­mo es en tu ca­so?

–Por ejem­plo, aho­ra, yo ten­go mu­chos ami­gos acá que no he po­di­do ver por­que me des­pier­to a las 6 de la ma­ña­na y ter­mino a las 11 de la no­che. To­dos los días. No pue­do ir de fies­ta, las ce­nas son de 45 mi­nu­tos… Pe­ro na­die me es­tá obli­gan­do. Me fas­ci­na ha­cer­lo. Así co­mo otros tra­ba­jos tie­nen otras re­per­cu­sio­nes es­ta es la re­per­cu­sión de mi tra­ba­jo. Se me ha­ce de muy mal gus­to que­jar­me de esas co­sas, tra­to de ba­lan­cear­lo lo me­jor po­si­ble. He tra­ba­ja­do mu­cho pa­ra es­tar hoy aquí.

–Vol­vien­do al ca­mino de la tor­tu­ga, ¿en qué mo­men­to te dis­te cuen­ta de que ser una ce­le­bri­dad iba a te­ner su cos­to?

–Cuan­do de­ci­dí ir­me a Los Án­ge­les por­que que­ría tra­tar de tra­ba­jar en Holly­wood, fue vol­ver a em­pe­zar de ce­ro. Es un mer­ca­do to­tal­men­te más com­pe­ti­ti­vo y mu­cho más gran­de que el mer­ca­do la­tino en Mé­xi­co, que es muy gran­de en sí. Me di cuen­ta tra­ba­jan­do con Tom Crui­se [en Rock of Ages] que no es una cues­tión de ta­len­to. Él no es­tá don­de es­tá por su ta­len­to. Su éti­ca de tra­ba­jo, su dis­ci­pli­na, sus ga­nas, eso es lo que ha­ce que sea Tom Crui­se. Hay mu­cha gen­te ta­len­to­sa. Mien­tras uno duer­me él tra­ba­ja, mien­tras uno co­me, él tra­ba­ja, es­tá ha­cien­do ejer­ci­cio. Esa men­ta­li­dad muy “yan­qui” de siem­pre es­tar ahí... ta-ta-ta... [gol­pea la me­sa]. Eso me hi­zo ver que hay mu­chos ga­la­nes mu­cho más ta­len­to­sos que yo. Tie­nes que te­ner ta­len­to pa­ra en­trar ob­via­men­te. Pe­ro es­tá en uno qué tan­to quie­res tra­ba­jar pa­ra que­dar.

–Con es­ca­sas ex­cep­cio­nes, las pe­lí­cu­las o se­ries so­bre Amé­ri­ca La­ti­na tie­nen que ver con el nar­co­trá­fi­co y la de­lin­cuen­cia... ¿Có­mo ves esos es­te­reo­ti­pos?

–A Holly­wood le en­can­tan los es­te- reoti­pos. Lo que es im­por­tan­te y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad den­tro de la in­dus­tria es ha­cer, pro­po­ner, es­cri­bir, ac­tuar, ha­blar de co­sas que no sean el nar­co­trá­fi­co. No es lo úni­co que tie­ne Mé­xi­co. De la mis­ma ma­ne­ra que la Ar­gen­ti­na no es so­lo un lu­gar con bue­na car­ne, por dar un ejem­plo. Por eso Luis Mi­guel fue muy im­por­tan­te pa­ra mí. Por­que ha­bla de una his­to­ria que na­da tie­ne que ver con el nar­co­trá­fi­co. Es la his­to­ria de una es­tre­lla. No im­por­ta si no co­no­ces la mú­si­ca, la his­to­ria es tan bue­na que ha­ce que cual­quier per­so­na sin im­por­tar qué idio­ma ha­bles se iden­ti­fi­que. Un ejem­plo de ello es que aho­ra to­dos los jó­ve­nes es­tán es­cu­chan­do su mú­si­ca.

–Luis Mi­guel vino mu­chas ve­ces a la Ar­gen­ti­na. Su­pon­go que es­ta­rás lle­ván­do­te ma­te­rial de su pa­so por acá pa­ra la nue­va tem­po­ra­da…

–To­da­vía no es­tá con­fir­ma­da al cien­to por cien­to la se­gun­da tem­po­ra­da. Pe­ro me lle­vo mu­cho. Y oja­lá fil­me­mos aquí.

–¿Qué más de­be­ría con­tar la nue­va tem­po­ra­da? –¿Él ya dio el vis­to bueno? ¿Vos te­nés in­for­ma­ción que te dio él pa­ra es­ta par­te de la se­rie? –¿Có­mo es tu re­la­ción con Luis Mi­guel? –¿Có­mo in­ter­ve­nís co­mo pro­duc­tor de la se­rie?

–Mi rol de pro­duc­tor es 100% crea­ti­vo. Soy una per­so­na su­ma­men­te apa­sio­na­da en to­do lo que de­ci­do ha­cer y me gus­ta apren­der de to­do, sa­ber de to­do, es­tar lo más in­vo­lu­cra­do po­si­ble. Me in­vo­lu­cré mu­cho en los guio­nes, per­so­na­jes, elen­co, la idea del sound­track, ha­cer­lo, ir con Ki­ko Ci­brián, que es quien más ha pro­du­ci­do a Luis Mi­guel, ideas de his­to­ria... To­do el la­do crea­ti­vo jun­to con Car­la Gon­zá­lez Var­gas –Lo que pase en la se­gun­da tem­po­ra­da es po­si­ble­men­te me­jor que la pri­me­ra. Hay tan­ta in­for­ma­ción que muy po­ca gen­te sa­be, sa­ben me­nos de esa eta­pa que de su in­fan­cia. No hay li­bros, no hay na­da, es­tá to­do el la­do del gla­mour, el as­cen­so, cuan­do la rom­pe a ni­vel in­ter­na­cio­nal con Frank Si­na­tra, pe­ro tam­bién hay una on­da del Pa­drino II que se ha­ce muy in­tere­san­te. Lo que sí te pue­do de­cir es que es una tem­po­ra­da muy di­fí­cil de es­cri­bir, tie­ne que es­tar muy bien he­cha, no me quiero apre­su­rar, pe­ro tie­ne que es­tar muy bien he­cha. –Son co­sas que él me con­tó pe­ro no sé en qué va a ter­mi­nar… Él es­tá de gi­ra aho­ra, yo es­tu­ve ro­dan­do, y con el cam­bio de ho­ra­rio no pu­di­mos ha­blar. Es muy im­por­tan­te que es­té bien es­cri­to por­que es­ta tem­po­ra­da es más de­li­ca­da, tie­ne que ha­cer­se un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, de en­tre­vis­tas, y esas co­sas no se pue­den apre­su­rar. –De en­tra­da, cuan­do lo co­no­cí le di­je que ad­mi­ra­ba mu­cho su va­len­tía de es­tar abier­to a con­tar al­go que era tan di­fí­cil. Que no que­ría usar esa in­for­ma­ción en su con­tra ni ven­dér­se­la a na­die, so­lo que­ría ha­cer mi tra­ba­jo lo me­jor po­si­ble. Le di­je que se me ha­cía in­creí­ble po­der con­tar con él pa­ra ha­cer­lo. Por­que mu­chas ve­ces cuan­do se ha­cen es­tos pro­yec­tos el ar­tis­ta ya no vi­ve. Le di a en­ten­der que po­día con­fiar en mí, que era im­por­tan­te que él su­pie­ra cuá­les eran mis mo­ti­vos, y de ahí él tam­bién en­ten­dió lo es­pe­cial que era te­ner esas char­las y se hi­zo una com­pli­ci­dad in­creí­ble. A ve­ces me de­cía “es­to te lo di­go a ti pa­ra que se­pas pe­ro no quiero que sal­ga en la se­rie”. Y lo res­pe­té mu­cho, de la mis­ma ma­ne­ra en que me gus­ta­ría que se me res­pe­te. Eran te­mas bas­tan­te de­li­ca­dos.

“Luis Mi­guel fue muy im­por­tan­te pa­ra mí por­que ha­bla de una his­to­ria que na­da tie­ne que ver con el nar­co­trá­fi­co”

[pro­duc­to­ra de la se­rie].

Amor ar­gen­tino

“Si pu­die­ra me que­da­ría unos días más en Bue­nos Ai­res. Es­toy ena­mo­ra­do de es­te país”, di­ce. ¿De­ma­go­gia? Nos­tal­gia, tal vez. Su ca­mino de pa­so len­to tu­vo a es­ta ciu­dad en su re­co­rri­do. Fue en no­viem­bre de 2005. Dos in­yec­cio­nes por día con­tra una aler­gia y un cuar­to de he­la­do de dul­ce de le­che le ali­via­ban to­dos los ma­les. En su país ya era una es­tre­lla: ha­bía pro­ta­go­ni­za­do Re­bel­de, la ver­sión me­xi­ca­na de Re­bel­de Way, y ve­nía a gra­bar un dis­co so­lis­ta con la pro­duc­ción de Ca­cho­rro Ló­pez. Pe­ro acá no te­nía­mos no­ti­cias de su tra­ba­jo to­da­vía y pu­do sa­lir co­mo uno más a co­no­cer la no­che por­te­ña y dis­fru­tar de la co­mi­da lo­cal con tran­qui­li­dad. Tan­to qui­so es­ta ciu­dad que lo pri­me­ro que hi­zo al lle­gar en es­ta nue­va vi­si­ta fue bus­car un cuar­to de he­la­do en el mis­mo lo­cal que lo con­quis­tó 13 años atrás. Eso sí: tras un pri­mer pa­seo bas­tan­te caó­ti­co, tu­vo que pe­dir de­li­very por­que ca­mi­nar por las ca­lles de Bue­nos Ai­res no es lo mis­mo des­pués de ha­ber­se con­ver­ti­do en Luis Mi­guel pa­ra la se­rie que con­tó la his­to­ria del Sol de Mé­xi­co. “Me sien­to más apa­pa­cha­do que nun­ca. ¿Se di­ce así acá? No me quiero ir”, ase­gu­ra.

El amor es aho­ra más que co­rres­pon­di­do y se pue­de ver grá­fi­ca­men­te en el in­te­rés de bús­que­das en Goo­gle Trends, la he­rra­mien­ta que tie­ne el fa­mo­so bus­ca­dor pa­ra iden­ti­fi­car qué “goo­glean” los usua­rios: es­ta se­ma­na, su vi­si­ta pro­vo­có pi­cos de bús­que­das que su­pe­raron in­clu­so los que pro­vo­ca nues­tra fa­mo­sa más “goo­glea­da”, Pam­pi­ta Ar­dohain. En tan­to, los ar­gen­ti­nos, sin ca­mi­se­ta a la cual alen­tar en la fi­nal del Mun­dial, de­mos­tra­ron tan­to in­te­rés en el úl­ti­mo par­ti­do de la Co­pa del Mun­do co­mo en el úl­ti­mo epi­so­dio de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Bo­ne­ta. A ni­vel mun­dial, la Ar­gen­ti­na es el se­gun­do país que más in­te­rés tie­ne en Die­go, des­pués de Mé­xi­co.

Aun­que su ca­sa es­tá en Los Án­ge­les, di­ce que vi­ve “de dos ma­le­tas” des­de ma­yo. Es que tras el lan­za­mien­to de la se­rie, en abril, co­men­za­ron los co­le­ta­zos del éxi­to. Bo­ne­ta ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do pe­lí­cu­las en Holly­wood –Mean Girls 2, Rock of Ages, en­tre otros tí­tu­los de me­nor re­per­cu­sión–, pe­ro es­te año lle­gó la ho­ra de las me­ga­pro­duc­cio­nes. Se su­mó al elen­co del re­boot de Ter­mi­na­tor, con el re­gre­so de Ja­mes Ca­me­ron tras ale­jar­se de la sa­ga en la se­gun­da en­tre­ga, de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger y Lin­da Ha­mil­ton, que se ve­rá en los ci­nes pro­ba­ble­men­te en 2019. No pue­de an­ti­ci­par mu­cho de la tra­ma, pe­ro por lo que pu­di­mos sa­ber en es­te film in­ter­pre­ta­rá a un me­xi­cano y aun­que no gra­bó es­ce­nas con el ya le­gen­da­rio Ar­nold vi­vió la gran ex­pe­rien­cia de es­tar en una pro­duc­ción de se­me­jan­te en­ver­ga­du­ra. “Va a ser un Ter­mi­na­tor muy es­pe­cial, es la vuel­ta de Ca­me­ron des­de la se­gun­da pe­lí­cu­la, con­ta­mos con Lin­da Ha­mil­ton, Ar­nold... Mé­xi­co tie­ne mu­cho que ver en la his­to­ria. Lin­da es una lin­da. El di­rec­tor [Tim Mi­ller, el mis­mo de Dead­pool] es un ti­pa­zo, ha­bía 1600 per­so­nas en las lo­ca­cio­nes pa­ra que ten­gas una idea de lo gran­de que fue la pro­duc­ción”, con­tó. Pa­ra cum­plir con el ro­da­je tu­vo que via­jar a Ma­drid y Bu­da­pest, en­tre otras lo­ca­cio­nes.

Pe­ro su año no ter­mi­na ahí ni acá. Ayer mis­mo par­tió di­rec­to des­de Bue­nos Ai­res rum­bo a Su­dá­fri­ca pa­ra po­ner­se en la piel de un sol­da­do en Mons­ter Hun­ter, pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Mi­lla Jo­vo­vich y di­ri­gi­da por el ma­ri­do de la ac­triz, Paul W. S. An­der­son (Re­si­dent Evil). El film es­tá ba­sa­do en un vi­deo­jue­go muy fa­mo­so en los paí­ses asiá­ti­cos y con­ta­rá en su elen­co con Ron Perl­man y el ra­pe­ro T.I. Ha­rris ade­más de Bo­ne­ta. “Es de Holly­wood pe­ro tam­bién lle­ga al mer­ca­do asiá­ti­co, por eso es muy im­por­tan­te, pa­ra se­guir abrien­do ho­ri­zon­tes”.

So­le­dad az­na­rez

“Oja­lá fil­me­mos en Bue­nos Ai­res”, afir­mó Die­go Bo­ne­ta

Grosby­group

El ac­tor, en su per­so­ni­fi­ca­ción de Luis Mi­guel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.