Harry Pot­tEr ya Es dE Mu­sEo

En una ex­hi­bi­ción en Nue­va York, las ga­le­rías es­tán or­ga­ni­za­das por las ma­te­rias en­se­ña­das en Hog­warts

La Nacion - - Notas De Tapa - Jen­ni­fer E. Smith Tra­duc­ción de Jai­me Arram­bi­de

Cum­ple 20 años y una mues­tra en Nue­va York re­crea su mun­do má­gi­co

Ese pe­da­zo de pa­pel arru­ga­do col­gan­do de la pa­red más ale­ja­da me hip­no­ti­za­ba. Era el bo­ce­to de un ni­ño de pe­lo os­cu­ro y an­te­ojos re­don­dos, ro­dea­do por sus pa­rien­tes de ca­ra agria. El bo­llo de pa­pel ha­bía si­do es­ti­ra­do y te­nía man­chas que pa­re­cían de ca­fé. Pe­ro ahí es­ta­ba, “el Ni­ño que Vi­vió”, di­bu­ja­do amo­ro­sa­men­te por la mis­mí­si­ma J.K. Row­ling seis años an­tes de la pu­bli­ca­ción del pri­mer li­bro de la sa­ga de Harry Pot­ter.

De­trás de un im­po­nen­te mu­ro de cas­ti­llo, Harry Pot­ter: una His­to­ria de Ma­gia, la atrac­ti­va nue­va ex­hi­bi­ción de la So­cie­dad His­tó­ri­ca de Nue­va York, se re­mon­ta a los orí­ge­nes de la his­to­ria de Harry, no so­lo des­de el pun­to de vis­ta del pro­ce­so de es­cri­tu­ra, sino ras­trean­do las mu­chas in­fluen­cias his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les y cien­tí­fi­cas que fue­ron fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra la ma­gia que hay en los li­bros de Pot­ter.

Pe­ro lo que pri­me­ro cap­tó mi aten­ción fue­ron esos pri­me­ros bo­ce­tos: una Pro­fe­so­ra Sprout ale­gre­men­te ro­dea­da de sus plan­tas; Ar­gus Filch, ce­la­dor de Hog­warts, con su enor­me lla­ve­ro; Harry me­ro­dean­do por los sa­lo­nes de Hog­warts jun­to a Her­mio­ne, Ron, Ne­vi­lle y Gary, a quien los lec­to­res co­no­cen co­mo Dean Tho­mas.

Co­mo la ma­yo­ría de los fans de Harry Pot­ter, siem­pre su­pe que Row­lings ha­bía lle­va­do esa his­to­ria den­tro de ella du­ran­te años, ga­ra­ba­tean­do sus no­tas en ser­vi­lle­tas y en cual­quier pa­pel que tu­vie­se a mano. Pe­ro ima­gi­nar­la di­bu­jan­do me­ticu­losa­men­te las ra­yas de la ca­mi­sa de Harry o las pe­cas en la ca­ra alar­ga­da de Ron, mu­cho tiem­po an­tes de sa­ber que en al­gún mo­men­to eso po­dría in­tere­sar­le a al­guien, tie­ne al­go de pro­fun­da­men­te con­mo­ve­dor.

A lo lar­go de los años, los do­mi­nios de Pot­ter se han ex­ten­di­do en to­das di­rec­cio­nes. Es­tá el mu­si­cal de Broad­way con su des­lum­bran­te ma­qui­na­ria es­cé­ni­ca, es­tán los par­ques de atrac­cio­nes con sus enor­mes ré­pli­cas de Hog­warts, y es­tán las pe­lí­cu­las de­ri­va­das de la sa­ga que se es­tre­na­rán en los pró­xi­mos años. A mu­chos, es­ta ex­hi­bi­ción les pa­re­ce­rá ape­nas otra he­rra­mien­ta pro­mo­cio­nal de un im­pe­rio en cons­tan­te cre­ci­mien­to, pe­ro es­te re­gre­so a los orí­ge­nes del pro­ce­so crea­ti­vo tie­ne al­go que reavi­va la lla­ma de la ma­gia ori­gi­nal y di­suel­ve cual­quier pre­jui­cio cí­ni­co.

Y eso es lo que lo­gra a las mil ma­ra­vi­llas es­ta ex­po­si­ción que se ori­gi­nó ha­ce un año en la Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca. Co­mo con­me­mo­ra­ción de los 20 años de la pu­bli­ca­ción en Es­ta­dos Uni­dos de Harry Pot­ter and the

Sor­ce­rer’s Sto­ne , la ex­hi­bi­ción tie­ne al­go que ofre­cer­les a to­dos por igual, ni­ños y adul­tos, aman­tes de la fic­ción y afi­cio­na­dos a la cien­cia, fa­ná­ti­cos con­su­ma­dos de la “pot­ter­ma­nía” y vi­si­tan­tes ca­sua­les. La dis­tri­bu­ción de las sa­las se ajus­ta a las di­ver­sas ma­te­rias que se cur­san en Hog­warts, así que el vi­si­tan­te va pa­san­do de Po­cio­nes a Her­bo­lo­gía , y de ahí a En­can­ta­mien­tos, has­ta lle­gar a Cui­da­do de Cria­tu­ras Má­gi­cas, don­de las som­bras de cen­tau­ros y uni­cor­nios ga­lo­pan so­bre las pa­re­des.

Si bien tie­ne un to­que fan­tás­ti­co, la ex­po­si­ción no pa­re­ce un par­que te­má­ti­co ni una vi­si­ta guia­da a un es­tu­dio de ci­ne. La am­plia va­rie­dad de ob­je­tos ex­hi­bi­dos –que se re­mon­tan al año 770 DC– ar­man un puen­te en­tre el mun­do real y el fic­cio­nal. En los li­bros, por ejem­plo, Ni­co­las Fla­mel era el le­gen­da­rio ha­ce­dor de la Pie­dra Fi­lo­so­fal, un ob­je­to ca­paz de con­ver­tir cual­quier me­tal en oro y de con­ce­der la in­mor­ta­li­dad a tra­vés de su Eli­xir de la Vi­da. Pe­ro re­cién cuan­do vi la au­tén­ti­ca lá­pi­da de Fla­mel (que fue pres­ta­da por el Mu­seo Cluny, el Mu­seo Na­cio­nal de la Edad Me­dia, Pa­rís), me di cuen­ta de que no era un per­so­na­je de fic­ción, sino un re­nom­bra­do es­cri­ba y al­qui­mis­ta fran­cés que tal vez se ha­ya o no to­pa­do con un ra­ro ma­nus­cri­to con in­di­ca­cio­nes pa­ra crear la Pie­dra Fi­lo­so­fal.

Los chi­cos que­da­rán en­can­ta­dos con las par­tes más in­ter­ac­ti­vas de la ex­hi­bi­ción, que in­clu­ye un pues­to de ela­bo­ra­ción de pó­ci­mas, don­de lo­gré ele­gir los in­gre­dien­tes ade­cua­dos pa­ra des­ti­lar di­gi­tal­men­te un tó­ni­co que al pa­re­cer pro­te­ge de los duen­des noc­tur­nos. Una tirada elec­tró­ni­ca de ta­rot me ade­lan­tó que es­toy a pun­to de cum­plir va­rios de mis ob­je­ti­vos. Tam­bién hay una ca­pa de in­vi­si­bi­li­dad, in­te­li­gen­te­men­te col­ga­da den­tro de una vi­tri­na, y un di­ver­ti­do es­tu­dio de las “lla­ves ala­das” di­bu­ja­das por Jim Kay, uno de los tan­tos ilus­tra­do­res que le han da­do vi­da al reino de Pot­ter a lo lar­go de los años.

Pa­ra al­gu­nos, el gran atrac­ti­vo de la mues­tra se­rán los an­ti­guos ro­llos y ma­nus­cri­tos ex­hi­bi­dos. otros se de­lei­ta­rán con las de­ta­lla­das re­pre­sen­ta­cio­nes his­tó­ri­cas de cria­tu­ras co­mo los hi­po­gri­fos y las si­re­nas, o se asom­bra­rán al ver la es­co­ba vo­la­do­ra de una bru­ja del si­glo XX, lla­ma­da ol­ga Hunt, a la que so­lía ver­se so­bre­vo­lar los pá­ra­mos de De­vons­hi­re en las no­ches de lu­na lle­na.

Pe­ro en el cen­tro de la ex­hi­bi­ción es­ta­ban los li­bros, en los que uno pue­de fas­ci­nar­se con ca­da pe­da­ci­to de pa­pel que per­mi­te una mi­ra­da ín­ti­ma al pro­ce­so de es­cri­tu­ra: car­tas en­tre Row­ling y su edi­tor en Es­ta­dos Uni­dos, Art­hur Le­vi­ne, o ese ma­pa de Hog­warts don­de uno re­pen­ti­na­men­te ad­vier­te la pre­sen­cia de un ca­la­mar gi­gan­te en me­dio de un la­go.

¿Lo más fas­ci­nan­te de to­do? Una no­ta de Ali­ce New­ton, hi­ja del úni­co edi­tor que se ani­mó a pu­bli­car la sa­ga de Pot­ter. Con su ca­li­gra­fía in­fan­til, Ali­ce es­cri­bió: “El li­bro es tan emo­cio­nan­te que sien­to una es­pe­cie de ca­lor en mi in­te­rior. Creo que es el me­jor li­bro que un ni­ño de 8 o 9 años pue­de leer”.

Ha­cia el fi­nal de mi vi­si­ta, ad­ver­tí que ha­bía un área de es­tu­dio que fal­ta­ba: la trans­fi­gu­ra­ción. En los li­bros, se tra­ta del di­fí­cil ar­te de con­ver­tir una co­sa en otra: un ra­tón en ta­ba­que­ra o un eri­zo en un al­fi­le­te­ro. El cu­ra­dor aso­cia­do de las ex­po­si­cio­nes de la So­cie­dad His­tó­ri­ca de Nue­va York, Cris­tian Pe­tru Pa­nai­te, di­ce que re­pre­sen­ta­ba un desafío enor­me ilus­trar ese pro­ce­so uti­li­zan­do ob­je­tos tan­gi­bles. Pe­ro tal vez to­da la ex­pe­rien­cia de la mues­tra sea una es­pe­cie de trans­fi­gu­ra­ción: des­viar­se de una ca­lle bu­lli­cio­sa, de­jar atrás ese mun­do caó­ti­co y con­fu­so, y des­apa­re­cer por un ra­to en la ma­gia de Harry Pot­ter. Los lec­to­res vie­nen ha­cien­do ese tru­co des­de ha­ce dos dé­ca­das. Aho­ra otros ten­drán la chan­ce de pro­bar suer­te con ese mis­mo he­chi­zo.

Fo­tos nyt

Una es­co­ba en la sa­la de los En­can­ta­mien­tos

El Ro­llo de Ri­pley del si­glo XVI con­tie­ne se­cre­tos pa­ra el eli­xir de la vi­da eter­na

Ves­tua­rio de la pro­duc­ción tea­tral Harry Pot­ter y el le­ga­do mal­di­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.