al bor­dE dEl Ma­Pa

En Puer­to Al­man­za, pes­can y sub­sis­ten gra­cias a las cen­to­llas

La Nacion - - Notas De Tapa - Lean­dro Ves­co

PUER­TO AL­MAN­ZA, Tie­rra del Fue­go.– En es­te in­hós­pi­to y gé­li­do rin­cón de es­ta pro­vin­cia, to­dos los años, du­ran­te dos me­ses, el sol se ocul­ta de­trás de las mon­ta­ñas y de­ja de en­ti­biar la nie­ve, que blo­quea los ca­mi­nos. Sin em­bar­go, ca­da 6 de agos­to, en­tre dos que­bra­das, y por un es­pa­cio de 15 mi­nu­tos, fi­nal­men­te vuel­ve a apa­re­cer. “Ese día ro­ga­mos que no es­té nu­bla­do”, con­fie­sa Raúl de An­tueno, que vi­ve jun­to a su no­via en una ca­ba­ña, a ori­llas de un arro­yo de aguas cris­ta­li­nas.

Puer­to Al­man­za es el úl­ti­mo pue­blo de Amé­ri­ca del Sur. Más allá, so­lo hay más frío, ro­cas, so­le­dad y la in­mi­nen­cia del mun­do an­tár­ti­co. La te­le­fo­nía, al igual que in­ter­net, lle­ga en for­ma inalám­bri­ca a tra­vés de Puer­to Wi­lliams, el pue­blo chi­leno que es­tá en­fren­te, cru­zan­do el Ca­nal del Bea­gle, en la is­la Na­va­rino. “Vi­vi­mos en mo­do avión: to­da lla­ma­da que ha­ga­mos se nos fac­tu­ra co­mo si es­tu­vié­ra­mos en el ex­tran­je­ro”, cuen­ta De An­tueno.

Ape­nas 120 ha­bi­tan­tes vi­ven en ca­ba­ñas y ran­chos pre­ca­rios en es­te pue­blo fun­da­do en 1987, aun­que ya en 1966 Pre­fec­tu­ra mon­tó aquí un des­ta­ca­men­to pa­ra vi­gi­lar la ac­ti­vi­dad ma­rí­ti­ma chi­le­na, por ser una zo­na que siem­pre tu­vo una fuer­te dispu­ta te­rri­to­rial. Aún hoy se pue­den ver al­gu­nos ca­ño­nes, ya oxi­da­dos, que apun­tan a Puer­to Wi­lliams.

Es­te pue­blo es un an­cla­de­ro don­de fon­dean bar­cos pes­que­ros que bus­can los te­so­ros que vi­ven ba­jo el agua: los me­ji­llo­nes, y la rei­na de la gas­tro­no­mía fue­gui­na, la cen­to­lla. Pro­te­gi­dos por la pe­que­ña Bahía Brown, un pu­ña­do de bar­cos ama­ri­llos con­tras­tan con los co­lo­res del bos­que y de la nie­ve. La ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes son pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les que pa­san gran par­te del año na­ve­gan­do en las he­la­das aguas de es­te con­fín austral, don­de cual­quier per­so­na no lo­gra­ría so­bre­vi­vir más de un par de mi­nu­tos, si tu­vie­ra la ma­la suer­te de nau­fra­gar. “Ha­ce po­co se dio vuel­ta un bar­co en un tem­po­ral y no lle­ga­mos a res­ca­tar al hom­bre”, cuen­ta Hum­ber­to Pa­re­jas, que ha­ce dos dé­ca­das eli­gió es­te lu­gar pa­ra vi­vir, y se de­di­ca a cap­tu­rar ma­ris­cos, cen­to­llas, y, a ve­ces, se ani­ma a aden­trar­se en el Bea­gle en bus­ca de al­gún sal­món.

El puer­to es se­reno y re­ga­la una pos­tal idí­li­ca. Al­gu­nos lu­ga­res pa­ra co­mer, co­mo La Si­re­na y el Ca­pi­tán, La Me­si­ta de Al­man­za, y, al­go más ale­ja­do, Puer­to Pi­ra­ta ofre­cen al vi­si­tan­te la po­si­bi­li­dad de pro­bar pla­tos he­chos con cen­to­lla re­cién pes­ca­da.

A Puer­to Al­man­za se ac­ce­de por un ca­mino de tie­rra (la ru­ta J, des­pren­di­mien­to de la 3), que pe­ne­tra por la cos­ta de la pe­nín­su­la Mi­tre. Dis­ta de Us­huaia unos 75 km. El hie­lo y la nie­ve es­tán pre­sen­tes en to­do el re­co­rri­do. Al pa­sar Ran­cho Ham­bre, un his­tó­ri­co des­ta­ca­men­to de Vialidad Na­cio­nal, al­gu­nas ca­si­llas se pue­den ver a tra­vés del espeso bos­que, don­de los cas­to­res pro­vo­can el cor­te de los cau­ces de agua. Los tur­ba­les (una es­pe­cie de hu­me­dal) se pro­yec­tan por am­plios va­lles que ter­mi­nan en la ba­se de ele­va­das mon­ta­ñas, que for­man par­te de la Cor­di­lle­ra de los Andes. El ce­rro Cas­tor es una de ellas, don­de cien­tos de au­tos es­ta­cio­nan en su ba­se pa­ra to­mar la ae­ro­si­lla y dis­fru­tar del es­quí.

Con la cri­sis de 2001, al­gu­nos ha­bi­tan­tes de Us­huaia se afin­ca­ron aquí con la es­pe­ran­za de que los ma­ris­cos y las cen­to­llas pu­die­ran cam­biar su eco­no­mía. Sin em­bar­go, los pro­yec­tos se fre­na­ron por la prohi­bi­ción de sa­car es­tos fru­tos de mar fres­cos de la is­la. To­da la pro­duc­ción que se ha­ce es pa­ra con­su­mo lo­cal: en Al­man­za, la die­ta dia­ria lle­ga del mar.

El al­ma­cén de ra­mos ge­ne­ra­les La Fue­gui­na (el úl­ti­mo del mun­do) ofre­ce los ele­men­tos bá­si­cos pa­ra la su­per­vi­ven­cia, y un ten­tem­pié ten­ta­dor: em­pa­na­das de cen­to­lla con cer­ve­za ale­ma­na. Fue­ra de es­te co­mer­cio, las es­pe­ran­zas de ha­llar al­go se re­su­men en un via­je has­ta Us­huaia, so­lo cuan­do el hie­lo y la nie­ve lo per­mi­ten. Con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, el ca­mino se vuel­ve más tran­si­ta­ble.

De An­tueno y su no­via, Ju­lie­ta Di­gio­va­ni, apos­ta­ron por la so­le­dad. Vi­ven jun­tos en una ca­ba­ña que es­tá en Pun­ta Pa­ra­ná, en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal del pue­blo. La Pro­vi­den­cia es el nom­bre de la ca­sa y de su em­pren­di­mien­to. “Ofre­ce­mos vi­vir la ex­pe­rien­cia de es­tar a ori­llas del Ca­nal del Bea­gle, del bos­que, y dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía de Al­man­za. Es de­cir, de co­mer cen­to­llas”, afir­ma De An­tueno, car­pin­te­ro y tro­ta­mun­dos.

El en­cie­rro

Di­gio­va­ni, que na­ció en Bue­nos Ai­res, vi­si­tó el lu­gar en ve­rano y co­no­ció a Raúl. Hoy vi­ven jun­tos allí. “En la ciu­dad, la ma­yor di­fi­cul­tad es la in­se­gu­ri­dad; acá, la nie­ve. Es­te in­vierno es­tu­vi­mos un mes en­ce­rra­dos en la ca­sa sin po­der sa­lir”, cuen­ta él. Con el ca­mino a Us­huaia cor­ta­do, la me­jor ma­ne­ra de lle­gar era na­ve­gan­do. Des­de el 6 de ju­nio has­ta el 6 de agos­to, el sol des­apa­re­ce y se ocul­ta tras las mon­ta­ñas. “Te jue­ga en con­tra, por­que lo po­dés per­ci­bir, pe­ro no lo sen­tís”, di­ce ella, que se adap­tó al cru­do in­vierno. El mal hu­mor y la in­tros­pec­ción son las emo­cio­nes co­mu­nes que hay que com­ba­tir.

“Te­ne­mos que es­tar muy aten­tos por­que el agua se con­ge­la, y nos que­da­mos sin po­der be­ber ni ba­ñar­nos”, cuen­ta. Usan el agua del arro­yo que pa­sa a unos me­tros de la ca­sa, y se ali­men­tan de lo que el mar les pro­vee. “Aho­ra es­ta­mos ha­cien­do bu­ñue­los de al­gas”, di­ce An­tueno. “Acá es así, hay que sa­lir a pes­car pa­ra co­mer”, con­clu­ye.

Puer­to Al­man­za, cu­ya ca­lle prin­ci­pal –de tie­rra– bor­dea la bahía Brown, no tie­ne ser­vi­cio de te­le­fo­nía ni de in­ter­net na­cio­nal, Chi­le les pro­vee. Así, el pre­cio de la ta­ri­fa es en dó­la­res. El pri­me­ro sa­le US$7 por día, y el se­gun­do, US$100 por mes. “No­so­tros com­par­ti­mos in­ter­net”, cuen­ta De An­tueno.

Aquí, no hay sa­la sa­ni­ta­ria. Ca­da 15 días vie­ne un mé­di­co que re­co­rre las ca­sas. Hay una es­cue­la pri­ma­ria, que da cla­ses a los po­cos chi­cos que vi­ven en es­te pue­blo.

En el fu­tu­ro, De An­tueno y Di­gio­va­ni pien­san for­mar una fa­mi­lia, aquí. “Es­pe­ra­mos el ve­rano, don­de ex­plo­ta la vi­da”, se es­pe­ran­za ella, cuan­do en la bahía apa­re­ce­rán las or­cas, los lobos ma­ri­nos, las ba­lle­nas fran­ca austral, las sar­di­nas y las mer­lu­zas. “To­dos los días va­mos a po­der ver el sol”, se ilusiona, mien­tras mi­ra la nie­ve y desea que, fi­nal­men­te, se de­rri­ta.

La cen­to­lla es el eje de la eco­no­mía lo­cal

Fo­tos : fer­nan­da ri­ve­ra Lu­que

El puer­to es el co­ra­zón del pue­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.