Po­lí­ti­cas ra­di­ca­les, deu­da y cri­sis hun­den a Ita­lia

Ago­bia­do por años de dé­fi­cit y es­tan­ca­mien­to, el país su­fre cre­cien­tes ten­sio­nes y es una ame­na­za pa­ra la UE tras la lle­ga­da al po­der de la Li­ga y el M5E

La Nacion - - Notas De Tapa - Tex­to Eli­sa­bet­ta Pi­qué Co­rres­pon­sal en Ita­lia | Ilus­tra­ción Ip­pó­li­ti

La ima­gen del puen­te de Gé­no­va que co­lap­só in­creí­ble­men­te en agos­to pa­sa­do pa­re­ce una me­tá­fo­ra de lo que pue­de pa­sar. Ita­lia, país que fue cu­na de hu­ma­nis­mo y cul­tu­ra, uno de los so­cios fun­da­do­res de la Unión Eu­ro­pea (UE), tie­ne des­de ha­ce po­co más de 135 días un go­bierno que, “en nom­bre del pue­blo”, apa­re­ce ca­da vez más de­ci­di­do a rom­per to­dos sus puen­tes con Eu­ro­pa. Un es­ce­na­rio que ame­na­za con po­ner a al país no so­lo al bor­de del abis­mo fi­nan­cie­ro, sino que des­pier­ta te­mo­res por una po­si­ble sa­li­da del eu­ro, una ca­tás­tro­fe que po­dría pro­vo­car la im­plo­sión de la Unión Eu­ro­pea (UE).

Na­ci­do de una alian­za “con­tra­na­tu­ra” en­tre la ul­tra­de­re­chis­ta y xe­nó­fo­ba Li­ga y el an­ti­sis­te­ma Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (M5E), el go­bierno po­pu­lis­ta em­pe­zó a go­ber­nar en ju­nio pa­sa­do, con el abo­ga­do Giu­sep­pe Con­te co­mo pri­mer mi­nis­tro-tí­te­re de dos jó­ve­nes dis­pues­tos a to­do: Mat­teo Sal­vi­ni, lí­der de la Li­ga, y Lui­gi Di Maio, del M5E. Fue­ron ellos quie­nes des­pués de ca­si dos me­ses de ex­te­nuan­tes ne­go­cia­cio­nes, se­lla­ron un cues­tio­na­do “con­tra­to de go­bierno” que mul­ti­pli­ca ten­sio­nes in­ter­nas y ge­ne­ra te­mor en el blo­que.

En los pri­me­ros me­ses, des­de su car­go de mi­nis­tro del In­te­rior Sal­vi­ni pu­so en prác­ti­ca la lí­nea de mano du­ra que ha­bía pro­me­ti­do en con­tra de los in­mi­gran­tes, su ca­ba­lli­to de ba­ta­lla du­ran­te la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes del 4 de mar­zo. Pa­ra Ita­lia esos co­mi­cios sig­ni­fi­ca­ron un tsu­na­mi que ba­rrió al Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, de cen­troiz­quier­da, y a For­za Ita­lia, del ex­pre­mier Sil­vio Ber­lus­co­ni.

Opa­can­do a su so­cio Di Maio –que­dó co­mo mi­nis­tro de Tra­ba­jo–, Sal­vi­ni des­de el va­mos pro­ta­go­ni­zó fuer­tes cru­ces con los so­cios eu­ro­peos al ce­rrar los puer­tos de la pe­nín­su­la a los bar­cos que res­ca­tan a mi­gran­tes en el Me­di­te­rrá­neo. Mien­tras ga­na­ba ca­da vez más con­sen­so in­terno –se­gún son­deos, la Li­ga du­pli­có las pre­fe­ren­cias, al sal­tar del 17% en mar­zo al 32% ac­tual–, Sal­vi­ni exi­gió el re­par­to de re­fu­gia­dos con los de­más paí­ses eu­ro­peos. Ex­pli­ca­ba que Ita­lia ya ha­bía he­cho de­ma­sia­do y que Eu­ro­pa la ha­bía de­ja­do so­la du­ran­te de­ma­sia­dos años en la cri­sis mi­gra­to­ria.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, Di Maio re­cu­pe­ró el pro­ta­go­nis­mo per­di­do. Pa­ra po­der cum­plir con su gran pro­me­sa elec­to­ral, la tan men­ta­da “ren­ta de ciu­da­da­nía” de 780 eu­ros men­sua­les pa­ra los seis mi­llo­nes de po­bres-de­socu­pa­dos del país, con­tra vien­to y ma­rea lo­gró apro­bar una ley de pre­su­pues­to que im­pli­ca un dé­fi­cit fis­cal del 2,4% del PBI.

Ese plan re­pre­sen­tó una ver­da­de­ra ca­che­ta­da pa­ra la UE, que des­de ha­ce años es­pe­ra que Ita­lia cum­pla los acuer­dos fir­ma­dos en el pa­sa­do, y pon­ga en or­den sus cuen­tas pú­bli­cas y su más que com­ple­ja si­tua­ción fi­nan­cie­ra. Ita­lia es con­si­de­ra­do co­mo “el en­fer­mo” de Eu­ro­pa por su deu­da pú­bli­ca gi­gan­tes­ca, equi­va­len­te al 132% del PBI; el cre­ci­mien­to mí­ni­mo de su PBI, el peor de los 28 so­cios de la UE, y sus re­tra­sos en re­for­mas es­truc­tu­ra­les va­rias.

Di Maio, de 32 años, sa­lió al bal­cón del Pa­laz­zo Chi­gi, la se­de del go­bierno, pa­ra fes­te­jar la “vic­to­ria” so­bre los “po­de­res fuer­tes de Bru­se­las” tras apro­bar los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit del 2,4% del PBI. La ima­gen re­cor­dó las apa­ri­cio­nes de Be­ni­to Mus­so­li­ni, el lí­der fas­cis­ta que lle­vó a Ita­lia a la gue­rra y al desas­tre. “Abo­li­re­mos la po­bre­za”, di­jo, exul­tan­te, Di Maio.

Pa­ra no que­dar­se atrás, Sal­vi­ni reivin­di­có la im­ple­men­ta­ción de su pro­me­sa de re­du­cir im­pues­tos y la mar­cha atrás de una re­for­ma de pen­sio­nes que ha­bía subido la edad ju­bi­la­to­ria. Se tra­ta de me­di­das que, se­gún to­dos los ana­lis­tas, Ita­lia no se pue­de per­mi­tir, que apa­re­cen co­mo un cóc­tel ex­plo­si­vo pa­ra una tor­men­ta fi­nan­cie­ra que em­pe­zó a pal­pi­tar­se en las úl­ti­mas se­ma­nas con el spread

–la di­fe­ren­cia de ren­di­mien­to en­tre los bo­nos ale­ma­nes a diez años y los ita­lia­nos–, que se dis­pa­ró por so­bre los 300 pun­tos, un pé­si­mo pre­sa­gio.

Aun­que el go­bierno po­pu­lis­ta afir­ma que el dé­fi­cit del 2,4% ser­vi­rá pa­ra ha­cer cre­cer la eco­no­mía del país, vir­tual­men­te es­tan­ca­da, co­mo mu­chos otros eco­no­mis­tas Gre­go­rio Lo­renz cree que no se­rá tan así. “Eso no es au­to­má­ti­co. El di­ne­ro des­ti­na­do a sa­tis­fa­cer las pro­me­sas elec­to­ra­les de­be­rá ser usa­do pa­ra pa­gar los in­tere­ses de la deu­da, que ya subie­ron por cul­pa del spread y la fal­ta de con­fian­za de la ca­pa­ci­dad de Ita­lia de ha­cer­le fren­te a sus acree­do­res”, pro­nos­ti­có, en diá­lo­go con la na­cion.

Aler­tas

La si­tua­ción es alar­man­te por­que en bre­ve las agencias de ra­ting de­be­rán dar sus no­tas: el ries­go es que ba­jen de un es­ca­lón la cla­si­fi­ca­ción de la deu­da ita­lia­na, que po­dría que­dar a un pa­so de ser con­si­de­ra­da “ba­su­ra”.

“El pro­ble­ma no es la ci­fra del 2,4% de dé­fi­cit fis­cal, sino lo que re­pre­sen­ta”, ex­pli­có Lo­renz, ana­lis­ta po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que re­cor­dó que pa­ra 2018 el dé­fi­cit fis­cal pre­vis­to fue del 1,9% del PBI, pe­ro las re­la­cio­nes de Ita­lia con sus so­cios eu­ro­peos eran mu­cho me­jo­res. “Aun­que otros go­bier­nos tam­po­co res­pe­ta­ron las re­glas fir­ma­das con la UE pa­ra que se re­duz­ca el dé­fi­cit y la deu­da, an­tes ha­bía tra­ta­ti­vas, ne­go­cia­cio­nes, diá­lo­go con Bru­se­las. Aho­ra lo úni­co que he­mos vis­to es un go­bierno que se im­po­ne, sin in­ten­tos de ha­blar, a tra­vés de in­sul­tos y agre­sio­nes que tie­nen co­mo fin una pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca, en vis­ta de las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo pró­xi­mo”, con­si­de­ró.

En­tre otros cru­ces nun­ca an­tes vis­tos, Di Maio acu­só a Pie­rre Mos­co­vi­ci, co­mi­sa­rio eu­ro­peo de asun­tos eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros de la UE, de ha­cer “te­rro­ris­mo en los mer­ca­dos”. Sal­vi­ni di­rec­ta­men­te til­dó de “bo­rra­cho” al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Clau­de Junc­ker. “Yo ha­blo con per­so­nas so­brias”, dis­pa­ró, tras otra fuer­te crí­ti­ca a un pre­su­pues­to tam­bién cues­tio­na­do por el FMI y di­ver­sos or­ga­nis­mos in­de­pen­dien­tes del país. Co­mo el Ban­co de Ita­lia, que ma­ña­na se­rá pre­sen­ta­do a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y que a fin de año po­dría ser re­cha­za­do.

La preo­cu­pa­ción es enor­me. Se tra­ta de una pul­sea­da pe­li­gro­sa, que for­ta­le­ce a ni­vel in­terno a los muy po­pu­la­res Sal­vi­ni y Di Maio –se mues­tran co­mo los “jus­ti­cie­ros” que se en­fren­tan a Bru­se­las–, pe­ro que, si no co­rri­gen el rum­bo, po­dría lle­var a Ita­lia al co­lap­so fi­nan­cie­ro, con una con­se­cuen­te sa­li­da del eu­ro y una im­plo­sión de la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.