Ri­ton­do apun­ta al nar­co­trá­fi­co

El mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se re­sal­tó la ba­ta­lla con­tra las dro­gas co­mo una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra ba­jar los ín­di­ces de vio­len­cia en to­dos los dis­tri­tos

La Nacion - - Notas De Tapa - Tex­to Fer­nan­do Ro­drí­guez

Lo con­si­de­ra “la ma­dre de to­das las ba­ta­llas”.

Des­de el pi­so 19 del edi­fi­cio del Ba­pro en la City por­te­ña se pue­den ver el río, el Ca­bil­do, la Pla­za de Ma­yo, los prin­ci­pa­les edi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les y, a al­gu­nas cua­dras de dis­tan­cia, la cú­pu­la de la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña, esa que lo tu­vo co­mo una de sus má­xi­mas fi­gu­ras, en tiem­pos en que li­de­ra­ba el blo­que ma­cris­ta en la ciu­dad. Cris­tian Ri­ton­do no pue­de ver des­de ahí, sin em­bar­go, el te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, ese que es ob­je­to de un tra­ba­jo y de una preo­cu­pa­ción que él mis­mo de­fi­ne co­mo “de 24 ho­ras por sie­te días”. Que no lo vea, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca que no le sea om­ni­pre­sen­te. Re­ci­be a la na­cion en el cen­tro por­te­ño pa­ra una en­tre­vis­ta, pe­ro al ca­bo de una ho­ra irá al he­li­puer­to pa­ra via­jar a Ju­nín, don­de el jue­ves pa­sa­do co­men­za­ron las reunio­nes de los Con­se­jos Re­gio­na­les de Se­gu­ri­dad con in­ten­den­tes, pa­ra tra­tar si­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas y de­fi­nir es­que­mas de co­la­bo­ra­ción en los que el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad se ocu­pa del des­plie­gue po­li­cial y las co­mu­nas, del as­fal­ta­do, la iluminación, la po­da y la ins­ta­la­ción de cá­ma­ras, por ejem­plo, me­di­das que apor­tan en la pre­ven­ción.

En su diá­lo­go con la na­cion Ri­ton­do ad­mi­ti­rá que las ci­fras de ro­bos y hu­re­jem­plo, tos, los de­li­tos que co­ti­dia­na­men­te más gol­pean a los ciu­da­da­nos, si­guen sin te­ner ba­jas sig­ni­fi­ca­ti­vas. Pe­ro re­afir­ma­rá, una y otra vez, que la lu­cha fron­tal con­tra las ma­fias y el cri­men or­ga­ni­za­do es cen­tral pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos con­tra los de­li­tos me­no­res. En ese sen­ti­do, si­túa al com­ba­te con­tra el nar­co­trá­fi­co co­mo “la ma­dre de to­das las ba­ta­llas”.

–¿Có­mo eva­lúa el avan­ce de la ges­tión?

–Nos pro­pu­si­mos con la go­ber­na­do­ra un plan de re­for­ma in­te­gral de la po­li­cía y de la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad de la pro­vin­cia. Un plan de lar­go pla­zo, aun­que con la bús­que­da de lo­gros par­cia­les. Tra­ba­ja­mos so­bre cua­tro ejes: pri­me­ro, trans­pa­ren­tar la po­li­cía, ha­cer­la más cer­ca­na, más creí­ble, pa­san­do la ad­mi­nis­tra­ción y asun­tos in­ter­nos a ma­nos de ci­vi­les e ins­ti­tu­yen­do la obli­ga­to­rie­dad de pre­sen­ta­ción de de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de bie­nes y exá­me­nes to­xi­co­ló­gi­cos. Se­gun­do, con ca­pa­ci­ta­ción, re­en­tre­na­mien­to y for­ma­ción per­ma­nen­tes (en ac­ti­tud po­li­cial y ti­ro, por su­pues­to, pe­ro tam­bién en vio­len­cia de gé­ne­ro y téc­ni­cas de re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar), con au­men­to de los tiem­pos de ins­truc­ción; la bo­nae­ren­se es, por la pri­me­ra po­li­cía del país ca­pa­ci­ta­da pa­ra la pre­ser­va­ción de un po­ten­cial do­nan­te de ór­ga­nos. Ter­ce­ro, con re­equi­pa­mien­to (cha­le­cos an­ti­ba­las pa­ra ca­da efec­ti­vo de ca­lle y 4000 vehícu­los nue­vos) e in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía que nos per­mi­tió, por ejem­plo, lle­gar del 40 al 92% de la po­bla­ción al­can­za­da por el 911, te­ner co­mu­ni­ca­cio­nes en­crip­ta­das in­te­gran­do la po­li­cía, el SAME, los bom­be­ros y el per­so­nal de au­to­pis­tas, e ir am­plian­do la nue­va apli­ca­ción que per­mi­te a los ciu­da­da­nos ha­cer sus de­nun­cias y que lle­guen di­rec­ta­men­te al Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad y a las fis­ca­lías, pa­ra que no se “ca­jo­neen” nun­ca más. Y de­ci­di­mos que la prio­ri­dad se­ría dar una ba­ta­lla am­plia y muy fuer­te con­tra los de­li­tos gra­ves y el cri­men or­ga­ni­za­do. –¿Cuál es el de­li­to que hoy más le preo­cu­pa? –Siem­pre el que más nos preo­cu­pa es el ho­mi­ci­dio en oca­sión de ro­bo. Una so­la muer­te es un dra­ma in­con­men­su­ra­ble; de­trás que­da una fa­mi­lia des­trui­da, a la que no­so­tros acom­pa­ña­mos. Te­ne­mos una al­tí­si­ma efi­ca­cia en el es­cla­re­ci­mien­to de de­li­tos gra­ves, del or­den del 90%. El ro­bo si­gue sien­do un de­li­to muy pre­sen­te; he­mos lo­gra­do des­cen­sos en la ta­sa de ese de­li­to, pe­ro el vo­lu­men es aún muy al­to. Es­ta­mos tra­tan­do de com­ba­tir­lo con los ope­ra­ti­vos de sa­tu­ra­ción, con 12.000 efec­ti­vos y el apo­yo de las fuer­zas fe­de­ra­les. Y el nue­vo sis­te­ma de de­nun­cias, que a fin de año fun­cio­na­rá en to­do el co­nur­bano, nos va a ha­cer su­bir los nú­me­ros, por­que es­pe­ra­mos un “sin­ce­ra­mien­to” de las ci­fras, pe­ro al mis­mo tiem­po nos per­mi­ti­rá pre­ci­sar qué pa­sa y dón­de pa­sa, pa­ra po­der afi­nar las me­di­das ne­ce­sa­rias. Al mis­mo tiem­po, es im­por­tan­te que se apli­que la ley. El que de­lin­que de­be sa­ber que va a te­ner un cas­ti­go. Por eso es im­por­tan­te el es­cla­re­ci­mien­to del de­li­to gra­ve. Es im­pres­cin­di­ble que va­ya pre­so el que es­tá ile­gal­men­te en la ca­lle con un ar­ma. Que el que tie­ne diez o quin­ce cau­sas es­té pre­so. Hay que dar se­ña­les de que no se pue­den co­me­ter cier­tos de­li­tos y te­ner po­si­bi­li­da­des de sa­lir rá­pi­do, que los re­in­ci­den­tes no sal­drán an­tes de cum­plir sus pe­nas. Si los li­be­ra­mos tan fá­cil se ha­ce cues­ta arri­ba re­cu­pe­rar ni­ve­les acep­ta­bles de se­gu­ri­dad. –¿A pe­sar de es­to, el cri­men or­ga­ni­za­do y el nar­co­trá­fi­co si­guen sien­do el prin­ci­pal ob­je­ti­vo? –Es que el nar­co­trá­fi­co es el pa­dre y la ma­dre de to­dos los de­li­tos. El nar­co­trá­fi­co es nues­tro enemi­go. Y pa­ra ba­jar el de­li­to me­nor hay que com­ba­tir y erra­di­car a las gran­des ban­das. Por ejem­plo, no­so­tros en­con­tra­mos que mu­chos de los de­lin­cuen­tes que ro­ban son con­su­mi­do­res de dro­gas, lo que nos con­fir­ma la ne­ce­si­dad de erra­di­car a los ven­de­do­res. Ve­ni­mos des­tru­yen­do bún­ke­res de ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes en los ba­rrios. Lle­va­mos más de 83.000 ope­ra­ti­vos an­ti­dro­gas, con ré­cord de se­cues­tros de es­tu­pe­fa­cien­tes y de de­te­ni­dos. Da­mos pe­lea pa­ra aca­bar con una for­ma de ne­go­cio en la que ar­mar un bún­ker era más fá­cil que po­ner un quios­co. Hay que ter­mi­nar con la idea de que el nar­co es el más vi­vo; hay que dar, tam­bién, una ba­ta­lla cul­tu­ral en los ba­rrios atra­ve­sa­dos por el nar­co­trá­fi­co. Tra­ba­ja­mos con los mi­nis­te­rios de Desa­rro­llo So­cial de la pro­vin­cia y de la Na­ción pa­ra re­cu­pe­rar esos lu­ga­res don­de des­ar­ma­mos los bún­ke­res y dar­les un uso so­cial, co­mo las Ca­sas de Jus­ti­cia, pa­ra lle­var el Es­ta­do a los ba­rrios más ne­ce­si­ta­dos, pa­ra lle­var a los chi­cos a la es­cue­la y a los jó­ve­nes más gran­des dar­les he­rra­mien­tas pa­ra que se pue­dan in­ser­tar en el mer­ca­do la­bo­ral. Pe­ro no es so­lo nar­co­trá­fi­co: ba­ja­mos un 65% los se­cues­tros ex­tor­si­vos, des­cen­dió en­tre 18 y 20% el ro­bo au­to­mo­tor; tam­bién ba­ja­mos el cua­tre­ris­mo, la pi­ra­te­ría del as­fal­to. Di­mos gol­pes muy im­por­tan­tes en La Sa­la­da, tam­bién avan­za­mos con­tra los ba­rra­bra­vas… Sin co­rrup­ción, con ca­pa­ci­ta­ción a las fuer­zas, he­rra­mien­tas pa­ra in­ves­ti­gar y de­ci­sión po­lí­ti­ca pu­di­mos ba­jar es­tos de­li­tos com­ple­jos. Te­ne­mos de­ci­sión po­lí­ti­ca pa­ra ir con­tra los sec­to­res ma­fio­sos.

Mi­nis­te­rio de se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se

El mi­nis­tro Cris­tian Ri­ton­do, el jue­ves al asis­tir a una reunión con in­ten­den­tes en Ju­nín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.