la crea­ción de em­pleo exi­ge una re­for­ma.

La me­jor ga­ran­tía pa­ra la es­ta­bi­li­dad del tra­ba­ja­dor no ra­di­ca en la ri­gi­dez de las le­yes, sino en su ca­pa­ci­ta­ción y su re­edu­ca­ción per­ma­nen­te

La Nacion - - Página Dos -

La me­jor ga­ran­tía pa­ra la es­ta­bi­li­dad del tra­ba­ja­dor no ra­di­ca en la ri­gi­dez de las le­yes, sino en su ca­pa­ci­ta­ción.

Cuan­do el em­plea­dor de­be afron­tar enor­mes di­fi­cul­ta­des y ries­gos le­ga­les, se re­sis­te a in­cor­po­rar tra­ba­ja­do­res

El go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos aca­ba de anun­ciar que la ta­sa de des­em­pleo en ese país se ha re­du­ci­do al 3,7%. Es­te va­lor es el me­nor de los úl­ti­mos 49 años y es ex­cep­cio­nal­men­te ba­jo en una com­pa­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Téc­ni­ca­men­te se tra­ta del des­em­pleo mí­ni­mo fric­cio­nal que com­pren­de a quie­nes tem­po­ral­men­te es­tán cam­bian­do de tra­ba­jo o a aque­llos que se ini­cian y bus­can su pri­me­ra ocu­pa­ción. Pue­de de­cir­se que ha al­can­za­do el pleno em­pleo, lo que es una bue­na no­ti­cia, aun­que no sor­pren­den­te, pa­ra los tra­ba­ja­do­res del país del nor­te.

Es­te da­to me­re­ce ser ana­li­za­do a fin de ob­te­ner con­clu­sio­nes apli­ca­bles a la ar­gen­ti­na, don­de el cre­cien­te des­em­pleo, hoy cer­cano al 10%, es una de las cau­sas prin­ci­pa­les de la po­bre­za.

Una pri­me­ra con­clu­sión es que lo ocu­rri­do en Es­ta­dos Uni­dos apor­ta ar­gu­men­tos pa­ra des­men­tir a quie­nes ven en el rá­pi­do avan­ce de la tec­no­lo­gía una ame­na­za pa­ra la crea­ción de tra­ba­jo. aun­que ese país es­tá en el gru­po de los más avan­za­dos en ma­te­ria de di­gi­ta­li­za­ción y ro­bo­ti­za­ción, los em­pleos que des­apa­re­cen por la au­to­ma­ti­za­ción son com­pen­sa­dos por la apa­ri­ción de nue­vas ta­reas, ge­ne­ral­men­te me­jor ca­li­fi­ca­das.

La edu­ca­ción es el ins­tru­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra acom­pa­ñar esos cam­bios cua­li­ta­ti­vos con la ne­ce­sa­ria ca­pa­ci­ta­ción. Pe­ro in­tere­sa no so­lo com­pro­bar la efi­caz trans­for­ma­ción del em­pleo fren­te a la tec­no­lo­gía, sino iden­ti­fi­car las ra­zo­nes por las que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se mues­tra sis­te­má­ti­ca­men­te una me­nor ta­sa de de­socu­pa­ción que la de otros paí­ses que tam­bién han sa­bi­do acom­pa­ñar los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. El prin­ci­pal fac­tor ex­pli­ca­ti­vo es ha­ber sa­bi­do eli­mi­nar el so­bre­cos­to y los ries­gos aso­cia­dos a una so­bre­abun­dan­te re­gu­la­ción del tra­ba­jo. nos re­fe­ri­mos a la corrección de las nor­mas la­bo­ra­les ex­ce­si­vas, a los al­tos im­pues­tos so­bre el tra­ba­jo y, par­ti­cu­lar­men­te, al ele­va­do cos­to del des­pi­do y la con­flic­ti­vi­dad. Den­tro de es­tos fac­to­res des­alen­ta­do­res de­be tam­bién con­si­de­rar­se la fal­ta de con­fian­za en la equi­dad y efi­cien­cia de la Jus­ti­cia La­bo­ral.

cuan­do el em­plea­dor de­be afron­tar enor­mes di­fi­cul­ta­des y ries­gos le­ga­les, se re­sis­te a in­cor­po­rar nue­vos tra­ba­ja­do­res a su em­pre­sa. Mu­chas ve­ces has­ta desis­te de rea­li­zar una in­ver­sión que ge­ne­re nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

Es­tas cir­cuns­tan­cias son bien co­no­ci­das por em­pre­sa­rios y em­pren­de­do­res en la ar­gen­ti­na, en don­de gran par­te de los po­lí­ti­cos y le­gis­la­do­res pa­re­cen no ha­ber apren­di­do que las re­gu­la­cio­nes que pre­ten­den pro­te­ger un ob­je­ti­vo ge­ne­ral­men­te pro­vo­can la con­se­cuen­cia opues­ta.

al­gu­nos go­bier­nos de cor­te po­pu­lis­ta de­cre­ta­ron, en mo­men­tos de cri­sis, la du­pli­ca­ción de la in­dem­ni­za­ción y has­ta la prohi­bi­ción del des­pi­do. Ese so­lo an­te­ce­den­te ha si­do su­fi­cien­te pa­ra crear un te­mor per­du­ra­ble en los em­pre­sa­rios ha­cia la crea­ción de em­pleo. La cues­tión es muy pa­re­ci­da a la de la vie­ja ley de al­qui­le­res, que por pro­te­ger al in­qui­lino per­ju­di­có al pro­pie­ta­rio y des­tru­yó la ofer­ta. Es de es­pe­rar que, en mo­men­tos en que el ac­tual go­bierno na­cio­nal es­tá anun­cian­do una nue­va ini­cia­ti­va le­gal pa­ra el mer­ca­do lo­ca­ta­rio, se apren­da de los vie­jos erro­res del pa­sa­do.

En los Es­ta­dos Uni­dos el des­pi­do, con o sin cau­sa, no tie­ne un cos­to di­rec­to pa­ra la em­pre­sa. El des­pe­di­do pa­sa a co­brar un se­gu­ro de des­em­pleo. Es­ta mo­da­li­dad ha si­do res­pe­ta­da his­tó­ri­ca­men­te aun a pe­sar de otros cam­bios ha­bi­dos en go­bier­nos de dis­tin­tos co­lo­res. Se di­ce que el se­cre­to de la pros­pe­ri­dad de los Es­ta­dos Uni­dos es­tá en tres pa­la­bras: “You are fi­red”, que en es­pa­ñol sig­ni­fi­ca “Us­ted es­tá des­pe­di­do”. La com­pren­sión so­cial de es­te apa­ren­te oxí­mo­ron ex­pli­ca que Do­nald Trump ha­ya po­di­do ga­nar una elec­ción a pe­sar de con­du­cir du­ran­te años, con el de esas The leit­mo­tiv Ap­pren­ti­ce. tres pa­la­bras, el show te­le­vi­si­vo

Di­na­mar­ca su­pri­mió la in­dem­ni­za­ción pri­va­da por des­pi­do y la ta­sa de des­em­pleo se re­du­jo al 4,1 %. aus­tria y Bél­gi­ca han avan­za­do en el mis­mo sen­ti­do con po­si­ti­vos efec­tos so­bre la ocu­pa­ción.

La su­pera­ción de las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa nues­tra eco­no­mía de­be­ría apo­yar­se, co­mo mí­ni­mo, en la ob­ser­va­ción de po­lí­ti­cas exi­to­sas de otros paí­ses. Las na­cio­nes que hoy cre­cen y go­zan de es­ta­bi­li­dad, abra­zan sus­tan­cial­men­te las es­truc­tu­ras pro­pias de las eco­no­mías de mer­ca­do, al con­tra­rio de aque­llas que son con­du­ci­das des­de el in­ter­ven­cio­nis­mo y el des­bor­de fis­cal.

El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad es un re­sul­ta­do de la in­ver­sión y la in­no­va­ción, pe­ro es­tas a su vez so­lo pue­den fruc­ti­fi­car con un ré­gi­men la­bo­ral que no las neu­tra­li­ce. Es­to úl­ti­mo es lo que ocu­rre en nues­tro país, que sos­tie­ne un sis­te­ma ins­pi­ra­do en la car­ta del La­vo­ro de Be­ni­to Mus­so­li­ni, con ne­go­cia­cio­nes la­bo­ra­les co­lec­ti­vas y con­cen­tra­das, y que ha ido in­cor­po­ran­do ri­gi­de­ces y li­mi­ta­cio­nes.

Se ha­ce cre­cien­te­men­te ne­ce­sa­ria una re­for­ma la­bo­ral que to­me co­mo guía las re­glas que han per­mi­ti­do po­ten­ciar el em­pleo y ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des y cre­ci­mien­to en otros paí­ses. Es igual­men­te ne­ce­sa­rio com­pren­der que la me­jor ga­ran­tía pa­ra la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral del tra­ba­ja­dor no ra­di­ca en la ri­gi­dez de las le­yes, sino en su ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te pa­ra que se ade­cue a los cons­tan­tes cam­bios en el mun­do del tra­ba­jo.Ese es el ca­mino ge­nuino pa­ra com­ba­tir efi­caz­men­te la po­bre­za y me­jo­rar el bie­nes­tar de quie­nes hoy la su­fren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.