el co­lón en el tea­tro del la­go.

La Nacion - - Página Dos - Clau­dia Guz­mán

Una ex­pli­ca­ción de có­mo se tra­ba­ja en una ins­ti­tu­ción de ex­ce­len­cia en el fin del mun­do.

★★★ bue­na. de gia­co­mo puc­ci­ni. di­rec­ción mu­si­cal: Jo­seph Co­la­re­ri. di­rec­ción es­cé­ni­ca: Ste­fano Tres­pi­di. es­ce­no­gra­fía e iluminación: En­ri­que Bor­do­li­ni. ves­tua­rio: Im­me Mö­ller. di­rec­tor del co­ro es­ta­ble: Mi­guel Mar­tí­nez. prin­ci­pa­les in­tér­pre­tes: Ma­ria­na Or­tiz (Mi­mí), Ata­lla Ayan (Ro­dol­fo), Fa­bián Ve­loz (Mar­ce­llo), Ja­que­li­na Li­vie­ri (Mu­set­ta), Car­los Es­qui­vel (Co­lli­ne), Fer­nan­do Gras­si (Schau­nard), Luis Gae­ta (Be­noit), Al­cin­do­ro (Víc­tor Cas­tells). en el tea­tro co­lón.

La en­tra­ña­ble crea­ción de Puc­ci­ni, ba­sa­da en las Es­ce­nas de la vi­da bohe­mia, que el fran­cés Henri Mur­guer pu­bli­có a fi­na­les de la dé­ca­da de 1840, cum­ple es­te año na­da me­nos que 50 tem­po­ra­das en el es­ce­na­rio del Tea­tro Co­lón. En co­pro­duc­ción con la Ópe­ra de Te­ne­ri­fe, se de­ci­dió, en ma­nos de Ste­fano Tres­pi­di, apos­tar por una pues­ta tra­di­cio­nal. El ita­liano, a quien pu­di­mos co­no­cer el pa­sa­do año en la ano­di­na re­po­si­ción de La Tra­via­ta de Zef­fi­re­lli, plan­teó es­ta vez una acer­ta­da di­rec­ción es­cé­ni­ca. Sin des­lum­brar ma­ni­fes­tó, sin em­bar­go, un in­trín­se­co co­no­ci­mien­to de la par­ti­tu­ra. Sus de­ci­sio­nes en cuan­to a la agru­pa­ción de los per­so­na­jes, sus mo­vi­mien­tos y los po­cos, pe­ro efec­ti­vos, cam­bios de iluminación, tu­vie­ron co­mo im­pron­ta po­ner en evi­den­cia la cons­truc­ción mu­si­cal.

Ya des­de el ini­cio, uti­li­za­ron al má­xi­mo las es­ca­le­ras que co­mu­ni­ca­ban las dos plan­tas de la buhar­di­lla di­se­ña­da por Bor­do­li­ni co­mo ima­gen del ir y ve­nir de la agi­ta­da con­ver­sa­ción en­tre los cua­tro ami­gos, unien­do y se­pa­ran­do vi­sual­men­te al gru­po de acuer­do con las cohe­sio­nes y di­ver­gen­cias de las lí­neas vo­ca­les. Des­de en­ton­ces se des­ta­có la va­lía mu­si­cal y la duc­ti­li­dad ac­to­ral de Fa­bián Ve­loz, que cons­tru­yó a un efu­si­vo Mar­ce­llo, do­tan­do de gra­cia y vi­gor al per­so­na­je del pin­tor, gra­cias a una im­pe­ca­ble emi­sión y a una pro­yec­ción con­tun­den­te. Si bien el bra­si­le­ño Ata­lla Ayan tu­vo un co­mien­zo al­go ti­bio co­mo Ro­dol­fo, su voz cre­ció a par­tir del aria “Che ge­li­da ma­ni­na”, a la que el pú­bli­co res­pon­dió con un ca­lu­ro­so aplau­so.

No con­ven­ció de la mis­ma ma­ne­ra la Mi­mí de Ma­ria­na Or­tiz. La so­prano ve­ne­zo­la­na apa­dri­na­da por Gus­ta­vo Du­da­mel can­tó con in­ten­si­dad,pe­ro se hi­cie­ron evi­den­te s sus di­fi­cul­ta­des en los agu­dos, que son aron des­tem­pla­dos y con un vi­bra to po­co con­tro­la­do. Su voz se asen­tó a par­tir del ter­cer ac­to, don­de creó al­gu­nas su­ti­le­zas di­ná­mi­cas que vol­vie­ron a oír­se en el fi­nal.

Lo más lo­gra­do de la no­che re­sul­tó el se­gun­do ac­to. Fue en­ton­ces cuan­do Tres­pi­di creó co­lo­ri­dos cua­dros en los cua­les co­ros y pro­ta­go­nis­tas que­da­ban es­tá­ti­cos, mo­vién­do­se tan so­lo al mo­men­to de sus in­ter­ven­cio­nes, des­ta­can­do ca­da uno de los dúos de los pro­ta­go­nis­tas, la im­pe­ca­ble la­bor del Co­ro de Ni­ños y del Co­ro Es­ta­ble y re­sal­tan­do pa­sa­jes tan fu­ga­ces co­mo ese en el que Puc­ci­ni reali­zó un ma­gis­tral pa­ra­le­lis­mo en­tre Mi­mí y una pe­que­ña ni­ña, am­bas con sus ilu­sio­nes sim­bo­li­za­das por ob­je­tos: de la co­fia a la trom­pe­ta y el ca­ba­lli­to.

Mag­ní­fi­ca, se­duc­to­ra y gra­cio­sa fue la Mu­set­ta de Ja­que­li­na Li­vie­ri, do­ta­da de jus­to his­trio­nis­mo vo­cal y una ex­ce­len­te ac­tua­ción. Fun­da­men­tal fue asi­mis­mo el apor­te de Víc­tor Cas­tells co­mo un muy efec­ti­vo ba­jo buf­fo en el rol de Al­cin­do­ro. Fer­nan­do Gras­si y Car­los Es­qui­vel cum­plie­ron, sin so­bre­sa­lir par­ti­cu­lar­men­te, co­mo Schau­nard y Co­lli­ne, res­pec­ti­va­men­te. La di­rec­ción de Jo­seph Co­la­ne­ri fue pre­ci­sa, co­rrec­ta y con una bue­na elec­ción de tem­pi, aun­que sin lo­grar trans­mi­tir, al fren­te de la Or­ques­ta Es­ta­ble, la re­fi­na­da cons­truc­ción tím­bri­ca y los di­ná­mi­cos cam­bios ges­tua­les de co­lor de Puc­ci­ni. Sin des­lum­brar, por mo­men­tos ape­nas co­rrec­ta y en otros con gran acier­to, trans­cu­rrió es­ta Bohè­me.

Ar­nal­do co­lom­ba­ro­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.