Un go­bierno con mu­cho gas

La Nacion - - Página Dos - Pa­blo Sir­vén psir­ven@la­na­cion.com.ar Twit­ter: @psir­ven

Mien­tras el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri no pue­de dis­fru­tar de la tre­gua que le ob­se­quió la ma­yor tran­qui­li­dad del mer­ca­do cam­bia­rio por­que se le en­cres­pó co­mo nun­ca su so­cia Eli­sa Ca­rrió, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal su­fre un es­cra­che en Chas­co­mús y Mar­cos Pe­ña si­gue en­si­mis­ma­do des­de que los mi­nis­tros fue­ron em­po­de­ra­dos, quien pa­sa por su me­jor mo­men­to es el vér­ti­ce res­tan­te del po­der ma­cris­ta, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, el je­fe del go­bierno por­te­ño, el más po­lí­ti­co de los cua­tro, al que por es­tos días se lo ve eu­fó­ri­co ba­jo un go­rri­to de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud, mos­tran­do a to­dos (tam­bién a Ma­cri y a su hi­ja An­to­nia, an­te­ayer) una de sus más pre­cia­das y re­cien­tes ge­mas: la Vi­lla Olímpica.

To­do su­ma pa­ra el ca­pi­tal po­lí­ti­co de Ro­drí­guez La­rre­ta, que avan­za en pa­ra­le­lo con va­rias obras cla­ves co­mo pa­ra ase­gu­rar­se un fes­ti­val de inau­gu­ra­cio­nes el año que vie­ne, que se­rá el de la ca­rre­ra pre­si­den­cial, pe­ro tam­bién en el que as­pi­ra­rá a su pro­pia re­elec­ción.

Fue­ron dos no­ches con­se­cu­ti­vas con ines­pe­ra­do dé­jà vu ha­cia el go­bierno an­te­rior. En efec­to, re­sul­ta­ron días muy re­tro, par­ti­cu­lar­men­te los del fin de se­ma­na pa­sa­do al pre­sen­tar Cam­bie­mos su pro­pio Bi­cen­te­na­rio, el sá­ba­do, con la impactante aper­tu­ra de los Jue­gos, y cuan­do al día si­guien­te lle­vó a ca­bo la “No­che es­pa­cial”, des­de el Cen­tro Cul­tu­ral de la Cien­cia, pa­ra acom­pa­ñar el lan­za­mien­to en Ca­li­for­nia de un nue­vo sa­té­li­te ar­gen­tino.

Des­de otro po­der del Es­ta­do, tam­bién hu­bo una suer­te de re­vi­val kirch­ne­ris­ta, con el co­na­to de Ri­car­do Lo­ren­zet­ti y “su” Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial (CIJ), un es­cán­da­lo lue­go apa­ci­gua­do. Al­gu­nos has­ta re­cor­da­ron a Ani­ta Mon­tag­na­ro cuan­do se bir­ló la cuen­ta de la Ca­sa Ro­sa­da al ce­sar Cris­ti­na Kirch­ner en su car­go. Me­nos mal que la asun­ción del nue­vo pre­si­den­te de la Cor­te, Car­los Ro­sen­krantz, no in­cluía la en­tre­ga de atri­bu­tos del man­do por par­te de su an­te­ce­sor, co­mo su­ce­de en el Eje­cu­ti­vo. En ese ca­so, ¿tam­bién ha­bría se­gui­do el “ejem­plo” de Cris­ti­na Kirch­ner?

Pa­ra el de­but de los Jue­gos, le­jos de que­rer con­tras­tar con la ce­le­bra­ción del Bi­cen­te­na­rio, Ro­drí­guez La­rre­ta bus­có el mis­mo es­ce­na­rio (la ave­ni­da 9 de Ju­lio) y pu­so a Fuer­za­bru­ta a tre­par el Obe­lis­co, que tam­bién fue ob­je­to de in­ten­so map­ping, fren­te a una mul­ti­tud, co­mo en esa oca­sión lo fue el Ca­bil­do. Aquel epi­so­dio/bi­sa­gra del kirch­ne­ris­mo mar­có el co­mien­zo de su re­cu­pe­ra­ción tras dos gol­pes po­lí­ti­cos muy du­ros: la de­rro­ta le­gis­la­ti­va por el “vo­to no po­si­ti­vo” de Ju­lio Co­bos, que pu­so fin al con­flic­to con el cam­po en 2008, y al año si­guien­te, la elec­ción que per­dió Nés­tor Kirch­ner a ma­nos de Fran­cis­co De Nar­váez. Ve­nían muy ali­caí­dos y la fies­ta del Bi­cen­te­na­rio los re­vi­ta­li­zó. “Los que­bra­mos”, lle­gó a de­cir­le el ex­pre­si­den­te a su hi­jo Má­xi­mo en aque­lla tras­no­che, en la in­ti­mi­dad de la quin­ta de Oli­vos. Fal­ta­ba un ter­cer golpe: la muer­te del pro­pio Kirch­ner, cin­co me­ses más tar­de. Sin em­bar­go, do­ce me­ses más tar­de, su viu­da fue re­elec­ta por el 54% de los vo­tos.

Se­ría muy ilu­so el Go­bierno si pen­sa­ra que los Jue­gos pue­den cam­biar el mal­hu­mor so­cial por la re­ce­sión tal co­mo em­pe­zó a ocu­rrir­le al kirch­ne­ris­mo a par­tir del Bi­cen­te­na­rio. Pe­ro tam­po­co pa­re­ce in­ten­tar­lo. Y me­nos to­da­vía con el lan­za­mien­to del nue­vo sa­té­li­te que, en la ges­tión an­te­rior, se pres­ta­ba a un gran cir­co en ca­de­na na­cio­nal, con la pre­si­den­ta ha­cién­do­le la V de la vic­to­ria a los cien­tí­fi­cos y el aho­ra con­de­na­do Ju­lio De Vi­do man­dán­do­se la par­te des­de el lu­gar del lan­za­mien­to.

Pe­ro co­mo si el sino inevi­ta­ble de la se­gun­da mi­tad de es­te go­bierno fue­ra me­ter­se en pro­ble­mas ca­da vez más se­gui­do, esas bue­nas no­ti­cias ter­mi­na­ron opa­ca­das por la de­ci­sión uni­la­te­ral de un se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Al ti­tu­lar de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, le to­có es­ta vez en­car­nar al ma­lo de la pe­lí­cu­la. Em­pe­zó pi­san­do en fal­so al de­cir por Ra­dio Mi­tre que “la ma­yo­ría de las que­jas por el au­men­to del gas son de mi­li­tan­tes kirch­ne­ris­tas”, cuan­do tra­tó de en­ca­jar­le a ca­da usua­rio a par­tir de enero un plus du­ran­te 24 me­ses pa­ra com­pen­sar la de­va­lua­ción a las pres­ta­do­ras de gas. Aho­ra las pa­ga­rá el Es­ta­do –o sea no­so­tros, de to­das ma­ne­ras–, pe­ro en trein­ta me­ses y a par­tir de oc­tu­bre del año que vie­ne.

Una vez más que­da­ron en evi­den­cia la fal­ta de sen­si­bi­li­dad y de co­mu­ni­ca­ción que sue­le te­ner el Go­bierno cuan­do se to­pa con te­mas de­li­ca­dos re­la­cio­na­dos con el bol­si­llo de la gen­te. Cho­car de fren­te con el te­ma de las ta­ri­fas ya es al­go re­cu­rren­te por­que no es la pri­me­ra vez que tropieza con esa pie­dra. So­me­te a inú­til des­gas­te al Pre­si­den­te; le da ai­re a Cris­ti­na Kirch­ner, au­to­ra del des­ca­la­bro ori­gi­nal, y ter­mi­na te­nien­do que dar mar­cha atrás, en es­te ca­so pa­ra no po­ner en pe­li­gro la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to en el Con­gre­so.

En vez de los en­cuen­tros so­bre “cam­bio cul­tu­ral” –un inú­til y re­pe­ti­do son­so­ne­te de au­to­com­pla­cen­cia–, co­mo el que tu­vo lu­gar días pa­sa­dos en el Tea­tro Re­gi­na, de­be­rían es­for­zar­se en coor­di­nar­se me­jor in­ter­na­men­te pa­ra que es­tos epi­so­dios no es­ta­llen cí­cli­ca­men­te. Cuan­do so­lu­cio­nen ese y otros te­mas pen­dien­tes so­lo en­ton­ces se po­drá ha­blar de un ver­da­de­ro cam­bio cul­tu­ral.

No pu­do do­mi­nar ni a Ca­rrió ni a Igua­cel, pe­ro se au­to­com­pla­ce con el “cam­bio cul­tu­ral”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.