Sal­vi­ni, el ex­tre­mis­ta que asus­ta a Eu­ro­pa y sue­ña con ser pre­mier

La Nacion - - El Mundo - Eli­sa­bet­ta Pi­qué

Mat­teo Sal­vi­ni, el hom­bre fuer­te del ac­tual go­bierno po­pu­lis­ta ita­liano que asus­ta a Eu­ro­pa, tie­ne 45 años, sue­ña con con­ver­tir­se –an­tes o des­pués– en el pró­xi­mo pri­mer mi­nis­tro del país y ma­ne­ja co­mo na­die las re­des so­cia­les. Tie­ne cien­tos de mi­les de se­gui­do­res en Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram y se vol­vió el po­lí­ti­co eu­ro­peo más se­gui­do en el ci­be­res­pa­cio.

En las re­des no so­lo ha­ce os­ten­ta­ción de su in­creí­ble ha­bi­li­dad de res­pon­der de in­me­dia­to a to­do lo que su­ce­de, sino que tam­bién cuen­ta pe­que­ñas de­li­cias de su vi­da co­ti­dia­na: qué co­me, si fue a la can­cha o es­tá en un tren pa­ra ir a al­gún mi­tin po­lí­ti­co. Las trans­mi­sio­nes di­rec­tas vía Fa­ce­book, ca­da vez más asi­duas, son una de sus ma­yo­res pa­sio­nes.

En sep­tiem­bre pa­sa­do, la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Ti­me le de­di­có la por­ta­da de su edi­ción eu­ro­pea. So­bre una fo­to su­ya en blan­co y ne­gro, ti­tu­ló: “El nue­vo ros­tro de Eu­ro­pa”. Y en un ar­tícu­lo lo de­fi­nió co­mo el “zar de la in­mi­gra­ción”, “el hom­bre más te­mi­do de Eu­ro­pa”, “el ca­pi­tán que es­tá sa­cu­dien­do el es­ta­blish­ment eu­ro­peo y que ame­na­za con dar vuel­ta un sis­te­ma po­lí­ti­co que fue arrollado por una olea­da po­pu­lis­ta en los úl­ti­mos tres años”.

Así co­mo Do­nald Trump –a quien ad­mi­ra– ga­nó en Es­ta­dos Uni­dos con su “Ame­ri­ca first”, Sal­vi­ni, vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia y mi­nis­tro del In­te­rior, se con­vir­tió en el po­lí­ti­co más po­pu­lar del país con su fra­se “pri­me­ro los ita­lia­nos”.

Na­ci­do el 9 de mar­zo de 1973 en Mi­lán, ca­pi­tal eco­nó­mi­ca de Ita­lia, des­pués de ter­mi­nar el se­cun­da­rio se anotó en la Fa­cul­tad de His­to­ria, ca­rre­ra que nun­ca ter­mi­nó. Mien­tras tan­to, tra­ba­jó co­mo re­par­ti­dor de piz­za a do­mi­ci­lio pa­ra pa­gar­se los es­tu­dios y las va­ca­cio­nes. La pa­sión po­lí­ti­ca lo lle­vó a mi­li­tar en la en­ton­ces lla­ma­da Li­ga Nor­te, agru­pa­ción que as­pi­ra­ba a la se­ce­sión de la Pa­da­nia –ri­ca re­gión del nor­te del país– del res­to de Ita­lia, li­de­ra­da en­ton­ces por el se­na­tur Um­ber­to Bos­si.

En 1998, lle­gó a ser se­cre­ta­rio pro­vin­cial de ese par­ti­do en Mi­lán y, al año si­guien­te, di­rec­tor de Ra­dio Pa­da­nia Li­bre, su emi­so­ra. Fue jus­ta­men­te por su tra­ba­jo co­mo locutor de ra­dio que Sal­vi­ni ga­nó una in­men­sa ha­bi­li­dad oratoria, que lo ha­ce ca­paz de de­cir, en for­ma di­rec­ta y cla­ra, lo que la ma­yo­ría de los ita­lia­nos quie­re es­cu­char.

Ya des­de ese en­ton­ces em­pe­zó a ser co­no­ci­do por sus mo­dos brus­cos, po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos. En 1999, du­ran­te una vi­si­ta ofi­cial del en­ton­ces pre­si­den­te Car­lo Aze­glio Ciam­pi a la co­mu­na de Mi­lán, Sal­vi­ni se ne­gó a dar­le la mano, al ex­pli­car que no se sen­tía re­pre­sen­ta­do por el man­da­ta­rio de Ita­lia.

En 2004, lue­go de ca­sar­se con una pe­rio­dis­ta ra­dial con quien tu­vo su pri­mer hi­jo (Fe­de­ri­co), Sal­vi­ni lo­gró ser ele­gi­do por pri­me­ra vez dipu­tado del Par­la­men­to Eu­ro­peo, ins­ti­tu­ción en la que pasó va­rios años y que hoy es blan­co de sus dar­dos.

Des­pués de vol­ver a ob­te­ner un car­go co­mu­nal en Mi­lán, en 2008 en­tró por pri­me­ra vez al Par­la­men­to ita­liano. Des­de esos car­gos, em­pe­zó una ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Se hi­zo no­tar por sus fra­ses pro­vo­ca­ti­vas y de­nun­cias en con­tra de la “in­va­sión” de ex­tra­co­mu­ni­ta­rios.

En 2012, tu­vo a su se­gun­da hi­ja, Mir­ta, jun­to a su nue­va com­pa­ñe­ra, Giu­lia, que co­no­ció lue­go de di­vor­ciar­se de su pri­me­ra es­po­sa. En 2013, fue ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Li­ga Nor­te des­pués de la caída en des­gra­cia­da de su fun­da­dor, Bos­si, aco­rra­la­do por un es­cán­da­lo de co­rrup­ción. A par­tir de en­ton­ces, Sal­vi­ni de­jó de la­do el pro­yec­to se­pa­ra­tis­ta pa­ra crear una agru­pa­ción na­cio­nal, eu­ro­es­cép­ti­ca y to­tal­men­te xe­nó­fo­ba.

En las elec­cio­nes del 4 de mar­zo pa­sa­do –cuan­do el par­ti­do sim­ple­men­te se lla­mó Li­ga, de­jan­do atrás el tér­mino Nor­te– dio el ba­ta­ca­zo. Al co­se­char el 17% de los vo­tos, la Li­ga se con­vir­tió en el pri­mer par­ti­do de la coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha que in­te­gra­ba, su­peran­do a For­za Ita­lia, el par­ti­do del Ca­va­lie­re, de quien se des­pe­gó. De to­das for­mas, aún va a ce­nar a su man­sión de Ar­co­re.

Alian­za

Sal­vi­ni se alió así con Lui­gi Di Maio, 13 años más jo­ven que él y lí­der del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E), el par­ti­do ga­na­dor de las elec­cio­nes. Con es­te di­ri­gen­te lo­gró for­mar un im­pen­sa­ble go­bierno bi­cé­fa­lo en Ita­lia, el pri­me­ro po­pu­lis­ta de Eu­ro­pa, en­ca­be­za­do por el des­co­no­ci­do Giu­sep­pe Con­te.

Des­de que lle­gó al po­der, el 1° de ju­nio pa­sa­do, co­mo mi­nis­tro del In­te­rior y vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, tal co­mo ha­bía pro­me­ti­do en­du­re­ció drás­ti­ca­men­te la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria del país. Ayer, en otra vuel­ta de tuer­ca, de­ci­dió tras­la­dar a to­dos los ex­tran­je­ros que vi­ven en Ria­ce, pue­blo del sur del país que se ha­bía vuel­to un mo­de­lo de aco­gi­da, cu­yo al­cal­de, Mim­mo Lu­cano, es­tá ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio, acu­sa­do de fa­vo­re­cer la in­mi­gra­ción clan­des­ti­na.

Ca­tó­li­co, aun­que no muy cer­cano del pa­pa Fran­cis­co por su in­sis­ten­te lla­ma­do a abrir­les las puer­tas a los mi­gran­tes, es­tá de no­vio des­de ha­ce dos años con Eli­sa Isoar­di, pre­sen­ta­do­ra de la RAI. Sal­vi­ni con­si­de­ra co­mo uno de sus má­xi­mos enemi­gos a Ro­ber­to Sa­viano –au­tor del best se­ller Go­mo­rra, so­bre la ma­fia na­po­li­ta­na–, que sue­le cri­ti­car­lo du­ra­men­te por su de­ri­va “fas­cis­ta”, que ca­da día co­se­cha más adep­tos.

Se­gún los úl­ti­mos son­deos, su par­ti­do es ac­tual­men­te el que tie­ne más res­pal­do en el país, con el 32% de los con­sen­sos. Por eso se cree que po­dría, en cual­quier mo­men­to, des­ha­cer­se de su so­cio Di Maio, si es que le con­vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.