Los pro­fun­dos víncu­los co­mer­cia­les del pre­si­den­te con el reino que­dan a prue­ba

Des­de ha­ce años, Trump se jac­ta de sus am­plias re­la­cio­nes con Riad, que aho­ra es­tán en ja­que

La Nacion - - El Mundo - B. Con­don, S. Braun y T. Ab­do­llah

NUE­VA YORK.– Les re­ser­vó ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel y lu­ga­res de reunión, les ven­dió un pi­so en­te­ro de uno de sus edi­fi­cios, y en mo­men­tos de­ses­pe­ran­tes de su ca­rre­ra lo­gró que un me­ga­mi­llo­na­rio de aquel país le com­pra­ra su ya­te y el Ho­tel Pla­za de Nue­va York, con vis­ta al Cen­tral Park.

Los víncu­los co­mer­cia­les del pre­si­den­te Do­nald Trump con el reino de Ara­bia Sau­di­ta son an­ti­guos y pro­fun­dos, y sue­le jac­tar­se de ellos.

“Amo a los sau­di­tas”, di­jo Trump en 2015, du­ran­te el lan­za­mien­to de su cam­pa­ña pre­si­den­cial en la Trump To­wer. “Y hay mu­chos en es­te mis­mo edi­fi­cio”.

Aho­ra, esos víncu­los es­tán ba­jo la lu­pa, so­bre to­do des­de que se le exi­ge una res­pues­ta más con­tun­den­te fren­te a la ac­ti­tud del reino tras la des­apa­ri­ción y el po­si­ble ase­si­na­to de uno de los ma­yo­res crí­ti­cos del go­bierno sau­di­ta, el pe­rio­dis­ta y ac­ti­vis­ta Ja­mal Khas­hog­gi.

“Los sau­di­tas le es­tán man­dan­do di­ne­ro”, di­ce el ex­di­rec­tor de éti­ca del go­bierno fe­de­ral nor­te­ame­ri­cano, Wal­ter Shaub, que aho­ra ase­so­ra a una agru­pa­ción ci­vil que de­man­dó a Trump por sus la­zos co­mer­cia­les con go­bier­nos ex­tran­je­ros. Se­gún Shaub, eso so­ca­va “la con­fian­za en que ha­rá lo co­rrec­to en lo re­fe­ren­te a Khas­hog­gi”.

La pri­me­ra vi­si­ta de Es­ta­do de Trump co­mo pre­si­den­te fue a Ara­bia Sau­di­ta, el año pa­sa­do, don­de elo­gió al nue­vo y jo­ven go­ber­nan­te y se jac­tó de ha­ber se­lla­do con el reino un acuer­do de ven­ta de ar­mas por 110.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro a me­di­da que au­men­tan las pre­sio­nes del Con­gre­so pa­ra que Trump ave­ri­güe si Khas­hog­gi fue ase­si­na­do y des­cuar­ti­za­do tras in­gre­sar al con­su­la­do sau­di­ta en Tur­quía –co­mo afir­man sin ha­ber pre­sen­ta­do por aho­ra nin­gu­na prue­ba las au­to­ri­da­des tur­cas–, esos víncu­los del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano con Ara­bia Sau­di­ta co­mien­zan a es­tar en ja­que.

An­te­ayer, Trump di­jo que ha­bla­rá muy pron­to con el rey sau­di­ta so­bre la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi. Pe­ro tam­bién agre­gó que no quie­re sa­bo­tear el lu­cra­ti­vo acuer­do de ven­ta de ar­mas y se ocu­pó de se­ña­lar que Khas­hog­gi, si bien re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos, no es ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano.

Las vin­cu­la­cio­nes de Trump con los me­ga­mi­llo­na­rios y prín­ci­pes sau­di­tas son an­ti­guas, y pa­re­cen ha­ber­se pro­fun­di­za­do aún más.

En 1991, cuan­do Trump es­ta­ba al bor­de de la rui­na y de­ses­pe­ra­do por con­se­guir fon­dos, le ven­dió su ya­te de 86 me­tros, el Prin­cess, al me­ga­mi­llo­na­rio prín­ci­pe sau­di­ta Al Wa­leed bin Ta­lal, por 20 mi­llo­nes de dó­la­res, una ter­ce­ra par­te me­nos del pre­cio que él ha­bía pa­ga­do por la em­bar­ca­ción.

Cua­tro años des­pués, el prín­ci­pe vol­vió a sa­lir en su res­ca­te, y se su­mó a otros in­ver­so­res en una apues­ta de 325 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra sal­var el ele­fan­te blan­co de Trump, el Pla­za Ho­tel, que da­ba pér­di­das.

En 2001, Trump ven­dió to­do el pi­so 45 de su Trump World To­wer, fren­te a la se­de de la ONU, en Nue­va York, por 12 mi­llo­nes de dó­la­res, la ma­yor su­ma pa­ga­da en ese edi­fi­cio has­ta el mo­men­to. El com­pra­dor: el rey de Ara­bia Sau­di­ta.

“Me lle­vo muy bien con to­dos en Ara­bia Sau­di­ta. Me com­pran de­par­ta­men­tos. Se gas­tan 40, 50 mi­llo­nes”, di­jo Trump en un ac­to de cam­pa­ña el 21 de agos­to de 2015, en Ala­ba­ma. “¿Por qué me ten­drían que caer mal? A mí me caen bár­ba­ro”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.