Trump se en­du­re­ce con Riad por el pe­rio­dis­ta de­sa­pa­re­ci­do

Pro­me­tió un “cas­ti­go se­ve­ro” a Ara­bia Sau­di­ta, alia­do de EE.UU., si se com­prue­ba que es­tá in­vo­lu­cra­do en el ca­so; re­cla­mos de Tur­quía por la in­ves­ti­ga­ción

La Nacion - - El Mundo -

WA­SHING­TON.– A pe­sar de los es­tre­chos víncu­los en­tre los dos paí­ses, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, ad­vir­tió ayer que ha­brá un “cas­ti­go se­ve­ro” si se com­prue­ba que Ara­bia Sau­di­ta es­tá de­trás de la des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta sau­di­ta Ja­mal Khas­hog­gi, de quien se sos­pe­cha que fue ase­si­na­do en Tur­quía.

“Va­mos a lle­gar al fon­do de es­to y ha­brá un cas­ti­go se­ve­ro”, di­jo Trump so­bre Khas­hog­gi, co­la­bo­ra­dor de The Wa­shing­ton Post y crí­ti­co del ré­gi­men, de­sa­pa­re­ci­do lue­go de in­gre­sar al con­su­la­do sau­di­ta en Es­tam­bul, el 2 de oc­tu­bre pa­sa­do.

“En es­te mo­men­to, ellos lo nie­gan, y lo nie­gan vehe­men­te­men­te. ¿Po­drían ser ellos? Sí. Es­ta­ría­mos muy enoja­dos si ese fue­ra el ca­so”, di­jo du­ran­te una en­tre­vis­ta con la ca­de­na te­le­vi­si­va CBS. Tam­bién se­ña­ló que ha­bía mu­cho en jue­go con el ca­so, “tal vez es­pe­cial­men­te” por­que Khas­hog­gi era pe­rio­dis­ta.

Tur­quía acu­sa a Ara­bia Sau­di­ta de su ase­si­na­to, que ha­bría si­do eje­cu­ta­do por un es­cua­drón de la muer­te en­via­do des­de Riad el mis­mo día que Khas­hog­gi se pre­sen­tó en el con­su­la­do.

“Na­die lo sa­be to­da­vía, pe­ro pro­ba­ble­men­te po­da­mos ave­ri­guar­lo”, ad­vir­tió Trump, en re­fe­ren­cia a la po­si­bi­li­dad de que el he­re­de­ro de la co­ro­na, el prín­ci­pe Moham­med ben Sal­man, ha­ya da­do per­so­nal­men­te la or­den de ma­tar al pe­rio­dis­ta.

Más tar­de, en la Ca­sa Blan­ca, Trump se mos­tró pe­si­mis­ta so­bre el des­tino de Khas­hog­gi. “Nues­tra pri­me­ra es­pe­ran­za era que no lo ma­ta­ran, pe­ro tal vez no se ve muy bien [...] por lo que es­cu­cha­mos”.

Sin em­bar­go, Trump se mos­tró con­tra­rio a li­mi­tar las mi­llo­na­rias ven­tas de ar­mas de Es­ta­dos Uni­dos al reino. “Hay otras ma­ne­ras de cas­ti­gar”, afir­mó a la CBS. “No quiero da­ñar em­pleos”.

La po­si­bi­li­dad de un blo­queo de las ven­tas mi­li­ta­res tie­ne preo­cu­pa­dos a los con­tra­tis­tas de de­fen­sa. Trump no quie­re per­der ven­tas mi­li­ta­res a Ara­bia Sau­di­ta, co­di­cia­das por com­pe­ti­do­res co­mo Ru­sia y Chi­na, tam­bién ex­por­ta­do­res de equi­po mi­li­tar.

Tur­quía, que des­de el pri­mer día se­ña­ló a Riad de es­tar de­trás del in­ci­den­te, acu­só ayer a los sau­di­tas de no coope­rar en las in­ves­ti­ga­cio­nes, co­mo ha­bían pro­me­ti­do.

Una de­le­ga­ción sau­di­ta via­jó pa­ra re­unir­se con res­pon­sa­bles tur­cos en el mar­co de las pes­qui­sas, pe­ro se­gún el can­ci­ller tur­co, Me­vlut Ca­vu­so­glu, los en­via­dos no es­tán co­la­bo­ran­do. Los tur­cos exi­gen so­bre to­do que se les de­je en­trar al con­su­la­do, una so­li­ci­tud que no en­con­tró eco fa­vo­ra­ble en­tre los fun­cio­na­rios del reino.

En tan­to, Ara­bia Sau­di­ta in­sis­tió en re­cha­zar to­da res­pon­sa­bi­li­dad en la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi, y reite­ró que se le per­dió la pis­ta cuan­do ya ha­bía aban­do­na­do el edi­fi­cio del con­su­la­do.

El Mi­nis­te­rio del In­te­rior tur­co sos­tu­vo que se tra­ta de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con “fal­sas acu­sa­cio­nes” y que es una “men­ti­ra” afir­mar que la cú­pu­la de Riad or­de­nó su ase­si­na­to.

Se­gún el dia­rio ofi­cia­lis­ta tur­co Sa­bah, Khas­hog­gi gra­bó con un smart­watch que lle­va­ba en su mu­ñe­ca los diá­lo­gos en­tre él y los agen­tes sau­di­tas que lo apre­mia­ban en el con­su­la­do, y los da­tos fue­ron re­cu­pe­ra­dos co­mo evi­den­cia des­de la nu­be, el sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to de ser­vi­do­res re­mo­tos.

“Khas­hog­gi sin­cro­ni­zó el re­loj con su ce­lu­lar, que de­jó a su no­via an­tes de en­trar al con­su­la­do”, se­ña­ló Sa­bah, so­bre la ba­se de fuen­tes ofi­cia­les. “Las con­ver­sa­cio­nes du­ran­te su ase­si­na­to fue­ron gra­ba­das por el re­loj y en­via­das al te­lé­fono y al re­gis­tro en la nu­be”, ex­pli­có.

Los agen­tes sau­di­tas se ha­brían da­do cuen­ta del re­loj y tra­ta­ron de bo­rrar las gra­ba­cio­nes de la nu­be, pe­ro no ha­brían po­di­do eli­mi­nar to­dos los ar­chi­vos. La po­li­cía y los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia tur­cos, se­gún el dia­rio, lo­gra­ron “re­ve­lar el ase­si­na­to ana­li­zan­do en la nu­be las gra­ba­cio­nes de au­dio que los sau­di­tas no pu­die­ron bo­rrar”.

The Wa­shing­ton Post, don­de es­cri­bía co­lum­nas Khas­hog­gi, usual­men­te crí­ti­cas al ré­gi­men sau­di­ta, ha­bía an­ti­ci­pa­do an­te­ayer que los ser­vi­cios tur­cos te­nían in­for­ma­ción de que Khas­hog­gi ha­bía si­do tor­tu­ra­do y ase­si­na­do en el con­su­la­do, so­bre la ba­se de gra­ba­cio­nes.

JO­NAT­HAN ERNST/REUTERS

Trump, an­te­ano­che, du­ran­te un mi­tin de cam­pa­ña en la ciu­dad de Le­ba­non, Ohio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.