La Cos­ta del Sol se con­vier­te en cam­po de la ma­fia con ne­go­cios y ajus­tes de cuen­tas

Cre­ce la preo­cu­pa­ción por la ola de ase­si­na­tos y tor­tu­ras del cri­men or­ga­ni­za­do

La Nacion - - El Mundo - Sil­via Pi­sa­ni CO­RRES­PON­SAL EN ES­PA­ñA

MA­DRID.– No so­lo el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Tam­bién je­fes ma­fio­sos de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do eli­gen las pa­ra­di­sía­cas pla­yas y el buen cli­ma de la Cos­ta del Sol, en Es­pa­ña, pa­ra re­fu­giar­se y, de mo­do más in­quie­tan­te, traer con­si­go sus pe­li­gro­sos ajus­tes de cuen­tas.

“Es una ten­den­cia que em­pie­za a preo­cu­par­nos”, ad­mi­ten fuen­tes ofi­cia­les, que asis­ten a una cu­rio­sa es­ca­la­da de crí­me­nes que pa­re­cen sa­ca­dos de pe­lí­cu­las de ac­ción.

De­lin­cuen­tes tor­tu­ra­dos, se­cues­tros a ple­na luz del día, per­so­nas con las pier­nas ba­lea­das, ase­si­na­tos en la puer­ta de una igle­sia y al sa­lir de una pri­me­ra co­mu­nión e, in­clu­so, cor­tes con ar­ma blan­ca pa­ra di­bu­jar en el ros­tro una “son­ri­sa de Gua­són”.

Ac­cio­nes que, en bue­na me­di­da, que­dan im­pu­nes y que, co­mo en un pro­duc­to de Holly­wood, trans­cu­rren en­tre gran­des man­sio­nes, co­ches lu­jo­sos y pal­me­ras.

En so­lea­das ur­ba­ni­za­cio­nes y ba­rrios sun­tuo­sos don­de los ve­ci­nos ra­ra vez de­cla­ran ha­ber vis­to u oí­do al­go... por las du­das.

To­do eso ocu­rrió en los úl­ti­mos me­ses, en lo que mu­chos de­fi­nen ya co­mo “el ve­rano ca­lien­te” de la zo­na tu­rís­ti­ca por ex­ce­len­cia. Una tem­po­ra­da car­ga­da de crí­me­nes ma­fio­sos y ajus­tes de cuen­ta que ge­ne­ran alar­ma so­cial.

Se tra­ta de un pai­sa­je don­de los ham­po­nes ex­tran­je­ros se ca­mu­flan fá­cil­men­te con tu­ris­tas y don­de su es­ti­lo de vi­da no lla­ma la aten­ción en un en­torno en el que no es sos­pe­cho­so gas­tar gran­des su­mas en man­sio­nes, ya­tes, de­por­ti­vos, vue­los pri­va­dos o fies­tas con ríos de cham­pa­ña.

“Hay ma­fias ya im­plan­ta­das y es­ta­mos ha­blan­do de eso con la po­li­cía, por­que ne­ce­si­ta­mos más pro­tec­ción”, di­jo Juan Fran­co, al­cal­de de La Lí­nea de la Con­cep­ción, ve­cino a Gi­bral­tar, en la pro­vin­cia de Cá­diz.

En su área re­si­den quie­nes in­te­gran los es­ca­lo­nes más ba­jos de la pi­rá­mi­de. “Pe­ro los gran­des je­fes y je­rar­cas pre­fie­ren las man­sio­nes de Mar­be­lla, Es­te­po­na o Mi­jas”, ex­pli­có a me­dios lo­ca­les un ofi­cial que tra­ba­ja con­tra es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes.

Las úl­ti­mas gran­des ope­ra­cio­nes en Má­la­ga hi­cie­ron caer a lí­de­res de or­ga­ni­za­cio­nes ma­fio­sas ru­sas.

Pa­ra las au­to­ri­da­des, no que­da du­da de que la re­gión re­vi­ve la es­pi­ral de vio­len­cia que su­frió en la dé­ca­da de los 90, cuan­do al mis­mo tiem­po que se ha­cía fa­mo­sa por las gran­des fies­tas en la pla­ya con fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les, el cri­men or­ga­ni­za­do tam­bién po­nía a la Cos­ta del Sol en su mi­ra co­mo es­ce­na­rio atrac­ti­vo.

Una se­rie de he­chos re­cien­tes dis­pa­ra­ron las aler­tas en la re­gión. En ma­yo pa­sa­do, un nar­co es­pa­ñol, al que apo­da­ban Ma­ra­do­na, por su de­bi­li­dad por el fút­bol, fue acri­bi­lla­do a ba­la­zos en una es­ce­na que pa­re­ció sa­ca­da de la pe­lí­cu­la El pa­drino.

Sa­lía de la igle­sia de San Pe­dro Al­cán­ta­ra, en Mar­be­lla, don­de su hi­jo aca­ba­ba de to­mar la pri­me­ra co­mu­nión, cuan­do un si­ca­rio se acer­có a su au­to y le dis­pa­ró cin­co ti­ros en la ca­be­za.

Aho­ra se sa­be que el de­lin­cuen­te se de­di­ca­ba a lo que aquí se co­no­ce co­mo “vuel­tos”, que sig­ni­fi­ca ro­bar un ali­jo de dro­ga a otra or­ga­ni­za­ción.

El nar­co apo­da­do Ma­ra­do­na se ha­bía apo­de­ra­do de 400 ki­los de cocaína que per­te­ne­cían a un car­tel co­lom­biano. An­tes de ser acri­bi­lla­do en pre­sen­cia de su fa­mi­lia, ha­bía re­ci­bi­do va­rios men­sa­jes: le in­cen­dia­ron dos lo­ca­les de su pro­pie­dad e in­clu­so a uno de sus her­ma­nos le pin­ta­ron el au­to con la le­yen­da “De­vuel­ve la dro­ga”.

A eso se su­mó la “son­ri­sa de Gua­són” que, con ar­ma blan­ca, le di­bu­ja­ron en el ros­tro a un ma­fio­so bri­tá­ni­co al que, pre­via­men­te, cor­ta­ron las ore­jas y le des­tro­za­ron las pier­nas a ba­la­zos.

La mis­ma cruel­dad se vio con un ham­pón croa­ta al que tor­tu­ra­ron y aban­do­na­ron en una cu­ne­ta, jun­to a su mu­jer. O el jo­ven al que se­cues­tra­ron en pleno res­tau­ran­te, pa­ra de­vol­ver­lo 24 ho­ras des­pués, ya muer­to, y con se­ña­les de ha­ber si­do tor­tu­ra­do. “To­do es­to son men­sa­jes ma­fio­sos”, afir­man las fuen­tes po­li­cia­les.

Ras­treo

Pa­ra las au­to­ri­da­des es ne­ce­sa­rio apun­tar a un tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co. “Ne­ce­si­ta­mos más po­li­cías y es ne­ce­sa­rio en­fren­tar­lo con he­rra­mien­tas ade­cua­das”, di­jo Ma­ri­ló Va­len­cia, del Sin­di­ca­to Po­li­cial (SUP), de Má­la­ga.

Fran­co, el al­cal­de de La Lí­nea de la Con­cep­ción, pien­sa que es ho­ra de ajus­tar tam­bién te­mas fis­ca­les, de mo­do que se ha­ga más in­ten­so el ras­treo de di­ne­ro pro­ce­den­te del cri­men or­ga­ni­za­do.

Lo cier­to es que los úl­ti­mos me­ses re­cuer­dan la peor épo­ca en ma­te­ria de gue­rra de ham­po­nes en la zo­na y la alar­ma so­cial cre­ce.

Por lo pron­to, el Mi­nis­te­rio de In­te­rior ya dis­pu­so una par­ti­da de cua­tro mi­llo­nes de eu­ros y 80 agen­tes es­pe­cia­les que se­rán des­ti­na­dos a la re­gión.

El pro­ble­ma del cri­men or­ga­ni­za­do no es nue­vo en la Cos­ta del Sol. Pe­ro, aun­que sue­ne pa­ra­dó­ji­co, en de­ter­mi­na­do mo­men­to lle­gó a desa­rro­llar una cu­rio­sa for­ma de con­vi­ven­cia ba­sa­da en el buen cli­ma, una cier­ta com­pla­cen­cia a la ho­ra de in­ver­tir di­ne­ro ne­gro y la fa­ci­li­dad pa­ra ca­mu­flar­se en la enor­me co­lo­nia ex­tran­je­ra que ha­bi­ta en la re­gión.

To­do trans­cu­rría sin lle­gar a los ac­tua­les ni­ve­les de vio­len­cia, a los ajus­tes de cuen­tas y a los crí­me­nes con men­sa­je ma­fio­so que es­tán ge­ne­ran­do un nue­vo ti­po de alar­ma en la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.